lunes, 31 de enero de 2011

GRAN ANGULAR / Guerrero: el PRI o el PRI

Guerrero: el PRI o el PRI




Las elecciones de Guerrero las ganó el PRI. No había resultados preliminares al momento de cerrar esta colaboración pero sí la noción de que estaban muy cerrados, acaso con una ligera ventaja de la coalición que conformaron PRD-PT y Convergencia sobre la del PRI, el Verde y Nueva Alianza. Pero da lo mismo si favorecieron a Ángel Aguirre o a Manuel Añorve, pues con cualquiera de estos dos primos gana el PRI en términos estrictos y sobre todo la familia de caciques que por años han mantenido el control en el estado, la de los ex gobernadores Rubén Figueroa Figueroa y Rubén Figueroa Alcocer...


La radio y la TV poco o casi nada dijeron de la manera en que transcurrió la jornada electoral. Por el contrario, las redes sociales estuvieron muy atentas. No es descartable que los partidos contendientes hayan puesto a sus huestes a trabajar en Twitter o Facebook, lo que tampoco quiere decir que muchos ciudadanos hayan utilizado esas nuevas tecnologías de la información para dar a conocer irregularidades en la instalación de casillas, intimidaciones de unos y otros para desalentar a la gente de ir a votar, robos de urnas en algunas comunidades o incluso entrega de despensas o dinero. La mayoría de las denuncias recayeron contra el PRI.


Pero le decía que este último partido es el que gana por donde se le vea, ya sea por la vía de su candidato Añorve o por la vía del contendiente Ángel Aguirre, ex priísta y ex gobernador sustituto de Figueroa Alcocer, quien tuvo que dejar el cargo por su responsabilidad en la matanza de campesinos ocurrida en Aguas Blancas, en 1995. Aguirre aspiraba a que su partido, el PRI, lo postulara para la gubernatura, pero al negársele la oportunidad y ya liquidado el más sólido aspirante de la izquierda perredista, Armando Chavarría (asesinado el 20 de agosto de 2009), aceptó la postulación del partido del sol azteca ya con Jesús Ortega y Los Chuchos al frente, y en la lógica “ganadora” de las alianzas antipriístas. Dicha candidatura no mereció el respaldo inicial del PAN cuyo candidato, casi al cierre de la campaña y mediante una maniobra operada desde Los Pinos a través del flamante secretario de elecciones del blanquiazul, Juan Molinar, declinó a favor de la candidatura de Aguirre.


La lógica de esa maniobra parece orientarse —desde la perspectiva del PAN, de Felipe Calderón y el ahora aliado perredismo de Ortega— a impedir a toda costa cualquier triunfo del PRI en los procesos electorales, para poner en entredicho la racha ganadora con que se acerca a las elecciones de gobernador del estado de México del 3 de julio de este año y las presidenciales de 2012.


Sembrar esa percepción en el electorado sería imposible si el ganador resulta ser Añorve, no así si lo hace Aguirre. Pero le repito, no hay que dejarse llevar por las apariencias, pues incluso el triunfo de Aguirre será un triunfo del PRI y sus cacicazgos.


Eso ha ocurrido en los hechos en los estados donde el año pasado ganaron los famosos candidatos aliancistas, lo que se puede observar en Oaxaca en medio de la errática gestión de Gabino Cué irremediablemente montado ya en la estructura de poder del PRI, igual que ocurre en Sinaloa, donde se ve que el hoy gobernador, también ex priísta, Mario López Valdez, hizo amarres con los grupos de poder del tricolor al nombar como secretarios de su gabinete a los hijos de sus antecesores en el palacio de gobierno de Culiacán, Francisco Labastida Ochoa y Juan S. Millán. Habrá que ver lo que ocurre en Puebla a partir del próximo martes, cuando tome posesión el también aliancista Rafael Moreno Valle, quien también ha echado mano de priístas para la conformación de su equipo de gobierno.


De modo que en Guerrero el triunfo del PRI se dará por cualquiera de las dos vías señaladas, y si ocurre por el lado de Aguirre tampoco será aceptable el previsible discurso de Calderón a favor de las alianzas y su intención de contabilizar a su favor la supuesta victoria contra el tricolor.

Instantáneas

1. GUERRILLA. Las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP) distribuyeron un comunicado que titulan ¿Transición democrática? Lo que verdaderamente están en juego en Oaxaca. En medio de una errática gestión del nuevo gobierno consideran que “en el fondo está la pugna por el poder entre los principales grupos políticos que se mueven en el estado y que se niegan a perder privilegios y prebendas obtenidas a través de décadas de usufructo. Al interior del PRI, hay una lucha por obtener o conservar el liderazgo (Eviel Pérez Magaña contra el diputado Jorge Franco); al interior de la coalición gobernante por ver quién acapara las mejores posiciones de poder (panistas contra perredistas); mientras tanto a los grillos tradicionales de la izquierda los acomodan en la Secretaría de Asuntos Indígenas para que ahí se hagan bolas y se les mantenga entretenidos”.

2. MI INVITACIÓN. Sígame en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

GRAN ANGULAR / Balas perdidas y víctimas inocentes

Balas perdidas y víctimas inocentes




El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia, informó que de los 15 mil 272 muertos el año pasado en la guerra contra la delincuencia que reconoce el gobierno federal, 111 fueron víctimas inocentes, esto es, se infiere, no eran delincuentes, policías o militares.


Todos sabemos, aunque muchos pretenden ocultarlo, que en efecto han perecido muchos inocentes, “daños colaterales” les llamó el gobierno de Felipe Calderón. Ahora Plascencia lo corrobora con una cifra que, sin embargo, da lugar a dudas.


Si aceptamos los 111 muertos inocentes así, sin más ni más, habremos de asumir que 15 mil 151 son bajas de delincuentes y de fuerzas federales. Y aunque solamente 0.73% de ese total fueran víctimas inocentes, el restante 99.27% —así esté conformado en su mayoría por los malos más malos de la Tierra— merece que se investigue y se determine al responsable.


¿De dónde pues salen los 111 muertos inocentes? ¿Quiere decir que se han emprendido las averiguaciones previas correspondientes a las 15 mil 272 muertes del año pasado y que, a partir de ellas, se llegó a la determinación concluyente de que sólo en esos 111 casos perecieron inocentes? ¿La CNDH obtuvo esas cifras por averiguaciones propias o tan sólo hizo una proyección de las pocas o muchas averiguaciones emprendidas por los ministerios públicos federal y estatales?


Plascencia dijo el miércoles pasado después del informe presentado a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión que la CDNH da seguimiento a cada uno de los casos de las personas muertas en los operativos de seguridad. ¿Será? ¿Es humanamente posible hacerlo con una cifra tan grande? El presidente de la CNDH respondió que sí, que analiza los casos de los 15 mil 272 muertos y que de ahí obtuvo la cifra de los 111 inocentes.


Debería precisarnos si hay o no averiguaciones previas en los casos del año pasado y, si las hay, las instituciones de procuración de justicia deberían informar cuántas son y cómo van. De esa manera se contaría con datos consolidados, lo que no sólo anularía los intentos de manipular tan delicado asunto con fines políticos, sino que daría argumentos incontrovertibles para actuar contra lo que el mismo Plascencia llamó “la resistencia manifiesta de algunos servidores públicos para reconocer las responsabilidades que se les atribuyen”.

Instantáneas

1. IGLESIA DE LOS POBRES. Impresionantes, los funerales y sepelio del obispo de San Cristóbal de las Casas don Samuel Ruiz. Un hombre que conforme fue conociendo a su empobrecida feligresía, y en congruencia con el Evangelio, fue cobrando conciencia y caminando hacia la llamada opción preferencial de los pobres. Él mismo contaba miles de anécdotas de su largo caminar por los altos de Chiapas y la Lacandona y de cómo los indígenas fueron cobrando conciencia de su realidad y valía. Yo tuve la oportunidad de tratar con él en dos momentos cruciales: cuando en 1982 hubo una masiva entrada de indígenas guatemaltecos que huían de la barbarie del gobierno del general Efraín Ríos Mont, y cuando el levantamiento zapatista de 1994 del que, equivocadamente, se le atribuyó responsabilidad. Mucho me recordaba a otro pastor, a don Arnulfo Romero, arzobispo de El Salvador, quien recorrió un camino similar, desde las posiciones más conservadoras de la Iglesia católica hasta la opción preferencial por los pobres que finalmente lo llevó a la muerte a manos de la ultraderecha de su país.


2. DESESPERADOS. Acuso recibo de la copia de un correo electrónico enviado a la PGR por dos padres desesperados: María Elena Vidal y Francisco Javier Espinosa Almanza, madre y padre de Hugo Alberto López Vidal, de 24 años, y Francisco Javier Espinoza Almanza, de 20, respectivamente. De acuerdo con su denuncia, fueron levantados con otras siete personas en la ciudad de Aguascalientes. Tres Suburban con personas armadas vestidas de negro fueron por ellos al antro llamado Maverick el 24 de abril de 2007. Según estos padres desesperados, sus hijos estuvieron en el lugar y el momento equivocado, ya que en realidad iban por el dueño del lugar, Jony Rodríguez Rodríguez quien, según declaraciones que ellos atribuyen al ex gobernador Luis Armando Reynoso Femat, “tenía cuentas pendientes relacionadas con las drogas”. Hace cuatro años de esta desaparición y nada se sabe de los jóvenes desaparecidos. Sus padres exigen a la PGR y a la SIEDO que actúen y dejen de proteger a los presuntos responsables, según aseguran. Quede aquí su queja consignada.


