viernes, 30 de noviembre de 2012

Objeciones de la Memoria / Todos al Ángel


Todos al Ángel


Imagen





El día de mañana sábado 1 de diciembre el sistema político mexicano impondrá de nueva cuenta por la fuerza y con la trampa a la persona que ocupará la residencia en Los Pinos y las oficinas en Palacio Nacional. Se trata de un ritual viejo pero desgastado. El antiguo consenso de la Revolución mexicana se diluyó y fue sustituido por la imposición fraudulenta o mercadológica de gobernantes.

De 1988 al 2012 no ha habido una sola elección que se haya realizado sin cuestionamiento alguno, sin trauma. Primero fue el fraude electoral para imponer a Salinas de Gortari, más tarde el asesinato de Colosio en el 94, después el Pemexgate y Los Amigos de Fox, grandes escándalos financieros en el 2000, en el 2006 la falsificación de las actas electorales para imponer un resultado falso en la elección presidencial, y finalmente en el 2012 el abuso de los medios de comunicación con una aportación estratosférica en especie y la compra directa de los votos.

De tal manera que mañana 1 de diciembre concluye un sexenio de fracasos y aferramientos. Quien llegó por la puerta trasera al gobierno de la República saldrá de la misma manera. Llegó sin el voto popular, trató de ganar legitimidad con la violencia de la llamada guerra contra el narco, y entrega las peores cuentas en muchos años: más desigualdad, incremento en el número de pobres, 70 mil muertos por lo menos dejados por la guerra contra el narco, el aumento en la tasa de desempleo, la carestía en los alimentos, el estancamiento de la economía y el crecimiento, así como la ausencia total de gestos a favor de la historia de la nación.

El que llega no abre la esperanza del cambio. De hecho entre el PRI y el PAN y entre el PAN y el PRI se ha establecido una suerte de continuidad. Son como la misma fuerza política. El mismo programa económico. El mismo proyecto social. La misma subordinación a los grandes poderes económicos del extranjero. Un monstruo de dos cabezas, pero con la misma ideología real. No ha llegado a Los Pinos y Peña ya impuso una reforma laboral que destruye los derechos de los trabajadores y una reforma de gobierno que convierte la tarea de gobernar en el sótano de la policía política. No se auguran buenas noticias: viene el aumento al IVA, la privatización de Pemex y la eliminación de la representación plural en el Congreso de la Unión. Será otro sexenio de polarización social, de mayor desigualdad y autoritarismo. Pero también de mediocridad y grisura al frente del gobierno.

Esa simple y triste realidad obliga a seguir luchando. Y habrá millones que mantendrán viva la esperanza de ese cambio del que se habla desde hace muchos años en México. Protestar contra la compra de la Presidencia de la República, en contra del rumbo que se pretende imponer a México es una obligación política, ética, histórica y cívica. Por eso mañana 1 de diciembre nos vemos en el Ángel de la Independencia a las 11 de la mañana.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR/ Pacto, candados y asunción

Pacto, candados y asunción


Imagen




La tarde del martes pasado, en reunión de su Consejo Político, el presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, informó que sostenía, junto con el equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, un diálogo permanente encaminado a construir un gran acuerdo político nacional para sacar adelante “ las reformas estructurales que el país necesita”.

Las negociaciones de un Pacto por México, que así le llamó, fueron confirmadas ese mismo día por los presidentes del PRD, Jesús Zambrano, y del PAN, Gustavo Madero. Se abrió así la expectativa de un acuerdo que de entrada le daba a Peña Nieto una sólida base de gobernabilidad en el arranque de su gobierno, a la vez que se apuntaló la percepción de sus dotes políticas y de sus brazos operativos Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong.

Al día siguiente, miércoles, desde Ottawa, Peña Nieto se refirió a la inminente firma del Pacto por México mientras que aquí ya circulaba la invitación a su firma, a realizarse el jueves en el Teatro de la República de Querétaro.

Pero ocurrió que Zambrano y su amigo y mentor Jesús Ortega, no obstante el respaldo fotográfico de los gobernadores de origen perredista, no tenían el de la otra gran tribu del sol azteca, la que encabezan René Bejarano y Dolores Padierna; como el blanquiazul Madero tampoco tenía el de la totalidad del panismo.

Así que una hora después de la referencia hecha en Canadá por Peña Nieto, el PRD salió a decir que aún no había condiciones para la firma del pacto, mientras que el PAN llamaba a no cancelar la negociación.

En medio de esto, el equipo del Presidente electo tuvo que pasar el trago amargo de canclear el evento de Querétaro; el control de daños se implementó ayer mismo con una conferencia de medios en la que los presidentes del PRI, PAN y PRD, junto con los representantes de Peña Nieto, dijeron estar de acuerdo con un acuerdo que aún no acuerdan. Porque eso dijeron, ¿está de acuerdo?

Claro que peor sería que no estuvieran sentados en esta negociación, que empezó hace dos meses. Sus artífices: el panista Santiago Creel, el priísta José Murat y el perredista Jesús Ortega. Ellos convocaron a los presidentes de sus partidos y a los representantes del Presidente electo. Es ahí donde entran Osorio Chong, Videgaray y Álvaro Nuño, quienes han negociado con el equipo del PAN, donde además de Creel están Madero y Juan Molinar; el del PRI, donde además de Murat está Coldwell, y el del PRD, donde además de Ortega están Zambrano y Carlos Navarrete.

El proyecto incluye 64 reformas en las que la energética y la hacendaria parecen ser la cereza del pastel, sin que se tenga claro si se pretende una mayor apertura de Pemex al capital privado, mantener los regímenes fiscales especiales o el aumento de la base de causantes cautivos y eventualmente el porcentaje del IVA, reformas que por implicar cambios constitucionales requieren de las dos terceras partes del Congreso, solamente alcanzables con los votos de las tres principales fuerzas políticas.

El caso es que Peña Nieto no tendrá, antes de tomar posesión, esa tan deseada base de gobernabilidad, aunque todo indica que la conseguirá en los primeros 15 días de su mandato. Pero eso en política tiene costos, como costo tiene otro revés de la semana: la negativa del Senado a aprobar en sus términos el dictamen de los diputados que desaparece las secretarías de Seguridad Pública Federal y de la Función Pública.

Los senadores de PAN y PRD se oponen a desaparecer la SFP antes de que se cree la Comisión Nacional Anticorrupción que la sustituirá; y quieren que la Cámara alta avale el nombramiento del subsecretario del Interior que, incorporado a Gobernación, se ocupará de las tareas de seguridad pública; y los de los altos mandos policiacos para evitar, dicen, que se vuelva a crear una especie de policía política.

El PRI, por supuesto, rechaza esos candados, por lo que el PAN y el PRD le llaman intransigente sin reparar en que dotar de ese aval al Senado implicaría cambios al artículo 76 de la Constitución.

El caso es que sin esa reforma, Peña tendrá que nombrar secretarios de Seguridad Pública y la Función Pública que ejercerán hasta que desaparezcan esas dependencias, lo que lo obliga a cambiar planes originales respecto al gabinete legal que dará a conocer hoy a las dos de la de la tarde a través de Osorio Chong, lo que bien podría interpretarse como su destape para Gobernación, en tanto que Luis Videgaray no parece tener a nadie enfrente para llegar a Hacienda y Jesús Murillo Karam para la PGR.

Después, en el último minuto de hoy y el primero de mañana, Peña Nieto recibirá de Calderón el mando de la fuerza pública, y nueve horas más adelante, ya en cumplimiento del protocolo, la banda presidencial en una sesión general del Congreso, en cuyos exteriores ocurrió el tercer revés de la semana: el de las vallas y cierres de calles que tanto enfadaron a la ciudadanía.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 29 de noviembre de 2012

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Capítulo 10
¡Ah Chihuahua! 

Manual para canallas / Algunas veces soy un trueno


Algunas veces soy un trueno


Imagen





Siempre quise tener una Avalancha. Y nunca se pudo, así que mis amigos y yo nos las ingeniamos para construir un “bólido” de madera y rodamientos de balero. El carrito no tenía volante, pero lo manejábamos hábilmente con un cable recubierto que alguien se voló del garaje de su jefe.

Yo creía que a los Reyes Magos se les había traspapelado mi carta, como suelen pretextar los adultos, pero la verdad es que mi jefa hacía muchos sacrificios para regalarle algo decente a sus cuatro hijos. Lo más gacho era que mi abuela iba curiosamente unos días después del 6 de enero, pero no para obsequiarnos algo sino para “checar” en qué se había gastado mi jefa el dinero. Así que apenas veíamos a la abuela llegar, corríamos a esconder nuestros modestos juguetes en el fondo del ropero. Eso es lo que nos recomendaba mi madre. No fuera a ser que se nos apareciera el diablo y capaz que nuestros regalos terminaban en el Montepío. Es que doña María era capaz de eso y más. Qué se podía esperar de una señora que le compraba zapatos de hule a su hijo más pequeño, nomás por ahorrativa, aunque al chamaco le sudarán las “patrullas” como pollos de rosticería. Pero eso no viene al caso ahora. En realidad yo estaba recordando los días que en me sentía como un trueno, con mi casco verde de soldado y unos gogles de obrero que según yo me hacían ver como un gran piloto de carreras. Y sí, mientras mis amigos me empujaban yo intentaba esquivar los obstáculos que encontraba a mi paso. Cinco vueltas y ya. El que sigue. Nos turnábamos para pilotear nuestra “avalancha” casera, piratona. Y malmirábamos al “riquillo” del barrio que salía a pasear con su reluciente Avalancha roja, que incluía un freno de mano que nuestra nave no tenía. Y qué, y qué, y qué, y qué, le decíamos con ojos de rechazo. Ya luego nos regocijábamos porque el pinche escuincle no tenía quién lo empujara. Así que hasta pasábamos corriendo y empujando cerca de él para que envidiara nuestra velocidad del rayo. Mis amigos y yo éramos felices propulsándonos o manejando un carrito maltrecho de madera. Y entonces se me olvidaba que cada cumpleaños lo que yo más deseaba era una Avalancha. Pero qué bueno que nunca me la compraron porque seguramente habría perdido a mis amigos, nomás por la pura envidia que es mala consejera o a lo mejor porque yo no los hubiera dejado que manejaran mi bólido. Y entonces estaría en un dilema: mis amigos o mi Avalancha. Me cai que Dios sabe por qué hace las cosas. Yo creo que hubiera preferido el bólido y me habrían apodado el “Sinamigos”.


-O-


Sí también me hubiera gustado tener una pista Scalextric, como ya he contado antes, y también una bicicleta de carreras. Pero en mi colonia no había espacio para los lamentos, nos quejábamos un poco y prometíamos que ya no escribiríamos más cartas a los Reyes Magos. Obviamente se nos olvidaba esa promesa cuando se acercaba las fechas navideñas. No teníamos buenos juguetes, ni echábamos carreras de bicicletas, pero nos sobraba imaginación y volábamos de un lado al otro del río con un columpio bien chingón que nunca se rompía. Lo único que quedaba maltrecho era nuestro pantalón, tan lleno de polvo, tan remendado de las rodillas. Y así, entre risas infantiles, con juegos al aire libre, fui creciendo y aprendido otras formas de “volar”, una y otra manera de sentirme como un trueno. Y a veces soy un relámpago y en ocasiones tormenta. Y no sé amar lo que quiero si no es con la intensidad del rayo. Y cuando soy Roberto Castañeda me miro al espejo y no puedo creer que haya cometido tantos pecados en tan corto tiempo. Y lamento haber sido soberbio de una manera estúpida. Para mi suerte, encontré la terapia adecuada y me recetaron unas buenas bofetadas de humildad. Claro, sigo siendo soberbio aunque sólo con los cretinos. Igual he cultivado la ira, la envidia, la pereza y también me han crecido los defectos. Menos mal que los he domesticado, para que nomás aúllen y no muerdan. Y cuando soy Dante Guerra entonces cuento con un aliado, que me ayuda a recetarle placebos a mis monstruos internos. A mí ese tal Dante tampoco es que me caiga muy bien, a veces se pasa de cursi y creo que me quiere hacer quedar mal. Pero qué se le va a hacer, si es como mi doctor Jekyll mientras yo me hago pasar por el señor Hyde. Y en algo sí somos un tanto gemelos, cuando nos sentimos como el trueno y volamos con la intensidad del rayo: “Algunas veces soy un trueno/ que cabalga hasta tus deseos./ Y en ocasiones soy tormenta/ que navega sobre tu cuerpo./ Yo lo que anhelo con esta fiebre/ que se me hace hoguera/ es que conjugues tu cóncavo/ con el verso intrépido de mi sexo./ Yo deliro en el selvático clima de tu vientre/ y me convenzo de que vuelo como trueno,/ mientras noviembre llueve afuera,/ mientras deletreo la albricia de tu nombre./ Algunas veces soy relámpago voraz/ que no tiene más objetivo que repetirse/ una y otra vez, tercamente, en el mismo sitio:/ en la tersura de tu geografía lúdica/ en el punto preciso que despertará/ todas las furias de tu lujuria”. Pinche Dante Guerra, a veces quiere ser relámpago y me contagia de su terquedad. Yo a veces soy trueno y en ocasiones soy un mar calmo, que apenas puede contralar tanta ansiedad. Yo quiero ser siempre un relámpago y volar raudo, chocar contra tu balsa de madera y convertirme en “el culpable de tu lado más caliente,/ el custodio de tus ráfagas de odio/ y el comandante de tu parte de adelante”, como sintetiza Andrés Calamaro.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

GRAN ANGULAR/ ¿A qué le temen?

¿A qué le temen?


Imagen





¿Quién ordenó el cerco policiaco-militar que se tendió en torno al palacio legislativo de San Lázaro desde una semana antes de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto? ¿Calculó, quien lo hizo, el caos vial que iba a provocar, las enormes molestias a miles y miles de transeúntes, y la irritación de vecinos que estos días han tenido que dar vueltas kilométricas para entrar o salir de sus casas?¿O lo hizo deliberadamente para mandar un mensaje inequívoco de mano dura?

Jesús Murillo Karam, presidente de la Cámara de Diputados y muy probable procurador general del nuevo gobierno, negó haber sido quien pidió tan extendido y anticipado blindaje y dijo que será hoy cuando se empiece a ver el tema de la seguridad de San Lázaro sin tan excesivo despliegue.

Las murallas metálicas y los puestos de control que se montaron desde la noche del sábado pasado y que implican cortes viales en avenidas tan importantes como Fray Servando, Congreso de la Unión, Circunvalación, La Viga y Héroe de Nacozari, forman parte de un operativo que encabezan la Policía Federal y el Estado Mayor Presidencial.

El coordinador de los diputados del PAN, Luis Alberto Villarreal, justificó: “No podemos titubear con la seguridad y con las medidas que se tomen para que el próximo 1 de diciembre tengamos un cambio de poderes en paz y con orden”. Y en el colmo de la insensibilidad social tan propia del panismo dijo: “Éso vale mucho más que la incomodidad que desde luego tienen este tipo de operativos”.

Los panistas, como se ve, no superan la pesadilla de hace seis años cuando en medio de la peor crisis poselectoral de la historia reciente del país, Felipe Calderón tuvo que ser introducido por una puerta trasera del salón de plenos para colocarse la banda presidencial entre jaloneos y mentadas de madre. Pero tampoco quieren que se impida a Calderón ingresar a la Cámara de Diputados en lo que sería su segunda y última vez en seis años de Presidencia. Calderón quiere, aunque sea por una vez, entrar por la puerta grande al Congreso.

Lo anterior sugiere que la decisión del ofensivo blindaje proviene del actual gobierno que fenece, sin que necesariamente sean ajenos a ella Enrique Peña Nieto y su equipo. Ellos tampoco quieren que la toma de posesión del próximo sábado no sea en otro lugar que el que indican la Constitución y protocolo (aunque ahora ya hay alternativas), ni que haya expresión alguna de impugnación en la ceremonia.

Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los diputados del PRI, trabajó en eso y logró un acuerdo con el PAN y PRD. Los perredistas garantizaron que no habrá toma de tribuna. El acuerdo asegura que Calderón y Peña Nieto lleguen sin sobresalto y por la puerta grande al Congreso, donde aquél entregará a éste la banda presidencial, con la intermediación del presidente de los diputados, Jesús Murillo Karam. El protocolo no durará más de cinco minutos. Después Peña Nieto, ya investido Presidente, se irá a Palacio Nacional, donde pronunciará un mensaje a la nación.

Los diputados del PT y del Movimiento Ciudadano no garantizan, por su parte, inmovilidad al interior del recinto. Y por fuera, se sabe del anuncio del #Yosoy132 de bloquear el acceso al Palacio Legislativo. No así Morena, que se manifestará en el Ángel de la Independencia dejando a Peña, incluso, un Zócalo libre desde el que no saldrán gritos que perturben el discurso de la asunción.

De manera que aquí no hay más que dos sopas respecto al cuestionado cerco policiaco-militar: o el gobierno y el equipo del Presidente electo saben de manifestaciones y/o amenazas más graves, o realmente quieren mandar un mensaje de mano dura.

El blindaje ha sido tan molesto que las huestes perredistas y su coordinador parlamentario, Silvano Aureoles, se montaron en él con el derribo de algunas vallas, lo que dio lugar a la flexibilización del cerco con la apertura de estaciones del Metro cerradas dentro del plan original, y el levantamiento de algunos de los cortes viales. Pero en el fondo hay una pregunta: ¿a qué le temen?


Instantáneas

1. ATORÓN. El PAN y el PRD en el Senado maniobran para modificar la minuta aprobada por los diputados respecto a la eliminación de las secretarías de Seguridad Pública y de la Función Pública. Eso implicaría que regresara a la Cámara de Diputados ya con el tiempo encima para que Enrique Peña Nieto pueda hacer correctamente los nombramientos de su gabinete.

2. MEGAAFORE. El IMSS y Banorte concretaron ayer la compra por mil 600 millones de dólares de la Afore Bancomer. Junto con la Afore XXI que ya operan, tendrán la administradora de fondos de retiro más grande del mercado nacional.


Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico

lunes, 26 de noviembre de 2012

GRAN ANGULAR/ El sexenio de la muerte

El sexenio de la muerte

Imagen





Antes de añadirle a esta columna cualquier carga de interpretación u opinión, dejemos que las cifras hablen por sí mismas, datos duros de fuentes oficiales como el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Secretaría de la Defensa Nacional, la PGR, el Inegi y la ONU:

1. Setenta mil personas murieron en este sexenio en hechos relacionados con el narcotráfico y 30 mil desaparecieron. De la primera cifra, es muy probable que la mayoría pertenezca a las bandas criminales aunque hay también inocentes (llamados insensiblemente “daños colaterales”), soldados, marinos y policías, lo que por supuesto no les quita la condición de muertos. Y en la segunda cifra, la de los desaparecidos, hay, a no dudarlo, muchos criminales, sí, pero también muchos inocentes.

2. El dinero que se gastó en lo que Felipe Calderón primero llamó “guerra” (más con afanes legitimadores que objetivos) y luego dijo que siempre no (ya con afanes justificadores ante la debacle), fue de aproximadamente 400 mil millones de pesos de los que 200 mil millones fueron para equipo y armamento, 25 mil millones para tareas de inteligencia y otros 175 mil millones a la operación y despliegue de las fuerzas federales en todo el país.

3. El crimen organizado gastó, según estimaciones conservadoras, 145 millones de dólares en la compra de armamento de todo tipo, incluido el de alto poder, del que las autoridades le decomisaron 140 mil armas, 14 millones de municiones, 11 mil granadas de fragmentación y mil lanzacohetes.

4. Se sometió a exámenes de control de confianza a poco más de medio millar de policías estatales y municipales, que sólo 15% aprobó.

5. Se consiguió el decomiso de 100 mil toneladas de droga, 538 aeronaves y mil millones de dólares.

Y 6. Se logró la captura y/o abatimiento de 25 de los 35 capos del narcotráfico más buscados.

Ahí tiene usted un somero panorama de los saldos de esta guerra, no obstante los cuales, ni se ha detenido el trasiego de droga de y a través de México hacia EU; ni ha disminuido el consumo de estupefacientes; ni los capos caídos han dejado de ser inmediatamente reemplazados por otros; ni han sido detenidos los grandes jefes del cártel más importante y poderoso, el de Sinaloa, menos el principal, Joaquín Guzmán Loera, fugado en 2001 del penal de Puente Grande, Jalisco, durante los primeros días del primer gobierno panista, el de Fox, y recién creada la Secretaría de Seguridad Pública Federal, a la que apenas el jueves la Cámara de Diputados le dio cristiana sepultura al desaparecerla y fusionar la Policía Federal con la Secretaría de Gobernación, como la más clara y contundente expresión de su fracaso; ni se ha evitado que 2 mil millones de dólares sigan cruzando anualmente entre México y EU como producto del narcotráfico.

Dijo siempre Calderón que su estrategia era integral: confrontación al poder armado de la delincuencia, combate al lavado de dinero y prevención del consumo. Pero ¿qué tenemos ahora? Pues en términos de fuerza, desde el criterio militar dominante en este sexenio: una guerra perdida y costosa en términos de vidas y dinero. En cuanto al lavado de dinero: un flujo abundante y creciente de dinero ilícito que ingresa a los circuitos financieros. Y desde el criterio de la prevención de adicciones: un crecimiento del consumo de drogas en México y EU.

Es decir, esta guerra la ha perdido Calderón, quien inoculó una violencia creciente entre los criminales, aún los del fuero común, y en amplios sectores de la sociedad, donde corroe el tejido social y dispara los índices de maltrato a mujeres, niños y grupos vulnerables.

Pero Calderón insiste que este que termina fue un sexenio valiente que atajó a los criminales y fortaleció la instituciones. No ve, o no quiere ver, que fue un sexenio de muerte y que esas instituciones que dice haber fortalecido hoy son suprimidas por inútiles o están confrontadas entre sí o con otras por la improvisación con que se enfrentó el problema de la inseguridad y la delincuencia organizada.

Esa debacle y el ánimo vengativo que deja son los que impedirán que después del próximo sábado Calderón pueda permanecer en México. Seguramente se irá a EU, donde el trabajo académico en alguna universidad de ese país será la coartada para que quede bajo la protección de Washington, a cuyos intereses sirvió bien.

Y ¿qué pasará con otro de los siniestros personajes de esta trama? ¿Podrá Genaro García Luna, por ejemplo, permanecer en el país sin el aparato armado que hoy lo cuida? Adelanta la reportera Anabel Hernández en los fragmentos de su libro México en llamas que publica Proceso esta semana, que García Luna se mudará a Miami si no prosperan los encuentros que ha tenido con el ex presidente Salinas para obtener un cargo o encargo del gobierno que iniciará el próximo sábado Enrique Peña.


Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 23 de noviembre de 2012

Objeciones de la Memoria / Morena

Morena

Imagen




Entre tantos acontecimientos adversos, tristes, desoladores, hay sin embargo un hecho positivo en estos días, surgió una nueva fuerza política: Morena. Detrás de este acontecimiento se encuentra una década de grandes luchas políticas y sociales.

Las luchas contra el desafuero del jefe de gobierno del Distrito Federal 2004-2005, la campaña electoral del 2006, la resistencia civil contra el fraude electoral ese mismo año, las batallas en defensa de la economía popular, en contra del aumento de los alimentos en 2007, el movimiento en defensa del petróleo y la soberanía nacional en 2008, la lucha contra los agravios cometidos por el Tribunal Electoral hacia los habitantes de Iztapalapa, las luchas solidarias con mineros, electricistas, comuneros e indígenas de diversos lugares del país...

Todo ello ha generado un enorme tejido social, una organización implantada en todo el territorio que se se expresa ahora en el Movimiento de Regeneración Nacional. Es un torrente social que busca su cauce y su espacio de representación popular propia.


Es un movimiento que cuestiona la política económica que ha prevalecido en el país durante 30 años aplicada por el PRI y el PAN. Son estas dos fuerzas políticas las que han aprobado el Tratado de Libre Comercio, el derrumbe de los aranceles, la contención del salario, la privatización de las empresas públicas, la reforma al artículo 27 constitucional para permitir la inversión extranjera en el campo, el Fobaproa, el aumento al IVA de 10 a 15%, y luego de 15 a 16%, la disminución de los impuestos a los más ricos del país.


A todo esto le llaman reformas estructurales y son sin embargo las decisiones que nos han llevado al país a la debacle; 30 años de neoliberalismo han producido los peores saldos de nuestra historia: 80% de la población se encuentra en pobreza o carencia; tenemos la tasa de desempleo más alta de nuestra historia; somos la treceava economía del mundo pero tenemos el lugar 103 en distribución del ingreso, lo que nos hace uno de los países más desiguales del planeta.

La cobertura de educación superior que tenemos es una de las más bajas, apenas llega a 25% de la juventud, mientras que en Argentina supera 60% y en Alemania rebasa 90% de cobertura; la tasa de crecimiento anual del país apenas rebasa 2% anual, cuando en otras épocas crecimos a más de 4% anual durante cuatro décadas; además, medio millón de mexicanos se va cada año a Estados Unidos por no encontrar oportunidades en el país.

Ésos son los saldos de un modelo económico al que continúan defendiendo sus únicos beneficiarios, una pequeña minoraría que concentra la riqueza de México.


Morena ya es una organización con implantación en todo el territorio nacional en los 300 distritos electorales. A lo largo del 2013 será una organización con comités en todos los municipios del país y comités de base, así como comités seccionases hacia finales de 2013.

Hacia finales de 2013 organizará 32 grandes asambleas en cada uno de los estados de la República para obtener su registro y competir en las elecciones del año 2015.


Morena es una muestra de que se puede hacer política cerca de la gente sin élites privilegiadas. Morena es la organización que cuenta con el mayor liderazgo político de nuestro país, es decir, el de Andrés Manuel López Obrador. Morena es la izquierda de nuestros días.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR/ La SCT se saltó las trancas

La SCT se saltó las trancas


Imagen





La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), o al menos la parte correspondiente a la Dirección General de Aeronáutica Civil, se mudó hace unos días a su nueva sede de la colonia Guadalupe Inn de la delegación Álvaro Obregón, comprada en 500 millones de pesos sin la autorización de la Secretaría de Hacienda y a pesar del decreto de austeridad que prohibía la adquisición de inmuebles, expedido por Felipe Calderón en 2008 para paliar los efectos de la crisis económica mundial.

Esto, a no dudarlo, tiene implicaciones civiles y penales para quien autorizó la compra del edificio ubicado en Altavista y Periférico, en este caso Juan Molinar Horcasitas, entonces titular de la SCT; de esta información ya le había adelantado algo aquí el pasado 31 de octubre (http://cort.as/2qxO), pero información reciente obtenida a través del IFAI permite corroborar que el programa de inversión correspondiente no fue aprobado en los presupuestos de egresos de 2010, 2011 y 2012.

Las escrituras de compra-venta, de la que da fe la notaría 65 del licenciado Pedro del Paso Regaert del 3 de septiembre de 2010, ubica el inmueble en el predio resultante de la fusión de la casa marcada con el número 267 y la casa marcada con el número 261 de la calle de Las Flores, en la colonia Tlacopac, sobre una superficie de mil 944.62 metros cuadrados.

De acuerdo con una copia del documento (en poder de quien esto escribe), el valor del inmueble es de 503 millones 160 mil 313 pesos y fue vendido por Constructora y Fraccionadora del Sur, S.A. de C.V., representada por Nicolás Landín Bonilla. Como parte compradora se señala a los Estados Unidos Mexicanos, a través del Poder Ejecutivo federal, por conducto de la Secretaría de la Función Pública, a través del Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales, con cargo al presupuesto de la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT.

El ciudadano José Luis Moya, a través de la solicitud de acceso a la información 0000600159612 pidió la documentación a Hacienda bajo el argumento de que había un decreto presidencial de austeridad que impedía la compra-venta de inmuebles para la administración pública federal. Hacienda respondió argumentando la inexistencia de la información, lo que no resultaba satisfactorio toda vez que esa depedencia debe autorizar los proyectos de inversión. Por esa razón, Moya interpuso ante el IFAI el recurso de revisión 2605/12 resuelto apenas antier.

Los comisionados del IFAI ordenan a Hacienda la modificación de la respuesta de la siguiente manera: “En este sentido, aun cuando la SHCP señaló que el programa (de inversión) que requiere el recurrente no fue aprobado en los Presupuestos de Egresos de la Federación para los ejercicios fiscales 2010, 2011 y 2012, toda vez que para el ejercicio fiscal 2012 se establecieron diversas disposiciones de austeridad, cabe señalar que para el registro del proyecto de inversión de referencia, la SCT debió enviar a la SHCP una solicitud de registro del mismo en la Cartera de Programas y Proyectos de Inversión, documento que no fue entregado por el sujeto obligado”.

De lo anterior se infiere, entonces, que la SCT no cumplió con ciertos procedimientos y Hacienda no autorizó la inversión.

Bueno sería que la Auditoría Superior de la Federación (que ya recibió la denuncia pero que no ha emitido el oficio en que da por iniciada la investigación correspondiente), tomara cartas en este caso.

El asunto no es menor y tiene graves implicaciones para el secretario Molinar, muy cercano a los intereses de Felipe Calderón y a su grupo dentro del PAN.

Por asuntos como este deberían empezar las nuevas comisiones anticorrupción del Senado y la Cámara de Diputados y la que, de aprobarse, a iniciativa de Enrique Peña Nieto, habrá de surgir en el próximo gobierno.


Instantáneas

1. APROBADO. Hasta el momento de escribir esta columna, los diputados habían aprobado las modificaciones propuestas por Peña Nieto a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, mediante la cual desaparecen la SSP Federal, para que sus funciones sean absorbidas por la de Gobernación; y la Secretaría de la Función Pública cuyas funciones asumirá una Comisión Nacional Anticorrupción cuya aprobación se discute en el Senado.

2. PLENO COMPLETO. A marchas forzadas, el Senado aprobó el nombramiento de dos nuevos ministros de la Corte: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien cubrirá la vacante que deje al pasar a retiro Sergio Salvador Aguirre Anguiano, y Alberto Pérez Dayán, quien ocupará la ponencia que deja al retirarse Guillermo Ortiz Mayagoitia. Decisión ésta salomónica: Ortiz Mena es a Calderón lo que Pérez Dayán a Peña Nieto.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 22 de noviembre de 2012

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Capítulo 9 - ¿Donde se me escondieron?

Manual para canallas / Una bala con tu epitafio grabado

Una bala con tu epitafio grabado


Imagen




Algo está mal en mi familia, para variar. No todo es tan malo, creo, pero hay cosas que me hacen dudar de la lucidez de mi gente. Yo soy un poco loco, quizá más de lo normal, pero sospecho que algún mecanismo está demasiado alterado en mi parentela. Por eso mejor sonrío, ni para qué me acongojo.

Se me hace que el más esquizofrénico de los dioses nos mandó un ejército de ángeles volubles para que nos surtieran pequeñas dosis cotidianas de bipolaridad. Y nosotros recetándonos placebos, creyendo que ahí la llevamos, haciéndonos como que la Virgen nos habla y tratando de aparentar normalidad. No es queja, ni nada por el estilo, pero me cai que mi familia está re’lurias, aunque tengan cara de gente común y corriente (más común que corriente, tengo que aclarar). Bueno, al menos debo considerarme afortunado porque mi abuelo se llamaba Roberto. No me hubiera gustado que me bautizaran como Rudecindo o Melitón tercero, por decir algo. No es queja, pero mi familia materna sí está medio tocadiscos; sí, me cai que sus hamsters hacen ejercicio de reversa. No hay que ser un genio para llegar a esas conclusiones, lo he ido comprendiendo con el tiempo, nomás de convivir con ellos, con sus ángeles y demonios que son hartos, sobre todo estos últimos. Y ha habido pasajes terribles, épocas oscuras, pero también ciclos de armonía. Yo me quedo con lo bueno, atesoro los recuerdos gratos, para qué me amargo la vida repasando lo malo. Ya bastantes fardos he cargado, con la herencia de mi padre. Pero qué carajos, estamos hablando de mi parentela, a la que le da por atesorar las cosas más extrañas, según recuerdo. Como mi abuela, que durante muchos años guardó una maleta con las pertenencias de mi abuelo y tocayo Roberto. No recuerdo que hubiera un retrato suyo, del abuelo, pero hurgando en aquella valija se me quedaron algunas memorias íntegras.


-O-


Mi abuelo es un extraño, no lo conocí nada y me quedé con lo que me platicaron. Era un buen hombre, cuentan, con vicios y vacíos, con virtudes y defectos. Y era guapo, dicen, de ojo claro y una altivez que se confundía con arrogancia. A mí me legó su altivez, aunque hubiese preferido que me heredara los ojos claros. Él era un campesino sin tierra por arar, sin propiedad alguna, así que no tuvo otro sendero que emigrar a la capital. Y aquí se vino a instalar, con la esperanza de una vida mejor, sólo para encontrar la muerte, esa misma que nunca es de fiar. El abuelo era policía industrial, de esos que cuidaban las fábricas y dormían de más. Era un buen tipo, recuerdan en la familia, más cariñoso que la abuela y también algo campechano. Yo no sé si le gustaba beber, si era ojoalegre, si fumaba Delicados sin filtro, si usaba loción Jockey Club, si odiaba bañarse o si sus manos eran largas. Y no lo sé porque en la familia no se habla mucho de él. Será porque la tragedia es su sombra, un matiz que le perseguirá por siempre. Yo tengo una versión de su muerte y no sé si en verdad sea congruente con la realidad: según sé, el abuelo murió al caer del techo en la fábrica que laboraba. Era muy joven, demasiado creo yo, para quedar inerte y condenar a la viudez a una mujer con siete hijos pequeños. Mi abuela que lo quería tanto y él que se fugó a destiempo, sin proponérselo, nomás de perra que es la vida, nomás de injusta que es la muerte. Será por eso que mi familia enloqueció en los silencios, sin contarle a los nietos cómo fue el abuelo. Y yo no tengo una foto para el recuerdo, ni una tumba dónde depositarle flores. Lo único que guardo en la memoria es aquella maleta vieja, oculta bajo la cama, en la que habitaban las últimas pertenencias de don Roberto.


-O-


Mi abuela no lo sabe, pero cuando ella no estaba en su casa yo husmeaba en aquella valija. Y me entretenía mirando el sombrero de policía, la insignia con el nombre de Roberto Castañeda y una pistola igual de fría que la ausencia de aquel hombre. Sólo a la abuela se le podía ocurrir conservar aquella arma. Era un viejo revólver Smith & Wesson con cachas de nogal, sin balas en el tambor, que yo sopesaba con calma sólo para comprobar que tenía que usar mis dos manitas de niño para empuñarla. Lo bueno es que nunca se me ocurrió colocarle un proyectil, aunque a decir verdad dudo mucho que tuviera la fuerza suficiente para jalar el gatillo. A lo mucho que llegué fue a ponerme la gorra oficial para mirarme al espejo y a robarme una bala para atesorarla. Ah, y también llegué a pensar que cuando fuera grande le pediría a mi abuela que me regalara ese revólver, porque también me rondaba la idea de ser policía. Por mucho tiempo conservé la bala y la veía como una especie de amuleto o mi gran posesión, ya saben cómo es uno de ideático mientras nos gobierna la infancia. Y nunca pregunté si el abuelo era un buen guardián o cómo se veía con su uniforme. Y también olvidé mis planes de ser policía. Luego quise ser bombero, astronauta, piloto de guerra, futbolista profesional y hasta luchador enmascarado, para terminar piloteando esta nave de segunda mano que es mi vida. Y ultimadamente, el revólver del abuelo sólo hubiera servido para darme un tiro desde hace mucho tiempo. Y Dante Guerra tendría la despedida perfecta: “El ojo gélido del arma me apunta con pulso firme/ y esta mirada que tengo ya no es de alguien cuerdo./ En el bolsillo guardo una bala con mi nombre/ y un trozo de papel garabateado con un intento de epitafio./ Si es que me largo antes de tiempo, si me atolondran mis gárgolas,/ pido que me sepulten con una foto de mis hijos y el aullido de mi perro./ No me lloren demasiado, que esta ausencia es de piedra./ Mejor olviden pronto que he vagado por allí,/ que no pude dejar huella ni escribir un poema incendiario./ Olvídenme pronto, como yo he olvidado por qué sigo aquí”.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

miércoles, 21 de noviembre de 2012

GRAN ANGULAR/ Morena y las lacras de la política

Morena y las lacras de la política


Imagen





Morena, por decisión de su congreso nacional, buscará constituirse en partido político: 86.2% de sus consejos estatales lo determinaron así mediante voto libre y secreto depositado en las urnas el martes pasado. Deberá cumplir, por supuesto, con los requisitos de ley para obtener ese registro: al menos 60 mil afiliados y declaración de principios, programa de acción y estatutos, lo que se da prácticamente por satisfecho si nos atenemos a su actual número de militantes y estructura organizativa.

Faltará que en las elecciones obtenga al menos 2% de la votación para mantener el registro y aunque participará en las locales de 2013 —también por acuerdo de su congreso nacional— la prueba de fuego a nivel nacional será en las federales de 2015, en las que deberá medirse en solitario, sin posiblidad de alianzas o coaliciones.

AMLO preside en Morena el Consejo Nacional, órgano que ayer eligió como presidente del Comité Ejecutivo Nacional a Martí Batres Guadarrama, quien el domingo renunció al PRD y ya pidió licencia como diputado federal. Bertha Luján fue electa como secretaria general de lo que será el nuevo partido. Por menor que sea el porcentaje de quienes preferían que Morena se mantuviera como asociación civil (11.2%), López Obrador tendrá que bregar contra su argumento central: ningún partido tiene remedio. Reflejo de la percepción popular, ese aserto tiene sustento en mediciones hechas por Transparencia Mexicana, que coloca a los partidos entre las instituciones más corruptas y desprestigiadas.

Pero AMLO dijo que Morena evitará los vicios de la política: no dará cabida a tribus ni será totalitario; no será de multitudes ni de corrientes; no marcará ni aceptará líneas en la elección de sus cuadros; y no dará cabida al individualismo, al oportunismo, al clientelismo, al sectarismo y a las lacras.

Pero lacras de la política ahí las había. Manuel Bartlett, el de la caída y la callada del sistema electoral en 1988, por sólo citar un ejemplo. Y no había terminado López Obrador su discurso, cuando los delegados ya intercambiaban apoyos para la elección de dirigentes.

Pienso que la política puede ser noble cuando realmente busca el bien común. Los partidos, por lo demás, son constitucionalmente necesarios en la lucha por el poder, no obstante la reciente reforma que permitirá candidaturas independientes en 2018. Pero esa inercia de desprestigio y corrupción es histórica en México y el mundo.

El satirista y abogado francés Maurice Joly (1829-1979) dice en su libro El arte de medrar:

“Hay que imaginarse a los partidos en un Estado como clanes o tribus que avanzan cada una por su lado a la conquista del poder con principios, es decir, con palabras por bandera. Podemos ver, pues, que en realidad nunca hay más que dos grandes partidos enfrentados, los que quieren derrocar al gobierno existente porque no les permite hacer sus negocios, y los que quieren conservarlo porque conviene a sus intereses.

“Los que quieren mantener el orden establecido tienen razón (porque) tienen motivo para considerar enemigos de la sociedad a quienes sientan la tentación de venir a turbar sus placeres (por lo que) nada les parece más digno de respeto que las instituciones de las que viven. En cuanto a los que quieren deshacerse del gobierno, también tienen razón, ya que su móvil es el mismo que el de sus adversarios. Sólo difieren entre sí por su preferencia por tal o cual sistema de gobierno que les parece más favorable a sus ambiciones o al desarrollo de su actividad.

“Cada uno de ellos propone un tipo particular de gobierno, con diferentes dosis de igualdad o de libertad. Y como los pueblos son volubles, cada uno de esos principios o sistemas tiene la oportunidad de imponerse alternativamente. Como señuelo, sin embargo, no hay nada comparable a lo que se ha inventado hace varios años con el nombre de democracia”.

Si AMLO y Morena logran remontar esta interpretación histórica tan cercana a la naturaleza humana, estará llamado a encauzar un verdadero cambio. Si no, serán una decepción más.


Instantáneas

1. ACUSE. Se dijo en el congreso de Morena: “Vamos a la construcción del partido más importante en la historia de la izquierda mexicana”. El líder del PRD, Jesús Zambrano, acusó recibo así: “...como presidente nacional del PRD, el partido más importante de la izquierda mexicana, les saludo y expreso mis mejores deseos”.

2. SEGURIDAD. Es muy probable que la Cámara de Diputados dictamine mañana la iniciativa que propone la fusión de la SSP a la Secretaría de Gobernación. Nada habla dicha iniciativa, por cierto, del lavado de dinero, lo que indica que la fuerza seguirá siendo la parte central de la estrategia de Peña Nieto contra la delincuencia organizada.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 15 de noviembre de 2012

Manual para canallas / No te pases de perplejo

No te pases de perplejo


Imagen




Hay quienes coleccionan llaveros, figuritas de luchadores, coches de bomberos, ranitas de cerámica, ángeles de ornato, cómics de su héroe favorito, películas de tal o cual actor, discos de acetato o juguetes de Star Wars. Yo tengo una maldita colección de adioses.

Siempre me estoy despidiendo o me están mandando al carajo, con demasiada frecuencia y de distintas maneras. Yo tenía un puñado de amigos y hoy son olvido. Unos han marchado lejos, otros se han difuminado como el brillo en los retratos. Aquel que no he visto en un par de años, creo que tiene otras prioridades antes que tomarse un trago conmigo. Aquella se ha casado y sus hijos gobiernan sus horarios. Y el otro creo que ha triunfado y está demasiado ocupado mirándose en el espejo, conviviendo con nuevas amistades y bebiendo en cocteles con el tipo mujeres que siempre nos han gustado. Por lo menos aún recibo alguno que otro saludo de Mariela, que se casó con un italiano y siempre está prometiendo regresar pronto. Yo tenía un puñado de amigos y hoy no tengo carajo, así que estoy pensando seriamente en comprarme un perro que sacuda la cola y se ponga contento cuando escuche el cerrojo que anuncia mi llegada. Nunca fui muy popular que digamos, mucho menos el tipo simpático de la clase, ni el capitán del equipo de futbol, tampoco el más listo de mi clase, pero tuve la fortuna de hacer algunos buenos amigos en la universidad. Y pasó el tiempo y nos emborrachábamos cada viernes y nos prometíamos lealtad a prueba de tiempo. Pero hoy somos unos extraños, que sólo se mandan felicitaciones en los cumpleaños, que coinciden de vez en cuando, que tienen una lista de deberes que son prioritarios. Sí, yo tenía un puñado de amigos y hoy somos como extraños. Ni es culpa suya, tampoco mía. O tal vez de ambos lados. Yo no voy a visitarlos al trabajo, ni hacemos parrilladas los domingos, ni les hablo para ver cómo están los hijos, tampoco estoy pendiente de sus logros, ni ellos leen lo que escribo y les vale madre si hoy estoy deprimido. Yo tenía un puñado de amigos y hoy no tengo un carajo. A lo más que llegamos es a frecuentarnos muy de vez en cuando por el Facebook. Pero tengo algunos conocidos y nos llevamos bien y nos emborrachamos los jueves o los viernes, a veces en sábado. Y hay canciones que siempre nos recuerdan algo. Es verdad, siempre estoy rodeado de gente bienintencionada, de personas buenas y otras no tanto, pero debo confesar que extraño a mis amigos de muchos años.


-O-



Yo tengo una colección de adioses. Siempre estoy renunciando a algo. Ayer tuve una mujer que hoy se está haciendo un recuerdo. Hoy no tengo ni su foto en mi iPhone, ni sus mensajes de texto y tampoco el calor de su espalda entre mis brazos. Yo mismo me pregunto cómo chingados llegamos a esto, a despedirnos poco a poco, con dramas incluidos y algunos intentos por salvarnos uno a otro. Seguro se preguntará en qué pienso cuando no la tengo a mi lado, si pensaré en ella, si la echaré de menos, si estaré buscando otros faros, si seguiré otros caminos o si me perderé en la niebla. Yo no dejo de pensarla, no puedo, no puedo. El tiempo ha conspirado en nuestra contra. Y nosotros mismos nos hemos saboteado, como dos enemigos íntimos que se van destruyendo poco a poco. Sí, es verdad que no dejo de pensarla, aferrada en las noches a sus ansias de estar conmigo; y también la sueño abrazada al maniquí de mi ausencia, musitando “te amo” que están condenados a convivir con los ácaros en la almohada. Yo tampoco me salvo, porque duermo queriendo que amanezca pronto para no soñarla tanto, para no echarla tanto de menos. Porque así son los adioses: poblados de fantasmas, de los recuerdos buenos y malos, de la ansiedad que te carcome el alma. Sí, hay noches inmóviles, igual de frías que el jamón de pavo en el refrigerador, tan invernales como el infierno del olvido. Hay noches infames, sin calma, llenas de incertidumbre, pensando de más, revolviéndote en la cama. Hay madrugadas como pausas, como acertijos irresolubles, como pies fríos sin cobijo, como plegarias que nadie escucha, como un olvido paulatino, como estas pinches ganas de cerrar los ojos y nada. Hay madrugadas gélidas, lentas, ojiabiertas, tremendas, solitarias, abrazadas al recuerdo. Hay horas insufribles, largas, lentas, con ganas de que me absorba el sueño para dejar de pensar pendejadas. Y es que tengo una colección de adioses que ya no valen nada, que son inútiles como los besos que perdieron el fuego. Y algo en tu interior te dice que no te pases de perplejo, que no te quedes inmóvil y a merced de tus miedos, que hagas boxeo de sombra ante tus inseguridades. Pero andas torpe y meditabundo, buscando explicaciones para el desasosiego. Y las palabras de Antonio Vega te quedan como anillo al dedo: “Pierdo el norte,/ me vuelvo torpe, cansado./ Aún recuerdo cómo fue,/ cómo te perdí./ Fui un ingenuo,/ fui tan iluso./ Yo pensaba resistir,/ confiaba en ser capaz/ de olvidarte así./ Voy a ciegas,/ dando tumbos,/ sin dirección./ Te fuiste sin decir adiós/ y pensé poder vivir/ sin tus besos/ ni tu ternura./ Pero luego no fue así…/ Asustado estoy en un rincón,/ desarmado y con temor./ Asustado estoy y lo peor/ tiritando sin control”.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

martes, 13 de noviembre de 2012

GRAN ANGULAR / Malos manejos de Leonel Godoy

Malos manejos de Leonel Godoy


Imagen




Gran escándalo causó en su momento el monto de deuda pública (36 mil millones de pesos) que dejó en Coahuila el ex gobernador priísta Humberto Moreira y la manera ilegal, mediante falsificación de documentos, con que habría obtenido la autorización del Congreso del estado para obtener los empréstitos.

“Quítate que ahí te voy”, parece decirle a Moreira el ex gobernador perredista de Michoacán, Leonel Godoy, a quien su sucesor, Fausto Vallejo, ha acusado de dejar un enduedamiento superior, 38 mil millones de pesos, en medio de un desorden administrativo-financiero en el que, en algunos casos, ni siquiera se pidió la obligatoria autorización del Congreso michoacano o bien, no se enteraron a la Federación retenciones fiscales aplicadas a los burócratas de la entidad, una especie de evasión fiscal.


Entre las auditorías que solicitó el gobierno de Vallejo está la del Bufete de Consultoría Aplicada (BCA), empresa dirigida por Luis Felipe González de Aragón Ortiz (familiar del ex auditor general de la Federación, Arturo González de Aragón) a la que le solicitó el servicio el secretario de Administración y Finanzas de Michoacán, Luis Miranda Contreras, en contrato firmado el pasado 30 de abril.


La auditoría de BCA (una copia de la cual tiene este reportero) señala, entre otras, las siguientes irregularidades:


1. El gobierno michoacano no enteró a la Federación el impuesto sobre la renta por mil 234 millones 278 mil 464 pesos retenido a sus trabajadores. Se trata de 998 millones 222 mil 905 pesos correspondientes al periodo enero-diciembre de 2011 y 236 millones 56 mil 59 pesos correspondientes a otros ejercicios. Es decir, el gobierno de Michoacán, con Godoy al frente de él, habría evadido al fisco.


2. En enero de 2011 contrató tres empréstitos a 20 años para el refinanciamiento de deuda de corto plazo por 4 mil 800 millones de pesos. De ellos, 2 mil millones los prestó Banorte; mil 514 millones, Banobras y mil 285 millones, Bajío. Pero la auditoría detectó que parte de los recursos de Banorte se utilizaron para pagar nómina. Respecto al préstamo de Banobras se detectaron tres cosas: a) Del monto total (que debía destinarse a pagar deuda de corto plazo), mil 286 millones de pesos se trasladaron a BBVA y usaron en otros conceptos; b) Los otros 400 millones de pesos del empréstito de Banobras se transfirieron a HSBC sin que se conozca su destino; y c) Está perdido un pago a Banobras por poco más de mil 500 millones de pesos.


3. Cuatro empréstitos más por 4 mil 950 millones de pesos formalizados tres de ellos en diciembre de 2011 y uno más en enero de 2012, fueron contratados a un plazo de 12 meses, lo que ya implica un largo plazo. Sin embargo, no fueron autorizados por el Congreso michoacano como lo exige la ley. Además, también se detectaron desviaciones en estos préstamos hechos por dos instituciones: Interacciones, con dos créditos por mil 450 millones de pesos uno y por mil millones de pesos el otro) y Afirme, también con dos créditos: uno de mil millones de pesos y otro de mil 400 millones.


4. Otras irregularidades como: mil 347 millones de préstamos bancarios sin comprobar, 48 millones de pesos en cheques devueltos y comisiones pagadas a bancos, deudas sin pagar a diversas empresas por mil 214 millones de pesos, adedudo de prestaciones laborales por 575 millones de pesos y 383 millones de pesos perdidos en los movimientos realizados en 293 cuentas bancarias por un monto total de 4 mil 905 millones de pesos.


¿Se atreverá Fausto Vallejo a proceder legalmente contra estas irregularidades de Leonel Godoy o el ex gobernador de Michoacán será un político más que permanezca en la impunidad?



Instantáneas

RENUNCIAS. La Asamblea Legislativa del DF debería echar un vistazo a lo que ocurre al interior del Instituto de Acceso a la Información Pública y Transparencia del gobierno capitalino. Resulta que durante los últimos días ha habido una serie de renuncias que llegaron al nivel del director jurídico, Omar Cortés, quien hace 15 días presentó su dimisión. Los jalones están muy fuertes entre los comisionados, sobre todo porque la legislación recientemente aprobada en la materia a nivel federal (Ley de Contabilidad Gubernamental, le da al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) facultad de revisar las resoluciones de los institutos locales).



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

domingo, 11 de noviembre de 2012

Objeciones de la Memoria / La contrarreforma laboral: el regreso del PRI

La contrarreforma laboral: el regreso del PRI


Imagen





Los diputados del PRI y del PAN se unieron una vez más para sacar a sangre y fuego la reforma laboral. Esa fue la instrucción de Enrique Peña Nieto: aprobar ese proyecto que perjudicará gravemente a las y los trabajadores de México. Se trata de otra de las reformas estructurales para poner al país al servicio de los inversionistas extranjeros.

Llevamos 30 años de reformas estructurales lesivas para las y los mexicanos. La contrarreforma es el mensaje del gobierno federal a los inversionistas extranjeros: “Vengan a México, aquí la fuerza de trabajo es una mercancía muy barata, se las regalamos.”

Aunque el PRI ha gastado millones de pesos en hacer creer a la gente que es un nuevo partido, bien sabemos que eso no es cierto. Una muestra de ello es lo que ha pasado en la Cámara de Diputados en torno de la reforma laboral.

Sin pudor, los legisladores del viejo partido incurrieron en muchas violaciones al procedimiento legislativo con tal de “aprobar” el dictamen que les ordenó su jefe político.

La Comisión del Trabajo y Previsión Social, que preside el PRI, entregó un dictamen que mutila la reforma que aprobó el Senado.


Con trapacerías y numerosas violaciones a la Constitución y al Reglamento de la Cámara de Diputados, los priístas y panistas cancelaron la añorada democracia sindical que tanto presumió Felipe Calderón, como vil señuelo para que los panistas terminaran respaldando totalmente al PRI en la intocada cúpula del sindicalismo charro.


De acuerdo con el artículo 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al recibir la minuta del Senado en la que se modificó el proyecto de reforma que le fue enviado por esta Cámara de origen, la Comisión del Trabajo tenía el deber de dictaminar la minuta sólo en dos sentidos: aprobarla o rechazarla pero tal y como la recibió.

Pero eso no fue lo que ocurrió, el PRI arteramente utilizó su mayoría en la Comisión y con la complicidad del PAN violó normas y sacó adelante la reforma Peña-Calderón.


Lo poquito bueno que había en la minuta del Senado, la posibilidad de que los trabajadores elijan a sus dirigentes y al sindicato que los representará en la titularidad del contrato colectivo, se eliminó.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR / Promesas incumplidas

Promesas incumplidas


Imagen





Ni redujo el número de pobres, ni mejoró la calidad de la educación, ni es universal la cobertura de salud. Esas promesas tampoco las cumplió Felipe Calderón aun cuando la propaganda oficial pregona lo contrario y no obstante haber dispuesto de un presupuesto para el gasto social notablemente superior al de su antecesor.

Calderón, todavía candidato, planteó que al término de su gobierno el número de pobres sería de 35 millones, es decir, 15 millones menos que los que había cuando inició su mandato.
Para lograr ese objetivo el gasto en desarrollo social creció en su sexenio 153% en relación con el de Vicente Fox, es decir, pasó de 172 mil millones a 436 mil millones de pesos.
Sin embargo, el Coneval ha reconocido que la pobreza alcanza ya a 60 millones de mexicanos, es decir, un poquito más de la mitad del total de la población (51.3%). Esto quiere decir que Calderón no sólo no disminuyó el número de pobres, sino que en su gobierno se sumaron 10 millones más en términos absolutos.


Pero así como la estadística es una herramienta que permite a las ciencias sociales acercamientos más certeros a la realidad, también es un invaluable instrumento para mentir cuando se le manipula.

Le digo esto porque las instancias oficiales hicieron una subdivisión de la pobreza que permite ofrecer a la gente datos más optimistas. Así, hay pobreza de patrimonio, pobreza de capacidades y pobreza alimentaria. En el caso de la primera (que implica básicamente falta de vivienda), bajó de 53.6% en 2000 a 51.3% en 2011; en cuanto a la segunda (que fundamentalmente implica nula educación) bajó de 31.8% en 2000 a 26.7% en 2011; y en la tercera (que implica hambre y pobreza extrema) se mantuvo en niveles de 19 y 20%. Visto así, la suma absoluta de 60 millones de pobres y miserables, no resulta tan dramática.

El gasto educativo creció 27% en el sexenio de Calderón al pasar de 128 mil millones en el gobierno de Fox a 143 mil millones de pesos.

Sin embargo, no se puede decir que la calidad de la educación pública haya mejorado. El país cuenta con poco más de un millón 200 mil maestros, según declaración reciente del secretario José Ángel Córdova Villalobos. De ellos, 264 mil 380 presentaron el primer examen de evaluación de calidad. La calificación promedio fue de 5.8, reprobados. ¿Qué esperar así de la educación de nuestros hijos?

El gasto en salud aumentó 129% en el gobierno de Calderón al pasar de 379 mil millones en el sexenio de Fox a 565 mil millones de pesos. Tal aumento de recursos era necesario porque de acuerdo con el decreto que creó el Seguro Popular, la totalidad de la población debería gozar de ese derecho en 2010.

Calderón y la propaganda oficial han festejado como logro principalísimo de este gobierno la cobertura universal de salud. No me queda claro que así sea. Remito a un dato del más reciente censo del Inegi: el número de ciudadanos que declaró ser derechohabiente de algún tipo de servicio médico público aumentó de 40 a 64%. ¿Qué pasa con el 34% restante? ¿No deberían estar cubiertos ya por el Seguro Popular?.

Por eso le digo que en materia social también hay promesas incumplidas.



Instantáneas

1. REFORMA HABEMUS. Las reformas a la Ley Federal del Trabajo quedaron finalmente aprobadas ayer por el Congreso de la Unión y el dictamen irá al Poder Ejecutivo para su promulgación. La parte estrictamente laboral que en opinión de quien esto escribe es en general lesciva para los trabajadores, quedó prácticamente intocada. La parte de la transparencia, elección de dirigentes y rendición de cuentas de los sindicatos que una alianza PAN-PRD reincorporó en el Senado, no transitó finalmente ayer en la Cámara de Diputados. El PAN se rajó y aceptó que los artículos relativos a lo sindical (388 bis y 390) ni siquiera se aceptaran para su discusión. Así las cosas ya hay reforma laboral proempresarial y los cacicazgos sindicales seguirán intocados.

2. LIBRO. Gran acogida ha tenido la primera novela de mi amigo y tocayo Raúl Rodríguez Rodríguez, Coro de monólogos, que ya va para su segunda edición. Su contenido político será objeto de reflexión el próximo 22 de noviembre en el Museo de Sebastián, con la participación de los presidentes del PAN, el PRI, el PRD y Nueva Alianza.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

Manual para canallas / Si tienes miedo al ridículo

Si tienes miedo al ridículo


Imagen





Si tienes miedo al ridículo, no levantes la mano en el salón de clases, ni marches por la izquierda, mucho menos bailes de contento y tampoco te quemes de ganas cuando beses a la mujer de tus sueños.

Si te asusta hacer el ridículo, no escribas tus temores y tus esperanzas en un diario que esconderás en la recámara. Tampoco enloquezcas por otra persona que acabará robándote el sueño y la calma.

Si tienes miedo al ridículo no te entretengas en libros de poemas, ni pierdas el tiempo en cincelar el alma, no seas artesano ni orfebre de tus virtudes y defectos. Y tampoco te peines murmurando frente al espejo. No enloquezcas nunca y apégate al guión que siguen las multitudes.

Si temes al ridículo no te arremangues la camisa, no sudes de más, no te despeines, no corras eufórico para jugar con tu perro o para abrazar a tus hijos como una mascota huérfana de cariño. Desde luego, no rías a solas cuando viajas en Metro.

Si tienes miedo al ridículo, ni se te ocurra bostezar frente al jefe y mucho menos estirar los pies o comentar que sus corbatas le acentúan la papada. Sería preferible que le hicieras la “barba”, te carcajearas de sus chistes estúpidos o que aplaudas sus decisiones arbitrarias.

Si tienes miedo al ridículo no levantes la voz, no protestes por nada, no te quejes cuando te estafen los gobernantes o aquellos que viven de tus impuestos. Sería preferible que caminaras con la cabeza gacha y la grisura en tus espaldas.

Si tienes miedo al ridículo, no te acuestes bocarriba en el césped para buscar figuras en las nubes, no te mimetices bajo la sombra de un árbol y mucho menos tritures las hojas secas que encuentres en tu camino. Y tampoco bailes descalzo, cualquier tarde bajo la lluvia.

Si tienes miedo al ridículo, no musites “me encantas” al oído de una mujer imperfecta. Si tienes miedo al ridículo, no escribas poesía, no dediques posdatas, no inventes metáforas para una mujer de ojos grandes y cabellera alborotada. Si tienes miedo al ridículo no arrojes botellas al mar, no escribas en tu diario que le “extrañas de más” como si fuera la receta para tu enfermedad de silencios al despuntar el alba. Y no redactes recetas para combatir los suspiros: “Tengo nubes y días soleados,/ también tengo sombras portátiles/ que me siguen sin reparo./ Y tengo noches ojiabiertas,/ de alaciadas pestañas./ Lo que no tengo y extraño,/ mujer de ojos como luciérnagas/ es el destino de tu mirada./ Pero si miro en esta luna/ tengo el consuelo que embriaga/ de tantos sueños y alboradas”.

Si tienes miedo al ridículo no te alegres con las resacas, no bebas a deshoras, ni cantes canciones con los audífonos puestos, mucho menos bailes de contento mientras caminas por la avenida más transitada. Si le temes al ridículo, seguramente mueres de aburrimiento, como si fueras el burócrata que bosteza mientras archiva tus impulsos.



-O-



Pero si no temes al ridículo, súmate a este ejército de soñadores y canallas que besan como si abrevaran de la fuente de la sabiduría, que hacen el amor como si el mañana sólo fuera una promesa incierta. Y emborráchate con canciones de Sabina, Serrat o Los Cadillacs, Enjambre, Andrés Calamaro y hasta Los Estelares.

Si no temes al ridículo, escribe en tu diario que “hoy soy imperfecto y mañana seré peor porque me faltan tus suspiros y esa manera en que musitas mi nombre cuando estoy dentro tuyo”.

Si no temes al ridículo, tendrías que salir a la calle a gritar consignas contra los corruptos y a mentarle la madre al presidente que se jubilará mañana. Aunque no remedia gran cosa, al menos dormirás satisfecho.

Si no temes al ridículo, convoca a una reunión de emergencia a todos tus yo’s internos y lleguen a un punto de acuerdo, para salvar la patria que es tu corazón y decretar que más vale arriesgar que quemarse de ganas.

Si no temes al ridículo, enciende las luces de emergencia y ahuyenta las sombras, para quemar las naves y contagiar la rabia de los que muerden sin mirar, de los que aman como si se incendiaran, de los que besan igual que si se fueran a marchar al frente de batalla.

Si el ridículo te vale un carajo, entonces sigue la ruta de Dante Guerra, que es capaz de acariciar como terciopelo a una mujer que siempre está lejos: “Últimamente he tenido sueños complicados./ He tenido sueños recurrentes y algo extraños./ Vislumbro gatos, a veces retozan pardos, vomitan espinardos./ Sueño cuervos, merodean mis cementerios y me expropian los ojos./ Y también te he soñado, atraído por el musitar entreabierto de tus labios./ Me he visto caminando, ruta abajo y sin mapa preciso,/ pero guiado por la brújula de tus faros./ Me he visto descendiendo de un volcán,/ con la vista fija en tu destino,/ siguiendo la ruta incandescente de mis delirios./ Cautelosos pasos se me escuchan lerdos./ Soy una tortuga en fuga, caracol parsimonioso, oruga que no retoña./ Soy una bestia en cielo, nube que brama,/ trueno omnipotente, relámpago zurdo./ Y al parecer también soy una tempestad lejana,/ pero con el ímpetu que busca estremecer tus sueños”.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

GRAN ANGULAR / Guerra al narco, otro fracaso


Guerra al narco, otro fracaso



Imagen




Enrique Peña Nieto delimitó el lunes pasado con mucha claridad los objetivos centrales de su gobierno: 1. Revertir la violencia y garantizar la seguridad de todos; 2. Combatir y revertir la pobreza; y 3. Hacer que la economía crezca.

La búsqueda de esos objetivos puntualiza, por cierto, los fracasos de Felipe Calderón: 1. Violencia creciente y más inseguridad sin que se haya frenado, y mucho menos acabado, con la delincuencia organizada; 2. Aumento en el número de pobres y miserables (casi la mitad de la población); y 3. El casi nulo crecimiento económico.

En la anterior columna ya referíamos el mediocre desempeño económico del sexenio que está por finalizar, con un promedio de 1.9%, debajo de Fox (2.2), Salinas (3.2) y Zedillo (3.5). En próximas columnas, revisaremos los números y los índices de la pobreza. Y en ésta, el creciente problema de la violencia y la inseguridad.

Felipe Calderón insistió, también el lunes pasado, en la enésima defensa de su criticada estrategia contra el narcotráfico y el crimen organizado. Fueron, básicamente, en las justificaciones de siempre:

1. Que la muerte de civiles inocentes en ésto que él mismo llamó guerra, no es responsabilidad de su gobierno sino de la violencia de las organizaciones criminales; y 2. Que contra el tráfico de drogas no solamente ha utilizado la fuerza de las armas, sino que ha atacado la estructura financiera de los cárteles y profundizado en la prevención del consumo de drogas. Concluye, por lo tanto, que su estrategia ha sido la correcta.

¿Es correcta una estrategia que cobra en seis años la vida de 65 mil vidas entre criminales, soldados, policías e inocentes, según las cifras más conservadoras?¿Es correcta una estrategia que nos ha mantenido y nos tiene en el sobresalto permanente de morir en medio de un fuego cruzado sin saber si la bala que acabó con tu vida salió del fusil de un criminal o del de un militar o un policía? Francamente no.

No se niega la creciente penetración y fuerza que el narcotráfico mostró cuando Calderón inició su gobierno, aunque visto en perspectiva ahora (con el problema vigente pero con una violencia asociada demencial y creciente) está claro que la decisión de combatirlo en la manera por la que se optó, fue precipitada y obedeció más a la necesidad de legitimar el poder que no obtuvo en las urnas (y que ya casi al final de su mandato no ha podido legitimar), que a un diagnóstico concienzudo y serio.

Pareciera, es más, que Calderón ni siquiera tiene claro el concepto mismo de estrategia, mucho menos desde la perspectiva militar, imprescindible para librar con claridad y ánimo de victoria lo que le decía párrafos arriba él mismo consideró una guerra. Quizás eso explique las permanentes desaveniencias que han tenido los secretarios de la Defensa, Guillermo Galván, y de Marina, Francisco Saynez, con Genaro García Luna, el todopoderoso secretario de Seguridad Pública federal.

A aquéllos habría que agradecerles su lealtad y disciplina pese a sus desaveniencias y desacuerdos, y a éste responsabilizarlo de la violencia desbordada que ha resultado de esta guerra inútil.

Calderón ignoró en esto al clásico de la estrategia, el chino Sun Tzu y su obra El arte de la guerra. Repasaré tan sólo algunas de sus ideas para sustentar el aserto:

1. “... haz una valoración de ti mismo y de tu adversario teniendo en cuenta cinco elementos: el camino, el clima, el terreno, el liderazgo y la disciplina. Deben valorarse para decidir quién está en situación de superioridad y determinar quién tiene más probabilidades de ganar”.

2. “... el camino significa inducir al pueblo a que tenga el mismo objetivo que sus dirigentes para que puedan compartir la vida y la muerte sin temor al peligro”.

3. “... cuando tu estrategia es profunda y amplia, es mucho lo que llevas ganado mediante tus cálculos, de manera que puedes ganar incluso antes de empezar a luchar... por eso se dice que los guerreros victoriosos vencen primero y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos van primero a la guerra y después intentan vencer.

4. “... las armas son instrumentos de mala suerte; usarlas en un largo periodo producirá calamidades... como se dice normalmente: los que disfrutan luchando y agotando sus fuerzas militares morirán inevitablemente”.

Esto dice Sun Tzu y de la mano con él una pregunta: ¿hubo estrategia en esta matanza?

Ahora bien, las adicciones han crecido aunque se haya estabilizado el crecimiento, según la Encuesta Nacional Contra las Adicciones dada a conocer la semana pasada.

¿Y qué hay del golpe a las estructuras financieras del narcotráfico? Pues nada significativo comparado con evidencias contundentes como el reconocimiento abierto de bancos globales como HSBC de haber sido usado para el lavado de dinero por los cárteles mexicanos.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

lunes, 5 de noviembre de 2012

GRAN ANGULAR / Desastroso desempeño económico

Desastroso desempeño económico


Imagen




El Índice de Desempeño Económico (IDE), empleado para el análisis por diversos centros de estudios, permite calificar el desempeño de la economía cruzando datos de resultados sexenales, con índice de crecimiento y con el modelo económico empleado por los diferentes gobiernos.


Resulta interesante, en el caso de México, ver ese desempeño en el transcurso de los últimos 50 años, periodo que involucra a tres distintos modelos económicos aplicados en el país (el desarrollo estabilizador, el populista o de desarrollo compartido y el neoliberal) y a los nueve últimos presidentes.

Los gobiernos que aplicaron el desarrollo estabilizador (de 1958 a 1970) fueron los de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz, periodos que también se les reconoce como el milagro mexicano por sus altos niveles de crecimiento. Los del modelo populista o del desarrollo compartido fueron los de Luis Echeverría y José López Portillo (1970 a 1982). Y los del modelo neoliberal (1982-2012): Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Pues resulta que en el IDE —según la carpeta de análisis conocida como La carpeta púrpura— Calderón registra el segundo peor desempeño económico de los últimos nueve presidentes, con un índice de 0.61, donde el máximo es uno y el mínimo cero; el peor es De la Madrid con 0.44. No fue gracejada ni eufemismo que Calderón admitiera hace unos días en franca referencia bíblica, ante la comunidad judía, que le tocó un periodo de “vacas flacas”.

Sería injusto no reconocer que el país tiene una adecuada estabilidad macroeconómica y que ha salido mucho mejor librado de la crisis internacional incluso que economías como las de EU y la Unión Europea.

Pero también lo sería no situar como punto de partida de esa estabilidad macroeconómica al gobierno priísta de Zedillo y no al de los panistas Fox y Calderón que éste se anota como triunfo personal.

Sin embargo, hay que advertir que es una estabilidad precaria y muy vulnerable a choques externos e internos, por lo que —dicen los expertos— está sostenida con alfileres. Incluso Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, reconoce que hay presiones inflacionarias que se están saliendo de control. Y ahí tiene usted, por citar otros dos ejemplos, los aumentos desmesurados en los precios de la tortilla y los huevos que se registraron en este gobierno. No debe soslayarse, por otra parte, que este año se registró una devaluación de 6.7% frente al dólar. Ese es, por cierto, uno de los grandes riesgos del modelo neoliberal: enfatizar sólo en la estabilidad macroeconómica, sin darle importancia al crecimiento y a la distribución.

De ahí que el IDE considere que es el modelo neoliberal el que ha mostrado el peor desempeño: ante el desarollo estabilizador y el modelo populista.

Dice por todo la anterior La carpeta púrpura que para sopesar “el desastre económico de Calderón” basta decir que tiene el segundo peor crecimiento económico, luego del sexenio de “crecimiento cero” de De la Madrid. Con Calderón el PIB creció apenas 1.9%, por abajo de Fox que tuvo 2.2, de Salinas (3.2) y Zedillo (3.5%).

En promedio, el modelo neoliberal, durante los últimos 30 años (1982 a 2012), sólo logra una tasa de crecimiento de 2.2%. Calderón sale por abajo del promedio.


Instantáneas

1. DESIGUALDAD. En el ADN del modelo económico neoliberal están las grandes brechas de desigualdad. Y no sólo a nivel regiones o a nivel países. También al interior de éstos (y México es un ejemplo dramáticamente paradigmático), incluso de los que se asumen como el ejemplo mismo del modelo. Eso es lo que pueden ver los neoyorquinos en estas horas amargas posteriores al embate del huracán Sandy. Muchos de los damnificados del sur de Manhattan o Staten Island, por ejemplo, no se explican que en el centro de Manhattan la vida se normalice, regrese la luz, la calefacción, el servicio de transporte público, las compras, mientras que ellos siguen en refugios, con las ropas mojadas, pasando fríos y hambre a una semana del golpe del huracán. El factor Sandy no deberá perderse de vista en lo que resulte de las elecciones presidenciales de mañana en Estados Unidos.

2. EMPATE. Por cierto que el periódico estadounidense The Washington Post publicó ayer una encuesta de intención del voto en el que los candidatos, el presidente Barack Obama y el gobernador Mitt Romney, están en un empate técnico, ambos con porcentajes de 46-47 puntos. Llama la atención que son más las mujeres que prefieren que Obama se reelija y más los hombres que quieren que gane Romney.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 1 de noviembre de 2012

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Segunda Temporada

Capítulo 6
Bienvenido Richi

Manual para canallas / El destino y sus bromas macabras

El destino y sus bromas macabras


Imagen





La calidez no hace verano en los ojos de un hombre de negocios. Así que aquel estúpido ni reparó en las barbaridades que estaba diciendo: “Aquí no hacemos libros para guardarlos en la bodega. Tráenos algo que se pueda vender”. Sólo pensé: ni que hiciera pan de muerto.

Y con la misma idiotez añadió: “Tráenos algo como, no sé, lo que hace Carlos Cuauhtémoc —sin el Sánchez, como si fuera su cuate— o Paulo Cohelo”. Si me da un par de días le hago la versión dark de “Juventud en éxtasis”, pude haber dicho. Sólo que a mí no me interesa convertirme en un conferencista que cobra unos miles de pesos por dejarse follar por el diablo. Demasiado hago con mantener a mis demonios a raya cada que intento escribir algo decente. Y todo para qué, para que algunos inconformes me acusen de escribir basura misógina, como si sus mujeres o hermanas no leyeran el TV Notas. “¿Cómo ves?, ¿crees que puedas escribir algo más decente?”. El maldito sería capaz de asesinar a su padre con tal de quedarse con la casa de Cuernavaca y viene a hablarme de “algo decente”. Me regresó con altanería esas cuartillas que yo aspiraba a convertir en un libro. Me esforcé bastante para no mandarlo al carajo, porque soy muy poco tolerante con los hombres huecos y también debido a que yo estaba allí gracias a que ese individuo era padre de una ex novia. Y no dudo que estuviera resentido conmigo sólo de imaginar la cantidad de veces que me acosté con su hija. Pero esto último sólo era parte de mi imaginación barata, así que lo deseché de inmediato. “Muchas gracias por su tiempo, licenciado, y me saluda a su hija. Dígale que le mando muchos besos”, acentué con malicia. Se puso rojo. Me estrechó la mano y evitó mirarme a los ojos. La furia contrajo sus músculos, sin embargo no perdió la compostura. Ni modo, otra editorial fuera de mi alcance.


-O-



“¿Así que tienes muchos lectores, eh?”, me preguntó aquel individuo disfrazado de intelectual y con lentes Ray Ban. “¿50 o 150?” y juro que esbozó una mueca cínica.

Lo miré igual que a una enfermera que está a punto de sacarme sangre. Soltó una risa falsa y agregó que “es broma, hombre, es broma, no pongas esa cara”. Malditos sean los burócratas con aires de perdonavidas. Alguien me sugirió probar en el Conaculta. Debí descartar la opción sólo por lo mal que distribuyen sus ediciones. “Según el estudio anual de las agencias de publicidad, el periódico en el que escribo es leído diariamente por unas 800 mil personas. Es el diario que más ejemplares vende”, expliqué con naturalidad. Ni se inmutó. “Pero toma en cuenta que la gente que compra nuestros libros no lee tu periódico, sino La Jornada o Reforma”, soltó el pretexto y ya supe por dónde iba. “Pero no te desanimes”, prosiguió, “yo no soy el que decide si se publica o no un libro, así que déjame tus historias y háblame como en un mes”. Ni estaba desanimado, ni tenía esperanzas de que allí gastaran su tinta en mi antología del Manual para canallas. Ni siquiera se molestó en darme la mano, sólo se levantó y me acompañó a la puerta. Pasaron cuatro meses y su respuesta siempre era una variación de un portazo en las narices: “es que tenemos muchos proyectos atrasados” o “el coordinador está haciendo su informe anual” o “ya está en proceso de aprobación, pero hay que tener paciencia”. Es lo malo de la burocracia, que vive atada a las quincenas, a los horarios de ocho horas, a los días festivos. Tanta verdad encierran las líneas de Roque Dalton: “Los burócratas nadan en un mar de aburrimiento tempestuoso./ Desde el horror de sus bostezos son los primeros asesinos de la ternura,/ terminan por enfermarse del hígado y/ mueren aferrados a los teléfonos/ con los ojos amarillos fijos en el reloj./ Los burócratas tienen linda letra y se compran corbatas,/ sufren síncopes al comprobar que sus hijas se masturban./ Deben al sastre, acaparan los bares,/ leen el Reader Digest y los poemas de amor de Neruda./ Asisten a la ópera italiana, se persignan,/ firman los pliegos nítidos del anticomunismo,/ los hunde el adulterio, se suicidan sin arrogancia,/ tienen fe en el deporte, se avergüenzan,/ se avergüenzan a mares/ de que su padre sea un carpintero”.



-O-



“Pues temo decepcionarte, pero en esta editorial buscamos libros más edificantes, porque somos como expertos en obras de superación personal”, o algo así me indicó aquella mujer de ojos color miel y traje sastre totalmente Palacio. “Lo siento, pero no pude leer más de tres páginas de tu libro”, así lo dijo, como si ese manojo de hojas ya se pudiera llamar libro, “es que es muy deprimente. Tus historias están bien escritas pero a mí me pusieron mal, me hicieron sentir como si todo fuera tan, mmm, tan triste”. Vale gorro. Allí estaba yo, tratando de concentrarme en ser un muchachito educado. “Te lo juro, la gente necesita historias que la motiven, no que la depriman, te lo juro”, y remarcó ese “te lo juro” igual que si fuera una estudiante de la Ibero. “Mira, no quiero hacerte perder el tiempo”, otra vez esa jodida frase, “pero aquí no buscamos este estilo de escritura. Tal vez deberías pagar tú mismo la edición”, dejó la pluma sobre el escritorio, abrió un cajón, sacó una tarjeta y me la extendió: “Aquí te pueden hacer el libro como tú quieras y no te sale tan caro. Si quieres diles que vas de mi parte y hasta puedes negociar un buen descuento”. Sólo la tomé por cortesía. Luego me despedí igual que lo haría un detective en una película de suspenso. Carajo, odio este patético negocio. Esa ya me la sé. Ella es experta en rechazos, te manda a una imprenta que es de un pariente o un amigo y se lleva su comisión por cada 20 o 30 mil varos que algún incauto invierte en sus sueños. Quizá debí hacerle caso a mi tío y hubiera sido más productivo entrarle al negocio familiar, que consiste en reparar electrodomésticos y línea blanca en general. Al menos allí lo único que tendría que escribir son las facturas. “Eso te pasa por darle la espalda a tu destino”, seguro me reprocharía mi pariente en una borrachera o en el cumpleaños de uno de sus seis hijos. No creo que sea eso. En todo caso, creo, es el destino mismo el que me juega una mala broma, con su sonrisa macabra. Sí, seguro es “el destino chungo, cruel y canalla”, como dice Sabina, que se empeña en burlarse de mí con su careta macabra.


Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico