lunes, 31 de octubre de 2011

GRAN ANGULAR / Peña Nieto y las “telarañas del pasado”

Peña Nieto y las “telarañas del pasado”


Imagen




Enrique Peña Nieto, el más adelantado de los aspirantes a la Presidencia —no sólo del PRI, sino de los demás partido políticos si nos atenemos a lo que dicen las encuestas— empieza a dejar ver su verdadero rostro y el de los intereses que representa conforme la disputa por Los Pinos lo obliga a tomar posiciones políticas e ideológicas.

No sé si para significar que el PRI que lo abandera no es más aquel partido antidemocrático de las siete décadas en el poder —lo que por lo demás sería muy difícil creer— o para enviar un mensaje inequívoco a quienes le exigen a cambio de su apoyo la entrega a particulares de los recursos de la nación, pero el ex gobernador mexiquense habló en días pasados de la necesidad de despojarnos de lo que llamó “telarañas del pasado”, al referirse a la independencia y soberanía nacionales.

Quienes han defendido y prohijado el actual modelo económico, argumentan recurrentemente que la ideología (en este caso la que defiende valores de independencia y soberanía) es un lastre para la generación de la riqueza, la que asumen se repartirá de manera natural y espontánea entre la sociedad. Hay quienes dan por muertas las ideologías cuando tal aserto es, por el contrario, el fundamento “ideologizado” del modelo económico vigente, el del neoliberalismo.

De ahí que conceptos como independencia y soberanía sean para ellos una carga que debe desecharse para dar paso a las fuerzas globales del mercado, lo que no solamente es falso a la vista de las relaciones mundiales y locales de dominación, así como de la aguda crisis económica que sacude a EU y Europa, sino un suicidio para naciones como la nuestra que la mayor parte de su historia han sido víctimas del colonialismo, invasiones y el despojo de su territorio y riquezas, razón por la que se dieron normas que enfatizan en soberanía e independencia, construcciones legales que el neoliberalismo y sus gobiernos priístas y panistas en México se han encargado de ir demoliendo.

Lo dicho pues por Peña Nieto, lo muestra como un títere más de ese modelo global en decadencia y como alguien que no parece haber leído ni un solo capítulo de la historia nacional, pues su dicho ignora que cuando este país ha protegido su soberanía y recursos naturales, es cuando ha sobresalido y crecido.

Lo que muestra el ex gobernador mexiquense con semejante declaración es que lo que le interesa es enviar un mensaje a los grupos de poder económico de México, EU y Europa, en el sentido de que si le dan su apoyo (como hace seis años lo hicieron con Felipe Calderón, muy probablemente con las mismas exigencias), Pemex será privatizado finalmente o la energía será generada cada vez en mayor volumen por particulares, por sólo citar dos ejemplos.

Tal mensaje y petición de apoyo tienen tras de sí una estrategia de dominación y abren la posibilidad —aquí lo hemos advertido— no sólo a la subordinación económica, sino a la intervención directa (acaso militar si se deteriora más el orden constitucional) en materia de seguridad nacional (no la nuestra, sino la de EU), materia en que independencia y soberanía, esas “telarañas del pasado” a las que se refiere Peña Nieto, constituyen tremendo lastre para esas fuerzas dominadoras.

Y todo este aserto no es paranoia, pues con Calderón ese escenario intervencionista es el que padecemos. Si no, revise la información dada a conocer la semana pasada por The Washington Post, en el sentido de que agentes de la DEA ya están infiltrados en cárteles mexicanos del narcotráfico —a los que la secretaria de Estado, Hillary Clinton calificó de terroristas—, lo que sin pudor ni sobresalto aceptó el actual gobierno panista que se conformó con decir que estaba enterado; o lea el artículo de The New York Times que informa que grupos especiales de élite, tanto de Estados Unidos como México, andan a la caza de Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien tanto para Los Pinos como para la Casa Blanca se ha convertido en una especie de “trofeo electoral” ahora que Calderón y Barack Obama ven tan complicada su permanencia y la de los suyos en el poder.

Por todo esto, le digo que Peña Nieto empieza a mostrar su verdadero rostro que no es diferente al de Calderón y al de los aspirantes del PAN, quienes son los que deberían quedar en el pasado como las “telarañas” que debemos limpiar.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

sábado, 29 de octubre de 2011

Pemex, privatizaciones, "nuevo" PRI

Pemex, privatizaciones, "nuevo" PRI








Enrique Peña Nieto, el aspirante priista a gobernar el país nos muestra a quien representa, pretende continuar con las ambiciones neoliberales iniciadas con de la Madrid, perfeccionadas por Carlos Salinas y continuadas por los dos sexenios del PAN, propone la modernización de Petróleos Mexicanos (Pemex) mediante la participación de la iniciativa privada.

El aspirante del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, dijo estar dispuesto a abrir Petróleos Mexicanos (Pemex) a la Inversión Privada, según el México ha sido “rehén” de la ideología, lo que ha frenado el desarrollo y dinamismo en el sector energético.


En entrevista con el Financial Times, Peña Nieto manifestó que se “puede lograr más, crecer más y hacer más a través de alianzas con el sector privado”. El priista evitó discutir planes específicos, o sea solo manifiesta lo que le dicta su titiritero Carlos Salinas.


Enrique Peña, para quien aun lo dudaba, pretende dar continuidad a la labor antinacionalista de su mentor Salinas quien privatizó Telmex y logró que su dueño sea el hombre mas rico del mundo y el servicio telefónico en México siga siendo de los mas caros y deficientes a nivel mundial, se pronunció ante empresarios por abrir Pemex a la inversión privada, ¿ignora Peña lo que le costó al pueblo la expropiación petrolera emprendida por quien es quizá el único presidente digno de un buen recuerdo surgido del "viejo" PRI que es el mismo PRI actual solo que sin maquillaje ni copete, o simplemente le importa poco la historia de México?.


Peña ignora incluso los documentos básicos de su propio partido y la discusión que se generó en 2008, cuando Felipe Calderón, a través del entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, intentó una “reforma energética” que, finalmente quedó en una mini-reforma petrolera frente al descontento no sólo de la izquierda sino de sectores del mismo PRI ante el intento de vender los activos más importantes de la empresa mexicana más estratégica del país.


El dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Gerardo Gutiérrez Candiani dice que la Coparmex comparte plenamente la propuesta del precandidato del PRI Enrique Peña Nieto, en el sentido de privatizar Pemex, por supuesto ¿que se puede esperar del dirigente de los empresarios?.




Peña Nieto no propone disminuir la carga fiscal de Pemex ni tampoco investigar y eliminar la escandalosa corrupción que existe en la paraestatal o buscar mecanismos para hacerla mas eficiente y productiva.Lo que Peña propone es el anhelo del neoliberalismo prianista, privatizar Pemex.


Por supuesto es indudable que en los próximos días veremos que los medios darán cobertura a declaraciones de "expertos" de la derecha neoliberal y empresarios para explicarnos las "bondades" de dicha privatización, en los mexicanos nacionalistas y comprometidos e identificados con la historia de nuestro país esta la labor de impedirlo.


Demian.

Pemex, privatizaciones, "nuevo" PRI

viernes, 28 de octubre de 2011

GRAN ANGULAR / “Los Chuchos”, divididos en el DF

“Los Chuchos”, divididos en el DF

Imagen




Nada permite suponer que el PRD pueda reponer pasado mañana domingo, la elección interna de delegados al Congreso y consejeros nacionales y estatales del Distrito Federal, suspendida el domingo pasado por falta de condiciones para su realización.

La posibilidad se alejó desde el miércoles pasado con la suspensión de derechos como militante del PRD del jefe delegacional en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo. Este personaje —del que aquí informé el 11 de marzo de 2009 que fue procesado por fraude aunque liberado por reparación del daño— fue el que encabezó el domingo pasado la toma del Servicio Nacional Electoral de ese partido en el DF, lo que impidió la realización del proceso.

Por esa razón, la Comisión Política Nacional del partido del sol azteca determinó el miércoles pasado por ocho votos contra seis suspenderlo de sus derechos partidistas, sanción que podría aplicarse en las próximas horas a algunos otros perredistas que lo acompañaron en esa “toma”, según consta en algunos videos.

En el fondo de este asunto está la elección del consejo electoral que definirá las candidaturas para la jefatura del gobierno del DF, las jefaturas delegacionales y los diputados a la Asamblea Legislativa, y la pugna entre las tribus perredistas ha llegado a tal nivel de complejidad que ya hasta la corriente Nueva Izquierda (NI) de “Los Chuchos” —que controla actualmente los principales órganos de gobierno del PRD—, se dividió.

Dos planillas están en la disputa: la 22, encabezada por Lobo y apoyada por la dirigencia nacional del PRD (“Los Chuchos” de NI) así como el Foro Nuevo Sol, entre otras corrientes, cercana a los intereses políticos del jefe de gobierno Marcelo Ebrard; y la 10, encabezada por el diputado local Julio César Moreno, conformada por Izquierda Democrática Nacional de Dolores Padierna y René Bejarano (cercanos a los intereses políticos de López Obrador), pero también por una escisión de “Los Chuchos”, ya que el propio Moreno había sido parte de Nueva Izquierda. En esta última planilla, aunque parezca incomprensible, está la presidenta de la Asamblea Legislativa, Alejandra Barrales, quien se creía estaba con Ebrard. Pero no es así, como tampoco lo es, por lo tanto, que la perredista esté dentro de los prospectos del jefe de gobierno a sucederlo, lo que reduce a dos sus “delfines”: el secretario de Educación, Mario Delgado, y el procurador Miguel Mancera, aunque la presunta fuerza que se asegura ha cobrado la eventual candidatura priísta de Beatriz Paredes, ha llevado a la elaboración de un plan B en el que figuraría la candidatura del ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente.

En la planilla 22, la de Lobo —de quien el diputado Leonel Luna podría pedir hoy a la ALDF su suspensión como jefe delegacional— están en la lucha por Iztapalapa (la “joya de la corona”), los esposos Alfredo Hernández Raigosa, director de Regularización Territorial (DGRT) del GDF y Dione Anguiano, procuradora social, de quienes hemos venido señalando aquí la manera en que presuntamente compran apoyos con recursos de las depedencias que dirigen.

En ese sentido, información del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) corrobora que recursos del programa “Ollin Callan” de apoyo a unidades habitacionales han sido entregados a consejeros ciudadanos de la delegación Iztapalapa, otros de los cuales cobran en la SEP-DF, en el Instituto del Deporte, en la propia Procuraduría Social, en la dirección de Regularización Territorial y en la Asamblea Legislativa.

Todo indica que, hasta ahora, el grupo de René Bejarano y Dolores Padierna, cercano a AMLO, va doblando al de “Los Chuchos”, con Ebrard. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Lograrán ponerse de acuerdo para reponer el proceso electoral interno con el menor costo posible para ese partido y sus precandidatos presidenciales? Se ve difícil. Por lo pronto, todo indica —le decía—, que este domingo no habrá elección interna del PRD, en el DF.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

GRAN ANGULAR / PRD: descomposición y fractura

PRD: descomposición y fractura


Imagen





La suspensión, el domingo pasado, de las elecciones internas del PRD en cuatro estados y el Distrito Federal es expresión de una muy fuerte disputa política entre Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard en busca de la candidatura presidencial de ese partido político, lucha que, por cierto, es justificable, desde la perspectiva de la democracia, como lo son también las que tienen lugar en el PAN y el PRI.

Que la suspensión haya sido consecuencia de las acusaciones que se lanzaron los grupos contendientes de haber recurrido a maniobras ilegales para ganar posiciones en el congreso nacional y los consejos nacional y estatales, es resultado, por otra parte, de una descomposición atizada por la histórica pugna de las corrientes internas que hoy representan a la diversidad de partidos y grupos de la amplia gama de la izquierda que se unificaron el 5 de mayo de 1989, para constituir al PRD.

El que esos grupos procesen sus diferencias es un proceder democráticamente válido, aunque la rijosidad proverbial de muchas de esas tribus (explicable en todo caso por las luchas sociales y políticas de las que provienen), no es del agrado del ciudadano medio, de ahí que perjudiquen al partido como opción electoral.

La pregunta es entonces: ¿qué ha llevado al PRD a tal descomposición?, ¿las pugnas de sus tribus?, ¿la violencia de su proceder? Algo hay de eso, pero sin menoscabo de las naturales tensiones internas de cualquier organización política, la respuesta debe buscarse también, y creo que sobre todo, en el proceso electoral de 2006, sus resultados y sus consecuencias.

López Obrador, no se olvide, había llevado al partido, durante su liderazgo nacional (1996-1999), a la consecución de los mejores resultados de su histioria; y como jefe del gobierno del Distrito Federal (2000-2005) había tomado tal impulso hacia Los Pinos que su triunfo electoral parecía irreversible.

Pero más allá de los errores cometidos por él o de los aciertos de su principal contrincante político, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dictaminó que el PRD y su candidato perdieron la elección presidencial de 2006 por una diferencia de 0.56% de los votos, sin dejar de reconocer que en el proceso se violó la ley, pero nada más tantito, no lo suficiente como para cancelarla, y todo esto después de que Calderón, con la justificación de que la ley no lo permitía, se negara a recontar voto por voto y casilla por casilla.

Así las cosas, los órganos de dirección del PRD y su militancia asumieron que hubo fraude electoral y que les robaron la elección, por lo que no reconocían el gobierno de Felipe Calderón.

Pero a partir de ese momento hubo dentro del partido quienes empezaron a empujar (acaso cooptados, tal vez comprados o quizás convencidos) hacia el acercamiento, primero y el diálogo político, después, con el panismo en el poder. Dentro de los dialogantes estaba destacadamente el grupo de Nueva Izquierda, encabezado por Jesús Ortega y Jesús Zambrano, “Los Chuchos”, quienes, en esa línea, tomaron el control de los órganos de gobierno del partido, con el apoyo velado de Los Pinos.

Jesús Ortega contendió por la presidencia nacional del PRD contra Alejandro Encinas, más cercano al grupo de Izquierda Democrática Nacional, a López Obrador y quienes desconocían, y aun desconocen, al actual gobierno.

Aquella elección del 23 de marzo de 2008, llena de maniobras turbias de los equipos de ambos contendientes, la ganó Encinas según el órgano electoral perredista, pero la impugnó Ortega ante el TEPJF. Éste resolvió finalmente a favor de Ortega y “Los Chuchos”, quienes desde entonces mantienen el control de los órganos de gobierno del PRD, ahora con Jesús Zambrano a la cabeza.

La “bola envenenada” en que se convirtió aquella resolución jurisdiccional dividió al partido y la fractura se profundizó con otra, lanzada recientemente por el mismo tribunal al ordenarles reponer la elección de delegados a su congreso nacional y consejeros, en la de por sí contrapunteada coyuntura de la inminente definición del candidato presidencial de ese partido.

La actual descomposición del PRD parece entonces pasar necesariamente por las maniobras de Calderón para legitimar lo que no todos le reconocieron en las urnas y de destruir, de una vez por todas, la opción de cambio que contra viento y marea han sostenido AMLO y su movimiento. Y en política lo que parece es.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

Objeciones de la Memoria / PRD: a reconstruir la unidad

PRD: a reconstruir la unidad

Imagen





Lo ocurrido recientemente en el PRD se debe, en gran medida, a la ausencia de una autoridad política que esté por encima de los conflictos, de los grupos, de las corrientes, que pueda colocarse como una autoridad por encima, incluso, del propio partido. Por ello, es necesario apelar a la recomposición y a la unidad.

Todas las fuerzas deben poner de su parte para superar las diferencias y organizare adecuadamente para enfrentar en unidad los retos por venir.

La del PRD es una historia de lucha, de trabajo muy importante en la ciudad de México y el resto del país, lucha que viene de muchos años atrás. Esta fuerza política ha logrado notables transformaciones sociales con su agregado de mayor bienestar social en la capital de la República. Sus legisladores, a partir de 1997 a la fecha, han abierto horizontes de libertades y de equidad como no la hay en otras entidades de la República.

Por tanto, no hay que entramparse en conflictos internos sino mirar hacia las elecciones de julio del año próximo y obtener el triunfo que es lo más importante. En este sentido, resulta fundamental contar con una nueva dirigencia que organice al partido.

Por eso es muy importante corregir. El PRD tiene que volver a colocarse al frente de las grandes causas de la sociedad mexicana. Ello implica asumirse como “la” oposición en el país, como la cabeza de la movilización; como el articulador de los diversos movimientos, sectores y demandas populares. Como el referente de un abanico de fuerzas que se unifican desde la izquierda y el campo progresista.

Para lograr estos objetivos, el PRD debe continuar combatiendo sistemáticamente las acciones de una derecha agresiva —sea del PAN o del PRI—, pues sólo así logrará diferenciarse y atraer la votación mayoritaria de la población.

Hay que seguir solidarizándose con los movimientos sociales, sí; hay que reivindicar tajantemente los derechos de las mujeres en los estados donde éstos se pisotean y criminalizan; hay que denunciar la naturaleza reaccionaria y oligárquica de gobiernos priístas y panistas, sí. Pero sobre todo, hay que privilegiar el interés mayoritario.

El PRD necesita relanzar, en unidad, a sus gobiernos para que recuperen el perfil de izquierda, con fuerte posicionamiento basado en la plataforma de las políticas sociales y las libertades individuales.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Objeciones de la Memoria / Ser de izquierda es un proyecto de vida

Ser de izquierda es un proyecto de vida


Imagen




Cualquier coalición política con el PAN o el PRI en la capital de la República para 2012 representaría un retroceso pues, con cualquiera de ellos, se desmantelaría todo lo construido en materia social en esta ciudad.

No es sólo un prurito de pureza ideológica, es un asunto práctico. Los gobiernos de PAN y PRI en el resto del país no creen en todo lo que se ha construido socialmente aquí en el DF. Por el contrario, se han opuesto y han querido desmontarlo. Si ha habido importantes avances en ese tema en la capital del país ha sido gracias a gobiernos de izquierda y a la participación ciudadana.

Ser de izquierda no es una moda, sino un modo de vida. Es una filosofía. Es un compromiso para siempre, permanente, más allá de cargos públicos y coyunturas.

Por ello, es válido preguntarse qué pasará con las políticas sociales a partir de 2012. La idea es profundizarlas, avanzar más. Hay que extenderlas, hacerlas más grandes para todas y todos. También, vincularlas con el crecimiento económico y la generación de empleos. Ese es el reto, sí, pero hay que cuidar lo conquistado.

En una coyuntura como la presente, ¿cómo podemos garantizar lo anterior? Con la participación social y gobiernos de izquierda que profundicen el cambio iniciado.

Por eso es muy importante mantener gobiernos de izquierda con definiciones muy claras.

¿Qué es un gobierno de izquierda? El que tiene compromiso con la gente, el que visita y entiende a las comunidades. A todos los conglomerados, pero especialmente a quienes habitan en barrios y zonas marginadas. El que promueve el acceso a la cultura, la equidad de géneros, el respeto a la diversidad. El que pugna por los equilibrios territoriales, alienta el trabajo, la economía social, el cooperativismo. De igual forma, el que construye una democracia participativa e impulsa un desarrollo con pleno respeto a la ecología y el equilibrio ambiental.

Por eso es fundamental que haya gobiernos de este tipo, que garanticen estas políticas y las profundicen.

Para volver a ganar en el DF necesitamos una izquierda unida. Si eso es lo que queremos, trabajemos por ese objetivo. Descartemos las alianzas con la derecha porque eso sí dividirá inevitablemente a la izquierda.

Ser de izquierda es un proyecto de vida. Un proyecto que nunca termina. Un proyecto de transformación, de inclusión, de bienestar general que implica esencialmente un compromiso con los excluidos del bienestar y del goce de sus derechos sociales.

Si lo que buscamos es defender lo realizado hasta ahora en materia social en el Distrito Federal y profundizarlo, lo que corresponde y conviene a todos es la unidad y la opción de un gobierno de izquierda.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

jueves, 27 de octubre de 2011

Manual para canallas / Los nombres que nos ponen a los locos

Los nombres que nos ponen a los locos


Imagen






Cuando has crecido entre goteras y perros callejeros, asustado por los relámpagos o con tristeza porque tu madre sollozaba en las madrugadas, no puedes creer en imbéciles que cantan baladas, como tampoco confiar en superhéroes.

Será por eso que creo más en los poetas que en las canciones de la radio. Será por eso que mi corazón está en deuda con tipos que fueron perseguidos, exiliados o abatidos debido a sus ideales. Será por eso que, huérfano de padre, elegí un ejército de tutores fantásticos y elocuentes, sensibles y feroces, brillantes y modestos, como Antonio Machado, Mario Benedetti, García Lorca, Ernesto Cardenal, Efraín Huerta y, desde luego, Roque Dalton. Y gracias a ellos es que no temo a la locura, ni rehuyo a la gracia de vivir cada día como si firmara la carta de un suicida. Y es por ellos que encuentro placer en las cosas menos comunes y en las más simples. Gracias a sus enseñanzas es que cedo el asiento a las ancianas en el Metrobús o reclamo a los imbéciles que dicen guarradas a las mujeres. Por la poesía es que esta bendita locura me va como anillo al dedo. Porque la poesía es sentarte a comer galletas saladas en la cornisa de un edificio, es leer a Jaime Sabines en brazos de una mujer desnuda, es educar a tus hijos para que sean más audaces que tú, es hacer el amor como si te asesorara un demonio, es acariciar a una mujer como si algún dios te aconsejara, es lanzarte al vacío sin paracaídas, es coleccionar desamores como un taxidermista, es marcar en el calendario los adioses sin retorno. Sí, la poesía es el mejor arsenal contra las rutinas, es el brebaje que contrarrestará el aburrimiento en los días grises, las tardes ruines, las madrugadas en vela. Porque la poesía es Roque Dalton, el padre que nunca tuve, el maestro que me enseñó el arte de las pequeñas cosas: “A los locos no nos quedan bien los nombres./ Los demás seres/ llevan sus nombres como vestidos nuevos,/ los balbucean al fundar amigos,/ los hacen imprimir en tarjetitas blancas/ que luego van de mano en mano/ con la alegría de las cosas simples./ ¡Y qué alegría muestran los Alfredos, los Antonios,/ los pobres Juanes y los taciturnos Sergios,/ los Alejandros con olor a mar!/ Pero los locos, ay señor, los locos/ que de tanto olvidar nos asfixiamos,/ los pobres locos que hasta la risa confundimos/ y a quienes la alegría se nos llena de lágrimas,/ ¿cómo vamos a andar con los nombres a rastras,/ cuidándolos, puliéndolos como mínimos animales de plata... / Los locos no podemos anhelar que nos nombren/ pero también lo olvidaremos”.



-O-



Todo mundo presume que una famosa le firmó su disco, que se tomó una foto con cualquier pendejo de la tele, que tiene un primo que estudió con el que sale en las noticias, pero nadie encuentra relevante decir “hoy leí algo que me puso a pensar”, porque nadie parece detenerse en las declaraciones de amor que legó Roque Dalton: “Siempre vieron al pueblo/ como un montón de espaldas que corrían para allá,/ como un campo para dejar caer con odio los garrotes./ Siempre vieron al pueblo como el ojo de afinar la puntería/ y entre el pueblo y el ojo,/ la mira de la pistola o el fusil./ (Un día ellos también fueron pueblo/ pero con la excusa del hambre y del desempleo/ aceptaron un arma, un garrote y un sueldo mensual)”. Pero hay multitudes, esto lo digo yo, que entienden perfectamente los titulares en las revistas de chismes, que se conmueven con la pobrecita a la que le fueron infiel, que maldice al desgraciado que la engañó. Y esas multitudes son las mismas que no se inmutan con las 50 mil muertes que ha causado la cruzada contra el narco. Hay multitudes que nunca han leído a Jaime Sabines pero suspiran con eso de ay-que-bonito cuando escuchan a Mariano Osorio. Hay multitudes que nunca entenderían los reclamos de la poesía menos cursi: “Siempre vieron al pueblo aguantando,/ sudando, vociferando,/ levantando carteles, levantando puños/ y cuando más diciéndoles:/ “chuchos hijos de puta, el día les va a llegar”./ (Y cada día que pasaba/ ellos creían que habían hecho el gran negocio/ al traicionar al pueblo del que nacieron:/ “El pueblo es un montón de débiles y pendejos —pensaban—/ qué bien hicimos al pasarnos del lado de los vivos y de los fuertes”). Y sí, Roque Dalton simpatizaba con los débiles, luchaba a su lado, escupía verdades a los poderosos, hasta que una bala apagó su flama, mas no la ferocidad de su legado: “Siempre vieron al pueblo/ crispado en el cuarto de las torturas,/ colgado, apaleado, fracturado,/ tumefacto, asfixiado, violado,/ pinchado con agujas en los oídos/ y los ojos electrificados,/ ahogado en orines y mierda,/ escupido, arrastrado, echando espumitas de humo sus últimos restos/ en el infierno de la cal viva”. Y no, no hubo quien hiciera justicia a Roque, ni al pueblo por el que tanto levantó la voz, pero sus letras han forjado mejores hombres y han dado fuego a la poesía. Y ese fuego encontrará refugio en algunos hombres más locos que sus padres. Y esos testarudos serán más lunáticos en ciertas fases de su existencia. Y usarán el cabello largo, marcharán junto a un ejército de soñadores, caminarán demasiado tiempo sobre la cuerda floja, empeñarán el reloj y hasta el corazón por una chica, creerán morir por unos ojos que no los han de volver a mirar, y escribirán intentos de poesía mientras escuchan a Serrat, a Calamaro, a José Alfredo, Bunbury, a Sabina o Los Cadillacs y Babasónicos... Y esos nuevos locos, los más locos que sus padres, harán que este jodido mundo parezca más llevadero.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

Manual para canallas / Estos labios que saben a despedida

Estos labios que saben a despedida


Imagen




“Los hombres como tú no duran mucho solos. Necesitan el conflicto para sentirse vivos”. Así fue como Mariana me advirtió que no tardaría en buscarla. En otras palabras, me llamó “codependiente”.

Supongo que tenía razón. En aquella época yo era un idiota. Bueno, en realidad lo sigo siendo aunque ahora lo disimulo bastante bien. Bueno, en esos años yo era de los que se iban y dejaban la puerta emparejada. O lo que es lo mismo, salía de una relación y tardaba en “dejarla ir”. Así que era de esos que a las dos de la mañana le llamaba a su ex vieja sólo para decirle que justo pensaba en ella. Mariana se hacía la difícil unos instantes y luego se despedía con “a ver qué día de estos nos vemos”. Pinche alcohol, es el diablo, pensaba yo al otro día y con la resaca encima. Malditas justificaciones para mis estupideces. Y no, afortunadamente no regresé con Mariana, pero seguido la llamaba con cualquier pretexto. Lo único que hacía era estar merodeando para saber si ya salía con alguien, si me había olvidado, si la puerta seguía emparejada. Ya lo dije antes: yo era un idiota. Y eso sólo se cura con el tiempo, aunque no en todos los casos. Tuve que conocer a otras chicas, enamorarme de nuevo, deprimirme por algún engaño, doblarme del dolor y besar el suelo, para luego amanecer con la peor resaca y darme cuenta de que sólo tenía dos opciones: O me dejaba de pendejadas o simplemente me dedicaba a caminar en círculos. Desde entonces dejé de llamarle a mis ex novias, me prometí no empeñar el corazón en una relación y, lo que es mejor, me curé de esa pinche costumbre tan mexicana de ser codependiente. Mi madre fue codependiente, al igual que mis hermanas, alguna prima, la tía abandonada, mi tío que lleva tres divorcios y hasta la mascota de mi primo Lalo.



-O-



Como muchos que conozco, igual que el primo de un amigo, tuve rachas bastante críticas. En la secundaria era de los que mandaban cartitas a la chica que me gustaba y que nunca me peló. En la prepa le escribía poemas bastante cursis a mi novia en turno. Hasta que de tanto tropezar me di cuenta que el amor es un comercial de la tele, un aparador de tarjetitas ridículas de Hallmark. Desde entonces sé que una relación amorosa es una lucha de poder, que Joaquín Sabina tiene razón en eso de que el amor es un “juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño”. Y por es que no soporto que alguna ex vieja me llame en la madrugada para preguntarme tonterías. “Hola, ¿estabas dormido?” Noooo, suelo responder, “en realidad mi vida es tan vacía que estaba esperando que me llamaras para poder conciliar el sueño”. La última vez que me habló Daniela a las dos de la mañana fue para invitarme a una fiesta cerca de mi casa. Si hubiera querido llevarme me habría avisado temprano, no hasta que el alcohol le aconsejó que se le antojaba dormir con alguien. “Hola, ¿estás ocupado?”, su voz derrapaba por los tequilas. “No, claro que no. Sólo estoy tratando de amaestrar las pulgas de mi perro y esto lleva mucho tiempo”, respondí. Ella trató de hacerse la graciosa: “¿Y por qué no entrenas a las tuyas?”. Pude enfadarme pero preferí contestar con sangre fría: “Porque ya no tengo. Desde que te fuiste me las quité bañándome diario”. Ella hizo una pausa y el silencio fue igual de espeso que la crema de maní. “Ay, qué feo eres”, fue su queja tímida. “Wey, no son horas, no es de Dios llamar a un cristiano a estas horas”, argumenté. “Ya en serio, tengo ganas de verte”, insistió. Entonces le di un consejo: “Oye Daniela, voltea tantito y mira hacia allá, ves, ahí hay al menos tres sujetos tan borrachos como tú y que seguro se mueren por llevarte a la cama”. Ella cortó la llamada. Supongo que lo pensó bien y me volvió a llamar a los 15 minutos. “Ay Roberto, no seas así conmigo, en verdad te extraño”, parecía sincera. La imaginé con sus jeans ajustados, con una blusa que resaltaba sus senos generosos, con el cabello suelto y el maquillaje perfecto. “Cuando terminamos me advertiste que eras tan afortunada que encontrarías a alguien mejor que yo, que no te costaría trabajo. ¿Acaso perdiste tu patita de conejo?”, ya me había hartado. “Tú lo que quieres es que acabe odiándote”, esa mujer era insistente. “Lo único que deseo es que ya no me llames cuando estés caliente, porque seré yo quien termine con resentimientos” y colgué. Daniela ya no insistió y han pasado meses en los que agradezco que me deje tranquilo, amaestrando a mis defectos para que no se vuelvan una jauría en mi contra.


-O-



Por eso ya no escribo poemas cursis, ni invierto demasiado en quimeras. Las mujeres suelen percibir tus debilidades y usarlas a su favor en este juego cruel y mundano en el que sobran los reclamos. Uno es un tonto siempre que se empeña en seducir a alguien. Y le sonríes con esa sonrisa estúpida de los que se sienten cómodos. Y le compartes tu vida y te ríes de sus chistes más bobos. Y descuidas tus flancos más frágiles y cuando te das cuenta ella se ha apoderado de tus debilidades. Y ahí vas como idiota a darle entender que tuya es su voluntad. Y hará lo que se le pegue la gana para demostrar que es ella quien gobierna tu corazón. Y cuentas las horas, los minutos para volver a verla. Pero a final de cuentas el encantamiento no dura tanto y acabarás subiendo a un tren oxidado, intentando escapar de los recuerdos, de los momentos malos, de los adioses amargos y los labios que habrás de volver a besar. Y en tus momentos más desolados intentarás encontrar consuelo en otros brazos, acaso en alguna canción adolorida o en un poema que resuma tu abandono. Y Sabina será tu hermano cuando cante eso de “este pez ya no muere por tu boca,/ este loco se va con otra loca,/ estos ojos no lloran más por ti”. Por eso es que hay tantos aspirantes a suicidas, tantos hombres solos, tanto desahuciado que escribe tonterías que tal vez signifiquen algo: “A veces escribo con las mismas manos de acariciarte. Y a veces escribo con las mismas ganas de verte. Y en ocasiones sólo escribo pendejadas, demasiadas para alguien que pierde mucho tiempo extrañándote. A veces vocifero con la misma boca de besarte. Y me maldigo por no atreverme a romper la fotografía que me dejaste”. Sí, me cae que hay venenos que sólo se difuminan con el antídoto correcto, con palabras como mantras que deberíamos repetir hasta el cansancio: “A veces te invoco con los mismos labios de besarte. Y a veces te maldigo con los mismos labios de invocarte. A veces pasan por mi mente, como en una cámara super 8, las metáforas de tu cabello alborotado, las postales de tu vientre desnudo.. Y en ocasiones reapareces. Y a veces pasa el tiempo y no sucede nada. Me estoy doctorando en el oficio de invocarte, con los mismos labios que solían encender tu fuego”.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

viernes, 14 de octubre de 2011

GRAN ANGULAR / PANamericanos

PANamericanos

Imagen





La voracidad política y económica así como la mala planeación podrían empañar los XVI Juegos Panamericanos que esta noche se inauguran en Guadalajara, sin que entre los tapatíos exista un gran entusiasmo por su realización y sí molestia porque no perciben los beneficios que les prometieron traería este evento internacional.

Después de 13 años de intentar la sede de esta competencia, Guadalajara la consiguió y Carlos Andrade Garín, principal promotor del evento, desplegó una campaña que, más allá de lo deportivo, donde no cabe duda que habrá un buen nivel, se centró en los eventuales beneficios que dejaría a los jaliscienses.

Desde un principio la organización se contaminó con la política y los negocios. Mientras que en Río de Janeiro (sede de la anterior edición) se nombró como presidente del Comité Organizador a Joao Havelange, quien había sido presidente de la FIFA y atleta de alto rendimiento, en Guadalajara se designó al gobernador Emilio González Márquez. Su extracción panista lo llevó al choque con quienes en la fase de organización fueron presidentes municipales de Guadalajara, todos de extracción priísta, y con la Universidad de Guadalajara, que disponía de algunas de las instalaciones para los eventos.

Los blanquiazules no tuvieron recato al adjudicarse los juegos como un logro de su partido. En varias ocasiones, los diputados locales del blanquiazul se pusieron camisetas con la leyenda “Soy PANamericano” en alusión directa a su partido. Márquez, por su parte, participó hace poco en una carrera de promoción de los juegos con el número 2012, en alusión a su aspiración presidencial, que no ocultó después en una entrevista de TV. Así que el gobernador, poco antes de que declinara a la candidatura, usaba los juegos para promover su imagen.

En 2006, cuando se presentaron las primeras proyecciones financieras, se habló de un costo de 180 millones de dólares, cifra que se ajustó en 2007 a 280 millones de dólares y cuya estimación más reciente es de 750 millones de dólares, el equivalente a 9 mil millones de pesos. Se encarecieron.

La Villa Panamericana, por ejemplo, se construyó en un predio llamado El Bajío, en el bosque de La Primavera, muy cerca del estadio de las Chivas, que grupos ambientalistas denunciaron es zona de recarga de mantos freáticos y que, además, tiene varios litigios respecto a la pretensión de vender los departamentos una vez concluido el evento. Se supo que el gobierno tuvo que prestar dinero a las empresas constructoras, cuando hace 11 años se usaba como argumento de los beneficios del evento que se detonaría la inversión privada.

El estadio Panamericano, cuya pista todavía terminaba de cimentarse el miércoles pasado, tuvo antes cinco pretendidas ubicaciones, dos de ellas en áreas protegidas y siempre bajo la sospecha de negocios en beneficio de intereses privados.

El velódromo, otro ejemplo de la mala planeación, se construyó con una serie de postes que taparían las cámaras utilizadas por los jueces de los eventos de ciclismo, por lo que hubo que quitarlos, descuido que costó algo así como 26 millones de pesos.

Pero también se engañó a la gente pues se prometieron ampliaciones de carreteras, trazos de nuevas calles y mejoras al transporte que no se hicieron. Lo que sí se hizo fue una carril confinado en las principales avenidas (Carril Panamericano) que será para el transporte exclusivo de deportistas y autoridades de los juegos, y ha generado monumentales congestionamientos viales que tienen a los tapatíos con los pelos de punta. Esos congestionamientos han agravado el problema de la contaminación, lo que impide garantizar que no habrá contingencias ambientales durante la competencia.

Y súmesele a ello el siempre preocupante problema de la seguridad en una plaza que sigue siendo disputada por Los Caballeros Templarios, el cártel del Pacífico Sur y lo que queda del de Ignacio Coronel. Ojalá nadie, ni ciudadanos, ni atletas, ni autoridades, sean víctimas de su violencia al estar en el lugar y el momento equivocados.


Instantánea

¿OPORTUNISMO? Las críticas de Santiago Creel a Elba Esther Gordillo en el tema educativo parece ser la forma que el aspirante a la candidatura presidencial del PAN encontró para pegar y evidenciar la distancia que lo separa tanto de Felipe Calderón como de Josefina Vázquez Mota. Y es que al descalificar la “Alianza por la calidad educativa”, que tanto Calderón como Vázquez Mota se acreditan como logro, Creel choca con sus dos contrincantes, aunque con “La Maestra” sólo se confronta de ladito, sin el valor de hacerlo abiertamente, cara a cara, pues sabe que le podría responder con algo de toda la información que tiene sobre su paso en Gobernación



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico

Objeciones de la Memoria/La Federación sigue castigando a DF

La Federación sigue castigando al DF


Imagen





Ahora que parece hay más cercanía entre el gobierno federal y el del Distrito Federal, el primero bien haría en ser más solidario con los habitantes de esta ciudad, a los que ha privado de recibir miles de millones de pesos, vía presupuesto, de 1999 a la fecha.

Obvio es señalar que dichos recursos hubieran ayudado a profundizar las políticas sociales que tanto beneficio aportan a los capitalinos y que, al mismo tiempo, prestigian a la autoridad local. No obstante, aún en estos días la Federación sigue golpeando a la ciudad de México y amenaza con recortarle 14 mil millones de pesos.

Hace 12 años, aquélla despojó a la capital de la República de los fondos federales para combatir la pobreza, recursos que sí recibe el resto de los estados, menos el DF. Sólo por el Fondo de Aportaciones a la Infraestructura Social, cada año se han dejado de recibir casi mil millones. Es decir, en pesos de hoy, el gobierno federal le debe al del DF ¡12 mil millones de pesos! Eso es discriminar a la ciudad de México y afectar el bienestar de sus habitantes.

En virtud de lo anterior, junto con más de 50 organizaciones de la sociedad civil y legisladores locales creamos el Frente de Organizaciones en Defensa del Presupuesto Social del Distrito Federal con el cual llevaremos a cabo diferentes acciones políticas para evitar mayores recortes al gasto del DF el año próximo. No buscamos que se mantenga el actual presupuesto sino que aumente porque es una prioridad, especialmente en épocas de crisis.

Pediremos al Congreso de la Unión la devolución de los citados fondos, y a la Asamblea Legislativa capitalina que autorice los recursos suficientes en 2012 para fondear las políticas sociales, como derechos y con garantía presupuestal.

Consideramos que es fundamental defender el gasto social porque es el presupuesto de la gente, es el recurso que llega a la población, por lo tanto es el presupuesto más importante.

Si año tras año aumentan los ingresos que capta el gobierno federal no vemos por qué se tenga que mantener al DF a raya, eliminándole los recursos, quitándoselos, regateándoselos, cuando esta es la capital de toda la República.

Es la entidad que mayores recursos aporta al erario. Aquí se factura la mitad de la recaudación del IVA, la mitad del Impuesto Sobre la Renta. La actividad económica del DF sostiene con mucho el presupuesto federal, pero por cada peso que le allega al gobierno federal éste sólo le regresa siete centavos. Tal es el tamaño de la iniquidad. Es hora que la Federación apoye a los habitantes de esta capital y les devuelva, simplemente, lo que les quitó.




Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

jueves, 13 de octubre de 2011

Manual para canallas / Con la calma de un equilibrista

Con la calma de un equilibrista


Imagen




El policía jaloneó con rabia a mi tío Gonzalo, quien se resistía a subirse a la patrulla. Yo me aferré a la pierna de Chalo como si aquel esfuerzo fuera suficiente para salvarlo. Yo tenía unos once años, pantalones remendados y mucho miedo.

De volada llegó otro poli para apoyar a su “pareja”, pero mi tío se empeñaba en zafarse. Y yo seguía intentando “salvarlo” , aunque en realidad sólo era una insignificante rémora que nada podía hacer. Hasta que el otro poli me aventó con facilidad a un lado y acabé rodando por el suelo En cuanto lograron controlar al “sujeto” y reportar un 52 en 16, uno de ellos recogió su gorra, me miró con la misma indiferencia que a un carterista al que no vale la pena corretear porque “hay cosas más importantes”. El guardián del desorden ni se molestó en preguntarme si estaba bien, si vivía cerca o si tenía manera de llegar a mi casa, sólo se subió a la patrulla y se largó. Pero él no tenía la culpa. Sí, a mí me pareció en ese momento que era un culero, pero en realidad la culpa era de mi tío por emborracharse cuando se supone que debía cuidarme y sobre todo por ponerse a orinar en la vía pública. Y encima de todo, Gonzalo se puso al brinco con “nosotros que somos la autoridá, pareja”. Yo entré en pánico cuando empezó a forcejear con el policía. Y como siempre sucede cuando el miedo te cimbra, te aferras con todas tus fuerzas a la primera o a la última esperanza. Entonces me aferré a la pierna de mi tío, como si eso fuera suficiente para salvarlo o para no quedarme solo. Porque tuve que regresarme caminando a la casa, a una media hora de distancia, y contarle a mi madre lo que había pasado. Una vez más, mi jefa tuvo que ir a sacar a unos de sus hermanos de la cárcel: ya saben, pagar la multa por faltas administrativas, escuchar el sermón del juez y luego llevarse al familiar siempre “muy apenado, carnala”. Ah y la promesa típica de “no te preocupes, hermana, en la quincena te pago lo de la multa”. Como si nosotros tuviéramos el suficiente dinero para esperar a que llegara el pinche día de quincena. Y cuando no era uno era otro, pero los hermanos de mi jefa siempre se las arreglaban para darle problemas, para mortificarla: siempre que se empedaban, acababan en nuestra casa. A veces se peleaban y llegaban todos madreados, sangrando por la nariz. En ocasiones llegaba algún vecino a decir que “vaya a recoger a su hermano, que está tirado allá por el parque”. O simplemente llegaban a las tres de la mañana a seguir la fiesta, con sus amigotes y la triste guitarra, “nomás porque mi carnala es a toda madre”. Y claro, mi jefa que siempre fue buena gente nunca supo decir que no. Eso era parte de mi infancia: convivir con el alcoholismo de mis tíos, lidiar con sus locuras, acompañarlos al futbol y regresar solo a casa porque les agarraba la pasión por las caguamas; o esperarlos en el coche, afuera de la cantina, hasta que dos o tres horas después salían de “curársela”. Yo no recuerdo que alguno de ellos me dijera algún día: “Mira, este libro de poemas es una maravilla”. Aunque sí me advirtieron cosas como “hijo, el alcohol es el diablo” o “hijo, las mujeres son el diablo” y eso de “hijo, el amor es el diablo”. Y yo no tenía más opción que aprender a caminar sobre la cuerda floja... y aún lo sigo haciendo, sin maestría ni vocación, sólo por aferrarme a la posibilidad de no caer al precipicio.


-O-



Hay gente que se aferra a imposibles, a una mujer inalcanzable o un sueño guajiro. Hay hombres que se aferran a imaginar otra vida menos miserable: pero no quieren una mujer sensible, sino el auto del año o el suficiente dinero para dejar el trabajo o la suerte de ganarse el Melate. Y también hay hombres que se aferran a la poesía y seducen mujeres de ojos grandes. Como igual hay hombres que se agarran de sueños aterrizables: renunciarle a un pésimo jefe, viajar de polizonte, permanecer con su novia de la prepa, recitar poemas frente al mar, leer 20 libros al año, escribir su epitafio, besar con pasión a su mujer cada mañana, construir un puente de confianza hacia sus hijos, escribir una carta de amor sin temor a sonar cursi, mojarse bajo la lluvia como un niño, encontrar figuras en la nubes, ahorrar para que su hijo vaya a la universidad, comprar cajitas de palillos y construir un castillo a escala, mirar desde el techo y boca arriba algunas lunas de octubre, rodearse de amigos entrañables, llenar de besos a su madre, contar los abrazos que aún le faltan por dar, mirar el cielo en busca de la nube que les recuerde la infancia... o escribir con las mismas manos de acariciar. Yo aún sigo aferrándome al legado de mi madre, como cuando era chavito. Aún tengo presente el día que me subí por vez primera a la rueda de la fortuna: estaba aterrado, la altura me producía vértigo, así que me aferré con desesperación al brazo de mi jefa. Y ella me protegió con sus palabras sabias: no tengas miedo, siempre estaré contigo cuando haga falta. Y no me ha fallado. Así que cuando me siento al borde del abismo, hago un alto en el camino y pienso en lo que haría ella. Ya lo he dicho antes, me sigo aferrando a sus enseñanzas y aunque a veces he caído tengo la fortaleza para levantarme, sacudirme el polvo y seguir adelante. Y a veces, cuando no es suficiente, me receto una dosis de Ya no sé que hacer conmigo: Y hasta me receto una dosis de El Cuarteto de Nos: “Ya aprendí a falsear mi sonrisa, ya caminé por la cornisa./ Ya cambié de lugar mi cama, ya hice comedia, ya hice drama,/ fui concreto y me fui por las ramas,/ ya me hice el bueno y tuve mala fama./ Ya fui ético y fui errático, ya fui escéptico y fui fanático,/ ya fui abúlico y fui metódico, ya fui púdico y fui caótico./ Ya me cambié el pelo de color, ya estuve en contra y estuve a favor./ lo que me daba placer ahora me da dolor,/ ya estuve al otro lado del mostrador”. Pude aferrarme a sueños más redituables, como ser abogado de ejecutivos o asesor de compañías petroleras, pero mi alma estaría empeñada con los desalmados. Y yo prefiero este armazón descontinuado, esta profesión que es heredar a mis hijos una mirada melancólica, una colección de discos memorables, la suficiente poesía para enamorar mujeres de ojos grandes y la actitud de los que no confían nunca en las promesas de los políticos. Las revoluciones empiezan por uno mismo. Y los sueños más bohemios siempre te dejarán una sonrisa frente al espejo. Y tu locura será tu aliada. Y cada canción te sabrá a victoria. Y cada poeta te parecerá un amigo. Y las mujeres te besarán con ganas de no olvidarte. Y si alguien intenta olvidarte, no tardará mucho en buscarte. Y si no te buscan, habrás aprendido a mirar al abismo con la misma calma del equilibrista.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

Ebrard sabe que los izquierdistas nunca lo elegirían

Ebrard sabe que los izquierdistas nunca lo elegirían


Imagen





Marcelo Ebrard Casaubón, Jefe de Gobierno del Distrito Federal y aspirante a la Presidencia de la República, ha definido la estrategia que empleará para ganarle a Andrés Manuel López Obrador la disputa por la candidatura presidencial del PRD, PT y los movimientos Ciudadano y Regeneración Nacional: persuadiendo a todo el electorado, menos a los electores de izquierda, que él debe ser el candidato, por paradójico que suene, izquierdista.

Esto último ha devenido en una especie de traición ideológica del ‘Carnal’ hacia todos los ciudadanos progresistas que lo eligieron a él como mandatario capitalino y hacia aquél que le rescató su carrera política y lo dotó de popularidad y prestigio, López Obrador. Y es que Ebrard, no conforme de distanciarse, ha pretendido lucrar políticamente planteándosele al elector como una opción completamente distinta que ellos, a quienes les debe los logros más importantes que ha alcanzado como político; es decir, al lopezobradorismo.

Ahora que se pasea junto con Felipe Calderón y Norberto Rivera, ¿recordará la indignación de quienes luego de haber votado por él rugían en el Zócalo ¡fraude, fraude, fraude!?; en estos días que abraza y le besa las manos a quien, hace algunos años, decía que no reconocía como presidente, ¿pensará en lo que están pasando las víctimas de la guerra contra el narcotráfico?; ¿de verdad se habrá olvidado Marcelo Ebrard del pueblo que lo llamó carnal, hermano, y lo hizo Jefe de Gobierno del Distrito Federal? Y es que ahora pretende crear su plataforma electoral con todos, menos con quienes lo hicieron lo que ahora es.

A causa de lo expuesto, Marcelo no quiere que sean los izquierdistas quienes elijan al candidato presidencial de la izquierda. Porque ese sector del electorado está con Andrés Manuel; porque la ambición del pueblo libre y consciente no se cambia por pragmatismo vil y mezquino; porque los principios y los valores de la izquierda valen mucho más que una aspiración, una victoria, política. A resultas de esto último, Ebrard buscará que sean los priistas, los panistas, los apolíticos, los independientes, quienes decidan quién debe ser el candidato del PRD; porque esa parte de la sociedad no vivió el fraude; no forma parte de la Resistencia Civil Pacífica; y, sobre todo, le importa poco la izquierda de México.



H. E. Cavazos Arózqueta

martes, 11 de octubre de 2011

Gobierno de Coalición

Gobierno de Coalición

Imagen





Un grupo de 46 personas, de diferentes ideologías y actividades ha soltado la idea de formar un gobierno de coalición, han redactado y firmado un documento con la propuesta de coalición para 2012.

En un desplegado, los firmantes mencionan que “se requiere una coalición de gobierno basada en un acuerdo programático explícito, responsable y controlable, cuya ejecución sea compartida por quienes lo suscriban”.

Y agregan: “Queremos un sistema que haga compatibles las diferencias propias de una democracia y las conductas cooperativas propias de una república”.



Pero... ¿que es un gobierno de coalición?

Un gobierno de coalición se forma cuando un grupo parlamentario no tiene mayoría suficiente como para formar gobierno, por lo que se ve obligado a pactar con otro grupo de ideología política afín, para formar un gobierno conjunto.

Los gobiernos de coalición son propios de los sistemas parlamentarios, como ocurre en Europa, en los que la formación del gobierno requiere de la confianza del parlamento. En los sistemas presidencialistas, como el mexicano el jefe del gobierno es electo por votación popular y puede ejercer independientemente del partido que tenga mayoría en el congreso.

Un gobierno de coalición requiere de negociar con otras fuerzas, puede ser una sola si eso representa mayoría, la creación de un gabinete de gobierno que contenga miembros de todos los partidos del acuerdo.



¿Quienes lo proponen?

La propuesta la firman personajes diversos, intelectuales, académicos y políticos, dentro del grupo de políticos curiosamente están los precandidatos que NO encabezan las preferencias en sus respectivos grupos ideológicos.

Manlio Fabio Beltrones (PRI), muy abajo de Enrique Peña Nieto
Marcelo Ebrard (PRD) abajo de Andres Manuel López Obrador
Santiago Creel Miranda (PAN) abajo de Josefina Vazquez Mota, y anteriormente perdedor dentro del PAN contra Felipe Calderón


Otros personajes que firman la propuesta son:
Francisco Labastida y Pedro Joaquín Coldwell, Cuauhtémoc Cárdenas, su hijo Lázaro, Carlos Navarrete, Manuel Camacho Solís, Arturo Núñez, Armando Ríos Píter, José González Morfín, Javier Corral, Francisco Paoli, Diódoro Carrasco y Ernesto Ruffo Appel, Gabino Cué, Mario López Valdez, Sergio Aguayo, Jorge Alcocer, Agustín Basave, Ricardo Becerra, María Amparo Casar, Rolando Cordera, Lorenzo Córdova, José Antonio Crespo, Denise Dresser, Federico Reyes Heroles, José Woldenberg, Miguel Carbonell, Daniel Barceló, Juan Ramón de la Fuente, Miguel Ángel Granados Chapa, Carlos Fuentes y Jorge Volpi.

También apoya la propuesta aunque no es del grupo firmante, Vicente Fox y seguramente se sumarán otros personajes en estos días hay que observar quienes son ¿posiblemente Carlos Salinas?.

Ya hemos vivido esas...coaliciones en el pasado, los aumentos al iva y otras reformas contrarias a las mayorías por ejemplo fueron votados por PRI-PAN, en el gobierno panista de Fox estuvo Francisco Gil en Hacienda y en el también panista de Calderón, Luis Tellez en Comunicaciones, ambos priistas; ¿es ese el tipo de coaliciones que pretenden institucionalizar, se ha logrado algo que beneficie a la mayoría de los mexicanos?.

lunes, 10 de octubre de 2011

GRAN ANGULAR / México militarizado

México militarizado


Imagen





Desde el momento en que las Fuerzas Armadas y su constitucionalmente delimitado objetivo de defensa nacional son materia de un fuero, vamos, de un trato legal diferente al del resto de los mexicanos, no suena congruente que la militarización de un país sea la mejor opción para su vida democrática.

Entonces la pregunta no es si debemos permitir que el país se militarice, pues hay un no de antemano si nos atenemos al anterior razonamiento. La pregunta es ¿qué tan militarizados ya estamos?


Todos los días vemos por la TV despliegues de más militares y marinos en ciudades ensangrentadas por la violencia del narcotráfico y la delincuencia organizada. Es más, este fin de semana pudimos ver el despliegue en sitios turísticos importantes como Acapulco y Veracruz. Eso sugiere que, en efecto, ya estamos muy militarizados.


Pero no hay nada como los datos duros para avalarlo y los siguientes son de una investigación auspiciada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), coordinada por la académica y activista Mariclaire Acosta, llamada Hacia una estrategia para el acceso a la justicia en México y recientemente publicada:


1. El proceso de militarización de la seguridad pública se inició en el gobierno de Ernesto Zedillo, pero ha alcanzado niveles sin precedentes en el de Felipe Calderón. Cuando en 2006 inició su gestión, 30 mil elementos de las Fuerzas Armadas estaban desplegados en esas tareas. Se calcula que a finales de este año estarán desplegados 51 mil, lo que indica un crecimiento de 68% en cinco años.


2. Los encargados de la seguridad en los estados son militares en 14 de las 32 entidades federativas, es decir, en 43% de los casos. Al menos en 25 también lo son quienes están al frente de las policías municipales o de las agencias estatales de seguridad. En tanto que, de los 50 municipios con más homicidios en el país, 18 tienen mandos militares en sus direcciones de seguridad. Y militares en retiro están encargados de la seguridad en los cinco municipios que registran más homicidios (Acapulco, Chihuahua, Ciudad Juárez, Culiacán y Tijuana. De lo anterior se infiere que el que haya mandos militares en tareas de seguridad no repercute directamente en la disminución de las “ejecuciones” registradas.


3. Entre 2006 y 2009 aumentaron 1000% las quejas presentadas ante la CNDH por violaciones a los derechos humanos cometidas presuntamente por militares.


4. Los 10 estados más afectados por la violencia del narcotráfico registran índices de desarrollo superiores al promedio del país. Todos cuentan con un número considerable de policías, lo que sugiere que el problema no es (como argumentan círculos oficiales) la ausencia de control territorial por parte del Estado, sino el verdadero “secuestro” de las instituciones policiales y judiciales por parte del crimen organizado, ya sea por corrupción o coerción. Esto muestra a un país con una seria debilidad institucional, lo que se traduce en un aumento de los índices de violencia y de inseguridad a niveles imprevistos que México paga con 55 mil “ejecutados” por las bandas criminales de los que —según cálculos conservadores 11%— corresponden a inocentes, los llamados “daños colaterales”. Con tales datos, ¿cree usted que el país esté militarizado?, ¿opina que debe seguir así?



Instantáneas

1. UNIDAD. El PRI logró transitar sin sobresaltos de fractura el Consejo Político del sábado en el que acordó que su candidato presidencial será definido por un proceso abierto a militantes y simpatizantes. Su obsesión por regresar en 2012 a Los Pinos contuvo lo que su código genético le exigía: una cargada apabullante a favor del tan favorecido por las encuestas ex gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, que hubiera mostrado al priísmo autoritario de antaño y no al presuntamente nuevo con el que se pretende recuperar el poder. Eso no hubiera sido posible sin el colmillo político del senador Manlio Fabio Beltrones, quien delineó muy bien un escenario democrático con reglas claras y equitativas para la elección del candidato, desde el raquítico 5% que le dan las encuestas.


2. OXÍGENO. El jefe del gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, no se fue de luna de miel después de casarse el viernes con la hondureña Rosalinda Bueso y mejor se fue a Morelia a llevarle algo de oxígeno, junto con el líder del PRD, Jesús Zambrano, y el emblemático pejista Alejandro Encinas, al candidato del sol azteca al gobierno del estado, Silvano Aureoles. Las encuestas prevén una cerrada contienda, pero entre la panista María Luisa Calderón y el priísta Fausto Vallejo.


3. GIRA. Andrés Manuel López Obrador inició ayer en Chicago una gira que lo llevará a explicar el proyecto de su Morena a Washington y Madrid.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

AMLO es la mejor opción

AMLO es la mejor opción



Imagen





México y la izquierda rumbo al 2012



El pueblo mexicano y México en sí, llegarán a los comicios federales del próximo año deteriorados, saqueados, corrompidos, desangrándose, agonizantes y aterrados. Otra vez, para variar, la vida democrática está en juego. A menos de un año de las elecciones presidenciales de 2012, dentro del país se está librando una sangrienta, lamentable, absurda, mal planeada y peor ejecutada “guerra” entre las autoridades y el crimen organizado; esta trágica situación bélica ha tenido como resultado, hasta el momento, más de 50 mil muertos. Varios municipios se encuentran bajo un Estado de Sitio de facto: no hay libertad de tránsito a causa de que muchas carreteras son intransitables; no hay libertad de expresión: van más de 100 periodistas asesinados; hay lugares donde tienen toques de queda; tenemos pueblos sin autoridades policiales. Y claro, lejos de que México se encuentre bajo el imperio de la ley, aquí impera la impunidad, el mal gobierno, la deshonestidad, el embuste y el hurto. Nuestra nación no está erguida sobre valores humanitarios como justicia, fraternidad, paz, equidad, libertad, democracia, igualdad, tolerancia. No. El país quedó en manos de los poderes fácticos, de una oligarquía rapaz, ajena a los intereses populares, que ha llevado al Estado mexicano a preponderar los intereses particulares sobre los colectivos. Se rompió el Pacto Social. Urge un cambio. Y ante el posible debilitamiento de las instituciones electorales, organización.

A diario aumenta la pobreza, la marginación y la miseria. La ola de violencia viene arrasando con todo: instituciones, familias, ciudades, entidades federativas, vidas humanas. El pueblo vive sumido en el miedo, la dolencia, el sufrimiento. La gente ocupa su tiempo en contar centavos, buscar migajas, sobrevivir a la “guerra”. La educación se encuentra secuestrada por un sindicato liderado por uno de los personajes más siniestros de la clase política. Los mexicanos están decepcionados de sus gobernantes, de sus líderes, de tanta lucha perdida o robada. A resultas de esto último, la mayoría de quienes gozan de capacidad de ejercicio se han refugiado en valores promovidos por los modelos neoliberales, como la vanidad, la belleza, la sensualidad, el consumismo, el individualismo, la meritocracia, el morbo. Se preocupan más por lo que sucede en las vidas de las celebridades que en la de los pobres, los desposeídos, los marginales, que tanta ayuda necesitan. Lo que tiene México es un grave problema de apatía social, analfabetismo político, ignorancia e inconsciencia.

Por otro lado está el problema de los medios de comunicación masivos al servicio de los poderes fácticos, de la oligarquía. El duopolio televisivo, conformado por dos empresas dedicadas al embrutecimiento, la manipulación y la mentira, mantiene a la sociedad aletargada y desinformada. Y no sólo esto: la televisión, específicamente Televisa, ya tiene candidato para el 2012: el ex gobernador del estado de México, el priista Enrique Peña Nieto, precandidato a la Presidencia de la República, el más fuerte y popular de todos los demás políticos que aspiran a esta última; entre ellos Andrés Manuel López Obrador, Marcel Ebrard Casaubón, Manlio Fabio Beltrones, Ernesto Cordero, Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Emilio González Márquez.

¿A qué se debe que el precandidato del PRI encabece todas las encuestas? Sencillo: a que el pueblo de México olvidó lo siguiente: los fraudes electorales; el inicio de la ‘dictadura perfecta’, de aquél presidencialismo que hacía que las monarquías y los imperios parecieran democracias; las masacres, como la del 2 de octubre, en la cual un presidente, por creer que un grupo de estudiantes quería derrocarlo, cuando lo único que estos jóvenes deseaban era mejorar las condiciones educativas y sociales del país, los mató a todos; la Guerra Sucia, no la panista que se llevaba a cabo en los medios de comunicación masivos mediantes calumnias o campañas de desprestigio. No. La Guerra Sucia del PRI fue a balazos, fue violenta, represora y atroz; ‘El Halconazo’, los desaparecidos. Los sangrientos años 70 en México; las Crisis económicas; ‘El Negro’ Durazo; El fraude electoral de 1988 y sus frutos: Carlos Salinas de Gortari, las privatizaciones, la consolidación de la oligarquía mexicana; Raúl Salinas; El Chupacabras, La Paca, entre otras mentiras absurdas; El asesinato de Luis Donaldo Colosio; el neoliberalismo; el TLC; la rebelión zapatista; la mentira de la transición democrática, de la incipiente democracia; el represor Ulises Ruiz y la muerte y el sufrimiento en Oaxaca; la opresión en San Salvador Atenco, las violaciones a mujeres, la violencia, los presos políticos; el saqueo, el peculado, el tráfico de influencias, el enriquecimiento ilícito de Montiel. La mal habida fortuna del ladrón Arturo Montiel; los feminicidios, los secuestros, los robos de automóviles en Edomex; la complicidad, la protección de pederastas, el autoritarismo y la impunidad de Mario Marín; la deuda de Coahuila provocada por la incompetencia y la corrupción de Humberto Moreira, presidente del PRI; la inminente debacle de Nuevo León a resultas de la ineptitud de Medina; el autoritarismo reflejado en acusar de terrorismo a usuarios de Twitter en Veracruz, entidad gobernada por el también priista Javier Duarte.

No cabe duda de que el futuro de México está en peligro: por un lado la posibilidad de que el Partido Acción Nacional se perpetúe, por otros seis años, en el poder; luego de haber encabezado dos sexenios negligentes, en los cuales aumentaron el desempleo, la inseguridad, la pobreza, la inequidad; por el otro lado, la inminente amenaza que representa el retorno del Revolucionario Institucional a Los Pinos, por todos los antecedentes enumerados en el párrafo anterior. Consecuentemente, en mi opinión, en 2012 sólo habrá una opción que no represente la continuidad del PAN o el regreso del PRI: votar por cualquiera que sea el candidato del Partido de la Revolución Democrática, del Trabajo, de Movimiento Ciudadano y de Morena. Y es que quienes anulen su voto, por la amplia ventaja que llevaría, según las encuestas, el priista, terminarán favoreciendo a este último. Por lo que todos los que no deseen ni al blanquiazul ni al tricolor, deberán de ejercer su voto a favor del que postule el Sol Azteca.

Creo que en México se debe instaurar un Estado Benefactor que otorgue subsidios; que respete las políticas sindicales; que genere empleos; que practique políticas de bienestar social; que cree instituciones de seguridad social; que incremente el salario real; que sacrifique a las minorías económicas mediante altos impuestos; que lleve a cabo programas de desarrollo social; que brinde servicios públicos; que se ocupe del futuro de los jóvenes; que recupere, rescate, al sector agropecuario; que vele por los Derechos Humanos; que fomente valores humanitarios; que combata, sin tregua, a la corrupción; que sea transparente; que instaure la paz y la tranquilidad descompensando desigualdades dentro de la sociedad.

Y considero que Andrés Manuel López Obrador debe ser el candidato de izquierda en 2012. ¿Por qué? En relación con lo electoral, porque al día de hoy cuenta con más de 170 mil operadores; además, casi todos los resultados que han arrojado las encuestadoras de México demuestran que supera por el doble a su rival, Marcelo Ebrard, dentro de las preferencias de los izquierdistas. En cuanto a la ideología, AMLO ha demostrado ser congruente en su manera de actuar. Ha recorrido todos los municipios de la República, incluyendo los más miserables, y ha venido trabajando duro en el movimiento que encabeza, morena; se ha acercado a la clase empresarial, estudiantil y popular de México. Y no ha claudicado en su lucha pacífica por la dignidad y la democracia que emprendió en 2006. El ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, también ha demostrado ser una persona honrada y honesta. Como político, Andrés Manuel, ha logrado victorias importantísimas para la izquierda mexicana. Cuando fungió como Presidente Nacional del PRD, logró que el partido obtuviera los mayores logros electorales en el país de su historia, desde que se fundó, en 1989. Siempre se ha destacado como un incansable luchador social. Por último, López Obrador también demostró ser un excelente gobernante. En 2000 fue electo como Jefe de Gobierno del Distrito Federal; bajo su mandato, la Ciudad de México se convirtió en ejemplo a seguir en cuestiones de transparencia, austeridad republicana y democracia participativa. Asimismo, bajo el gobierno de AMLO, se cumplieron los compromisos hechos durante la campaña, se llevaron a cabo programas de desarrollo social sin precedentes, se mejoró el bienestar de los capitalinos, se rescató el Centro Histórico, se realizaron obras de infraestructura, se disminuyó la delincuencia y la corrupción. También, de 2001 a 2004, el Distrito Federal atrajo inversión extranjera como nunca lo había logrado en la historia; la iniciativa privada también llevó a cabo inversiones importantísimas. En cuanto a las construcciones, según datos del INEGI, el DF sólo participó con poco más del 20 por ciento. En resumen, Andrés Manuel López Obrador demostró ser un extraordinario gobernante. De hecho, como quien dice, “le dejó la mesa puesta” a su sucesor, Marcelo Ebrard, otro, en mi opinión, gran político virtuoso para gobernar.

Soy consciente de los defectos de AMLO: el eterno y desgastado discurso de la ‘Mafia del Poder’; que tenga de enemiga íntima a su boca, en algunas ocasiones; su escasa capacidad de autocrítica; errores cometidos en el pasado como llamarle chachalaca a Fox, no asistir al primer debate, el plantón de Reforma; que confronte más de lo que incluya; que su mensaje vaya destinado especialmente a su ‘voto duro’, cuando debería ser al revés; algunos lastres que carga: ciertos personajes de la clase política de cuyos nombres no quiero acordarme; su falta de trabajo en mejorar la imagen que se han hecho las clases medias de él mediante declaraciones, actos y silencios más pertinentes e incluyentes; escuchar más a sus consejeros. Sin embargo, del mismo modo confío en que todos estos errores se irán enmendando con el tiempo. Y, en el peor de los casos, de no ser así, seguiré apoyando a López Obrador. No porque lo considere un mesías; no; simplemente porque de todos los aspirantes a la Presidencia es en el que más confío. Creo en él. Yo sí veo en su persona y en el movimiento que encabeza el halo de esperanza que necesita un joven como yo para seguir luchando hasta lograr que la causa justa deje de ser la causa perdida y pase a ser la ganada. Considero necesaria la regeneración nacional, la transformación de México, la victoria de la lucha pacífica que libramos quienes luchamos con López Obrador. Porque México necesita un cambio; de no tenerlo, seguirá derrumbándose, poco a poco, como desde hace 70 años.

Pero a pesar de lo anteriormente declarado, en caso de que AMLO no resultase el candidato de las izquierdas en 2012, apoyaré a quien quiera que quede. La unidad de la izquierda será indispensable; dividida no tendría ninguna posibilidad de triunfar. Y lo más importante en estos días es impedir una ruptura. Hoy “chuchos”, “carnalistas”, “pejistas”, “cardenistas”, etc. deben dejar a un lado las tribus y ser simplemente perredistas. El PRD debe planteársele al electorado como un partido que sabe llegar a consensos, que es tolerante, unido y fuerte. Habrá quienes crean que Ebrard debe ser el candidato; habrá quienes consideren a Cárdenas el mejor; otros, como yo, verán en Andrés Manuel la mejor opción para ocupar la candidatura presidencial perredista el próximo año. Que gane el mejor, pero que gane limpio. Y a quien resulte ganador, debemos apoyarlo quienes deseemos lo mejor para nuestro país; por el bien de la izquierda, por el bien de México, por el bien de todos.

A crear conciencia.




H. E. Cavazos Arózqueta

viernes, 7 de octubre de 2011

GRAN ANGULAR / Ebrard, AMLO y la encuesta

Ebrard, AMLO y la encuesta

Imagen






El jefe de gobierno Marcelo Ebrard dice que ni él ni Andrés Manuel López Obrador querrán pagar el altísimo costo de llegar a las elecciones presidenciales del año próximo con una izquierda dividida. “No me conviene a mí, ni a él, ni a nadie”, asegura. Y en ese razonamiento sustenta la convicción de que su antecesor en el gobierno capitalino y suponemos que él, respetarán el resultado de la encuesta que determinará quién está mejor posicionado para ser el candidato presidencial de todos los partidos de la izquierda.

“Si Andrés y yo hemos aceptado que sea una encuesta la que diga quién será candidato, qué caso y qué costo (personal y político) tendría desconocer el resultado”, dice Ebrard, mientras apura un café en el salón contiguo al de Cabildos, con los retratos de todos los virreyes de la Nueva España como testigos, en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Confirma, por lo pronto, que ya hay acuerdo de que la encuesta se haga con una muestra de mil 500 personas. Asegura que será abierta a la ciudadanía, lo cual, por cierto, no corroboran inequívocamente los cercanos a AMLO que insisten en el argumento de que si tienen el respaldo de la mayoría del perredismo, no tendrían por qué abrirse a la opinión de simpatizantes del PRI o del PAN. Y en lo que no hay definición es en la fecha, sin que haya plazo legal o estatutario inmediato que esté por vencerse, si tomamos en cuenta que las precampañas de aspirantes serán del 18 de diciembre al 15 de febrero próximos, y los candidatos deberán estar registrados en marzo de 2012. Tampoco se han puesto de acuerdo en qué empresa o institución será la que aplique la muestra.

No será, por cierto, Consulta Mitofsky, con cuyos números más recientes se desayunaba ayer el jefe de gobierno y que nada bien le cayeron. Según ella, AMLO tiene entre los ciudadanos consultados (no simpatizantes perredistas), 32% de las preferencias, mientras Ebrard 28%. Para el jefe capitalino ese resultado no es consistente con otras encuestadoras, lo que no es del todo correcto pues hasta donde se pudo investigar, solamente GEA-ISA es la que le da ventaja sobre El Peje.

Los equipos de ambos políticos siguen trabajando en el tema de la encuesta, pero sus jefes no se han reunido aún para tratar el asunto personalmente. Ebrard espera que sea muy pronto, lo que es poco probable, pues López Obrador estará fuera de México la semana próxima. La verdad es que a ambos les conviene darle largas, pues de esa manera el tema está en boca de todos, lo que los tiene en una especie de campaña velada en tiempos en que está prohibido por el IFE hacer proselitismo electoral.

De cualquier manera, los plazos se van cerrando, de hecho quedan cinco meses para que los candidatos presidenciales estén registrados. ¿Serán suficientes para pactar con el PAN una candidatura de alianza? Por lo visto no, pues Ebrard ya dijo que lo ve poco factible. En ese sentido, lo que posibilitaría una alianza sería una declinación y es ahí donde el jefe de gobierno lo ve no deseable por los efectos que tendría en las otras elecciones para el partido que decline. Es más, ayer mismo, el presidente del PAN, Gustavo Madero, dijo que la alianza iría pero sólo con un candidato de su partido.

Y así como el tono de AMLO hacia Ebrard ha sido respetuoso y conciliador en sus más recientes discursos y declaraciones, así el de éste hacia a aquél al hablar de las posibilidades de ambos de alzarse con la candidatura de la izquierda. Y si bien para el jefe del gobierno capitalino el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es una estructura que le garantiza a El Peje una amplia base de apoyo, ésta no sería suficiente para determinar el triunfo electoral, lo que asegura sólo se conseguirá con un mayor apoyo de la clase media.

Casi todos le apuestan o desean el pleito de Ebrard y Andrés Manuel. Francamente, yo no lo veo, pues sería el suicidio de ambos y de la izquierda. Ninguno querrá pagar el costo de esa fractura. Ya se verá si es cierto que actúan impulsados por un proyecto y por un ideal de cambio verdadero, no sólo por ambición.


Instantánea

ACLARACIÓN. La concesionaria Comercial de Juegos de la Frontera, operadora de la casa de juegos con apuesta Big Bola, hizo llegar a este espacio una comunicación en la que se desmarca del hoy investigado ex director de Juegos y Sorteos de la Segob, Roberto Correa Méndez. Rechaza que el ex funcionario sea el abogado de la empresa e informa que después de su comparecencia del pasado jueves 29 de septiembre en Gobernación, Big Bola demostró que su licencia de operación DGG723/1997 está en regla y que el concesionario Javier Rodríguez Borgio es su legítimo propietario. Lo que no precisa es por qué es una licencia otorgada por tiempo indefinido cuando por regla, y así lo avalan todas las demás, son por 25 años.




Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

Objeciones de la Memoria / Burdo golpeteo político

Burdo golpeteo político


Imagen





La denuncia de hechos presentada por los diputados del PRI y del PAN, Fidel Suárez y Rafael Medina en mi contra, a propósito del programa de uniformes escolares gratuitos, carece de todo sustento, fundamento y veracidad. Expresa ignorancia, mala fe y tiene una motivación meramente política.

Además, es una versión reciclada de declaraciones que ya fueron contestadas en el mes de agosto.

El programa de uniformes gratuitos fue anunciado por Marcelo Ebrard desde su primer recorrido como candidato electo del PRD a la jefatura de gobierno en diciembre de 2005, como un programa basado en la elaboración y confección de prendas elaboradas por cooperativas.

Ya como jefe de gobierno, en 2007, Ebrard encargó a la naciente Secretaría de Trabajo y Fomento del Empleo, y al Sistema Desarrollo Integral para la Familia, la organización de cooperativas para la elaboración, confección, manufactura de prendas de uniformes escolares.

Fue una decisión acertada porque permitió dar empleo a más de 6 mil mujeres y fomentar la economía social. A la Secretaría de Desarrollo Social se le instruyó a adquirir las prendas de uniformes escolares con esas cooperativas, lo cual sucedió a lo largo de los años 2007, 2008, 2009, 2010 y 211.

Llama mucho la atención que la adquisición de los uniformes escolares en dichas cooperativas no haya sido cuestionada por los legisladores del PRI y del PAN sino hasta ahora, cuando se avecina la coyuntura electoral de 2012, lo cual denota un vulgar oportunismo electorero de los mencionados diputados del PRI y del PAN.

El costo de las prendas de los uniformes escolares confeccionados por las cooperativas no los establece la Secretaría de Desarrollo Social, sino el DIF y la Secretaría del Trabajo. Y las cooperativas son coordinadas por dichas instituciones.

La Ley de Fomento Cooperativo que aprobó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal obliga a la Secretaría de Desarrollo Social a “procurar la expansión del sector cooperativo” y a “establecer programas de desarrollo social a través de los cuales se pueda potenciar el sector cooperativo”. La Ley de Adquisiciones establece, a su vez, el mandato a “optar por una sociedad cooperativa capaz de generar un bien o proveer el servicio de que se trate”.

El programa de uniformes escolares se apega totalmente a la legalidad de la ciudad de México. Al parecer, los diputados o desconocen completamente las leyes que ellos mismos aprobaron o representan los intereses de las grandes cadenas comerciales de autoservicio.

Lo que también es cierto es que las declaraciones de los diputados Suárez y Medina se inscriben en el terreno del golpeteo político. No tienen sustento. Nada que ver con una cuestión jurídica y menos preocupación por los programas sociales o los habitantes del DF que los reciben. PRI y PAN me atacan al verme como su adversario a vencer. Lo que les recomendamos es que se preparen bien para que no hagan el ridículo.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

jueves, 6 de octubre de 2011

Manual para canallas / Ni cómo amaestrar los ratones

Ni cómo amaestrar los ratones


Imagen





Mónica es llenita pero tiene buena cadera y senos generosos. Se arregla bien y cuando usa jeans provoca malos pensamientos y piropos al pasar. Usa gafas modernas, aunque piratas, y se recoge el pelo con una cinta que varía de color según ande vestida.

Es guapa a secas, pero “está bien buena”, dicen sus compañeros de oficina cuando miran su trasero. A sus 32 años ella es demasiado inmadura y hasta algo berrinchuda. Recién separada de un tipo que no quiso casarse con ella ni presentarle a su familia, Mónica se siente liberada, así que todos los días se arregla como si fuera noche de antro y coquetea con los hombres guapos y también con los feos. Ella es secretaria y le encanta que la chuleen, aunque sean los chavos que hacen la limpieza y hasta el señor del estacionamiento. Hace un mes que se acuesta con su jefe y todos lo saben, aunque ella crea que han sido discretos. Según Mónica, nadie se ha dado cuenta, pero sus compañeras no la bajan de “zorra”. De hecho, a Mónica ni le gusta don Hugo, pero “es un caballero y me trata como una reina”, según le cuenta a su amiga Susana, que es su íntima desde que estudiaban juntas. Hugo es más bien feo, incluso un poco barrigón y le lleva unos 15 años, pero “tiene una Explorer muy padre” y siempre le compra regalitos o la invita a restaurantes caros e incluso le regala ropa interior para que ella luzca mucho más hermosa, cuenta con malicia la muchacha. Todo eso no parecería raro, si no fuera porque Hugo es casado y tiene una hija de 25 años. Pero eso a Mónica no le importa, porque siempre ha andado con sujetos casados, aunque ella se justifica con el argumento de que son los únicos que la buscan. Es más, si un tipo le gusta o le interesa más de la cuenta, ella se da sus mañas para tratar de “divorciarlo”: ya sea dejándole recaditos en la bolsa del saco, manchándole la camisa con carmín, echando cerillitos del hotel en su pantalón y, ya en caso extremo, pedirle a su amiga Susana que le hable a la mujer del susodicho para decirle que “su marido la engaña con una secretaria de la oficina”. Y sí, le ha funcionado un par de veces, porque los tuvo para ella sola un buen rato, sólo que al final sus galanes acabaron reconciliándose con su familia y la dejaron botada. Aunque da el “gatazo”, si miras bien a Mónica te darás cuenta de que es menos de lo que aparenta o algo así como unos jeans piratas de Armani o unas gafas apócrifas de Ray Ban: tiene cintura, pero también un mapamundi de estrías; su sonrisa es agradable, pero le falta un diente del lado derecho; es muy simpática y alegre, pero igualmente chismosa y destructiva; vestida se ve muy bien, pero desnuda sufre con la celulitis. Cuando se mira al espejo, cada mañana, lo hace con indiferencia, como si fuera la villana de una telenovela. Y cuando se pinta la boca, suelta una sonrisa entre cínica y maliciosa. La ternura no tiene espacio en su rostro.


-O-



Nada es más patético que una mujer que odia. Y peor si esta herida por un desaire, un despecho. Son horribles: se ven feas, hechas jirones, histéricas y encima pensando sólo en vengarse, en destrozar al maldito que tuvo el atrevimiento de “abandonarla” o “cambiarla por otra”. Y lo peor de todo no es que destilen amargura, sino que se ciegan, no saben ver que si aquel estúpido no está con ellas es porque no valía la pena. Por lo general, estas mujeres adoloridas prefieren ahogarse en alcohol, romper las fotografías o tirar a la basura los peluches y regalitos, antes que sentarse a reflexionar que ella se merecen a un buen hombre y no a un patán que en cualquier rato las bota. Es lo malo de no conectarse con sus demonios y sus ángeles internos, porque prefieren ver telenovelas o leer el TV Notas. Todo esto se lo dije a Mónica el día que la cortó su galán en turno. De eso han pasado un par de meses y ella no puede superarlo, encima de que se ha puesto gorda y se “desquita” acostándose con cualquiera. Es mi amiga y la quiero mucho, pero eso no quita que yo le diga que es una idiota. Y sí, hay hombres malos, buenos y regulares, pero a cada una le toca el que merece, no el que quiere. Igual y es un rollo kármico y siempre le tocan los peorcitos porque está pagando algún daño hecho antes; o a lo mejor y hasta es herencia de su familia disfuncional. Lo más sencillo es ser básico, simple, porque así fuimos educados, porque siempre tuvimos déficit de afectos, acaso debido a que desde niños fuimos tratados más como una carga que como una bendición. En fin, no me hagan mucho caso, lo que pasa es que a mí el otoño me viene un poco mal y me da por ser más huraño que de costumbre. Y cada que miro hacia atrás, encuentro las huellas de aquella persona que alguna vez fui y que ahora desconozco. Es que conocer tus defectos es igual que tener ratones en la casa: son una molestia, siempre los andas espantando, cuando no te espantan a ti, pero es muy complicado erradicarlos. Ni cómo amaestrarlos. Y el día que consigues echarlos, te das cuenta de que ahora tienes que lidiar con las cucarachas o con las pulgas. A lo más que podemos aspirar es a dormir tranquilos un día, pero conscientes de que nos esperan noches de tormentas o mil días de ansiedad. De no ser por los sabios consejos de Joaquín Sabina, seguro que yo estaría en el manicomio: “Si alguna vez he dado más de lo que tengo,/ me han dado algunas veces más de lo que doy,/ se me ha olvidado ya el lugar de donde vengo/ y puede que no exista el sitio a donde voy. / A las buenas costumbres nunca me he acostumbrado,/ del calor de la lumbre del hogar me aburrí,/ también en el infierno llueve sobro mojado,/ lo sé porque he pasado más de una noche allí.../ Lo bueno de los años es que curan heridas,/ lo malo de los besos es que crean adición;/ ayer quiso matarme la mujer de mi vida,/ apretaba el gatillo… cuando se despertó”.



Roberto G. Castañeda

Manual para canallas

El Gráfico

Miss bala

Miss bala


Imagen





Miss bala, de Gerardo Naranjo, es tanto una crítica hacia la decisión administrativa que tomó el titular del Ejecutivo de la Federación al declararle la guerra al crimen organizado; así como la cristalización de la tragedia nacional que se vive en México provocada por la sangrienta situación bélica en la que el pueblo mexicano se vio inmerso a resultas de que Felipe Calderón buscó, por medio de la lucha armada y la fuerza, la legitimidad que en 2006 no le dieron las urnas.

La película trata de una mujer joven que sueña con ser miss Baja California; y que por encontrarse en el lugar menos indicado, a la hora menos indicada, se envuelve en la guerra que libran las autoridades mexicanas y estadounidenses contra los narcotraficantes en el país. En concreto, se ve obligada a relacionarse con el líder de una banda criminal dedicada al tráfico de drogas, dinero, extorsión, asesinato y secuestro.

A lo largo de la cinta, la protagonista sufre desde abusos físicos y sexuales, hasta las peores humillaciones. Su familia se ve forzada a huir de su propio hogar, y su vida se le derrumba crónicamente día con día. Sin embargo, el líder del cartel con el que se involucra la jovencita, se enamora de ella y se dedica a brindarle toda clase de lujos: la abastece de dinero; le pide que compre vestidos; encuentra la manera para abrirle las puertas del concurso de miss Baja California; y logra que los jueces de dicho certamen la nombren a ella ganadora.

Pero a pesar de los lujos, el miedo, el vivir constantemente en peligro, la eterna supervivencia, no le permiten a la heroína de la película disfrutar de su vida, al contrario: siempre se le ve amargada, miserable, triste y adolorida.

Miss bala también tiene alusiones a casos de la vida real que se han venido dando a lo largo del conflicto entre el ‘narco’ y el Estado mexicano: el nombre del agente estadounidense que asesina el criminal enamorado de la protagonista, Kiki Camarena; la cachucha del líder narcotraficante haciendo clara alusión a la que porta en muchas fotos ‘El Chapo’ Guzmán; la simulación de la muerte del mismo, así como se dice que se hizo con Nacho Coronel.

También contiene un alto contenido crítico hacia los gobiernos mexicanos y el de Estados Unidos; se nota una clara oposición hacia la injerencia norteamericana en el país, al igual que demuestra cómo también tienen gente inmiscuida y aliada con los criminales, ya que son quienes los proveen de armas. Y, claro, la crítica hacia la famosa ‘guerra’ contra el narcotráfico que ha dejado decenas de miles de muertos y que ha demostrado ser una guerra inútil, irresponsable, mal planeada y peor ejecutada, y fallida.

Por último, la película señala la farsa que constituye el convenio entre las televisoras y el gobierno federal; se le muestra al espectador la manera en que se le presentan a los televidentes los logros de las autoridades en relación con las capturas de presuntos criminales, que en muchas ocasiones son meramente conejillos de indias y no los verdaderos ‘narcos’ o culpables; pero, sobre todo, que todo es pan y circo para el pueblo. Quieren hacernos creer que la administración calderónica, como lo ha declarado públicamente, “le va ganando la guerra al ‘narco’”. Son sólo mentiras. En el país, según la película, siguen imperando la injusticia, la impunidad, la violencia y la muerte. Pocas veces habíamos estado tan mal como país.



H. E. Cavazos Arózqueta