3. MI INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compartir información y opiniones.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 27 de enero de 2011

Manual para canallas / Lecciones de vuelo a domicilio

Lecciones de vuelo a domicilio





Alguna vez me imaginé piloteando un avión, tal vez por influencia de Snoopy, pero sólo eran sueños guajiros. Igual que cuando fantaseaba con eso de ser investigador privado u hombre de mundo en un yate de esos de anuncios de cigarro

Y sobrevolar mi ciudad, surcar océanos turquesas, contemplar a una mujer en bikini sobre la proa, se quedaron como meras metáforas de mis aspiraciones. Para un niño que usaba tenis de oferta y pantalones heredados de sus primos, había más túneles a oscuras que senderos empedrados. Pero algún dios sin alma de burócrata se apiadó de mí y me mandó algunos ángeles espléndidos. Entre ellos destaca la hermana de mi madre, la tía Marina. Una mujer de esas que deberían clonar y producir en serie para educar a nuestros políticos: como no tienen madre, alguien así les daría al menos un poco de sensibilidad.


Mi tía Marina, según la recuerdo en alguna etapa, era una mumachilla algo reservada –que no tímida— pero se escudaba en un aire de arrogancia que suele distinguir a esta familia. Algunas veces coincidíamos en la casa de la abuela, porque tanto ella como nosotros estábamos de visita. Yo no lo sabía entonces, era un chamaquito, pero me enteré después que la malvada abuela le hacía la vida imposible, que la corrió del hogar –si a eso se le podía llamar hogar— un buen día con el argumento de que era una puta o algo así. Como sería mi abuela de mala, que de buenas a primeras casó a la otra hija, de apenas 17 años, con un hombre mucho mayor sólo porque le parecía que era un-buen-partido-y-tenía-muchos-terrenos. No soy yo quién para juzgar a la madre de mi jefecita... sólo retomo algunas historias que aún retumban en la familia y que han dejado secuelas algo severas.


Por fortuna mi tía Marina sobrevivió a otros desatinos maternos, a los empeños de un destino esquizofrénico, y pudo consolar a la menor de sus hermanas en los peores momentos. Y también tuvo la bondad de rescatarnos, a sus cuatro sobrinos, de las garras de la crueldad. Parecíamos destinados a ser unos niños huérfanos de sueños, de esperanzas, pero esta hermosa mujer llegaba de pronto para enseñarnos que había un mundo más allá de nuestro barrio lodoso, lejos de esas calles pobladas de perros hambrientos y ladrones de bicicletas.

-O-


Marina tenía una mirada melancólica, una maleta con visas para todas partes y aquella sonrisa que te hacía volver a confiar en la humanidad. La recuerdo con sus jeans Levi’s, el cabello largo y sus tenis que habían pisado fronteras que a mí me parecían de película. Ella fue la primera universitaria de mi familia y no cesó hasta graduarse como doctora. Y lo mejor de todo, es que también tiene maestría en suturar las heridas de nuestros corazones de segunda mano.


Y aunque tenía infinidad de problemas, como los gastos de la escuela y quizá compartir departamento con una compañera que no cooperaba ni para el jabón, mi tía de pronto se daba sus escapadas para visitarnos. Ella, según me acuerdo, no nos llevaba juguetes ni nos compraba pastel de cumpleaños, pero nos regaló algo mucho más inolvidable: su tiempo, sus abrazos y hasta sus lágrimas en los peores momentos. Con ella aprendimos que conviene empacar entusiasmo extra en la mochila, por si un buen día se te acaban los fondos o te asaltan en un país extraño. Con ella conocimos el estadio Azteca y también nos hicimos fanáticos del Cruz Azul. Con ella nos lanzamos de excursión al Popo, porque mi hermana quería conocer la nieve. Y aunque nos quedamos a unos kilómetros de hacer un muñeco de nieve, debido a que mi carnalita Silvia se cansó, regresamos con tremendas sonrisas y la sensación de que nunca olvidaríamos aquella aventura. Y así ha sido hasta ahora.


En resumidas cuentas, Marina nos dio lecciones de vuelo a domicilio: nos impulsó a creer que no se necesita licencia para llegar a dónde imagináramos, nos dio alas para leer sin descanso y también nos enseñó a escuchar a los Rolling Stones o a David Bowie, así como nos heredó su entusiasmo por conocer mundo. Por eso aún guardo la postal que nos envió desde Hamburgo y los timbres postales que me trajo de Rusia, porque son la brújula que consulto cada que siento que he perdido un poco el rumbo.


Ahora, Marina necesita completar un rompecabezas y trataré de ayudarla. Me cuenta que anda buscando a una amiga de la secundaria, con la que desea reencontrarse pero no tiene muchos datos. Sólo recuerda que estudiaban en la Secundaria Federal Loma Bonita, allá por Neza, y que a esa chica le decían La Yuyis. Intentaremos encontrarla por este medio y recurriremos a ese instructivo de vuelo que es la memoria. Y seguro que aterrizaremos en buen puerto.

Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

Beatificación de Juan Pablo ll


Beatificación de Juan Pablo ll




El Papa Juan Pablo II, fallecido el 2 de abril de 2005 en Ciudad del Vaticano, será beatificado entre abril y mayo de 2010 en Roma o en Cracovia (Polonia) , según publicó el diario La Repubblica.
Según el diario, existe un grupo de partidarios en Roma y otro en Cracovia, para que Karol Wojtyla sea proclamado beato en una u otra ciudad.

El grupo de Roma es mucho más institucional, más ligado a la Curia vaticana y ya está organizando el acto con la alcaldía de la capital para celebrar la canonización en la plaza de San Pedro.

Esa plaza fue también escenario de la beatificación de la Madre Teresa de Calcuta, del Padre Pío, del español José María Escrivá de Balaguer y de Juan XXIII durante el pontificado de Wojtyla.

Mientras tanto, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno ha empezado a pensar en la maquinaria organizativa en vista de los millones de devotos que llegarán a la ciudad, si finalmente se decide por esta opción.






GRAN ANGULAR / Elecciones, libros, dulces y despensas

Elecciones, libros, dulces y despensas




Por una conversación telefónica difundida en televisión sabemos ahora que la senadora del PRD, Claudia Corichi, ayudará al candidato de ese partido al gobierno de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, a ganar las elecciones del domingo próximo en las zonas del estado “más jodidas”, que así llamó ella...


Lo hará con sus huestes políticas, unos “cien locos zacatecanos con ganas de desquite”, según describió la senadora y que, uno infiere, son absolutamente ajenos a Guerrero.


Aguirre Rivero, ex gobernador sustituto (1996-1999) y ahora candidato a la gubernatura, agradeció la ayuda ofrecida por Corichi y le prometió devolverle el favor con los “libros y dulces” necesarios para respaldar las aspiraciones políticas de esta joven legisladora que en tantos líos metió a su madre, Amalia García, a lo largo de su recientemente concluida gestión al frente del gobierno de Zacatecas.


En el contexto amplio de la conversación llega a entenderse que “libros y dulces” no pueden significar otra cosa que dinero o recursos materiales para financiar y apoyar una futura candidatura de Corichi, lo cual es castigado por nuestras leyes electorales. Porque los “libros y dulces” no saldrían de la bolsa de Aguirre Rivero, sino de las arcas públicas de Guerrero, y financiar campañas con recursos públicos que no sean los etiquetados con ese fin a través de los institutos electorales, es un delito.


Este hecho, por supuesto reprobable, daña a Aguirre Rivero y a la izquierda que dice abanderar, lo que resulta doblemente pernicioso. Me explico: 1) Jesús Ortega y el sector proaliancista de Los Chuchos, con el apoyo del jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, lo postuló por el PRD aún a sabiendas de que Guerrero es un estado donde sí hay izquierda y movimientos sociales con la fuerza necesaria para ganar por sí mismos una elección; y 2) Se trata de una candidatura indefendible, no sólo por su “trapecismo” político sino, sobre todo, por la defensa que hizo como gobernador sustituto de su antecesor Rubén Figueroa Alcocer, después de la matanza de campesinos en Aguas Blancas.


La grabación de marras es ilegal porque fue producto de una intervención telefónica no autorizada, pues más grave sería que un acto de “espionaje político” hubiera sido producto de un mandamiento judicial.


¿Quién lo ordenó entonces? La más elemental lógica lleva a pensar que fue quien más se beneficia del desprestigio de los alambreados. Así las cosas, habría que buscar responsables en el equipo cercano al candidato del PRI, Manuel Añorve Baños, quien quedó por debajo de Aguirre Rivero, aunque no por mucho, en las encuestas de preferencias electorales previas a la elección.


Añorve Baños y el PRI deberían moderar su reacción a la conversación Corichi-Aguirre, pues estos “libros y los dulces” equivalen a las despensas que se denunció ha repartido en Guerrero el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, en apoyo al candidato tricolor.


“Libros y dulces”, despensas, dinero, campañas sucias y un largo etcétera, son instrumentos para comprar votos o inclinar elecciones que han utilizado por igual el PRI, el PRD y sin duda el PAN. Este último, con Fox a la cabeza, lo hizo en la presidencial de 2006, según lo reconoció el propio Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. En Guerrero, por lo pronto, miden fuerzas Peña Nieto y Ebrard de cara a las presidenciales de 2012. Imagínese usted la guerra de lodo que nos espera.

Instantáneas

1. NARCOINSURGENCIA. Pertinente aclaración hizo la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en su visita relámpago a México. Dijo que se malinterpretó el término de narcoinsurgencia que hace unos meses utilizó al referirse a nuestro país. Aclaró que al emplearlo no sugirió que los cárteles de la droga operaran aliados con organizaciones políticas subversivas que se plantean el derrocamiento del Estado mexicano, sino que las técnicas empleadas por los narcotraficantes son similares a las empleadas por grupos insurgentes.


2. ENSAYO. Hoy tendrá lugar en el Palacio de Bellas Artes, a las 18:45 horas, el ensayo general de la obra teatral El jardín de los cerezos, puesta en escena de Luis de Tavira basada en el libro de Chéjov. Con esta presentación se va a inaugurar la temporada 2011 de Bellas Artes y este ensayo permitiría corroborar la mecánica teatral y la acústica en particular, y la restauración, en general, a que fue sometida la sala principal del Palacio y que ha sido cuestionada por especialistas.


3. MI INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compartir información y opiniones.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

domingo, 23 de enero de 2011

Manual para canallas / Despedidas a control remoto

Despedidas a control remoto




Aquella lágrima bajó despacio por su mejilla, hizo una leve pausa junto a la fosa de la nariz y siguió su recorrido hasta la barbilla. Una lágrima silenciosa es tan devastadora como un sollozo

Al menos así se sentía Marlem: destrozada, como el cráter de una explosión en el corazón. Pero su orgullo le impedía gritar, hacer evidente su dolor. Jonathan ni siquiera tuvo el valor, ya ni hablamos de la decencia, de mirarla a la cara para decirle “este loco se va con otra loca” o algo menos sabinesco, como “yo no sirvo para estas cosas”. El muy culero sólo le mando un mensaje de texto. Y luego apagó el celular. O le quitó el chip. Y el mensajito decía poco y todo: “Ya no quiero nada contigo. Y no me busques”. Pero qué, que puede esperar de un idiota al que conoció hace menos de cuatro meses en un desmadrito en casa de la prima de una amiga. Y eso de “conoció” es relativo, porque a ciencia cierta sabía muy poco de él. Y a la inversa: él sabía poco de Marlem. Desde que se vieron se gustaron. Aquella misma noche fue una noche de acción, diría Mano Negra. Y de las caricias pasaron al delirio y a las promesas de “eres lo mejor que me ha pasado en la vida”. Y aunque aquello no era amor, Marlem se aferró a la idea de que sí lo era. Y la lujuria no daba paso a la ternura. Hasta que ella se embarazó. Y Jonathan puso cara de espanto, hizo la pregunta siempre estúpida y fuera de lugar: “¿Estás segura?”. Y no, no pasó eso de “mi vida, es una broma pendeja del Panda Zambrano” porque ella sí se lo estaba diciendo a la cara, no por teléfono. Marlem hubiera querido que Jonathan la abrazara y le diera esperanzas o las palabras mágicas de “no te preocupes, amor, enfrentaremos juntos esta prueba”. Pinche idiota, eres una pendeja, se recriminó Marlem al recordar ese momento. Y al final sólo le quedó una despedida a control remoto. Un puto mensajito en el celular que no borraría para atormentarse cada noche, cada madrugada, pensando en aquel tipo que juraba amarla. ¿Y dónde quedaron las promesas de “nada nos va a separar”? Seguro que ahora son nido de ácaros en un hotel de paso, de esos que frecuentaban. Y Marlem seguirá lamentando que aquel imbécil no tuviera siquiera los webos para despedirse de frente. Y sus lágrimas parecerán ser las mismas, pero no, cada alba y cada noche serán más extensas, más frías, cada día más amargas.


-O-



Samantha llegó a las seis de la mañana, apestando a cerveza y tabaco, con el peinado desfavorecido y el poco estilo hecho trisas. Intentó no hacer ruido, pero obvio que me despertó. Encendí la lámpara. “¿Qué, qué me ves?”, actuó a la defensiva. “Te ves fatal. Te pareces a tu madre, pero veinte años antes”. Ella abrió la boca por un instante, como tratando de entender mientras visualizaba a su jefa con aquel maquillaje triste y las ojeras eternas. La ira la hizo indignarse por otras causas, menos la principal, y recriminó “con mi madre no te metas”. Yo apagué la luz. Y ella se hizo la indignada: “Sabes qué, me voy a dormir al sofá cama”. Volví a dormir. Aquella relación estaba más rota que la vida de un taxista que trabaja un auto a consigna. Y yo nunca he sido un romántico que buscaría terapia de pareja. Y Samantha mucho menos. Ni siquiera sé por qué carajos me atreví a andar con alguien con ese pinche nombre. Cuando platicamos por vez primera, porque antes ya nos habíamos visto y nunca nos hablamos, me contó que “no creas que yo soy muy feliz con ese nombre”. Y me detalló que la bautizaron así porque a su abuela le encantaba una serie llamada Hechizada y que la protagonista se llamaba Samantha: “Ay, es que mi abuelita siempre pensó que era un nombre muy elegante. ¿cómo ves?”. A mí me caga andarme con rodeos, así que hablé con franqueza: “Tan elegante, que en cada teibol de este jodido país hay una Samantha”. Y pude agregar que también una Tamara y una Britney y una Salma, pero la neta es que era innecesario. Samantha me miró extrañada, como descifrando si yo hablaba en serio. “Sí, puede ser que tengas razón”, no supo comentar otra cosa. “No, en verdad que así es”, aclaré. Ella se salió por la tangente: “Ay, pero a mí lo que me choca es que me digan Sam, pero bueno ya me acostumbré”. A mí el nombre era lo que menos me interesaba. Ella llamó mi atención porque era alta y tenía buena conversación y, encima, era buena jugando al dominó. Pero tenía serios problemas con el alcohol. No sabía frenar a tiempo. Y un buen día me cansé de beber hasta que amaneciera, una o dos veces por semana. Varias ocasiones intenté que termináramos la relación. Ella y yo sabíamos que lo nuestro era una maratón de reclamos, una relación más enferma que un desahuciado. Pero Samantha se aferraba a no quedarse sola. Hasta que encontró un relevo. Y comenzó a ir a demasiadas fiestas con “sus amigas” y siempre salía con eso de que “no te invito porque ya sé que te cagan”. Y era verdad. Hasta que una noche se emborrachó y me pidió tiempo para “replantear” la relación. No me costó trabajo que confesara que tenía un pretendiente, “sí, pero no te he engañado, sólo hemos salidos juntos algunas veces”. Y yo que siempre he sido muy crédulo le dije que “estás bien idiota si crees que me voy a tragar esa pendejada”. Le dejé en claro que al otro día me largaría. Ella comentó que no había prisa, como si se tratara de un trámite en la ventanilla cuatro. Por la mañana, cuando desperté ella se había ido antes de costumbre al trabajo. Me dejó un post-it pegado en el refrigerador: “Perdóname, cuando bebo digo puras tonterías. Por favor, no te vayas. Tenemos que hablar bien. Samantha”. Me preparé un café, escuché a Fito y Fitipaldis, que me recordaron que todas las canciones suelen ser certeras, por muy rudas que sean: “Cuando estuviste conmigo/ tenias un mal pensamiento. Si yo lo hubiera sabido,/ no hubiera perdido el tiempo.../ Si quisiera vivir del deseo, me buscaba un amor de cantina./ Y tú querías aventura, tomaste muy mal camino,/ ibas buscando basura en un terreno barrido”. Me bañé, puse lo indispensable en una pequeña maleta y dejé una despedida en la mesa: “El fin de semana vengo por mis libros, los discos y mi ropa. Puedes quedarte con el estéreo, el colchón, los buenos y malos recuerdos, y la escasa poesía en tus ojos”. No me molesté en poner mi nombre. Puede ser cualquiera. Aunque Samantha me añore y pase muy seguido por mi Facebook, sin dejar comentarios.

Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

lunes, 17 de enero de 2011

El nuevo PRI

2010



Durante el primer trimestre del año, delitos como el robo a transporte, a casa habitación, de vehículos y secuestros, registraron un incremento respecto del mismo periodo del 2009 en las zonas conurbadas del Valle de México y del Valle de Toluca.


De acuerdo con datos estadísticos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), localidades como Naucalpan, Huixquilucan y Metepec comenzaron a repuntar en las cifras de robos, en donde anteriormente no tenían incidencias elevadas.


El mayor incremento en la incidencia delictiva se presentó en el robo a transporte, tanto de pasajeros como de carga, donde las cifras presentan aumentos superiores al 200 por ciento en municipios como Cuautitlán Izcalli, Ecatepec y Metepec, éste último con datos no mayores a tres denuncias en el mismo periodo de años anteriores.


El incremento de feminicidios, robo de autos y ejecuciones en la entidad es muestra de que vive un estado de emergencia, por lo que es urgente que actúen de forma conjunta el Ejército mexicano, la Policía Federal, estatal y las municipales, indicó el secretario general del PAN mexiquense, Víctor Hugo Sondón.


Cinco municipios mexiquenses concentraron 575 feminicidios: Ecatepec, con 105; Nezahualcóyotl, con 55, y Talalnepantla, con 46. Seguidos de Chimalhuacán y Toluca.


En Chihuahua se registraron 86 en los últimos cinco años, indicó Víctor Hugo Sondón.


Tan sólo en enero se registraron 43 ejecuciones, lo que da indicio de que este año volverá a ser "negro", pues en los últimos tres años han muerto 908 personas por ajustes del narco en el estado de México,


Caso Paulette



La Policía encontró el cadáver de la pequeña bajo su cama y envuelta con sábanas mientras realizaba en presencia de sus padres en la residencia familiar un ejercicio de reconstrucción de los hechos que precedieron a la desaparición de Paulette, denunciada el pasado 22 de marzo en la ciudad de Huixquilucan, según informó este miércoles la Procaraduría General de la Justicia del estado de México (situado al sur del país).


La investigación ha concluido que la niña murió 'de asfixia mecánica por obstrucción de las fosas nasales y compresión toraxicoabdominal', y de momento los padres son los principales sospechosos, en especial la madre, a la que ya se le practicarán análisis psicológicos por las fundadas sospechas de que padezca 'transtornos de personalidad múltiple', según informan medios locales.


El caso comenzó el pasado 22 de marzo, cuando presuntamente se produjo la desaparición de la pequeña Paulette. La madre de la pequeña afirmó que la última vez que habían visto a su hija fue la noche del 21 de marzo, cuando la fue a acostar. Y según el testimonio de una niñera, la niña, que tenía dificultades con el lenguaje, ya no estaba en su cama la mañana el día 22.


Los testimonios contradictorios de los padres y la niñera hicieron a la Policía sospechar, aunque no fue hasta que peritos especializados realizaron la reconstrucción de los hechos la noche del miércoles en el propio domicilio familiar cuando se encontró el cadáver de la pequeña. Pese a ello, desde la Procaraduría General de la Justicia del estado de México se ha evitado acusar de momento a los padres como los culpables de la muerte de Paulette, a pesar de que en este momento son los principales sospechosos.


'Seguiremos con este esfuerzo (para) que nos permita saber por qué Paulette fue asfixiada y sobre todo concluir con certeza quién realizó tal conducta', señaló el fiscal Alberto Bazbaz, que añadió que 'la causa de la muerte (de Paulette) en el lugar de hallazgos son un motivo más de la complejidad que de esta investigación'.




'No nos tragamos esa historia, que no nos quiera ver la cara (Enrique) Peña Nieto, porque ahora no es el procurador (Alberto) Bazbaz, es ahora el propio gobernador del estado de México el que ha asumido esta versión (del accidente) ', anotó Nava.


En rueda de prensa, insistió que ya no se trata del informe de Bazbaz, sino que 'son las conclusiones de Peña Nieto que ha salido públicamente a defenderlas'.


'Es una historia que nadie cree, que nadie se traga', comentó.


Al reiterar su respaldo a la diputación panista mexiquense para que el procurador local, no sólo sea removido sino sometido a juicio político, exigió a Peña Nieto ordene una investigación a fondo y que rectifique esta absurda e inverosímil historia que se ha pretendido generar.


A pregunta expresa, el diputado federal indicó que lo que revela el caso Paulette es sin duda 'la podedumbre de la justicia del estado de México', y no sólo en este caso, sino en el número de asesinatos de mujeres en todo el país.


Es, además, la 'punta de iceberg de un sistema podrido hasta la médula en el estado de México, que prefiere destinar recursos públicos a la propaganda a favor de su gobernador antes que a la solución de los problemas de los mexiquenses'.



Caso Atenco



Los hechos de represión en San Salvador Atenco rebasaron todos los límites de violencia por parte del Estado mexicano, dejando atrás acontecimientos como el 2 de octubre de 1968, aseguró el ensayista e historiador Adolfo Gilly, durante la presentación del informe preliminar de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos/Caso Atenco.


El catedrático de la UNAM dijo que “Atenco ha rebasado todos los límites de represiones anteriores en las cuales hubo muertos, torturados, desaparecidos, encarcelados, contra los opositores políticos y organizaciones sociales”.
Agregó que “ni siquiera Gustavo Díaz Ordaz había ordenado a sus tropas la violación tumultuaria de las mujeres de un pueblo mexicano”. La presentación fue en el auditorio de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.
Lo sucedido en Atenco, agregó el ensayista, “son acciones propias de la barbarie de los ejércitos de ocupación de Lídice, en My Lai (Vietman), en Bosnia, pero cometidas en este caso en contra de la propia comunidad nacional”.


La agresión, añadió, fue “contra un pueblo campesino entero”. El informe fue presentado por Ignacio García, presidente de la Comisión Civil, así como por Ángel Benhumea, padre de Alexis Benhumea, quien falleció hace dos semanas tras ser herido en la cabeza por una granada de humo, el poeta Juan Bañuelos y el ex legislador perredista Gilberto López y Rivas.


Ignacio García dijo que las mujeres vejadas y los hombres afectados por las agresiones ratificarán sus denuncias y ampliarán sus testimonios en los próximos días. Explicó que la presentación del informe preliminar busca crear mayor conciencia entre la gente y (el informe) es en sí mismo una denuncia sobre las violaciones cometidas.
Nosotros no estamos en posición de exigirle cosas, resultados, medidas, al gobierno mexicano porque no es esa nuestra función, pero sí podemos dar a conocer estos hechos, presentarlos ante la sociedad y, si se da el caso, interpelar a las autoridades junto con los afectados para que se haga justicia, precisó García.
A menos de diez días del enlace matrimonial de Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México y la actriz Angélica Rivera dieron a conocer los primeros nombres de la lista de padrinos. Se trata de Carlos Slim, Carlos Salinas de Gortari y el productor musical Antonio Berumen, todos entrañables amigos de la pareja.


La relación entre Slim Helu y Peña Nieto se ha caracterizado por la cordialidad y el buen entendimiento. Sin embargo los lazos de amistad se estrecharon desde que el gobernador tomo posesión de su cargo. De hecho, juntos han emprendido importantes proyectos como el centro deportivo Ciudad Jardín Bicentenario.
Con el ex presidente la historia no es diferente. Peña Nieto y Salinas de Gortari se conocieron desde el 2003 aproximadamente y para el 2005 ambos sostenían una amistad. Algunas versiones afirman que fueron presentados por Arturo Montiel, ex gobernador del Edomex.
Enrique Peña Nieto no sólo pretende ser el candidato del PRI a la Presidencia, sino que apuesta a lo que él considera la fórmula perfecta para llegar a Los Pinos: conjugar el padrinazgo político con la publicidad televisiva. Por un lado, Carlos Salinas de Gortari teje alianzas coyunturales en el PRI para entronizarlo hacia el 2012 y, por el otro, las televisoras promueven su imagen sin recato. Los directivos del duopolio se muestran complacidos con Peña Nieto, al grado de que cuando hablan de él lo llaman “nuestro candidato”… Con autorización de la editorial Random House Mondadori y de la revista Proceso se reproducen fragmentos del libro Si yo fuera presidente. El reality show de Peña Nieto. La obra entra en circulación esta semana.


Salinas, la mano que peina el copete




El Estado de México siempre ha sido clave para el proyecto políti­co de Carlos Salinas de Gortari. En esa entidad inauguró su pro­grama de recuperación clientelar –el Pronasol, en el municipio de Chalco–, y participó en negocios inmobiliarios junto con sus hermanos. En especial con Enrique Salinas de Gortari, quien fue asesinado el 8 de diciembre de 2004, en Huixquilucan; un caso que no se ha esclarecido.


El expresidente contó como aliado fundamental con el políti­co­empresario más influyente de la entidad, Carlos Hank Gon­zález, amigo de su padre, Raúl Salinas Lozano, en el gabinete de Adolfo López Mateos. Buena parte de sus colaboradores fueron políticos mexiquenses de primer nivel: Emilio Chuayffet, Ignacio Pichardo, Humberto Benítez, entre muchos otros.


Por si fuera poco, en el penal de alta seguridad de Almoloya estuvo preso durante casi una década Raúl Salinas de Gortari, el hermano incómodo, quien recibió un trato especial del gobierno de Arturo Montiel.


En agradecimiento a los favores recibidos, Carlos Salinas de Gortari alentó las ambiciones presidenciales de Arturo Montiel. De esta manera apostó a las dos principales figuras que buscaron la nominación del PRI en 2006: Roberto Madrazo y Arturo Mon­tiel. Los demás precandidatos carecían de fuerza suficiente o eran estigmatizados como “zedillistas” por el exmandatario.


Lo más importante es que el Estado de México y, en especial, el gobierno de Peña Nieto, le ha sido útil a Salinas de Gortari para “regularizar” paulatinamente su figura pública.


Salinas dejó sentir su presencia el 27 de julio de 2005 duran­te los funerales de Gilberto Enrique Peña del Mazo, padre del gobernador electo, que falleció a los 68 años víctima de un paro cardiaco. Acompañado por el exgobernador Emilio Chuayffet, Salinas apareció en el velorio organizado en Atlacomulco. A escasa distancia de él estaba Alfredo del Mazo González. En privado, el exgobernador comentó: “Es doloroso que Gilberto no vea la última parte de este proceso”.


En un mes, Peña Nieto y Salinas de Gortari volvieron a coinci­dir públicamente. Compartieron asientos en “Celebremos Méxi­co”, el maratónico festival organizado por Televisa en el Palacio de Bellas Artes, el 30 de agosto de 2005. Para esas fechas, el expresidente ya había asistido a ceremonias especiales de Televisa y se le señalaba como uno de los consejeros especiales de Emilio Azcárraga Jean, el presidente del consorcio.


El 15 de septiembre del mismo año, ante tres mil invitados al teatro Morelos de Toluca, Salinas acudió a la toma de posesión de Peña Nieto. Como era de esperarse, robó los reflectores. Gritos de “¡fuera, fuera!”, se escucharon cuando un grupo de maestros y opositores lo identificaron en el evento del joven mandatario. Tuvo que abandonar el recinto en medio de un fuerte operativo de seguridad.




Televisa ya no se conforma solo con sobornar o presionar a los diputados y senadores de la república, ahora quiere tener su propio presidente de la república y así perpetuarse detrás en el poder; pues escogió a Enrique Peña Nieto, actual gobernador del estado de México, como candidato para el 2012, según señaló este miércoles el periodista de la revista Proceso, Jenaro Villamil, ante estudiantes de diferentes carreras del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), al presentar su libro: Si yo fuera presidente, el reallity show de Enrique Peña Nieto.


Ante un auditorio lleno comentó que "Todos tenemos una imagen de él, sabemos hasta cómo se enamoró de La gaviota, pero en realidad no lo conocemos, es como un holograma, porque detrás de su sonrisa, su belleza física, como si fuera esto un atributo político, se esconde un político corrupto, quien se hizo de un nombre firmándole los cheques al anterior gobernador Arturo Montiel".


Agregó que prácticamente Televisa lo extorsionó, pues conoce sus turbios manejos y las corruptelas en las que está metido con diferentes actores políticos, "pero eso no solo pasa con Peña Nieto, sino que Televisa presiona y desafía a todos los gobernadores del país, incluido el gobernador de Jalisco. En el caso de Peña Nieto, en los cuatro años de su gobierno le ha dado a Televisa tres mil 500 millones de pesos, dinero no auditable, y que por supuesto no sale de su bolsillo, sino del erario público".


"Pero no es Peña Nieto lo que vemos en los 'infomerciales' que sobre él presenta la televisora, en reportajes y entrevistas, en el que siempre se le ve inaugurando obras o en gestos de caridad y benevolencia con la gente, sino lo que vemos es un modelo, en el que se activó la nueva 'cargada' y el retorno de un PRI no democratizador sino más conservador. Peña Nieto es egresado del colegios del Opus Dei, muchos apoyos también han venido de ahí".


Subrayó que Peña Nieto es en la práctica un rehén de la televisora, pues entre líneas le dice al gobernador mexiquense que también, de no aceptar sus exigencias, nadie le garantizaría que en un futuro en algún noticiero de Brozo, no se diga que "Peña Nieto mató a su esposa, o que mencione cuántas cuentas tiene sin aclarar, o que diga cuántas muertes de mujeres ocurren en el estado de México, aún por encima de Ciudad Juárez”. ¿Cómo se vería que este galán gobernara el estado con más muertes de mujeres?


Jenaro Villamil agradeció que le hayan abierto las puertas de la Universidad de Guadalajara, toda vez que en dos ocasiones le han cancelado la presentación de su libro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). "Es buena señal que estas ideas sean compartidas y discutidas en las universidades. No podemos permitir que sean censuradas". La presentación del libro fue hecha por el rector del CUCSH, Pablo Arredondo Ramírez, y en presencia del presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, César Barba Delgadillo.





La iglesia católica y la política



Angélica Rivera se había casado por la Iglesia hace algunos años con el hermano de Verónica Castro, Alberto Castro, el productor de televisión, en una playa de Acapulco, pero posteriormente su matrimonio se deshizo y Angélica Rivera conoció al virrey mexiquense Peña Nieto y de inmediato ambos se sintieron “flechados” por cupido, lo que los llevó a planear una fastuosa boda por la Iglesia, con miras a satisfacer su amor y, al mismo tiempo, ¿por qué no?, favorecer a la imagen personal de Enrique en aras de lograr su máxima aspiración política: ser candidato presidencial de PRI en el 2012. Pero estaba ante ello la muralla infranqueable del anterior matrimonio religioso de Angélica. Pero Enrique Peña Nieto no se dio por vencido y fue y habló con el cardenal Norberto Rivera para que lo “ayudara” ante las máximas autoridades de la Iglesia Mexicana para que buscara algo en contra de aquel “matrimonio playero” de Angélica Rivera.


Y por supuesto de dio el "milagro" y la Conferencia del Episcopado Mexicano –máximo órgano rector eclesiástico en nuestro país-, declaró públicamente que la boda de señor Castro y la señora Rivera ¡no era válido por que se realizó fuera de un recinto católico! Y dejó muy en claro que cualquier matrimonio religioso que se realizara en un jardín de una residencia o de cualquier propiedad, como un rancho por ejemplo,o de cualquier otro sitio que no fuera específicamente el interior de un templo católico, no era válido para la iglesia, por lo que la ceremonia en que Rivera se había casado en Acapulco, carecía de legitimidad, lo que hizo inmensamente felices a Enrique Peña Nieto y a su futura esposa mediática, Angélica Rivera, porque ya podían empezar a planear una brillantísima boda por la Iglesia, la que se encargaría de difundir ampliamente nada menos que la poderosa Televisa, a la que Peña Nieto le tiene tanto “apego” que le otorga publicidad anual del Gobierno del Estado de México hasta por la fabulosa cantidad de…¡70 millones de pesos!, según aseguran con bastante disgusto los empleados más modestos de su oficina de Comunicación Social


No pasaría mucho tiempo mucho tiempo para que la Iglesia Católica Mexicana se contradijera en lo que había dictado y ordenado en relación a la “boda” de Angélica, pues tan sólo unas semanas después surgió un asunto exactamente lo contrario al de la actricita de televisión:
El también influyente Vicente Fox Quesada se “casó” sorpresivamente por la Iglesia con su mujer, Martha Sahagún, pero eh aquí que ellos cometieron el mismo error que Rivera y Alberto Castro: no acudieron a un templo católico, sino que hicieron una “bodita” improvisada en los jardines de su rancho en San Cristóbal, Guanajuato, o sea que de acuerdo a lo declarado y sentenciado por la Conferencia del Episcopado Mexicano tan sólo unas semanas antes, esa dizque boda de los Fox-Sagahún, es totalmente ilegal, ilegitima.


Al conocerse la noticia noticia de lo hecho por Fox y Martita, numerosas familias importantes de varias partes de la República protestaron de que a ellos sí se les hubiera permitido casarse fuera de un templo, por lo que calificaron el acto de discriminación, tan sólo porque la alta jerarquía eclesiástica nacional otorga privilegios indebidos si los supuestos contrayentes son algún famoso o influyente con dinero o poder.


Ante estas justas reclamaciones a la clara y desconcertante contradicción de las máximas autoridades de la Iglesia católica de México, la Conferencia del Episcopado Mexicano guarda un culpable silencio, pero el fin de semana pasado la Arquidiócesis de León, Guanajuato, por medio de su semanario religioso “Gaudium”, aseguró que la “boda patito” de Vicente y Martha, “si era válida porque se realizó en forma privada para evitar ser asediados por los medios con daños a su fama”.


O sea que lo que anuló el matrimonio religioso de Angélica Rivera con Alberto Castro, validó el de los Fox, lo que resulta extraño pues Angélica Rivera también es una persona famosa y para “evitarle daños a su fama, tenia derecho a casarse en privado”, pero al hacerlo vino su anulación, mientras que la de Vicente Fox y Martha Sahagún es “válida”, porque, por lo visto, para la Iglesia Católica Mexicana, las leyes religiosas pueden variar según convenga.

El nuevo PRI

El Nuevo PRI





PRI: Calderón, “presidente ilegítimo”

El tema que surgió en el debate motivado por el convenio firmado entre los líderes nacionales de PRI y PAN, fue el de la aceptación de los priistas de que Calderón Hinojosa no ganó la elección presidencial de 2006, y que ellos lo habían legitimado por acuerdo, permitiéndole tomar posesión el 1 de diciembre en la Cámara de Diputados pero bajo la promesa de que gobernaría para todos los mexicanos, “pero hasta en eso nos traicionó”.
La revelación de los priistas corrió a cargo del diputado Rubén Moreira Valdez, quien antes de fijar la posición de su partido, respondió a una pregunta que le formuló al perredista Víctor Cossio, afín a López Obrador, sobre si “¿el presidente Calderón es el presidente legítimo de México?”:
Y Moreira Valdez soltó: “Para un servidor, el presidente Calderón también es ilegítimo”.
Después, cuando le tocó a Moreira subir a tribuna, remachó: “Lo que mal inicia mal acaba”.
“El presidente Calderón inició mal, inicio cuestionado sobre su legitimidad, porque como dice el diputado Gerardo Fernández Noroña, se robó la Presidencia de la República”.
Y prosiguió: “Somos la generación del no. Los que le decimos a Calderón, ‘no vendas la patria’; los que le decimos a Calderón, ‘tú no eres legítimo’; los que le decimos a Calderón, ‘te robaste la Presidencia de la República’”.
En ese momento, el perredista Víctor Cossío le reviró la pregunta y planteó: “El apoyo que le dieron ustedes para legitimar a Calderón, ¿lo retira en este momento?
--Mi partido fue consecuente –respondió el priista Moreira Valdez--; no podíamos caer en la anarquía; pero Calderón, que recibió la confianza para entrar por una puerta aquí, a escondidas, y jurarle a la nación que iba ser presidente de los mexicanos, también en eso nos traicionó. No hay apoyo para el presidente, al menos de parte de muchos de nosotros”.
Luego el petista Mario Di Costanzo cuestionó: “Quiere decir que si no ganó Calderón, ¿el que ganó fue Andrés Manuel López Obrador?
--Creo, en lo personal, que las elecciones debieron haberse repetido.




Al pretender defender su honor y dignidad como político, pues desde ayer en la máxima tribuna del Congreso de la Unión fue tachado de “mentiroso”, el presidente nacional del PAN y diputado federal, César Nava, destapó la caja de Pandora de los partidos políticos.
Primero afloraron los señalamientos de los panistas, entre ellos que el gobernador mexiquense, el priista Enrique Peña Nieto, “mató a su esposa”, hasta las acusaciones de los priistas, en el sentido de que Felipe Calderón “se robó la Presidencia”.
El encono entre priistas y panistas se reeditó por cinco horas en la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados de este miércoles, luego de que Nava --quien en la sesión del martes pasado no estuvo presente en el momento en que la dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes, lo acusó de “mentiroso”, al tiempo que exhibía el controvertido pacto ‘antialianzas’, firmado por ambos dirigentes nacionales partidistas--, tomó la palabra para defenderse de las descalificaciones.
El abierto pleito entre priistas y panistas motivó que de uno y otro lado surgieran revelaciones, confesiones de acuerdos pasados –y no sólo mutuas acusaciones--, así como pleitos en el PAN (entre Nava y el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont).
También se ventilaron enconos al interior del PRI (entre Peña Nieto y el senador sonorense Manlio Fabio Beltrones), y diferencias de principios en el PRD (entre la corriente Nueva Izquierda y los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador).
En el primer caso, la acusación estuvo a cargo de la diputada del PAN por el Estado de México, María Elena Pérez de Tejada, quien dijo que su entidad no necesita un gobernador “light”, y se siguió de largo cuando buscaba responder al señalamiento de que el exalcalde panista de Atizapán golpeó a su esposa:
--Yo no estaba enterada, pero si así fuese, cualquier mexiquense exigiría se investigue el dicho de que Enrique Peña Nieto mató a su esposa.
La denuncia en tribuna generó un gran movimiento entre los 40 diputados de la bancada del Estado de México.
El hecho motivó que el vicecoordinador Jorge Carlos Ramírez Marín se acercara a ellos, mientras el resto de los legisladores priistas se incomodaba y comentaban lo sucedido.
Tocó al diputado del PRI, también por el Estado de México, Rodrigo Reina Liceaga, hacer la defensa del mandatario mexiquense:
--¡Quiero pedirle que, con base en el artículo 107, retire lo que ha dicho porque no tiene prueba alguna –se dirigió a la panista María Elena Pérez.
Y siguió:
--Del argumento que yo le di hay pruebas (de que el ex alcalde panista golpeó a su esposa) y hay una denuncia. ¡Que lo retire la diputada y ofrezca una disculpa pública por una acción que no tiene por qué llevar a cabo!
El presidente de la Mesa Directiva, el panista Francisco Ramírez Acuña, exhortó a la legisladora:
“Está solicitando el diputado Reina que retire usted el término que utilizó hace unos momentos. Le pregunto, ¿lo retira para que no quede en el acta correspondiente?
--Voy a contestar presidente –respondió María Elena Pérez--. Bien dije yo que no lo digo sólo yo, sino lo dicen los medios. Les voy a seguir contestando, permítanme. Conocí a la señora y fue una dama, y por ella lo retiro, no por el gobernador.
--Acepta usted que se retiren esos términos --insistió Ramírez Acuña.
--Por ella, por Mónica Pretellini, sí. Por el gobernador (Peña Nieto), no.
--Acepta la diputada que se retire. Le pido a la secretaria, en los términos del artículo 107, no aparezcan en el acta correspondiente.







La primera dama del estado de México




Hace unos días la señora Angélica Rivera dentro de sus funciones como dirigente del DIF en el estado de México dio apoyos a grupos vulnerables eso estaría bien si no fuera porque hizo esperar a ancianos y minusválidos por casi seis horas, y uno piensa si esto es ahora que su esposo Enrique Peña aspira a ser presidente del país ¿como sería su actuación en caso de llegar Peña a ese puesto?.


Parece ser que la señora Rivera aún se siente estrella de Televisa y adopta poses de diva o vedette lo señalado tuvo lugar en el municipio de Naucalpan en el Estado de México, esperemos que su actitud cambia ya que debe pensar en el daño que esto le hace a las aspiraciones de su marido y la imagen que pretende dar de un "nuevo PRI".

GRAN ANGULAR / ¿Por qué esta violencia?

¿Por qué esta violencia?
(1)




El gobierno intensificó este fin de semana el discurso de defensa de su estrategia de guerra contra la delincuencia organizada. Lo ha enfocado en dos puntos que repite hasta la saciedad, sobre todo el secretario de Gobernación, Francisco Blake: 1. Que el gobierno no es el responsable de la alarmante escalada de violencia que durante cuatro años ha costado 34 mil vidas, un número no cuantificado de heridos, grandes ciudades inmersas en el pánico, comunidades enteras abandonadas por sus habitantes y miles de quejas contra el Ejército, la Armada y la Policía Federal, sino que son los criminales principalmente por los enfrentamientos entre ellos mismos; y 2. Que la estrategia muestra —en palabras del propio Blake— “la fuerza y la presencia del Estado mexicano en todo su esplendor” (¿?).


Ese discurso oficial se antoja insuficiente para explicar de manera racional ¿por qué hemos llegado a tales niveles de sanguinaria confrontación con un saldo de miles de vidas humanas en un conflicto armado de envergadura que no veíamos desde la época de La Cristiada?


Responder a esa pregunta es primordial para contestar otra inevitable: ¿será posible detener esta matanza?


Pero empecemos: ¿por qué esta violencia?


Las respuestas son varias e intentaré abarcarlas en las columnas de esta semana. Hoy puntualizo tres que recupero del espléndido artículo Narcoviolencia: ocho tesis y muchas preguntas, publicado el sábado pasado en La Jornada por el escritor Paco Ignacio Taibo II.


1. Se sustenta en el aserto de que la guerra contra el narcotráfico no era ni debería ser una guerra mexicana. Es, fundamentalmente, una guerra que está obligado a librar Estados Unidos porque es ahí donde está el más alto consumo de drogas en el mundo y, por lo tanto, el motor monetario del ilícito negocio y de la violencia a la que recurre para garantizar rutas y mercados. La batalla, por lo tanto, debería librarse en tierritorio estadounidense contra las mafias que distribuyen la droga y las estructuras financieras, lícitas e ilícitas, que lavan el dinero sucio que produce. Pero no es así, y por eso apenas nos hemos enterado de uno o dos operativos llevados a cabo en territorio estadounidense, mientras que aquí nos desangramos porque Felipe Calderón pactó con el gobierno estadounidense del ex presidente George Bush que el flujo de estupefacientes que demandan los estadounidenses se detuviera aquí. ¿Por qué el absurdo? Probablemente por razones de presión geoestratégica y subordinación ideológica, pero también porque Calderón encontró en un combate espectacular a la criminalidad la posibilidad de legitimar lo que las urnas le negaron: una victoria incuestionable de la elección presidencial.


2. En esa lógica, al gobierno de Calderón le tomó mucho tiempo exigir a los estadounidenses un control efectivo del flujo de armas que venden en su país a los narcotraficantes mexicanos. La variedad de armamento y la facilidad con la que se adquiere en Estados Unidos ha llevado a que la criminalidad tenga, en cada vez más regiones, un poder de fuego superior al de las fuerzas federales, incluidos el Ejército y la Marina.


Y 3. Prisa tenía Calderón en iniciar la guerra que ahora dice que no es guerra. Precisamente por las prisas, ignoró un principio estratégico fundamental, la operación de un aparato de inteligencia que le dijera con toda precisión contra qué se enfrentaba, cúantos y quienes eran, qué tanto habían infiltrado al gobierno federal y a sus aparatos armados y de seguridad nacional y pública. De manera que la falta de inteligencia (cómo infiltrar al enemigo para derrotarlo) y de contrainteligencia (cómo evitar que el enemigo te infiltre con su inteligencia) impidió conocer antes del inicio de la guerra que ese aparato de inteligencia estaba terriblemente penetrado por distintas facciones de la delincuencia, lo que llevó a que diversas instancias de poder cooptadas por alguno de los grupos encabezaran andanadas contra otros grupos delincuenciales, lo que desató venganzas y enfrentamientos públicos interminables entre criminales, policías y funcionarios, una verdadera patada al avispero.


En la próxima entrega le hablaré de otras dos razones de la violencia que nos afecta y angustia. Tienen que ver con la corrupción del aparato judicial del país y con el fracaso de nuestro sistema penitenciario.

Instantánea

1. MI INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compartir información y opiniones.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

¿Por qué esta violencia?
(2)




En comentarios a la columna anterior y seguramente convencido por la propaganda oficial, un amable lector me acusa de “cobardía intelectual” por culpar al gobierno y no a los delincuentes de la escalada de violencia que desangra al país. Me dice, en otras palabras, que por miedo no señalo a los criminales y que mejor enderezo mis críticas contra el gobierno porque es menos riesgoso y hasta más cómodo. Creo que el amable lector no entendió lo aquí planteado y quiero creer que por falta de claridad de quien esto escribe.


La violencia está en el ser de los cárteles de la delincuencia organizada, pues sólo así pueden garantizar la prosperidad de sus ilícitos y multimillonarios negocios. De manera que los Chapos, los Tutas, los Mayos y demás personajes de la mafia, incluidos los poderosos políticos y empresarios con los que o para los que trabajan, son, a no dudarlo, protagonistas y responsables de esa violencia. Pero de que esa violencia recrudezca y escale, es responsable un gobierno que prohija la impunidad de los mafiosos incrustados o cobijados en su estructura y que, además, enfrenta el problema exclusivamente a balazos, sin atender suficientemente sus causas sociales y económicas, con una estrategia equivocada que mantiene por necedad, ineptitud o acaso por la deliberada decisión de cubrir un reacomodo del negocio y de paso atizar un ambiente de terror con fines de control social y político.


Ese es el criterio mediante el cual se buscan aquí explicaciones al por qué de esta violencia como las referidas en la entrega pasada: la subordinación de México a una estrategia impuesta por EU, la tardía exigencia a detener el flujo comercial de armas hacia nuestro país y la ineptitud de los aparatos de inteligencia del Estado mexicano. En esta entrega me referiré a otras tres probables causas:


1. La corrupción que corroe a nuestro sistema judicial. Es imposible negar que está podrido tanto en la procuración como en la administración de la justicia. No hay mexicano que no crea que son corruptibles la mayoría de los MP y jueces, aunque debe haber honrosas excepciones. Los MP, siempre dispuestos a “arreglarse” antes de consignar a un presunto delincuente o de plano incapaces —por ineptitud o exceso de trabajo— de presentar acusaciones sólidas, sustentadas en investigaciones científicas y respaldadas en información abundante. Los jueces, a su vez, encuentran en tales insuficiencias la coartada perfecta para lavarse las manos o exonerar delincuentes mediante corruptelas. De ahí que muchos de los grandes capos o hasta los delincuentes comunes libren la cárcel o salgan muy pronto de ella, perpetuándose así la impunidad. Por ello la reconstrucción del sistema judicial debería ser pieza fundamental de la estrategia contra la delincuencia organizada.


2. La corrupción que corroe a nuestro sistema penitenciario, donde la rehabilitación es letra muerta, los reos pagan por privilegios o las autoridades carcelarias les permiten desde adentro continuar con la comisión de delitos o salir de noche para ejecutar venganzas de rivales. Cárceles en la que hoy como nunca se suceden fugas inverosímiles, como la de El Chapo Guzmán hace 10 años o fugas masivas que sólo se explican por la corrupción de las autoridades. Regenerar ese sistema penitenciario debería ser otra pieza fundamental de la estrategia contra la delincuencia organizada.


3. No hay investigaciones financieras sólidas tendientes a bloquear, por ejemplo, el flujo del dinero que produce el narcotráfico. Es decir, se falta al elemental principio detectivesco de seguir el rastro del dinero. Hablamos, es cierto, de un negocio criminal que sigue reglas de un mercado no del todo visible. Algunos de los operativos han permitido el aseguramiento de maletas con miles de dólares pero ese dinero sucio corresponde a un porcentaje muy pequeño de los flujos multimillonarios que mueve el narcotráfico. Las grandes tajadas se convierten normalmente en inversiones, casas, hoteles, automóviles de lujo, restaurantes, lo que hace visible a ese dinero sucio ya lavado. Ese dinero baja a México desde EU, el principal centro de consumo de drogas pero el SAT, por ejemplo, no ha sido capaz de detectarlo. No se sabe de acuerdos o convenios con EU para bloquear esos flujos. Esta es otra de las grandes carencias de la estrategia gubernamental contra el narcotráfico.

Instantáneas

1. GOLPE. Buen golpe el que asestó ayer la Policía Federal al capturar a Jorge Balderas, alias El JJ, presunto agresor del futbolista Salvador Cabañas y parte de las operaciones de narcomenudeo en el DF.


2. MI INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compatir información y opiniones.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular




¿Por qué esta violencia?
(3)




He planteado en las dos anteriores columnas que la estrategia fallida del gobierno al enfrentar a la delincuencia organizada es responsable de gran parte de la violencia que nos azuela. Sugerí hasta ahora seis razones que a mi juicio explican por qué está equivocada la estrategia: la subordinación de México a una estrategia impuesta por EU, la tardía exigencia de detener el flujo comercial de armas hacia nuestro país, la ineptitud de los aparatos de inteligencia del Estado mexicano, la corrupción de nuestros sistemas judicial y penitenciario, y la ausencia de una investigación financiera sólida que frene los flujos del dinero sucio producidos y lavados por la delincuencia organizada. Hoy me referiré a dos más:


1. La decisión del Estado mexicano de emprender una "guerra" (que ahora llaman "lucha"), con fuerzas del orden escandalosamente corrompidas por el enemigo a vencer. Si la mayoría de los mexicanos sabemos desde hace años que la delincuencia es policiaca en muchísimos casos, ¿usted cree que el gobierno de Calderón no lo sabía? Pero tenía prisa por iniciar su "guerra" y legitimar los que las urnas le negaron. Después, ante la evidente descomposición de policías que dan cobertura y protección a los grandes capos y a sus cargamentos de droga, se argumentó que precisamente por eso se echaba mano del Ejército y de la Marina. Pero resultó, al paso del tiempo, que muchos militares también eran y son objeto de esa corrupción y, peor aún, que las estructuras de seguridad de los cárteles, es decir, los llamado sicarios, se han levantado con desertores de fuerzas militares de élite, entrenadas en EU y México, cuya preparación, de ribete, nos costó a todos los mexicanos.


2. Poco puede esperarse cuando un Estado (en este caso el mexicano) emprende una "guerra" (ahora llamada "lucha") sin tener la capacidad de garantizar a sus ciudadanos una relación de honestidad fundamentada en la autoridad moral. ¿Si no aprehende y procesa a los grandes evasores fiscales, ni a los defraudadores electorales ni a traficantes de influencias, por qué habría de estar en la cárcel un capo de la delincuencia organizada? ¿Si la impunidad reina entre diputados, senadores, funcionarios, jueces, empresarios y poderosos, por qué sería diferente con los delincuentes o incluso con el ciudadano común?


El caso es que el fracaso de la estrategia contra la inseguridad potencia a los cárteles aunque la versión oficial nos diga que se les ha debilitado considerablemente. ¿Por qué entonces vemos que esos cárteles no sólo controlan con sofisticados armamentos el multimillonario negocio de la droga, sino que ahora incursionan en el secuestro de ciudadanos y emigrantes, controlan vendedores ambulantes y carreteras federales en las que cobran peajes, ofrecen empleo bien pagado como pandilleros a su servicio a miles de jóvenes a los que la falta de crecimiento económico y la marginación les ha cercenado cualquier esperanza de un futuro honesto o incluso se asumen como la justicia en amplias zonas? Es como un Estado que sustituye a otro Estado sobre la base del abuso y la corrupción. Y eso es un grave peligro para el país entero. Y por eso insistimos en que se cambie la estrategia.

Instantáneas

1. REFORMA ELECTORAL. A principios de la semana próxima la Suprema Corte de Justicia resolverá si concede a un grupo de ciudadanos (Jorge Castañeda Gutman, entre otros), amparo contra la reforma electoral de 2007 que, entre otras disposiciones, prohibió a los particulares la contratación de tiempo en la televisión para transmitir mensajes electorales. El ministro ponente es Guillermo Ortiz Mayagoitia.


2. DIEGO. Cuando Diego Fernández de Cevallos apareció ante los medios el pasado 20 de diciembre, ofreció dar detalles de su secuestro en un comunicado que daría a conocer a la brevedad. Ayer lo hizo, al cumplirse un mes de su aparición. Insistió que fue liberado ese día, el 20 de diciembre, y que miente quien diga otra cosa. Y no dio más detalles. Y anunció que no hablaría más de su secuestro. El mismo de siempre.


3. MI INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compartir información y opiniones. También lo invito a que nos veamos pasado mañana domingo a las 11, 13 y 15 horas en las noticias de Foro TV, canal 4 de televisión abierta, 103 de Cable y 106 de Sky, donde además de tenerle toda la información, le presentaré una entrevista con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 14 de enero de 2011

GRAN ANGULAR / Los muertos de una “guerra” que ya no es

Los muertos de una “guerra” que ya no es





En los 13 días que lleva el año han asesinado a tres presidentes municipales: el de Zaragoza, Coahuila, Saúl Vara Rivera; el de Teomac, Morelos, Cupertino García García; y el de Santiago Amoltepec, Oaxaca, Luis Jiménez Mata.

Estos crímenes —sean cuales sean sus móvles— se inscriben inevitablemente en el alarmante clima de violencia que ha escalado durante los últimos cuatro años en la guerra emprendida por Felipe Calderón contra la delincuencia organizada. Porque como guerra la vendió desde que al tomar posesión en diciembre de 2006 anunció su primer operativo, el de Michoacán, aunque ahora evidencie desmemoria al negar que haya usado ese término. Pero sí lo ha usado en diversos momentos y eso es documentable: el 5 de diciembre de 2006 le dijo a empresarios españoles que trabajaría “para ganar la guerra a la delincuencia”; el 20 de diciembre de 2007 en la Secretaría de Marina se refirió a “la guerra que mi gobierno encabeza contra la inseguridad” o el 12 de septiembre de 2008, pero esta vez en el Colegio Militar, se refirió a “esta guerra contra la delincuencia”.


De manera que dejar de utilizar el término “guerra” y decir que nunca lo ha utilizado, bien podría ser una manera velada de reconocer la falla de la estrategia. Y aquí hemos comentado que el problema no se extirpará sólo a balazos y que el descuido al atacar sus causas sociales habla de una estrategia equivocada. No está uno contra la decisión de hacer valer la ley y enfrentar a los criminales, sino contra la manera poco efectiva y con un gran saldo en muertes en que se optó para hacerlo.


Las cifras son aterradoras y el gobierno mismo les dio el miércoles carácter oficial: 34 mil 612 muertes relacionadas con la guerra a la delincuencia del 1 de diciembre de 2006 al 31 de diciembre de 2010.


De ese gran total, explica la oficina de Alejandro Poiré, vocero del gabinete de Seguridad Nacional, 30 mil 913 (89.3%) fueron “ejecuciones”. Sí, utilizan un término propio de las sanciones previstas por la justicia militar, para hacer notar que se trata de muertes producto de venganzas o enfrentamiento entre bandas delincuenciales rivales o de refriegas armadas entre éstas y policías o militares. Luego entonces, y por lo menos, las 3 mil 699 muertes restantes corresponderían a muertes de efectivos policiacos y militares así como de víctimas civiles inocentes que insensiblemente llaman “daños colaterales”.


Ahora que la escalada la mide el hecho de que del total de muertes, 15 mil 272 ocurrieron el año pasado. De manera que la guerra de Calderón dejó, durante 2010, mil 273 muertos al mes o 294 a la semana o 42 cada día.

Instantáneas

1. OAXACA. El caso del asesinato del alcalde de Santiago Amoltepec, Oaxaca, Luis Jiménez Mata, ocurrido ayer en la capital del estado, no sólo se inscribe en el contexto de la violencia nacional sino también en el creciente clima de crispación que se vive en la entidad y que el gobierno aliancista de Gabino Cué lejos de contener ha atizado. Baste señalar que por lo menos 20 municipios —casi todos regidos por usos y costumbre— están tomados por pueblos que no aceptan que las autoridades por ellos electas no sean reconocidos por el gobierno local y se les obligue a reconocer a administradores municipales nombrados por el Congreso del estado.


Un caso emblemático es el del municipio serrano de Santiago Yaveo, donde cuatro funcionarios del gobierno de Cué, entre ellos el director de gobierno, Javier Jiménez Herrera, permanecen retenidos por el pueblo desde hace 13 días, hasta que reconozcan a su presidente municipal elegido por usos y costumbre, Rafael Martínez Martínez.


Nada parece hacer el gobierno de Oaxaca frente a esta crisis de rehenes, y el Congreso local, que designó a los administradores municipales, apenas empezó a moverse con una comisión que viajó al lugar encabezada por el flamante diputado Flavio Sosa, ex dirigente de la APPO. Y ahora resulta que uno de los principales responsables de reprimir aquel movimiento de 2005-2006, el diputado federal Jorge Franco, ex secretario de gobierno de Ulises Ruiz, ex presidente del PRI local y ex aspirante a gobernador, es el que opera para Gabino Cué la solución de los municipios inconformes. Algo así como la Iglesia católica en manos de Lutero.


2. INVITACIÓN para que me siga en twitter. Mi dirección es @RaúlRodríguezC. Ahí, si le parece, podemos compatir información y opiniones. Aprovecho para invitarle también a que nos veamos todos los domingos de 10:00 a 11:00, de 13:00 a 13:30 y de 15:00 a 16:00 en Las Noticias de Foro TV, canal 4 de televisión abierta, 104 de Cable y 106 de Sky.

Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 13 de enero de 2011

Manual para canallas / Mis plegarias ya están reservadas

Mis plegarias ya están reservadas





Mi padre fumaba cigarros Raleigh, acostado y mirando al techo. Yo siempre lo recuerdo acostado. Llegaba de trabajar y se acostaba, encendía un cigarrillo y empezaba a maquinar planes de fuga. Bueno, eso creo yo porque al poco tiempo se esfumó. No dijo “voy por cigarros” y no regresó. No, sólo le dijo a mi madre que ya no soportaba esa vida

Y eso se traduce así: ya no aguanto tus reclamos, ni a esos cuatro mocosos, como tampoco dormir a tu lado, ni soporto tu voz, ni me gusta comer tus guisados. Y así sucesivamente. Y como en estos casos, los pretextos sólo eran una bomba de humo para tratar de ocultar algo que se traía entre manos.


La realidad es que mi padre estaba enculado, entusiasmado con una compañera de trabajo que le había sacado lustre a su vanidad. Además de acompañarlo en sus borracheras, ella lo trataba como-me-merezco, seguro pensaba Antonio. Y Antonio comenzó a llegar cada vez más tarde a casa, cada vez más ebrio, cada vez más insolente, como tratando de que mi madre se hartara y lo corriera. Porque como todo alcohólico, mi padre era manipulador y conmiserado: su plan era que mi jefa lo mandara al carajo para tener el pretexto perfecto y decir “no fui yo, fue ella quien tomó la decisión”.


Pero mi madre siempre ha sido un alma de Dios, que pensaba en cosas como “ni modo de correrlo a las tres de la mañana, pobrecito, dónde va a dormir”. Y un buen día, la amante puso un ultimátum a mi padre: o ella o yo. Y Antonio, que creía estar enamorado, sin capacidad para discernir entre el deseo y el amor, hizo una maleta con unas cuantas cosas y se marchó. Dejó una carta estúpida en la mesa. Salió de la casa, no miró hacia atrás, ni nos dio un beso de despedida, ni soltó una lágrima al acariciarme el cabello. No, eso es una idea equivocada que te han inculcado las pinches telenovelas.


A mí no pareció afectarme todo eso al principio, porque cuando eres niño estás más ocupado en el fucho, en construir una casa en el árbol del baldío, en hacerte amigo de los perros callejeros, en soñar con juguetes relucientes, en saborear un caramelo. Pero conforme pasaron los días mi madre lloraba con mayor frecuencia, consciente de que la partida de Antonio no incluía un boleto de regreso. Y también, conforme pasaron los meses, mi jefa se volvió más neurótica y ansiosa, lo que se tradujo en menos paciencia con sus chamacos y más golpes porque no se ponían las pilas, ni trapeaban como se debía o rompían el espejo del ropero.


Mi madre no era una malvada, sólo estaba asustada, estresada por mantener a cuatro chamacos que le recordaban lo miserable que era vivir en cuartuchos rentados con baños compartidos por el vecindario. Y cómo no desesperarse, si el marido era tan feliz en otros brazos que le importaba un carajo si sus hijos tenían pastel de cumpleaños o necesitaban cuadernos nuevos.


Mientras crecíamos tuvimos pocas noticias de Antonio. Nunca fue un padre para nosotros, porque se concentró en serlo para otras niñas que no eran suyas. Luego nos enteramos que teníamos dos medios hermanos, a los que nunca he querido conocer. Y en años recientes supe que la mujer corrió a mi padre, cansada de sus borracheras. Pero el ya tenía otro plan de escape. Ya andaba con una mesera de la cantina que frecuentaba. Y se fue a vivir con ella. Y duraron poco. Y él se refugió en otra mesera menos joven y se curaban juntos las resacas. Y rentaron dos cuartos en una vecindad que me recordaba mi infancia. Eso lo supe por mi hermano, que fue a visitar a mi padre cuando convalecía de una operación sin importancia. Creo que Antonio sólo se ha dedicado a caminar en círculos, pretendiendo escapar de su escasa humanidad.


Todavía recuerdo cuando fuimos a Durango a visitar al tío Julián, que estaba desahuciado. La alegría que le dio vernos, después de tantos años: “No saben cómo le rogué a tu padre para que me los trajera o me los mandara. Yo sabía que mi hermano era bueno, que sí había cambiado”. A mí me hubiera gustado decirle a Julián que nosotros habíamos ido solos, que Antonio ni se molestó en llamarnos por teléfono. Pero no quise arruinarle esa pequeña alegría que él atribuía a su hermano. Quién era yo para amargarle las buenas noticias.


Reflexiono sobre todo esto porque anoche soñé que me avisaban que Antonio había fallecido. Y yo no soltaba lágrimas, ni le dedicaba oración alguna. Sólo colgaba el teléfono, miraba por la ventana y me entretenía mirando a mi vecina mientras paseaba a su perro. Si eso sucediera realmente, no acudiría al velorio. Eso lo tengo muy claro. Si acaso pediría que en su camino lo acompañaran mis ángeles caídos, porque mi ángel de la guarda está ocupado cubriendo turnos extras. Y no mandaré el pésame, ni una corona de flores. Y mis plegarias ya están reservadas. Será que no vestiré de luto, ni derramaré lágrimas falsas, porque soy un cretino y aún no lo he perdonado.

Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico