lunes, 30 de abril de 2012

GRAN ANGULAR / Los sobornos de Walmart

Los sobornos de Walmart


Imagen




El periódico The New York Times destapó el sábado 21 de abril el pago de millonarios sobornos que la cadena internacional de tiendas de autoservicio Walmart —a través de su filial México— habría pagado a funcionarios mexicanos durante los años que lleva su impresionante expansión en el país.

Una primera reacción aquí de lo que en EU se convirtió de inmediato en un escándalo de magnitud tal que incluso llegó a un comité del Congreso de ese país, fue del ex servidor público y actual presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, Luis Téllez, quien salió a la defensa de Walmart por el número de empleos creados.

Y no debería extrañarnos, pues Téllez era el superasesor del entonces presidente Ernesto Zedillo cuando en 1997 la matriz Walmart Store Inc. se asocia estratégicamente con Aurrerá (Cifra), de la familia Arango, que era la segunda cadena de autoservicio en importancia del país con 50 mil empleados, ventas por 23 mil 251 millones de pesos y utilidades de 2 mil 27 millones de pesos.

Pero Walmart Store Inc. acabaría por devorar a Aurrerá y adquirió en mil 200 millones de dólares 51% de las acciones, con lo que obtuvo el control de su nueva filial Walmart México.

Así, a partir de 2000, exactamente con el inicio de los gobiernos panistas, arrancó una impresionante expansión, proceso en el que ha enfrentado acusaciones y protestas por aparentes violaciones al uso de suelo. Desde 2004, Walmart México ha sido objeto de denuncias de organizaciones civiles, de comerciantes y del medio ambiente en el DF, Puebla, Chiapas, Oaxaca, Monterrey, Morelos, Baja California Sur y el estado de México.

En este último el caso más sonado fue el de Teotihuacán, cuya población se oponía a la instalación de la nueva tienda por lo que la transnacional recurrió a su fundación para, entre otras cosas, entregar hasta 600 mil pesos a los representantes de los barrios cercanos a la famosa zona arqueológica.

Otro caso sonado ocurrió en 2009 cuando, finalmente, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales en Quintana Roo autorizó el cambio de uso de suelo en terrrenos forestales del municipio de Playa del Carmen. De esa manera fueron destruidos 30 mil metros cuadrados de selva media para la construcción de otra de las tiendas de esa cadena de supermercados.

Otro caso no menos polémico, ventajoso y sobre todo ejemplo de las razones por las que se ignoran principios constitucionales que deberían respetarse, es el de la autorización que la Comisión Reguladora de Energía le dio a Walmart México para generar electricidad por su cuenta, principalmente en sus supermercados de zonas donde el consumo de energía es alto y costoso, sobre todo en el norte del país.

No fue sino hasta cinco días después de desatado el escándalo de los sobornos de Walmart México que Felipe Calderón se dijo muy indignado porque —primero aplaudió— hay que hacer que llegue más inversión extranjera, pero —después reprochó— no mediante mordidas y atizando la corrupción.

Esa supuesta indignación de Calderón no es consecuente con la política llevada a cabo por su gobierno en relación con Walmart México. Baste señalar que la cadena ha recibido en los últimos seis años, es decir, en este gobierno, más de 200 permisos, concesiones, licencias y autorizaciones, y unos 2 mil contratos de servicios.


Instantáneas

1. EN LA LUPA. La PGR sí investiga al ex gobernador de Puebla Mario Marín Torres. La pesquisa está radicada en la Subprocuraduría de Investigación en Delincuencia Organizada (SIEDO) y tiene que ver con el desvío de fondos públicos por el que fue detenido y encarcelado su ex secretario de Salud, José Alfredo Arango, y por el que sigue prófugo su ex secretario de Obras Públicas, Javier García Ramírez.

2. ARRANQUE EN EL DF. Anote este dato: Miguel Ángel Mancera, candidato de la izquierda al GDF, concentró ayer en el monumento a la Revolución, al iniciar su campaña, unas 60 mil personas y estuvo acompañado de Marcelo Ebrard y Cuauhtémoc Cárdenas. La aspirante del PRI, Beatriz Paredes, arrancó en el Auditorio Nacional acompañada de Enrique Peña Nieto, ante unas 7 mil personas. Y la panista, Isabel Miranda de Wallace, empezó en la glorieta de la Palma, en Paseo de la Reforma, acompañada de Josefina Vázquez Mota ante unas 200 personas.

3. PEMEX. Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas presentan hoy una propuesta de reforma a Petróleos Mexicanos sin que haya participación de la iniciativa privada ni cacicazgos sindicales.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 27 de abril de 2012

Objeciones de la Memoria / AMLO en la recta final

AMLO en la recta final



Imagen




Estamos a unas cuantas semanas de que se realicen las elecciones del 1 de julio, las elecciones constitucionales para elegir Presidente de la República y legisladores. En este proceso electoral ha estado presente a lo largo de todo el trayecto la candidatura de Andrés Manuel López Obrador como una figura que ha tenido que vencer adversidades y se ha enfrentado al intento de borrarlo, de minimizarlo políticamente.

A pesar de no contar con el apoyo del poder político ni del poder económico, la candidatura de López Obrador ahí está, no sólo presente, sino que está pujante, en ascenso y en la disputa real por la Presidencia de la República.

Esto se debe a muchos factores, entre otros a su cercanía con la gente, a su contacto directo, al trabajo territorial, pero se debe también a la identidad de la gente con sus planteamientos.


Es acaso el de Andrés Manuel López Obrador el único programa que recupera los anhelos de la gente más olvidada y también de otras clases sociales, de clases medias, de profesionistas y de sectores del empresariado que han visto grandes dificultades para su desarrollo en estos últimos años, especialmente en los años de la crisis.


El programa de Andrés Manuel López Obrador recupera la idea de garantizar derechos sociales para toda la población, pero también de recuperar económicamente al país, de fortalecer la educación y de alentar la cultura. Su programa no aparece en las propuestas de otros candidatos.


De llegar a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador terminaría con esta guerra que ha dejado más de 60 mil víctimas a lo largo y ancho del país, daría paz y tranquilidad a México, aseguraría el bienestar de los más desprotegidos y olvidados reforzando con ello la paz social.

Pero también le daría un nuevo impulso a la economía y por lo tanto al trabajo, crearía una universidad nueva en cada estado de la República, se construiría el tren bala, se daría un nuevo aliento a la obra pública, se daría más fuerza al desarrollo con la recuperación de las minas y de los minerales para el uso de México y se tendría en el petróleo una columna vertebral para la industrialización de México y para su desarrollo.

Con AMLO tendríamos una beca universal en el bachillerato, pasaríamos de la primaria universal al bachillerato universal en México, se tendría en la cultura un espacio de aliento para el desarrollo personal, colectivo, para la reconstrucción del tejido social y también para el impulso económico no contaminante de nuestro país.


Llama la atención así, eventos tan importantes como el acto que acaba de tener López Obrador en Monterrey, donde congregó a decenas de miles de personas, en una plaza de suyo difícil. También es importante de atender la cercanía que está teniendo con grupos de empresarios de esa región del norte del país y de otras. Es importante el conjunto de propuestas que hacen un contexto el llamado a la fraternidad, a la unidad, a la conciliación.


Por otro lado, también nos gustaría a muchos mexicanos ver más difusión de su propuesta, sería importante que los partidos que respaldan su candidatura, especialmente el PRD, le dieran más difusión a su propuesta. La candidatura de AMLO está en un momento de repunte, es una buena coyuntura para apretar el paso, de empujar fuerte. La gran opción para el renacimiento de México, para un cambio verdadero, para el florecimiento del trabajo, de la paz y del bienestar, es la propuesta que encabeza Andrés Manuel López Obrador.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR / Preciosos, cínicos y multimillonarios

Preciosos, cínicos y multimillonarios


Imagen





Los ex gobernadores de Oaxaca, Ulises Ruiz, y de Puebla, Mario Marín, son los ejemplos más recientes de la corrupción priísta. Funcionarios de ambos ex mandatarios han sido acusados por diversos delitos y algunos son prófugos de la justicia. Ninguno de ellos ni sus familiares tienen, que se sepa, esa condición. Pero en Oaxaca y Puebla todo el mundo habla de su grosero e inmoral enriquecimiento.

Hay un hilo que se está jalando a nivel federal desde la ciudad austriaca de Wels donde, aseguran fuentes consultadas por este reportero, vive Mario Marín García, hijo mayor del ex góber precioso, Mario Marín Torres.

Quizás el dinero que le permite invertir y vivir en el lujoso barrio de Pernau haya sido obtenido lícitamente, aunque cuesta trabajo creer que no sea producto de negocios hechos desde el poder, el tráfico de influencias o de plano mediante el peculado.

Las fuentes que piden el anonimato aseguran que Marín García —de quien dicen sirvió como prestanombres y accionista de negocios inmobiliarios, taxis aéreos, gasolinerías e inversiones en el mercado de valores de su padre— habita un lujoso chalet que construyó en esa región de los Alpes refugio de príncipes, reyes, magnates y estrellas de Hollywood.

Del ex gobernador poblano dicen que adquirió propiedades en Texas y Florida. Una de ellas la ubican en el 6495 West 27 número 203-41 en Hialeah, Florida, condominio residencial dentro del que está el Lago Grande Condo Three. Hialeah forma parte del área metropolitana de Miami y está en un valle entre la bahía de Biscayne y los Everglades. La mayor parte de sus pobladores habla español y pertenece al grupo de cubanos exiliados con mayor capacidad económica fuera de la isla.

La otra está —aseguran— en el número 8415 de la calle de Whitebrush, en la ciudad texana de Converse del condado de Bexar, con una superficie de 557 metros cuadrados y muy cercana a San Antonio.

No es un delito, por supuesto, adquirir propiedades. El problema es definir si para ello alcanza el sueldo de un servidor público, en este caso el de un gobernador. Más aún cuando hay señalamientos de que el góber precioso contrajo casi al final de su mandato una deuda estatal por 9 mil millones de pesos que, según la calificadora Standard & Poor’s, su amortización fue negociada usando como garantía de pago las participaciones que recibiría Puebla del gobierno federal y que en especie se empezó a aplicar desde agosto de 2011.

Ex colaboradores de Marín Torres están sometidos a proceso: el ex secretario de Salud, José Alfredo Arango, fue detenido y también se le sigue proceso al ex secretario de Obras Públicas, Javier García Ramírez, por desviación de recursos de las arcas del estado. Quizás por eso —afirman los denunciantes de estos hechos— el góber precioso viva escondido en Holanda y su hijo mayor prácticamente exiliado en la austriaca Wels.

De Ulises Ruiz ya le documentaré otros manejos opacos y de sus ex colaboradores llevados a proceso penal. Por lo pronto, anda muy movido para que el gobierno de Calderón lo ayude a defenderse de las acusaciones que podrían enderezarle en Finlandia por la muerte del activista Jyri Jaakkola en la emboscada armada a una caravana que llevaba ayuda humanitaria a San Juan Copala, Oaxaca, ocurrida hace exactamente dos años.

El caso es que quienes ven a estos dos ex gobernadores, a sus amigos y familiares, dicen que sólo están en espera de que el PRI regrese a Los Pinos para que ellos regresen por sus fueros.


Instantáneas

1. LOS ROSTROS. Así se llama el documental sobre la ley antiinmigrantes de Arizona que con mucho éxito presentó ayer su director Renato Dávalos en la Comisión de Derechos Humanos del DF. Con el apoyo de esa institución y del Consejo Nacional para la Prevención de la Discriminación, Dávalos muestra con claridad y crudeza los estragos y el impacto humano, político y económico que ha causado a la comunidad latina dentro y fuera de EU la Ley SB1070 de Arizona durante sus primeros 18 meses de vigencia. Los Rostros también será presentado hoy a las cinco de la tarde en el hotel Camino Real de Dante 14, colonia Anzures y mañana sábado a las 15:30 en el Museo Memoria y Tolerancia de Luis Moya 12, Centro. La entrada es gratuita y no se lo puede perder.

2. RECONOCIMIENTO. La medalla al mérito administrativo José María Luis Mora será entregada hoy al doctor Guillermo Soberón Acevedo por el presidente del Instituto Nacional de Administración Pública, José R. Castelazo, en el auditorio Antonio Ortiz Mena. Castelazo también encabezará la Asamblea General Ordinaria de la Institución.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 26 de abril de 2012

Manual para canallas / Tu bajeza me tomó por sorpresa

Tu bajeza me tomó por sorpresa


Imagen





Una mujer histérica es impredecible. Sí, una mujer herida o enojada puede hacer cualquier locura. Desde destrozar tus camisas a tijeretazos o estrellar tu celular contra el suelo, hasta romper el álbum de fotos o amenazar con cortarse las venas.

“Pero te vas a arrepentir, cabrón”, es lo menos que te dice una mujer que ha sido lastimada en su orgullo. Y aunque no haya nada extraño en un adiós, ellas se imaginan lo peor: Que hay una fila de mujeres esperándote allá afuera, que “tú ya conociste a alguien más” o, peor aún, “seguro vas a regresar con la puta de tu ex”. En su ira, conjugada con dolor o confusión, ella es incapaz de razonar o entender que la relación ya está más caducada que el pan dulce Bimbo en los expendios de ofertas. Cuesta trabajo hacerle entender que ya no es sano aferrarse a un “amor” que se transformó en codependencia o costumbre malsana.


-O-


“De la maleza surgieron tus promesas,/ germinando tristeza en mi cabeza./ Tu bajeza me tomó por sorpresa,/ para lastimar tienes mucha destreza./ Que delicia fueron tus caricias./ Mala noticia: eran pura malicia”: Analí me mandó un mensaje a mi celular. Bueno, uno más. Y seguía empeñada en su rencor. Yo no sabía sí aquello le salía espontáneo y lo escribía en una libreta de rencores. Tampoco es que me preocupara tanto, porque luego de una despedida es mejor contemplar las puestas de sol que añorar las noches sin el fuego acostumbrado. Para Analí yo era el cretino que nunca supo entenderla, el ojete que supo seducirla para después botarla “como si fuera una de las zorras con las que acostumbrabas andar”. Ya antes de irse, con la típica maldición de “un día me vas a extrañar y yo ni siquiera me voy a acordar de ti”, me había dejado una nota imantada en el refrigerador: “Afiladas fueron tus miradas./ Quedé destrozada y en llanto inundada./ Roja y loca, la flama de tu boca me quemo/ y apagarme me toca”. Yo no lo sabía entonces, pero aquello era una canción de Aterciopelados. Lo comprendí cuando encontré la tercera despedida en un libro de Milan Kundera que dejó “olvidado” entre mis archivo muertos: “Empiezo una nueva vida,/ un rompecabezas, que tendré que armar./ Bien lejos, lejos de su influjo,/ de esa extravagancia que torció mi fe”. Quiero pensar que ella suponía que la iba a llamar para aclararle que estaba equivocada, que siempre fui honesto con la relación o algo así. Pero esos recordatorios, que seguro sobran en otros libros o escondidos entre los discos, son más bien posdatas que no necesitan otras posdatas. Así que preferí que se quedara con la impresión de que el cretino siempre seré yo. Y no dudo que tarde o temprano me deje un mensaje en el Facebook con el resto del rompecabezas: “Ya no quiero ir hacia usted corriendo,/ ya no quiero mas gritar su nombre./ Bien lejos, lejos de su influjo,/ de la casi muerte que fue su querer”. Será que conozco demasiado su proclividad al drama. O quizá tenga razón y sólo soy un pinche insensible. O como canta Joaquín Sabina, “tenían razón mis amantes/ en eso de que, antes, el malo era yo”. Para qué aferrarse a explicarles algo que nunca entenderían. Mis rupturas no suelen ser dramáticas, ya no. Cuando mis amigos cuentan que tal o cual vieja les hizo un desmadre en plena calle o que se puso a llorar como histérica o que rompió todo lo que tenía a la mano, no me causa la menor sorpresa.



-O-



Será porque conozco mi maldito carácter, pero mis adioses siempre han sido civilizados. Sí, hay lágrimas o reclamos, pero nunca una pelea o agresiones. “Eres de lo peor”, suelen decirme. Sí, lo soy. “Maldito egoísta”, también lo acepto. “Nunca me valoraste”, suelen reclamar y, en efecto, no soy el hombre que se merecen. Siempre es preferible darle la razón a una mujer agobiada, que ponerse a manotear frente a un huracán. Por eso no me extrañó el recado de Myriam sobre la camiseta, perfectamente doblada, con la imagen de Gustavo Cerati: “Aún recuerdo tu mirada cuando me ganaste esta playera afuera del Auditorio. Pero me gustó más tu sonrisa cuando me dijiste ‘es tuya, seguro te quedará mejor que a mí’. Cuando te lo propones eres encantador. Lástima que siempre te empeñes en ser un idiota”. PD.- Como dice Cerati: “Algún tiempo atrás pensé en escribirte y nunca sorteé las trampas del amor”. Yo también recuerdo la manera en que nos conocimos. Tomé la prenda justo cuando ella la iba a agarrar. Observé detenidamente la impresión y pagué por ella. Myriam preguntó si no tenían otra de la misma talla y no, era la última. Su decepción fue evidente. Así que se la regalé. Dudó en aceptarla, pero su amiga le dijo algo al oído y al final aceptó. Quiso devolverme lo que pagué, pero me negué. A cambió me dio su número de teléfono, como sugerí. Un par de semanas después estábamos saliendo en plan de amigos y meses más adelante teníamos lo que ella llamaba “una relación basada en el caprichoso destino”. Su novio no había querido ir al concierto de Cerati con el pretexto de que “ese wey me cae gordo”, pero él prefería salir con sus amigos porque estaba interesado en otra una chava. A fin de cuentas, él acabó con la vieja que le interesaba y Myriam se refugió conmigo. A mí me encantaba ella, los delirios de su cuerpo desnudo, su manera de vestir y su risa siempre franca. Lo que no soportaba era su insistencia en eso de que me vistiera como a ella le gustaba, “porque la apariencia es lo más importante” o sus horribles comentarios de “ay, es un naco” cuando se refería a alguien que no le caía bien, incluidos algunos de mis amigos. Así empiezan los peores desastres de un hombre: cuando una mujer se siente con derechos de cambiarle hasta la manera de vestir. Así que no tardamos demasiado en comenzar a despedirnos uno del otro. Cuando llegó el momento del adiós definitivo no lo tomó tan mal. Quizá comprendió que soy como un perro viejo al que es difícil enseñarle nuevos trucos. O quizá es que soy un imbécil que, como solía decir, “nunca empeña el corazón por completo y prefiere mentirse a sí mismo”. Así que, como cantan los Estelares: “Guardo en los bolsillos lo que queda de armonía/ y los ciclos del amor de las novias mal perdidas./ El viento empuja las nubes a otra dirección,/ riegan por fin los jardines secos del amor./ Es lo que te quise decir y sólo he logrado mentir”.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

miércoles, 25 de abril de 2012

GRAN ANGULAR / Acosta Chaparro: el que a hierro mata... (2)

Acosta Chaparro: el que a hierro mata...
(2)



El recientemente asesinado general en retiro Mario Arturo Acosta Chaparro fue parte de la Brigada Blanca, que mediante la desaparición forzada, la tortura y el asesinato, esto es, sin el debido proceso penal, combatió a organizaciones guerrilleras durante la guerra sucia de los 70 y 80. Operó con otros oscuros personajes como Miguel Nazar Haro y Luis de la Barreda (de los sótanos de Gobernación); Salomón Tanús (de los separos de la policía del DF); y el también general Francisco Quiroz Hermosillo (desde el Ejército). Todos ellos salieron bien librados, junto al ex presidente Echeverría, de las acusaciones por genocidio que les fincó en 2006 la hoy extinta Fiscalía para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado.

Pero Acosta Chaparro también fue procesado militarmente por sus presuntos nexos con el narcotráfico junto con su compañero de armas Quiroz Hermosillo. Recuperemos aquí algo de esa historia.

El 3 de febrero de 1997, el entonces director del Instituto Nacional de Combate a las Drogas de la PGR, el general de división Jesús Gutiérrez Rebollo, fue citado de emergencia por el entonces secretario de la Defensa, general Enrique Cervantes Aguirre. Ahí le presentó videos y grabaciones en los que aparecía con el ya muerto capo del cártel de Juárez, Amado Carrillo, El Señor de los Cielos. Se dijo en su momento que la acusación y la evidencia causaron tal impacto a Gutiérrez Rebollo que tuvo que ser llevado de emergencia al Hospital Central Militar. Él declararía, tiempo después, que fue llevado contra su voluntad para que se le practicara un cateterismo que le indujera un paro cardiaco y acallara el escándalo que sobrevendría a las fuerzas armadas por los vínculos de tan alto jefe militar con el narcotráfico.

Gutiérrez Rebollo fue procesado, declarado culpable de dar protección a El Señor de los Cielos y encerrado en un penal de máxima seguridad. Pero tres años después la acusación de proteger a Carrillo Fuentes se extendió a otros mandos militares: los también generales Acosta Chaparro y Quiroz Hermosillo, quienes fueron detenidos el miércoles 30 de agosto de 2000. Se les sometió a un Consejo de Guerra por delitos contra la salud, peculado y operaciones con recursos ilícitos que los condenó a 15 años de prisión el viernes 1 de noviembre de 2002. Sin embargo, ambos generales saldrían de la prisión militar cinco años después, cuando en junio de 2007 un tribunal federal anuló en definitiva la sentencia ya que dictaminó que no fueron probados sus vínculos con Amado Carrillo.

Para entonces ya era secretario de la Defensa Guillermo Galván Galván, su compañero de generación en el Heroico Colegio Militar (1959-1962), quien el 23 de abril de 2008 encabezó una ceremonia militar de desagravio.

Desde entonces se convirtió en una especie de asesor sobre asuntos de grupos subversivos y narcotráfico sobre los que, por lo visto, sabía cantidad. En ese carácter —y en su momento se comentó en esta columna— fue consultado sobre el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, ocurrido el viernes 14 de mayo de 2010 y contratado por la familia del ilustre panistas para negociar con los captores, tarea que quedó interrumpida porque cuatro días después, el martes 18 de mayo, Acosta Chaparro sufrió un atentado en la colonia Roma del DF.

Investigaciones periodísticas de la revista Proceso aseguran que en su calidad de consultor y de manera clandestina, Acosta Chaparro negoció para el gobierno de Calderón con La Familia Michoacana la liberación de tres personas, presuntos miembros de Los Zetas, acusadas de los “granadazos” de Morelia del 15 de septiembre de 2008; se reunió con jefes de la organización de los hermanos Beltrán Leyva y se habría encontrado, incluso, con Joaquín El Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa.

Acosta Chaparro fue asesinado el viernes pasado y parece indudable que se trató de una “ejecución” que bien podría ser una venganza relacionada con los reductos de grupos subversivos que aún operan en el país y que fueron sus víctimas en la guerra sucia; o de los cártleles del narcotráfico con los que habría negociado de parte del gobierno. Y es que el que a hierro mata, a hierro muere.


Instantáneas

1. FOCOS ROJOS. Están prendidos en el gobierno, en el PAN y en el equipo de campaña de Josefina Vázquez Mota. La campaña nada más no prende. Y es que el coordinador, Roberto Gil Zuarth, nunca ha terminado nada: ni su diputación, ni la Subsecretaría de Gobernación, ni la secretaría particular de Calderón. Todo a medias.

2. EVALUACIÓN. Para el subsecretario de la SEP, Francisco Ciscomani, evaluar a los docentes de educación básica es una oportunidad histórica de mejoría en la calidad de la educación sin que afecte sus derechos ni estabilidad laboral. Tiene toda la razón.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

lunes, 23 de abril de 2012

GRAN ANGULAR / Acosta Chaparro: el que a hierro mata...

Acosta Chaparro: el que a hierro mata...
(1)



Imagen





En 1971 —tres años después de la matanza de estudiantes en Tlatelolco y ya con guerrillas rurales y urbanas— el Ejército puso en marcha su primer plan de contrainsurgencia. Lo llamó Operación Telaraña y marcó un cambio sustancial en su doctrina de seguridad nacional. Telaraña implicaba el “uso intensivo de operaciones irregulares de contraguerrillas”, según un informe confidencial presentado al entonces presidente Luis Echeverría por su secretario de la Defensa Nacional, Hermenegildo Cuenca Díaz. La operación inició la noche del 1 de abril de 1971 con la detención ilegal del padre de Genaro Vázquez Rojas, a la sazón líder de la Asociación Nacional Cívica Revolucionaria (ANCR), guerrilla que se había levantado en armas en las montañas de Guerrero.

A ese levantamiento liderado por aquel maestro rural se sumó el de otro, también guerrerenese: Lucio Cabañas y su Brigada Campesina de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres, que escaló la movilización guerrillera con el secuestro del entonces senador y candidato del PRI al gobierno de Guerrero, Rubén Figueroa. Esa situación llevó a los militares a pasar, en 1973, de su política de contrainsurgencia a lo que la extinta Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado llamó “política de genocidio”, en su informe La guerra sucia en México.

Empezaron así las detenciones ilegales y la desaparición forzada de personas hasta que el 8 de febrero de 1973 un juez de Guerrero ordenó la libertad por falta de méritos de 29 presos acusados de emboscar a patrullas del Ejército, lo que éste tomó como una afrenta. Echeverría se contuvo unos meses de dar satisfacción inmediata a los militares, que ya habían decidido no entregar a los detenidos a las autoridades civiles. Manga ancha para seguir haciéndolo se les dio desde Los Pinos poco después del intento de secuestro y asesinato del industrial regiomontano Eugenio Garza Sada, el 17 de septiembre de 1973.

En ese contexto llegaron a México, el 23 de junio de 1974, 63 militares de la Escuela Superior de Guerra de Brasil (país que era gobernado por militares) que encabezados por el procurador militar de ese país, Walter Meneces Paz, capacitaron a mandos mexicanos en estrategias y tácticas contra guerrillas.

De esa época data el Grupo Sangre, del que ya informaba el entonces director Federal de Seguridad de la Secretaría de Gobernación, Luis de la Barreda, en notas confidenciales del 24 de junio de 1974. Sangre fue el responsables de muchas de las “ejecuciones” que por esas fechas hubo en Acapulco y alrededores. También realizó detenciones y ejecuciones sumarias en comunidades campesinas que mucho se quejaban del teniente coronel de infantería Francisco Quiroz Hermosillo, comandante del 20 batallón de la policía militar y de sus subordinados, entre ellos el capitán Mario Arturo Acosta Chaparro.

Por esos días, el 2 de julio de 1974, el secretario Cuenca Díaz entregó a Echeverría el documento Análisis y evaluación de la situación actual político-militar en relación al secuestro del senador Rubén Figueroa por la gavilla guerrillera de Lucio Cabañas, al que se le da la relevancia histórica de reconocer que el Ejército estaba “frente a una guerrilla que contaba con apoyo popular”.

Tal reconocimiento intensificó la guerra sucia. En efecto, se combatía a grupos que desafiaban al Estado pero se hacía desde la ilegalidad, es decir, con detenciones y ejecuciones que alcanzaron incluso a inocentes.

Figueroa fue liberado, Vázquez Rojas murió en un accidente de tránsito y Cabañas cayó en combate. Pero la guerra sucia siguió. Figueroa llegó a la gubernatura de Guerrero. Invitó en 1975 al ya ascendido a mayor Acosta Chaparro a participar en su gobierno, primero como delegado de tránsito, luego como director de la policía en Acapulco y posteriormente como jefe de todas las corporaciones policiacas de la entidad. Creó y tuvo bajo su mando a cuatro grupos policiacos que conformaron la temida Brigada Blanca: el Grupo Chihuahua, al mando de los hermanos Tarín; El Espindosky, a cargo de José Espindosky; El Chumacero, a cargo de Rodolfo Chumacero, y El Caballo, a cargo de Miguel Ángel Rodríguez Criollo.

La extinta Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado atribuye a la Brigada Blanca de Acosta Chaparro y a patrullas militares bajo el mando de Quiroz Hermosillo ejecuciones extrajudiciales: “En 30 ocasiones, cada noche —asegura— eran ejecutadas aproximadamente 12 personas y sus cuerpos tirados al mar. De la base aérea de Pie de la Cuesta salían vuelos con cadáveres que serían arrojados al mar. Esos vuelos de la muerte comenzaron a realizarse los días 6 y 7 de septiembre de 1975”.

Quiroz Hermosillo, muerto de cáncer el 19 de noviembre de 2006 y Acosta Chaparro, asesinado el viernes pasado en un taller mecánico de la ciudad de México, fueron infructuosamente acusados de genocidio por la Fiscalía de Delitos del Pasado pero antes procesados y encarcelados por la justicia militar por vínculos con el narcotráfico. Ya le contaré de eso la próxima entrega.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 20 de abril de 2012

Catolicadas / Capítulo 6 - Las cuatro atenuantes

Catolicadas

Capítulo 6

Las cuatro atenuantes










• Sexto capítulo de la serie Catolicadas informa que en muchos casos la Iglesia no condena el aborto
• 81% de la feligresía considera que "por Ley" debe permitirse el aborto: Encuesta de Opinión Católica


En el marco del quinto aniversario de la ley que despenaliza el aborto hasta las 12 semanas de gestación en el Distrito Federal, Católicas por el Derecho a Decidir lanza el sexto capítulo de la serie animada Catolicadas titulado "Las cuatro atenuantes".

En este nuevo capítulo, Sor Juana y el Padre Beto sostienen una conversación mientras miran pasar una marcha de mujeres que reclaman el derecho a decidir sobre su cuerpo. Durante su plática, Sor Juana explica que según el Concilio Vaticano II, las mujeres tienen derecho a decidir si quieren tener hijos o no, y que incluso el Código de Derecho Canónico, que es la ley de la Iglesia, no condena el aborto en muchos casos.

En un contexto donde las reformas constitucionales que protegen la vida desde el momento de la concepción/fecundación han estigmatizado y criminalizado a las mujeres que han interrumpido un embarazo, resulta fundamental contar con leyes como la del DF donde las mujeres tienen acceso a un aborto legal y seguro. En México, la criminalización, la persecución y encarcelamiento de mujeres que ejercen su derecho a decidir en los estados, evidencian la discriminación, la falta de respeto a las diferencias y la falta de garantías para el ejercicio de las libertades individuales y de los derechos civiles.
De acuerdo a información de la Secretaría de Salud, a cinco años de la despenalización del aborto en la Ciudad de México, más de 75 mil mujeres han decidido interrumpir su embarazo, ejerciendo su libertad de conciencia y la mayoría de ellas (85%) han sido mujeres católicas.
Por esta razón CDD desea informar, en este nuevo capítulo de Catolicadas, que existen argumentos de la tradición católica que reconocen la autoridad moral de las mujeres para tomar decisiones en libertad de conciencia, que les permiten disentir de las enseñanzas morales de la jerarquía eclesiástica; el capítulo también tiene la intención de contribuir a eliminar la culpa asociada ante la difícil decisión de un aborto. Dichos argumentos se han retomado de documentos oficiales de la Iglesia Católica como el Concilio Vaticano II o el Código de Derecho Canónico en donde se menciona lo siguiente:

"El Evangelio enuncia y proclama la libertad de los hijos de Dios, rechaza todas las esclavitudes, que derivan, en última instancia, del pecado; respeta santamente la dignidad de la conciencia y su libre decisión..."
Constitución Gaudium et spes N.41

El Código de Derecho Canónico considera las siguientes excluyentes a la pena de excomunión para las mujeres que abortan:


• Cuando la mujer es menor de 16 años (canon 1323, inciso 1º)
• Cuando actuó presionada por miedo (canon 1323, inciso 4º)
• Si lo hizo por necesidad (canon 1323, inciso 4º)
• Si actuó para evitar un grave daño (canon 1323, inciso 4º)
• Cuando ignoraba que infringía una ley (canon 1323, inciso 2º)
• Si actuó en legítima defensa (canon 1323, inciso 5º)
• Si actuó por violencia o de manera accidental (canon 1323, inciso 3º)
• Cuando la mujer carecía de razón o sufría alguna deficiencia mental (canon 1323, inciso 6º)


La serie animada, de la cual forma parte este 6º capitulo, está basada también en una Encuesta de Opinión Católica y en una investigación sobre las declaraciones de los obispos mexicanos, ambas realizadas por Católicas por el Derecho a Decidir entre 2010 y 2011. Dicha Encuesta demuestra que el 81% de la feligresía considera que "por Ley" debe permitirse el aborto, mientras que el 76% opina que la Iglesia no debe expulsar "automáticamente" a las mujeres que abortan.

La serie que fue lanzada el pasado 8 de marzo, pretende contribuir al debate público en torno al papel de la Iglesia católica en la sociedad mexicana, evidenciar las incongruencias entre la falta de compromiso de la jerarquía católica en la defensa de derechos humanos fundamentales por un lado, y las enseñanzas del Evangelio y la tradición católica por el otro; y, mostrar las opiniones a favor de los derechos humanos de mujeres y jóvenes de la inmensa mayoría de los creyentes de esta Iglesia. En los primeros cinco capítulos, la serie animada Catolicadas ha abordado los temas de discriminación contra las mujeres, uso de métodos anticonceptivos, aborto, pederastia clerical y la intervención de la Iglesia Católica en política; en próximos capítulos se tratarán el Estado laico, violencia contra las mujeres, diversidad sexual, VIH y sida, y derechos humanos, entre otros.

GRAN ANGULAR / La militarización de México

La militarización de México

Imagen





Stratfor, la empresa privada de EU especializada en servicios de inteligencia y espionaje, documentadamente vinculada a la CIA y a otras agencias norteamericanas, asegura en un reporte periódico sobre México que el candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, continuará la estrategia calderonista de guerra contra el narcotráfico pero que lo hará mediante la creación de una fuerza paramilitar similar a la Guardia Nacional de los vecinos del norte.

Peña Nieto nada ha dicho aquí al respecto pero Stratfor asegura que la semana pasada hizo esa declaración a la agencia noticiosa británica Reuters.

“El candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, puntero en la carrera presidencial de julio próximo, dijo a Reuters la semana pasada que si resulta electo, aumentará el tamaño de la Policía Federal. También expresó el deseo de crear una nueva guardia nacional o fuerza policiaca paramilitar, para usarla en lugar de las tropas del Ejército y la Armada actualmente desplegadas para el combate de los poderosos, fuertemente armados y violentos cárteles criminales de México”, dice el documento de Stratfor que también dice que Peña Nieto estima en 40 mil los integrantes de esa fuerza paramilitar.

Si tomamos en cuenta que la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, ha ofrecido la continuidad de la estrategia de Felipe Calderón y que incluso el candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador considera, aunque con otro enfoque al origen del problema, mantener por un tiempo perentorio a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad, el futuro inmediato del país es la militarización y la violencia.

El costo en vidas ha sido alto sin que pueda decirse que el poder del narcotráfico haya mermado: 50 mil muertos según datos oficiales y hasta 250 mil según la escalofriante afirmación del presidente municipal panista de San Pedro Garza García, Nuevo León, Mauricio Fernández, en el documental El alcalde, una cinta filmada en 2011 y que se difundirá en agosto próximo.

Y es que el siempre polémico alcalde del municipio con el mayor ingreso per cápita del país, explica que su numeralia no sólo incluye a los del crimen organizado, “sino a otros de los que no te enteras y a otros más del gobierno que no te dicen”, lo que quizás sea una exageración pero refuerza el sentimiento de alarma y dolor que se vive en el país.

El documento de Stratfor asume como un escenario por ellos previsto —y por lo tanto aplaudible— el que México conforme una Guardia Nacional que libere a las Fuerzas Armadas de una participación en tareas de seguridad no previstas en nuestras leyes, a pesar de los múltiples como infructuosos esfuerzos de cambiarlas. De esa manera, también se atajaría el desprestigio del instituto armado por las crecientes acusaciones de violación de derechos humanos.

Stratfor justifica a la administración de Calderón de haber echado mano de las Fuerzas Armadas, al señalar que antecesores suyos como Fox y otros ex presidentes cuyos nombres no precisa, lo hicieron con antelación.

¿Que puede verse en el fondo del documento de Stratfor que, en los hechos, ofrece el punto de vista de las agencias de inteligencia de Washington?

1. Que EU no está dispuesto a modificar una estrategia que, para muchos, incluso militares mexicanos en funciones y en retiro, le impuso a nuestro país por así convenir a los intereses norteamericanos, como el de poder penetrarnos militarmente como no había ocurrido tan abiertamente desde hace 98 años. Tal es la tesis, por ejemplo, de El libro verde de las Fuerzas Armadas, los presidentes de México y los militares que el próximo 25 de abril, a las 18 horas, presentará en el Club de Periodistas de México el general en retiro y ex diputado federal Roberto Badillo.

2. Que si acaso, Washington estaría dispuesto a flexibilizarla con propuestas como esta de la Guardia Nacional hecha por Stratfor y comprada por Peña Nieto según los señalamientos del documento aquí comentado.


Instantánea

1. DESACATO. La Corte, por primera vez en la historia, ha ordenado directamente a un juez obsequiar orden de aprehensión contra el diputado con licencia de Jalisco y candidato panista a una diputación federal, Gustavo Macías Zambrano. En su calidad de presidente del Congreso de Jalisco no acató una disposición del ministro Sergio Vals comunicada el 23 de abril de 2011, de detener el nombramiento de cuatro magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado. La razón de esa suspensión era la de analizar el fondo del problema ya que no había vacantes. Pero Macías no se dio por enterado y ahora será procesado por desacato y abuso de autoridad. El hoy candidato panista calificó la decisión de injusta.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

Manual para canallas /Miradas que reflejan el vacío del alma

Miradas que reflejan el vacío del alma


Imagen





Una mujer solloza semidesnuda y el rimel en su rostro es un antifaz absurdo. La depresión le carcome el insomnio y ella abraza una foto de su infancia. Cómo le gustaría formatear sus recuerdos, “resetear” los malos ratos que perviven en su memoria

En el estéreo suena una balada como cualquier otra de Luis Miguel, una canción poblada de tópicos sobre el amor, acerca de las despedidas. De hecho la habitación también es un paisaje de lugares comunes: un póster de Marilyn Monroe, revistas de belleza, una ventana con cortinas de florecitas, unos jeans abandonados con descuido sobre la silla, aquella lata de Diet-Coke sobre el buró, la mujer semidesnuda y bocabajo sobre la cama. Lo único que resalta es una frase escrita con carmín en el espejo del tocador: “Me he cansado de encontrar un abismo en todas mis miradas”. Marisol Valle nació en Guadalajara y cuando era una jovencita ganó un concurso de belleza a nivel estatal. A esta ciudad llegó con la intención de convertirse en una celebridad. No ganó el título nacional, pero sí ha sido reina de tipos que pueden ponerle departamento. Ahora es amante de un ejecutivo de televisión que le regaló un coche del año, pero antes duró tres años con un productor de programas de nota roja porque, como le dijo una compañera, en este negocio hay que empezar desde abajo.

A sus 29 años, Marisol es una actricita de cuarta en telenovelas y aunque luce guapa en realidad los hombres que ella frecuenta las prefieren jovencitas, casi adolescentes, como Lolitas modernas que se sonrojan cuando les piden sexo oral pero que ya borrachas cabalgan en el unicornio de los excesos. Ella aún consigue papeles menores en melodramas chafas, pero como es ferviente lectora de libros de superación personal todavía cree que algún día le llegará su mejor oportunidad, aunque para ello tenga que hacerse amante de una ejecutiva lesbiana.

Desde que iba en la secundaria, con sus curvas bien formadas y sus senos de mujer madura, Marisol ya sabía que estaba predestinada a las miradas de lascivia, a las caricias de lujuria, a las proposiciones más indecorosas.



-O-



En alguna revista, acaso en una página publicitaria, Marisol encontró una frase que le pareció profunda: “La verdadera revolución consiste en evolucionar uno mismo”. Así que la hizo suya, la tomó “prestada” y a la menor provocación, aunque no viniera al caso, la repetía en las pocas entrevistas que Teleguía o TV y Novelas le publicaban.


Ayer por la noche, mientras se miraba desnuda en el espejo, encontró que sus carnes ya no son tan firmes. Un ligero temor se acomodó en su cerebro y de inmediato pensó en que ya es hora de ahorrar para una próxima liposucción. Ella es hermosa, pero la vanidad es un animal enfermo, histérico, que nunca está contento.

Otra de sus reglas es no perderse ninguna fiesta. Por lo general son aburridas al principio, pues todos tardan en quitarse la careta, pero luego de un rato el alcohol y las drogas enloquecen a cualquiera. Allí conoció a todos sus amantes y algunos le prometieron convertirla en la estrella del momento, mientras que otros sólo pretendían matarla de placer con sus besos. El recuento no ha sido precisamente perfecto, aunque de cama en cama muchas alcanzan sus sueños.

En algún tiempo se enamoró de un conocido actor y ella pensó que era el amor de su vida, sólo que además de contagiarle una enfermedad venérea la cambió por un productor tan jotísimo como millonario. En esas reuniones sociales comprobó que el sexo entre tres era la moda, que los prejuicios caen más fácil que la ropa. La primera vez que besó a una mujer en la boca, mientras su novio en turno le hurgaba entre las piernas, sintió que rozaba el cielo, pero es que la cocaína es una nube oscura que ciega por completo.



-O-



Generalmente Marisol toma litio, prozac y anfetaminas para mantener la sonrisa intacta, como en un comercial de El Palacio de Hierro. De hecho, siempre sonríe ante el espejo como sin hubiera una cámara oculta que la filma todo el tiempo. Y cuando llora y las lágrimas forman ríos de desesperación, se imagina que no hay ningún problema, que todo eso no es más que otro capítulo de una telenovela en la que ella es la protagonista que sufre con las maldades del elenco.

Marisol se niega a entender que su existencia siempre acaba extraviada en una boutique de baratas y descuentos. Ella es un maniquí, como bien lo definiría el poeta Jorge Reyes: “Vestir de rojo en la ciudad, oír un disco sin hablar, tomando vodka en el mar.../ No necesito una mujer superficial/ ni las caricias de un programa digital./ Cada día tú y yo nos podríamos inventar,/ no soy siempre el mismo/ ni tú vives en una espiral”. Su vida es el recuento de excesos, la histeria de sentirse vacía, la certeza de que la fama no es su destino, el dolor de mirarse en el espejo y encontrar un autorretrato incompleto... es el miedo de aceptar que la derrota es un tatuaje en su bajo vientre, la furia de entender que el fracaso es el peor amante pero también el que baña de saliva su cuerpo.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

viernes, 13 de abril de 2012

Objeciones de la Memoria / Cero rechazados en la educación superior

Cero rechazados en la educación superior

Imagen





En días pasados apareció la noticia de que 122 mil jóvenes solicitaron ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de México, pero sólo fueron admitidos 11 mil de ellos. Es decir, menos de 10% de los jóvenes que deseaban ingresar a la UNAM pudieron hacerlo este año.

La cifra es al mismo tiempo esclarecedora y escalofriante. No es culpa de la UNAM. Al contrario, la UNAM con su presupuesto ha logrado tener un crecimiento moderado de su propia matrícula y ha atendido las grandes necesidades académicas, laborales y estudiantiles que tiene.

El problema es más amplio. El problema es que en México no hay una visión estratégica a favor de la educación superior. No existen los recursos necesarios, no hay rescate del sistema educativo, no hay protección del conjunto de la educación, no hay impulso a la educación superior, a la ciencia y a la tecnología.


El problema fundamental que debemos abordar tiene que ver con una muy baja cobertura en la educación superior, de ello podemos darnos cuenta con un sencillo comparativo. En Alemania más de 90% de los jóvenes está en la educación superior; en Cuba más de 80% de los jóvenes acceden a la universidad; en Argentina más de 60% llega a la universidad; en Corea más de 50%; en Perú más de 30%; y en México sólo 26% de los jóvenes acude a una universidad o a alguna institución de educación superior.


Esto nos revela un dato dramático, expresa la falta de desarrollo real de México y la falta de políticas favorables para su juventud.


En México nos parecería extraño que hubiera rechazados en la primaria y en la secundaria, todos consideramos que debe haber un acceso general de la infancia y la adolescencia a la educación.

Sin embargo, ¿porqué hay rechazados en la educación media y superior?, ¿porqué muchos ven como algo “natural” que se rechace a jóvenes que quieren estudiar?


México necesita una gran transformación y uno de los pilares básicos de esta transformación es la masificación de la educación superior. Por ello podemos decir que tal vez la gran transformación de México podrá advertirse cuando hayamos llegado a la meta de cero rechazados en educación superior y cuando todos los jóvenes puedan acceder, si no todos a la Universidad Nacional, sí todos a una universidad pública.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR / Peña: traición y descalabro en Oaxaca

Peña: traición y descalabro en Oaxaca


Imagen





El miércoles pasado en Oaxaca, Enrique Peña Nieto sufrió un descalabro político. Fue en un mitin con sus propias huestes. De la militancia concentrada en la Alameda de León surgieron de pronto gritos que le decían “asesino”. Le echaban en cara su presunta responsabilidad en los hechos violentos de San Salvador Atenco que el 3 y 4 de mayo de 2006, cuando era gobernador del estado de México, cobraron la vida de dos jóvenes, dejaron un número indeterminado de heridos y al menos 200 detenidos. “¡Atenco no se olvida y Oaxaca tampoco!”, decía la consigna que también recordaba la represión de 2005 y 2006 en la entidad.

En esa su primera visita de campaña a Oaxaca, el candidato presidencial del PRI había firmado un compromiso para consolidar la red hospitalaria del estado, lo que dio lugar a que le gritaran “mentiroso” y le dijeran que los oaxaqueños querían hospitales pero funcionando. Y es que de acuerdo con denuncias penales y administrativas, el anterior gobernador priísta, Ulises Ruiz, dejó inconclusas 102 obras hospitalarias mientras que en la ciudad de México, presumiblemente con fondos públicos, construyó un hospital de su propiedad.

Los gritos de repudio provenían de un colectivo denominado Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad, que encabezaba David Venegas. Sus ruidosas consignas los confrontaron con priístas que apoyaban a Peña, quien no ocultó su contrariedad por lo ocurrido y llamó a evitar fracturas.

Esa división, que es real, se remonta a la designación del candidato del PRI para suceder a Ulises Ruiz en la elección que el tricolor perdió ante la alianza PAN-PRD, postulante del hoy gobernador Gabino Cué.

Pero esa división es atizada hoy desde la venganza y la traición por el diputado federal priísta en funciones Jorge Franco, quien finalmente no obtuvo de Ruiz la candidatura tricolor a la gubernatura, porque se la dio a Eviel Pérez Magaña, quien resultó perdedor.

Franco, apodado El Chuky, es uno de los principales responsables de la crisis política y social en que se sumió Oaxaca durante 2005 y 2006, pues llevó el conflicto a su nivel más violento siendo secretario General de Gobierno. Para reprimir a los maestros de la sección 22 y a los militantes de la APPO, echó mano por cierto, entre otros, de David Venegas, apodado El Alebrije, el mismo que el miércoles pasado atizaba a los priístas que agredieron verbalmente a Peña Nieto.

Franco, relevado de la Secretaría de Gobierno, pasó a dirigir al priísmo local desde donde buscó hacerse de la candidatura. Pero al no lograrlo, acabó abiertamente enfrentado a su otrora amigo y protector Ulises Ruiz.

Fue en ese momento que empezó su venganza. Hay quienes aseguran que le entregó al hoy gobernador Gabino Cué toda la documentación que registra la estructura electoral del PRI en Oaxaca y que históricamente le ha permitido controlar al menos 2 millones de votos.

Ahora resulta que Franco, aún como priísta, parece haber pactado con el ex gobernador Diódoro Carrasco (de origen tricolor pero converso al panismo), que hoy es candidato blanquiazul a una senaduría y se ha convertido en una especie de alter ego de la candidata presidencial panista, Josefina Vázquez Mota.

Fuentes consultadas por este reportero aseguran que Franco ya le entregó a Diódoro la documentación de la estructura electoral tricolor y con ella, dicen, 2 millones de votos seguros para Vázquez Mota.

En ese contexto, cercanos colaboradores de El Chuky se han alineado a Carrasco, como Lino Celaya, quien fuera secretario de Protección Ciudadana con Ulises Ruiz; o de Paola España, ex atleta olímpica y ex diputada local priísta. Carolina Aparicio, aún diputada federal priísta, está a punto de integrarse al grupo del ex gobernador.

Venganza y traición son, entonces, las que están detrás de la confrontación mostrada el miércoles por el priísmo oaxaqueño y del descalabro político sufrido por Peña Nieto, quien se había reunido antes del mitin de la alameda con la cúpula de su partido. Fue una comida en el restaurante Las Mercedes a la que Ulises Ruiz no se atrevió a entrar y como un verdadero “apestado” aguardó en su auto, a dos cuadras del lugar, la oportunidad de hablar con el candidato tricolor.


Instantáneas

PODRIDO. Algo muy podrido hay en el fallido proceso de rescate de Mexicana de Aviación. La misteriosa Tenedora K, la que adquirió 95% de las acciones que estaban en manos del Grupo Posadas, informó ayer que la aerolínea ya no tiene inversionista, pues Med Atlántica jamás se presentó a formalizar la transferencia accionaria. ¿Quién no quiere salvar a Mexicana?



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 12 de abril de 2012

Manual para canallas / Mientras maldecimos nuestra suerte

Mientras maldecimos nuestra suerte


Imagen



Un niño pelosnecios hace la rutina del payasito en un semáforo. Los autos transitan indolentes, con su rugir insensible y un aliento insoportable. Pero al pequeño parece no afectarle, así que repite su acto circense una y otra vez, a cambio de un miserable peso.

El sol calcina sus mejillas resecas, mientras nosotros no dejamos de lamentar nuestra mala suerte desde el coche o el autobús. Eusebio no sabe de rencores, ni de ilusiones perdidas, pero conoce mucho del miedo de llegar a casa y encontrarse con su padre borracho. A sus siete años, el pequeño desconoce que el llanto no remediará nada. Y su madre es una esfinge que no oye, no habla y mucho menos acude en su auxilio cada que el idiota del marido golpea a los chamacos o los manda a la chingada para que lo dejen tranquilo. Eusebio quisiera un trenecito de pilas, pero sólo tiene unos cochecitos de plástico barato. Y no, no sabe lo que es una cajita feliz o un McTrío, como tampoco ha ido nunca al cine. Sus noches son un constante terror. Los golpes de su padre no tienen explicación, él no entiende por qué lo torturan de esa manera, nunca podría entenderlo. Su playera sucia es metáfora cruel del abandono, de la ausencia de cariño y del chingado futuro. No, ese pequeño sólo llora porque no tiene remedio lo inevitable. Y no, parece que nunca dejará de pedir dinero en aquel crucero, porque su pinche madre no tiene las agallas para sacarlos adelante, porque la ignorancia es una herencia demasiado oscura. Eusebio no irá a la escuela, ni tendrá pasteles de cumpleaños, mucho menos un regalo que le haga sentirse afortunado. Eusebio es un chamaquito pelosnecios, flaquito, flaquito, triste como la casucha de madera que habita. Y no, nunca conocerá el mar, ni tendrá sonrisas sanas, ni comerá cereal por las mañanas, ni dibujará una familia feliz en su cuaderno, como tampoco ahorrará para comprarse aquel juguete anhelado. No, Eusebio no invitará a sus amiguitos a su casa, ni jugará futbol los sábados, no se sentará a ver caricaturas mientras su madre le hace palomitas, ni tendrá fotos sonrientes, y nunca se enamorará de la chica bonita de un salón de clases. No, Eusebio sólo tendrá miradas tristes frente a las cosas más comunes, mientras nosotros lamentamos nuestra mala suerte.


-O-



Karen tiene demasiados sueños malos. Constantemente sueña que corre con angustia y cae por un precipicio. Y también sus pesadillas son frecuentadas por parvadas de cuervos, que graznan histéricos. Ella tiene ojos grandes y angustias monumentales. A sus diez años acumula demasiadas tristezas bajo los párpados. De un tiempo a la fecha se asila en los silencios, demasiados silencios. Su madre la nota extraña, pero tampoco le presta gran atención. Así son los niños, suele justificar. Ni siquiera se imagina, no, todo lo que gritan aquellas miradas esquivas. Karen rehuye hasta las visitas y ya casi no habla con Cristina, su tía favorita. “¿Qué tienes, Karen?”, preguntó la tía. “Nada”, su respuesta fue simple. Pero la madre tuvo una explicación: “Está loca, no le hagas caso, manita”. Y no, nadie le hizo mayor caso. Qué chingados puede tener una niña a esa edad. Si baja de calificaciones es que “ya está de webona”. Si ya no sale a jugar con sus amiguitas “seguro está enojada”. Si se refugia en los silencios, es porque “está loca”. Y Karen sólo tiene miedo, una angustia que no se quita, una confusión constante que la hace llorar a escondidas. Y cada noche los cuervos no dejan de graznar mientras ella corre, intentando huir, queriendo gritar que alguien le ayude, que llegue ayuda divina de un Dios que siempre está atendiendo otros asuntos. Karen es una niña como cualquier otra, con su cabello largo y las sonrisas escasas, con muñecos de peluche en la repisa, con muñecas olvidadas en un rincón. Ella es una chiquilla que ya no parece soñar con ser enfermera, como su madre. Lo que nadie imagina es que esa pequeña ha sido violentada por aquella prima que la cuida en las noches, mientras la madre hace guardias en la clínica. Sí, Karen es una pequeñita confundida, estresada por el miedo, petrificada por las caricias sucias de esa chamaca de quince años que se mete en su cama. Karen no sabe qué hacer, no tiene idea de lo que pasa aunque intuye que no debe ser bueno o de lo contrario Esmeralda no le amenazaría con que no debe contárselo a nadie. Esa niña esta sola, siempre lo ha estado, y no sabe gritar auxilio de ninguna forma. Nunca le explicaron que su cuerpo es sagrado y que nadie tiene derecho a tocarlo. Ella se siente como si el cielo ya le hubiera notificado que no le aceptarán el pasaporte, como si escondiera algo de lo que debe avergonzarse. Karen tiene ojos grandes y demasiados insomnios bajo los párpados. Y cuando logra dormirse sueña con cuervos histéricos que la siguen a todos lados. Aquella pequeña es un manojo de angustias, mientras nosotros lamentamos nuestra pinche mala suerte. Y no sirven para nada, no, las lágrimas a escondidas, ni encerrarse en silencios, ni la piedad que alguien pueda sentir, ni los rezos de la abuela. Y qué más quisiera uno, que la poesía de Dante Guerra sirviera para arrullar a los niños que son, que fuimos castigados, heridos o violentados: “Tus alas disecadas, la mirada ausente,/ tus canicas en la cera/ y los zapatos desgastados,/ tu pantalón remendado, / esa cicatriz en la rodilla y esa mirada extraviada,/ todo tú eres yo en mis recuerdos./ Tu infancia encerrada en silencios,/ tu niñez ahogada en sollozos, no podrá ya ser perturbada./ Duerme pequeño, suspira quedito,/ que ya estás a salvo,/ que ya estás en mis brazos./ Duerme mi niño, respira tranquilo,/ sueña con juegos que nunca jugaste,/ con juguetes que siempre anhelaste,/ que cuando despiertes/ seguiremos soñando”.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

miércoles, 11 de abril de 2012

GRAN ANGULAR / ¿Bajarán a Josefina?

¿Bajarán a Josefina?


Imagen



Cadena Tres, del Grupo Imagen, editor del periódico Excélsior, difundió ayer una conversación telefónica en la que quien parece ser Roberto Gil Zuarth, jefe del gabinete de la campaña de la candidata presidencial panista, Josefina Vázquez Mota, y tercero en la lista de candidatos plurinominales al Senado, consulta y discute con quien suena al ex secretario de la Función Pública, ex presidente del PAN y ya no se sabe si ex amigo de Felipe Calderón, su paisano Germán Martínez, la postulación como suplente de Gil —para cumplir con la cuota de género— de Adriana Loaiza Garzón, viuda del ex subsecretario de Gobernación Felipe Zamora, quien murió en el accidente de helicóptero en que también falleció el ex secretario de Gobernación Francisco Blake Mora.

En la conversación, que puede escucharse en la liga http://bit.ly/HwsOco, Martínez le dice que la viuda no es una opción “matadora”, es decir, que le genere votos, a lo que Gil replica que Zamora era su amigo, que independientemente de los votos que genere, se le puede echar la mano a Loaiza, que si le va bien él pediría licencia y ella, quien enviudó con tres hijos, tendría resueltos por lo menos dos años de su vida, lo que le daría tranquilidad de conciencia a Gil. Éste le cuenta a Martínez que lo consultó con Margarita Zavala, a quien también sugirió que fuera su suplente pero que ella le contestó que estaría encantada pero que de plano no podía. Y después, ya en un tono procazmente bromístico, presionado por lo de la cuota de género, Gil le dice a Martínez: “Compadre, hazte ‘la jarocha’ y sé mi suplente”.

Esta llamada es la tercera que se difunde de personajes del PAN: otra de estos dos probables protagonistas que, entre broma y veras, ironizan sobre la debacle calderonista con el slogan promocional aquel de que “estaríamos mejor con López Obrador” y una más entre la propia Vázquez Mota y su encargado de redes sociales, en la que la candidata, quizás también en broma, sugiere que su conversación podría estar siendo grabada por Genaro García Luna y/o Alejandra Sota, en lugar de que se dedicaran a grabar a El Chapo Guzmán.

Estamos, evidentemente, ante el ilícito de intervenir y grabar conversaciones privadas, pero sus contenidos revelan diversos mensajes y dan pie a algunas preguntas.

Primero, muestran el nivel, muy elemental, de panistas encumbrados, los términos de selección de posibles candidatos, así sean suplentes, para cumplir cuotas y/o usufructuar desgracias personales y una vulgaridad que refleja que lo último que les interesa es postular a hombres y mujeres con capacidad política y compromiso.

Por supuesto que se trata de productos del espionaje y de filtraciones con objetivos específicos.

¿Quién espía? Los panistas han querido culpar sobre todo al PRI, pero éste no tiene acceso a los instrumentos que se dedican a eso, pues están en manos de quienes ejercen el poder. Así, se puede sugerir que son panistas en el poder los que han espiado a los panistas que lo buscan. Y seguramente son ellos quienes han filtrado las escandalosas grabaciones, lo que por lo menos revela las fuertes divisiones y jaloneos al interior del PAN y que se reflejan en la serie de desatinos de la campaña de Vázquez Mota, y en el relanzamiento que consiste en llamar a Gil jefe de gabinete, rebautizar el autobús de campaña con “La Jefa” y sumar al equipo a incondicionales de Calderón, con lo que ahora parece tener más gente que la que estuvo en el estadio Azul al rendir protesta.

Ahora bien, filtrar ese tipo de conversaciones tendría varios objetivos posibles. Veamos el caso de la más reciente entre quienes probablemente son Gil y Martínez:

1. Desprestigiar a Gil Zuarth para que el “calderonismo” también ocupe esa posición dentro del equipo de campaña y Vázquez Mota quede completamente marginada de las decisiones partidistas, en sentido contrario a lo ocurrido con Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, que tienen bajo su control las decisiones a tomar en el PRI y en el PRD-PT-Movimiento Ciudadano, respectivamente. De esta manera Calderón buscaría evitar el naufragio con la idea de que tendría un costo muy alto cambiar la candidatura de Josefina.

2. Llevar la percepción a tal nivel de desorden, como para experimentar, a pesar de su costo, un cambio de candidatura. Eso aún podría ocurrir, pues el artículo 227, inciso B del Cofipe, establece que las causas para una sustitución de esa naturaleza serían la muerte, la inhabilitación, la incapacidad o la renuncia. Esta última sólo puede aplicar si se presenta 30 días antes del de la elección. Y en ese sentido hay quienes no descartan que la sustituta podría ser Margarita Zavala.

Y 3. Que Calderón ya optó por seguir haciendo valer la alternancia, acató la sugerencia de los factores del poder real y no se resistirá a entregarle el poder a Peña Nieto, con tal de que no vuelva a llegar AMLO.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

lunes, 9 de abril de 2012

GRAN ANGULAR / Sacudida a las candidatas del PAN

Sacudida a las candidatas del PAN


Imagen




Amparada por el respaldo popular que le ha significado darse a la tarea de descubrir y llevar a la justicia por si sola a los presuntos secuestradores y asesinos de su hijo, Isabel Miranda de Wallace —quien ayer se registró como candidata del PAN al gobierno del Distrito Federal— ha encabezado en múltiples ocasiones, sin ocultar una conducta prepotente, diligencias diversas en las que, apoyada por agentes policiacos puestos a su servicio, irrumpen predios y terrenos particulares en busca de los restos de su hijo Hugo Alberto.

Muchos años antes de que le ocurriera esa desgracia personal que dio lugar a un caso lleno de dudas y contradicciones que aún sigue en tribunales, Miranda fue indiciada en una causa penal como probable responsable de los delitos de resistencia de particulares a mandato de la autoridad y homicidio en grado de tentativa. Su prepotencia la empujó a eso.

El número de esta semana de la revista Proceso publica en su portada la ficha de esa causa penal emitida el 21 de julio de 1998 cuando el juez duodécimo penal del DF ordenó su formal prisión preventiva.

Y es que la hoy candidata panista enfrentó a las autoridades de la delegación Tlalpan —entonces encabezada por Salvador Martínez de la Roca, actual secretario de Educación del Distrito Federal— para impedir que fueran retirados dos anuncios espectaculares de su empresa Showcase Publicidad (que le ha dado fortuna personal y solvencia económica), que habían sido colocados en unos terrenos del Periférico Sur, en la colonia Héroes de Padierna, donde existía la prohibición de levantar anuncios porque pasaban cables de alta tensión y ductos de Pemex.

Cuando las cuadrillas de la delegación Tlalpan llegaron a desmontarlos, Miranda apareció con 20 personas a quienes ordenó subir a los espectaculares para evitar el retiro; cuando la autoridad echó mano de una grúa para desmontarlos, ella ordenó a un joven, presumiblemente su hijo Hugo Alberto, que le cortara las mangueras hidráulicas, lo cual —de acuerdo con la denuncia— la desestabilizó peligrosamente.

El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal finalmente la exoneró pero la responsabilizó de causar daño al gobierno capitalino. La historia que recuperó Proceso llama la atención en dos cosas: una, la conducta prepotente que parece caracterizar a la señora; y dos, la proclividad a no acatar los fallos de la autoridad, algo que no se le puede permitir a nadie, y menos a quien aspira a ser autoridad.

Miranda de Wallace parece no entender que la búsqueda de la justicia no justifica la violación de la ley ni que se cometan delitos para castigar otros delitos. Porque en la legalidad, el fin no justifica los medios.



Instantáneas

1. ¿GUERRA SUCIA? Episodios nada afortunado ha vivido en los últimos días la candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota: El estadio Azul vaciándose al tomar protesta, el anuncio de que intensificará el lavado de dinero, sus grises spots de arranque de campaña, su desvanecimiento el día del temblor, la fricción con locatarios y comensales de Tres Marías y la cancelación de una gira a Veracruz por supuestos problemas logísticos. Tal ha sido el desorden y desconcierto que este fin de semana su círculo íntimo se dio a la tarea de planear un relanzamiento. Pero todo esto y la puesta en evidencia de Miranda de Wallace es ya interpretado por el PAN y su presidente Gustavo Madero como una “guerra sucia”. Si, ajá, el burro hablando de orejas.

2. ¿LE ALCANZARÁ? Es obvio que el candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador optó por una estrategia en la que renunció al discurso de confrontación que lo caracterizó hace seis años. Le está apostando a la reconciliación con aquellos sectores ciudadanos que, presas fáciles de la campaña negra panista y empresarial del “peligro para México”, pero también afectados por las decisiones post electorales de El Peje, le retiraron apoyo y voto. Ya veremos si la estrategia le funciona y logra remontar en las preferencias electorales que aún lo mantienen en un tercer lugar. Por cierto que ha tenido buena acogida el cartel en que a AMLO y su gabinete aparecen caricaturizados como la portada del famoso álbum de Los Beatles “Sargent Papper´s Lonely Hearts Club Band”.


3. DESCANSE EN PAZ el ex ministro de la Corte y actual diputado federal, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, don Juventino Castro y Castro. Murió mientras descansaba en su casa de Malinalco, estado de México. En sus últimos años mucho se acercó a la causa de López Obrador y al Movimiento de Regeneración Nacional.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 5 de abril de 2012

Manual para canallas / El infierno está lleno de señales

El infierno está lleno de señales


Imagen




Los días pasan tan rápido como las canciones de moda. Los chicos juegan en el parque con pelotas desinfladas, mientras los jóvenes estrenan sonrisas tímidas. Los ancianos ya no guardan optimismo para mañana, mientras las multitudes parecen seguir señalizaciones hacia el desfiladero.

En los ojos de una madre cabe todo el amor, pero también la desilusión, el ocaso de una vida sin sentido. Este país parece habitado por fantasmas, por seres transparentes que ya no sienten nada cuando se les cae el futuro a pedazos cuando el presente apenas es un esbozo. Esta gente siempre quiere ser mejor, pero siempre le gana la apatía, porque siempre que llega al andén el Metro se ha marchado. Nadie sabe a ciencia cierta qué hacer con sus propósitos: si guardarlos en una caja de cartón o darlos por caducados.


Los pobres somos legión y los ricos nos miran desde sus oficinas de lujo, sentados frente a la caja fuerte, de espaldas a una foto del presidente. En las aceras duermen los vagabundos y los perros se pasean frente a ellos. En los bancos, las tortillas, el cine, la fila del pesero, todos nos hacinamos y maldecimos el tedio, pero nos olvidamos de que los políticos, los poderosos, los banqueros, los funcionarios, los corruptos, los vendepatrias, los asesores de corbata, los amos de la farsa, los dueños del dinero, los sin escrúpulos, nos han ido acorralando, empujando al despeñadero, al país del desconsuelo, allí donde nadie sabe de sonrisas ni alegrías, ni descansos. Mi madre trabajó 30 años para una institución del gobierno. Y los priístas la recompensaron con un diploma ridículo y una pensión más raquítica que un gato famélico. Mi jefa siempre fue muy movida, bien chambeadora, nunca le llamaron la atención por reportarse enferma y tampoco le reprocharon alguna falta de compromiso. Pero la burocracia es un gigante egoísta que no distingue el bando de los responsables y el de los desobligados. Así que como miles de empleados, como tu jefa o igual que tu abuelo, mi madre pertenece a esa multitud de olvidados, a ese conglomerado que no sabe de un retiro digno en una casa de playa. En cambio, mi madre cojea un poco, de manera casi imperceptible, y tiene la columna desviada por un accidente de trabajo. Y no, nunca le dieron el tratamiento adecuado. Cuando mucho un cargamento de pastillas que no curan nada. Mi jefa tampoco necesita mucho, no se queja en lo más mínimo. Soy yo el que maldice a los miserables, a esos que la explotaron y luego exiliaron al olvido con un pinche diploma y una pensión que suena a burla si la comparas con los bonos de los diputados.



-O-



Una mujer me mira con ojos que ya no brillan. Un anciano duerme soñando con su infancia. Aquel policía me observa con más desconfianza que rencor. Este país ya no nos pertenece. Nuestro es el suelo, el aire, los paisajes y el cielo. Todo lo demás tiene dueño. El teléfono, ese auto último modelo, el condominio, la escuela, el semáforo, la electricidad, el agua, la autopista, todo, todo tiene dueño. Y debemos pagar por ello, aunque a veces el precio no sea el correcto. Somos un ejército de bárbaros y queremos venganza y destilamos rencor y odio, pero poco hacemos para ser mejores, para morir luchando. Nos faltan arrestos y nos sobran vituperios. No tenemos valor para buscar un cambio. Es más cómodo ver la tele, contar los muertos por la narcoguerra, aplaudir a los que bailan, corear los goles, ignorar la violencia en Ciudad Juárez, fingir dolor ante las desgracias ajenas, sentir lástima por los niños hambrientos, destapar otra cerveza, votar por el más guapo, comprar discos piratas y cantar los éxitos del momento o suspirar por un aumento de sueldo. Los que tienen el poder lo quieren mantener.

Alguien está manipulando nuestros sueños o las pocas esperanzas que nos quedan. Ojalá que ese poder se les vuelva en contra, como un león de circo o un oso amaestrado. Ojalá que no nos dejemos engañar por los mentirosos, por los políticos de pasado turbio, por los que nos quieren dar pan con lo mismo. Ojalá cada día nos nazcan mejores ideas o al menos un nuevo entusiasmo para agarrar un libro, para informarnos, para que dejen de vernos la cara de pendejos.

Ojalá cada noche logremos dormir tranquilos, como los hombres buenos, como las madres nuevas, como quien cree que la vida todavía vale la pena. Somos legión y llegará el día en que nadie podrá derrotarnos. Disculpa si he sido un poco duro, pero es que me desespero porque veo una ciudad en llamas, un país sin alma y tengo la impresión de que las cañerías gruñen como las tripas de un pordiosero. A lo mejor sólo pasa que amanecí con resaca. O tal vez sólo sea que Nicanor Parra es un poeta que no se anda con rodeos: “Los delincuentes modernos/ están autorizados para concurrir diariamente/ a parques y jardines,/ provistos de poderosos anteojos y de relojes de bolsillo./ Los vicios del mundo moderno:/ Los trucos de la alta banca,/ la catástrofe de los ancianos.../ Los amigos personales de su excelencia./ El afán desmedido de poder y de lucro,/ la carrera del oro,/ la fatídica danza de los dólares./ Como queda demostrado,/ el mundo moderno se compone de flores artificiales.../ Y las almas nobles son perseguidas implacablemente por la policía./ El mundo moderno es una gran cloaca”.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

Andrés Manuel López Obrador, mitin en el Zócalo

Andrés Manuel López Obrador, mitin en el Zócalo





"Solo el pueblo puede salvar al pueblo, solo el pueblo organizado puede salvar a la Nación"
"Ustedes representan la conciencia honrada que se subleva ante la injusticia, ustedes luchan por una nueva vida"

Andrés Manuel López Obrador sus spots

Andrés Manuel López Obrador sus spots


Elecciones 2012, Encuesta

Resultados de Marzo de la Encuesta Nacional Independiente


Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador


Imagen


Fundamentos para una República amorosa

Por Andrés Manuel López Obrador


La decadencia que padecemos se ha producido, tanto por la falta de oportunidades de empleo, estudio y otros satisfactores básicos como por la pérdida de valores culturales, morales y espirituales. Por eso nuestra propuesta para lograr el renacimiento de México tiene el propósito de hacer realidad el progreso con justicia y, al mismo tiempo, auspiciar una manera de vivir, sustentada en el amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza y a la patria.

Es sabido que los seres humanos necesitan bienestar. Es prácticamente aceptado por todos que nadie puede ser feliz sin tener trabajo, alimentación o cualquier otra necesidad, material o biológica. Un hombre en la pobreza piensa en cómo sobrevivir antes de ocuparse de tareas políticas, científicas, artísticas o espirituales.

Pero también es incuestionable que el sentido de la vida no se reduce sólo a la obtención de lo material, a lo que poseemos o acumulamos. Una persona sin apego a una doctrina o a un código de valores, no necesariamente logra la felicidad. Inclusive, en algunos casos, el triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole, conduce a una vida vacía y deshumanizada. De ahí que deberá buscarse siempre el equilibrio entre lo material y lo espiritual: procurar que a nadie le falte lo indispensable para la sobrevivencia y cultivar nuestros mejores sentimientos de bondad.

Cuando hablamos de una república amorosa, con dimensión social y grandeza espiritual, estamos proponiendo regenerar la vida pública de México mediante una nueva forma de hacer política, aplicando en prudente armonía tres ideas rectoras: la honestidad, la justicia y el amor. Honestidad y justicia para mejorar las condiciones de vida y alcanzar la tranquilidad y la paz pública; y el amor para promover el bien y lograr la felicidad.

La honestidad es la mayor riqueza de las naciones y, en nuestro país, este valor se ha venido degradando cada vez más. Aunque esto atañe a todos los sectores sociales, es, sin duda, la deshonestidad de los gobernantes y de las élites del poder, lo que más ha deteriorado la vida pública de México, tanto por el mal ejemplo como por la apropiación de bienes y riquezas de la colectividad. Inclusive puede afirmarse que la inmoralidad es la causa principal de la desigualdad y de la actual tragedia nacional. Dicho en otras palabras: nada ha deteriorado más a México que la corrupción política.

No obstante, siendo éste el principal problema del país y, aunque resulte increíble, es un tema que no aparece en la agenda nacional. Se habla de reformas estructurales de todo tipo, pero este grave asunto no se considera prioritario. Es más, no es tema en el discurso político, por el contrario, en la actualidad se ha extendido la especie del regreso del PRI, con la creencia de que ellos "roban pero dejan robar" y en el contexto de la máxima, según la cual, "quien no transa no avanza".

Aunque se vive en el llamado mundo de la globalidad, tampoco se piensa en importar ejemplos de países y gobiernos que han tenido éxito en hacer de la honestidad el principio rector de su vida pública. En la información más reciente sobre índices de la percepción de la corrupción en 182 países del mundo, mientras Nueva Zelanda, Dinamarca, Finlandia y Suecia ocupan los primeros lugares en honestidad, México ocupa el lugar 100. Y, como es obvio, ellos tienen mejores niveles de bienestar. Pero lo paradójico y absurdo es que en la sociedad mexicana existe este valor y ni siquiera tendríamos que importarlo. Es decir, si hubiese voluntad para aprovechar las bondades de la honestidad, sólo sería cosa de exaltarla, de cultivarla entre todos y hacerla voluntad colectiva.

En los pueblos del México profundo se conserva aún la herencia de la gran civilización mesoamericana y existe una importante reserva de valores para regenerar la vida pública. Me consta que hay comunidades donde las trojes que se usan para guardar el maíz están en el campo, en los "trabajaderos", lejos del caserío y nadie piensa en apropiarse del trabajo ajeno. En muchos lugares, hasta hace poco, no se tenía noción del robo. Aquí cuento que recientemente un joven compañero de Morena olvidó su cartera en el revistero de un avión comercial y días después recibió la llamada de un campesino migrante desde un lugar de California para informarle que él había encontrado su cartera con sus datos y dinero. El campesino migrante, originario de una comunidad de Veracruz, le preguntó sobre cuánto llevaba en la cartera y una vez aclarado el asunto se la envió a su domicilio. Mi joven compañero le preguntó al migrante, que apenas hablaba bien el español, por qué lo hacía. Le contestó que sus padres le habían enseñado a "hacer el bien sin mirar a quién" y que si actuaba así tendría en la vida una recompensa mayor.

Por ello digo que la honestidad es una virtud que aún poseemos y sólo es cosa de revalorarla, de darle su lugar, de ponerla en el centro del debate público y de aplicarla como principio básico para la regeneración nacional. Elevar la honestidad a rango supremo nos traería muchos beneficios. Los gobernantes contarían con autoridad moral para exigir a todos un recto proceder, nadie tendría privilegios. Se podría aplicar un plan de austeridad republicana para reducir los sueldos elevadísimos de los altos funcionarios públicos y eliminar los gastos superfluos. Asimismo, con este imperativo ético por delante se recuperarían recursos que hoy se van por el caño de la corrupción y se destinarían al desarrollo y al bienestar del pueblo.

La justicia. Todavía es vigente la frase bíblica de Madero de que el pueblo de México "tiene hambre y sed de justicia". Es la demanda incumplida, pendiente, a pesar de la Revolución y de toda la retórica de los gobiernos posteriores. Tampoco aparece en la agenda de la llamada clase política. No obstante, es la sombra que nos persigue, que nos impide estar bien con nuestras conciencias y ser más humanos.

La pobreza en México es una amarga realidad, entristece, parte el alma y se encuentra por todos lados. Está presente en los estados del norte, donde antes no había tanta. Es notoria en las colonias populares de grandes concentraciones urbanas y de las ciudades fronterizas; en el campo de Zacatecas, Nayarit y Durango; predomina en el centro, en el sur y en el sureste del país, sobre todo en comunidades indígenas. En todas partes la gente no tiene oportunidades de empleo y se ve obligada a emigrar de sus comunidades, abandonando a sus familias, costumbres y tradiciones. La producción de autoconsumo, los programas de apoyo gubernamental y la ayuda que reciben quienes tienen familiares en el extranjero, no alcanza más que para sobrevivir. No hay para el pasaje, la medicina, para pagar el gas, el recibo de la luz, ni mucho menos para comer bien.

En México la falta de justicia debe avergonzarnos más porque no existe ninguna razón natural o geográfica que la justifique. Nuestro país, a pesar de que lo han saqueado por siglos, todavía es de los que poseen más recursos naturales en el mundo. En todo su territorio hay riquezas: en el norte, minas de oro, plata y cobre; en el sur, agua, gas y petróleo y, en todos lados, el pueblo cuenta con cultura, vocación de trabajo y con una inmensa bondad. De modo que la pobreza no puede atribuirse a la falta de recursos, a la fatalidad, al destino o a la supuesta flojera e indolencia de los mexicanos. Como hemos dicho, se debe a la corrupción imperante y a la economía de elite que sólo beneficia a una pequeña minoría. Lo más lamentable es que, aun con el sufrimiento que implica esta política económica, se insiste en perpetuarla a cualquier costo. Hay una estrategia deliberada para ocultar hasta lo evidente. No se difunden las cifras oficiales que demuestran cómo la llamada política neoliberal nos llevó a la ruina y a un mayor deterioro de la convivencia social. No se dice que en los pasados 15 años, por ejemplo, solo se han generado anualmente 500 mil empleos formales en promedio, cuando se requieren un millón 200 mil. Es decir, cada año 700 mil mexicanos han tenido que emigrar, buscarse la vida en la economía informal o tomar el camino de las conductas antisociales. Tampoco se habla de que hoy 67 por ciento de los trabajadores con empleo, siete de cada 10, reciben ingresos que no superan los tres salarios mínimos, o sea, 13 dólares o 10 euros diarios. Con esos sueldos nadie podría vivir en Estados Unidos ni en Europa.

Por ello, insisto, lo que más desespera y molesta es que quienes realmente gobiernan no hacen nada para evitar el deterioro sistemático de los niveles de vida. Este año, por mantener el negocio de unos cuantos en la compra de los combustibles en el extranjero, va a aumentar la gasolina, el diesel y el gas al doble de la inflación, y como resultado continúa la pérdida del poder adquisitivo del salario. En el más reciente reporte del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM se sostiene que un salario mínimo hace 29 años alcanzaba para comprar 51 kilos de tortilla, o 250 piezas de pan blanco, o 12 kilos de frijol bayo; y ahora, sólo alcanza para adquirir cinco kilos de tortilla o 25 piezas de pan blanco o tres kilos de frijol. De ese tamaño ha sido el empobrecimiento de la gente.

Pero quizá lo que más revela la insensibilidad y el desprecio por la gente, es la forma en que se enfrenta la crisis de inseguridad y de violencia. El gobierno y las elites del poder son incapaces de aceptar que la pobreza y la falta de oportunidades de empleo y bienestar originaron este estallido de odio y resentimiento. Y, como es obvio, menos les importa atender las causas del problema. Por el contrario, en una especie de enajenación autoritaria, pretenden resolverlo con medidas coercitivas, enfrentando la violencia con la violencia, como si el fuego se pudiese apagar con fuego. Se dicen creyentes, pero olvidan que no es la violencia, sino el bien, lo que suprime el mal.

A este pensamiento hipócrita y conservador, debemos oponer el criterio de que la inseguridad y la violencia sólo pueden ser vencidas con cambios efectivos en el medio social y con la influencia moral que se pueda ejercer sobre la sociedad en su conjunto. No hay más que combatir la desigualdad para tener una sociedad más humana y evitar la frustración y las trágicas tensiones que provoca. Estamos, pues, preparados y decididos a resolver la actual crisis de inseguridad y de violencia. Lo haremos bajo el principio de que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. La solución de fondo, la más eficaz y la más humana, pasa por enfrentar el desempleo, la pobreza, la desintegración familiar, la pérdida de valores y por incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio.

El amor. Como hemos sostenido, la crisis actual se debe no sólo a la falta de bienes materiales sino también por la pérdida de valores. De ahí que sea indispensable auspiciar una nueva corriente de pensamiento para alcanzar un ideal moral, cuyos preceptos exalten el amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza y a la patria.

La descomposición social y los males que nos aquejan, no sólo deben contrarrestarse con desarrollo y bienestar y medidas coercitivas. Lo material es importante, pero no basta: hay que fortalecer los valores morales.

A partir de la reserva moral y cultural que todavía existe en las familias y en las comunidades del México profundo, y apoyados en la inmensa bondad que hay en nuestro pueblo, debemos emprender la tarea de exaltar y promover valores individuales y colectivos. Es urgente revertir el desequilibrio que existe entre el individualismo dominante y los valores orientados a hacer el bien en pro de los demás.

Yo sé que este tema es muy polémico, pero creo que si no se pone en el centro de la discusión y del debate, no iremos al fondo del problema. Tenemos que convencer y persuadir que si no buscamos alcanzar un ideal moral, no se podrá transformar a México. Sólo así podremos hacer frente a la mancha negra de individualismo, codicia y odio que se viene extendiendo cada vez más y que nos ha llevado a la degradación progresiva como sociedad y como nación.

Quienes piensan que este tema no corresponde a la política, olvidan que la meta última de la política es lograr el amor, hacer el bien, porque en ello está la verdadera felicidad. Baste señalar que, desde 1776, en la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica, se propone como uno de sus objetivos "fomentar la felicidad", "a fin de formar una unión más perfecta". En el artículo primero de la Constitución francesa de 1793 se menciona que "el fin de la sociedad es la felicidad común". Asimismo, en nuestra Constitución de Apatzingán de 1814, se estableció el derecho del pueblo a la felicidad. Hay también quienes sostienen que hablar de fortalecer los valores espirituales es inmiscuirse en el terreno de lo religioso. La respuesta sobre este asunto la da Alfonso Reyes, de manera magistral, en su Cartilla Moral. Dice que "el bien no sólo es obligatorio para el creyente, sino para todos los hombres en general. El bien no sólo se funda en una recompensa que el religioso espera recibir en el cielo. Se funda también en razones que pertenecen a este mundo".

En los pueblos de Oaxaca, por ejemplo, los miembros de la comunidad practican sus creencias religiosas y, al mismo tiempo, trabajan en obras públicas y en cargos de gobierno, sin recibir salario o sueldo, motivados por el principio moral de que se debe servir a los demás, a la colectividad. No domina el individualismo; la persona no vale por lo que tiene o por los bienes materiales que acumule, sino por el prestigio que logra después de probar su vocación de servicio, su rectitud y el amor a sus semejantes, y esa es su mayor recompensa en la tierra.

Luego entonces, el propósito es contribuir en la formación de mujeres y hombres buenos y felices, con la premisa de que ser bueno es el único modo de ser dichoso. "El que tiene la conciencia tranquila duerme bien, vive contento". Debemos insistir en que hacer el bien es el principal de nuestros deberes morales. El bien es una cuestión de amor y de respeto a lo que es bueno para todos. Además, la felicidad no se logra acumulando riquezas, títulos o fama, sino estando bien con nuestra conciencia, con nosotros mismos y con el prójimo.

La felicidad profunda y verdadera no consiste en los placeres momentáneos y fugaces. Ellos aportan felicidad sólo en el momento que existen y después queda el vacío de la vida que puede ser terriblemente triste y angustioso. Cuando se pretende sustituir la entrega al bien con esos placeres efímeros puede suceder que éstos conduzcan a los vicios, a la corrupción y que aumente más y más la infelicidad humana. En consecuencia, es necesario centrar la vida en hacer el bien, en el amor, y a su vez, armonizar los placeres que ayudan a aliviar las tensiones e insatisfacciones de la vida. José Martí decía que el autolimitarnos, la doma de sí mismo, forja la personalidad, embellece la vida y da felicidad. Pero en caso de conflicto o cuando se tiene que optar, inclinarse por el bien ha de predominar sobre los placeres momentáneos. Por eso es muy importante una elaboración libre, personal, sobre lo que constituye el bien para cada uno de nosotros, según sea nuestra manera de ser y de pensar, nuestra historia vital y nuestras circunstancias sociales.

Sin embargo, existen preceptos generales que son aceptados como fuente de la felicidad humana. Alfonso Reyes, en su Cartilla Moral, los aborda "desde el más individual hasta el más general", "desde el más personal hasta el más impersonal", podemos imaginarlos, dice, "como una serie de círculos concéntricos", "comenzamos por el interior y vamos tocando otro círculo más amplio". Según Reyes, son seis preceptos básicos los que forman parte del "código del bien": el respeto a nuestra persona en cuerpo y alma; el respeto a la familia; el respeto a la sociedad humana en general, y a la sociedad en particular; el respeto a la patria; el respeto a la especie humana; y el respeto a la naturaleza que nos rodea.

Mucho antes, León Tolstoi en su libro Cuál es mi fe, sostenía que son cinco las condiciones para la felicidad terrenal admitidas generalmente por todo mundo: el poder gozar del cielo, del sol, del aire puro, de toda la naturaleza; el trabajo que nos gusta y hemos elegido libremente; la armonía familiar; la comunión libre y afectuosa con todos los hombres; la salud, y la muerte sin enfermedad.

Por supuesto que hay otros preceptos que deben ser exaltados y difundidos: el apego a la verdad, la honestidad, la justicia, la austeridad, la ternura, el cariño, la no violencia, la libertad, la dignidad, la igualdad, la fraternidad y a la verdadera legalidad. También deben incluirse valores y derechos de nuestro tiempo, como la no discriminación, la diversidad, la pluralidad y el derecho a la libre manifestación de las ideas. Y en todo ello, no dejar de admitir que en nuestras familias y pueblos existe una reserva moral de importantes valores de nuestras culturas que se han venido forjando de la mezcla de distintas civilizaciones y, en particular, de la admirable persistencia de la gran civilización mesoamericana.

En suma, estos fundamentos para una república amorosa deben convertirse en un código del bien. De ahí que hagamos el compromiso de convocar con este propósito a la elaboración de una constitución moral a especialistas en la materia, filósofos, sicólogos, sociólogos, antropólogos y a todos aquellos que tengan algo que aportar al respecto, como los ancianos venerables de las comunidades indígenas, los maestros, las padres y madres de familia, los jóvenes, los escritores, las mujeres, los empresarios, los defensores de la diversidad y de los derechos humanos, los practicantes de todas las religiones y los libre pensadores.

Una vez elaborada esta constitución moral, debemos hacer el compromiso de fomentar estos valores mediante todos los medios posibles. Introducir en la enseñanza la educación moral, darle toda la importancia que tienen materias como el civismo, la ética y la filosofía; propagar virtudes y destacar ejemplos positivos en los medios de comunicación. El propósito no sólo es frenar la corrupción política y moral que nos está hundiendo como sociedad y como nación, sino establecer las bases para una convivencia futura sustentada en el amor y en hacer el bien para alcanzar la verdadera felicidad.