lunes, 25 de febrero de 2013

GRAN ANGULAR / Los desaparecidos de México

Los desaparecidos de México


Imagen





La organización Human Rights Watch (HRW) documentó el miércoles pasado 249 casos de desapariciones en México: 149 de ellas forzadas por policías federales, estatales y municipales o bien, efectivos del Ejército y la Marina; y 100 de “levantados” a la fuerza por grupos armados.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las Américas de HRW, precisó en el informe que tales desapariciones ocurrieron en Coahuila (78), Nuevo León (62), Guanajuato (30), Tamaulipas (22), Chihuahua (16), Zacatecas (10), San Luis Potosí (10), Guerrero (10), Jalisco (7), Michoacán (3) y Morelos (1).

Las autoridades responsables de esas desapariciones fueron, según la documentación de HRW, policías municipales (95), la Sedena (27), la Marina (20), policía federal (13), policía ministerial (16) y policía estatal (1).

Cuando se preguntó sobre la investigación a la subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, su titular Lía Limón sorprendió con la respuesta:

“La base de datos del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate de la Delincuencia de la PGR, de la información que reportaron hasta noviembre de 2012, y de la cual me hizo entrega el subsecretario anterior, existe en teoría, yo no he visto la base de datos, pero en teoría existe una base de datos de poco más de 27 mil personas”.

Fue como si ella misma preguntara: “¿249 desapariciones?”, y respondiera: “ No hombre, tenemos 27 mil”. El dato no es menor. Suponemos, claro está, que no todas las desapariciones son forzadas. Pero que 200, 100, 50 o una desaparezcan a manos de cuerpos de seguridad, sí deja ver con preocupación un Estado de terror.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quiso salir al paso de lo dicho por su subsecretaria e intentó soslayar la citada lista. Incluso, dejó ver que ni siquiera tenía la claridad de que existiera. Pero Lía Limón, aunque dijo no haber visto la base de datos, antes había reconocido que se la entregó el anterior subsecretario. Por tanto, puede ser que no la haya visto, pero de que existe, bueno, se la entregó su predecesor.

Osorio Chong no tuvo más que anunciar al día siguiente la conformación de un grupo especial que se avocará, con protocolos muy precisos, a investigar todas las desapariciones.

Por ley —derivada del compromiso que adquirió Felipe Calderón con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad— el anterior gobierno debió construir y hacer pública esa lista desde 2011. Pero Calderón la mantuvo en secreto, aunque su existencia ya la reveló la subsecretaria Limón.

Hay —insistimos— categorías de desaparecidos: 1. Los extraviados, que son quienes por causas ajenas a su voluntad olvidan dirección, media filiación y el camino de regreso a sus casas; 2. Los desaparecidos, aquéllos a quienes se pierde de vista en medio de conflictos armados o fenómenos naturales; y 3. Los desaparecidos forzadamente, aquéllos de quienes no se vuelve a saber después de ser ilegalmente detenidos y retenidos por alguna autoridad o fuerza de seguridad.

Algo se está haciendo muy mal en un país donde hay desaparecidos. ¿Cuántos de los 27 mil enlistados son solamente extraviados? No parece que ese rubro cuente con la mayor cantidad. Ésta seguramente se encuentra entre quienes han desparecido en medio de la creciente violencia criminal durante la gestión de Calderón. Y muy mala cosa sería que el galardón lo tuvieran las desapariciones forzadas.

Pero insistimos ante quienes tratan de justificar que 149 desapariciones forzadas documentadas por HRW no nos convierten en un Estado terrorista, que el que haya una sola sí nos habla que desde el Estado se ha llegado a ejercer el terror.

Instantánea

QUIEBRA. Según Felipe Calderón, su gobierno liquidó Luz y Fuerza del Centro por su mal servicio, la ineficiencia y los altos costos de operación, lo que ha generado problemas aún no resueltos con los trabajadores cesados y su sindicato. Ahora resulta, sin embargo, que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dice tener graves problemas de personal para atender la región de cuyo suministro eléctrico se ocupaba LyF, aun en esa empresa que se presume como de clase mundial. Su nuevo director, el priísta Francisco Rojas, reconoció que la CFE enfrenta una posible “quiebra técnica” por la falta de combustibles y los problemas derivados de la sequía. Esto lo llevó a prever un suministro eléctrico insuficiente en el norte del país a partir del próximo verano.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico

viernes, 22 de febrero de 2013

Objeciones de la Memoria / A democratizar los medios

A democratizar los medios


Imagen





Ante al anuncio de que habrá una reforma en materia de telecomunicaciones en México, se tienen que dar los pasos para lograr la democratización de los medios de comunicación, porque este sector es parte nodal de las transformaciones que el país necesita.

Es necesario que la radio y la televisión en su programación diaria sean el espacio para expresar la pluralidad de la sociedad mexicana, que reflejen la diversidad cultural, lingüística, ideológica y conceptual presente en nuestra época.

El espectro radioeléctrico nacional tiene que dar cabida al conjunto de radios comunitarias, indígenas y bilingües, dotar a la Universidad Nacional Autónoma de México de un canal abierto de televisión, y al gobierno del Distrito Federal con canal abierto de televisión local.

Para nuestro país es vital que se den los pasos necesarios y se garantice el derecho al acceso universal y gratuito a internet, con el fin de revertir la brecha de desigualdad que existe entre las y los estudiantes que actualmente tienen acceso al uso de esta tecnología y los que no la tienen, y que son mayoría.

Esta situación no puede continuar, porque se cuenta con la tecnología y la infraestructura para hacer posible el acceso gratuito a internet.

La reforma en telecomunicaciones debe ser amplia, se tienen que abrir tantos canales de televisión como la sociedad lo requiera, para que se dé la libre competencia en este sector, que se reglamente el derecho de réplica en los medios electrónicos, porque éste básicamente se da en la prensa escrita.

También hay que regular la publicidad oficial para que pueda asignarse con criterios de transparencia, equidad y pluralidad, garantizar el acceso universal a la señal de los canales abiertos de televisión por parte de las empresas de televisión por cable, así como mejorar la calidad cultural de contenidos televisivos y garantizar tarifas accesibles a telefonía fija, telefonía celular, televisión por cable y satelital.

La reforma en telecomunicaciones no debe limitarse a abrir un nuevo canal de televisión privada y otro público, democratizar a los medios de comunicación significa abrirlos a la pluralidad de la sociedad civil y al acceso universal de los mismos para la ciudadanía.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Manual para canallas / Manténgase bien refrigerado

Manténgase bien refrigerado


Imagen




“Hay recuerdos que se conservan mucho mejor/ en un lugar fresco y seco,/ pero también hay corazones ingratos/ que suelen mantenerse bien refrigerados”, leí en un poema de Dante Guerra. Y recordé que si algo sobra son amores con fecha de caducidad.

Como Jessica, una de esas chicas que es preferible dejar de lado. Ella era promotora de yogurts o cuanta cosa se les ocurra en los supermercados, pero cuando se iba de antro presumía que trabajaba como modelo. Ella tuvo que dejar la prepa porque las matemáticas le daban un montón flojera. Alta y delgada, bonita como muchas y tonta como pocas, a sus 21 años se sabía hermosa y por eso se comportaba como si acabara de salir en un catálogo de modas. Vestida con falditas o pantalones entallados y un top que resaltaba sus senos, siempre acaparaba las miradas y desataba pensamientos de lujuria, mientras ella ofrecía muestras de un producto light en los pasillos de lácteos. A ella no le gustaba trabajar —más o menos así la educaron en su casa—, aunque la paga como edecán no era mala. Y no le costaba nada coquetear con el supervisor, con los clientes bien vestidos, con la esperanza de conseguir una visa sin mayores trámites que despojarse de los prejuicios por un rato. Y así transcurrían sus rutinas hasta que llegaban los fines de semana, cuando salía de antro con sus amigas porque aspiraba a conocer a un niño rico que la paseara en un buen auto y le regalara cosas caras que le reiterarán que ella era la más guapa. Cuando llegaba al antro con sus amigas llamaban la atención porque la belleza siempre aturde o por sus jeans a la cadera y sus poses seductoras. Cada sábado, Jessica se emborrachaba y se acostaba con el chavo que le gustara, aunque después ni se acordaran de ella. Jess tenía un par de novios pero cada uno de ellos creía que era el único. Además coqueteaba con el dueño de la agencia de edecanes, aunque él prefería a otras. Lo que más le agradaba de su patrón era su aroma a perfume caro y que tenía ojos verdes, pero él andaba con Leslie, la más guapa de la agencia. Siempre que los veía salir juntos fantaseaba con quitárselo, convertirse en su amante y hacer que le comprara una camionetota de esas que tanto le gustaban.


-O-


Lo que Jessica más detestaba era que en la esquina de su cuadra la palomilla de chamacos siempre le silbaban y le decían guarradas. “Son unos nacos”, se quejaba con su mamá, una señora que conservaba rasgos de belleza lejana. “No les hagas caso, mi’ja, lo que pasa es que nomás andan de vagos y lo hacen por molestar”, trataba de aligerar las cosas doña Martha. Si una las miraba bien parecían amigas, cómplices en el afán de salir de ese barrio poblado de problemas y carencias. Pero no, Jess sólo pensaba en escapar, en huir y dejar todo atrás, hasta a su madre y sus dos hermanos menores. Ya no quería viajar en pesero, ni sentir cómo se le arrimaban en el Metro los lujuriosos. Por eso es que sólo buscaba novios o amantes con carro, “para no aguantar a tanto pelado” y porque se sentía soñada cuando alguien la paseaba en un auto del año por la colonia; por eso es que sus anhelos parecían un catálogo de viajes todo incluido o un anuncio de Vanidades o una foto en las revistas de sociales. Y quería lograrlo, aunque tuviera que empeñar el recato, subastar la vergüenza o alquilarse de tiempo completo. Una vez, en el súper, se le acercó un tipo que le dijo que era representante de artistas y que le gustaría hacerle una sesión fotográfica. Ella tomó la tarjeta, días después le llamó. Por supuesto, después de unos tragos ella se despojó de la ropa y pasó la prueba. Pero todo fue una pinche quimera, porque aquel sujeto no era representante más que de sí mismo y su “agencia de artistas” sólo era la tapadera para atraer incautas. A Jess sólo le quedó el mal sabor de boca al sentirse engañada, una falsa esperanza y una enfermedad venérea. Y ella que se sentía en el primer escalón de la fama. Pinches sueños de segunda mano para princesas sin recato.


-O-


Tiene algunos años que dejé el barrio en el que crecí. Desde entonces no veo a la bella Jessica, de la que yo también estuve enamorado, como muchos de mis cuates. Ninguno tuvo suerte con ella, porque ni siquiera nos hablaba. Yo sabía que ella no estaba a mi alcance, no mientras yo era un “estudihambre” cualquiera, un peatón por las mañanas y las noches al volver a casa. Así que nunca pasé de saludarla de lejitos y acariciarla en el tálamo de mis sueños. Y así se fueron diluyendo mis anhelos a su lado. Ya después uno de mis primos me contó que se juntó con el dueño de la licorería, un tipo algo mayor que se divorció por andar con ella. Y que Jess le pone el cuerno con cualquiera. No lo dudo ni tantito, porque la muy libertina siempre tuvo claro que el corazón debe mantenerse siempre refrigerado, como se acostumbró en las épocas en que trabajó como demostradora de supermercado. Y mientras la imagino, con su figura delgada y su pelo largo, me viene a la cabeza una frase perfecta: “Siempre tuvo la frente muy alta,/ la lengua muy larga y la falda muy corta”. Y es inevitable sentir tristeza por tantas princesas que habitan en palacios de hielo, que tarde o temprano se evaporarán como sus anhelos. Y ya lo dice atinadamente el maestro Sabina: ¿Cómo no imaginarte,/ cómo no recordarte/ hace apenas dos años?/ Cuando eras la princesa/ de la boca de fresa,/ cuando tenías aún esa forma/ de hacerme daño./ Ahora es demasiado tarde, princesa./ Búscate otro perro que te ladre, princesa./ Maldito sea el gurú/ que levantó entre tú y yo/ un silencio oscuro”.



Roberto G. Castañeda

Manual para canallas

El Gráfico

GRAN ANGULAR / La pus del calderonismo

La pus del calderonismo


Imagen





Al dar a conocer el martes pasado el informe de la Cuenta Pública de 2011, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) destapó la corrupción ofensiva del sexenio de Felipe Calderón.

Símbolo de esa corrupción es la Estela de Luz, monumento levantado sobre Paseo de la Reforma para conmemorar el Bicentenario de la Independencia pero que se entregó casi un año después de la efeméride. Concluida la investigación sobre la construcción del monumento, la ASF consideró que el proceso estuvo envuelto en sucesivos actos de corrupción que provocaron un quebranto al erario de 400 millones de pesos. Y más aún: las decisiones adoptadas para que la Estela de Luz fuera construida por la empresa Gutsa (de Juan Diego Gutiérrez Cortina) “demuestran la tendencia a beneficiar” a esa compañía a pesar del incumplimiento de contratos con el gobierno.

Y si se trataba de beneficiar a grandes consorcios —casi todos ellos promotores de la llegada a Los Pinos de Calderón—, el auditor Juan Manuel Portal aporta este dato interesante incluido en el informe de la Cuenta Pública 2011: ese año, el gobierno del panista devolvió 63 mil millones de pesos en impuestos a 20 grandes consorcios. El total de devoluciones solicitada al SAT fue de 283 mil millones de pesos, de los que 63 mil millones fueron para esas grandes compañías cuya razón social no identificó el informe. Los reintegros representaron en promedio 13% de la recaudación anual total, alto nivel de devolución que afectó los ingresos tributarios.

Pero hay muchos más botones de muestra de la pus calderonista:

1. Hizo pagos indebidos al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y a profesores. Por ejemplo: 5 mil 661 millones de pesos erogados para docentes de escuelas inexistentes o que no se localizaron en las aulas, así como a mentores comisionados en varias dependencias del gobierno.

2. Otorgó, a través de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, contratos de adjudicación directa en equipos y tecnología sin respetar la normatividad vigente.

3. La Secretaría de la Defensa Nacional también hizo adquisiciones directas por razones de seguridad nacional que realmente no lo eran.

4. El costo del Parque Bicentenario se incrementó indebidamente en 496 millones de pesos.

5. La Secretaría de Gobernación incumplió en la supervisión de las casas de juego con apuestas.

Y así múltiples ejemplos de los que derivan la promoción de mil 633 acciones administrativas sancionatorias contra funcionarios de la administración pública federal y la promoción ante la PGR de 134 denuncias de hechos por el manejo irregular de recursos.

Las políticas públicas de combate a la corrupción han fracasado.

Instantáneas

1. ESTELA. Un tribunal federal negó órdenes de aprehensión el lunes pasado contra dos de los responsables del proyecto Estela de Luz. Se trata de Agustín Castro Benítez y Juan Alberto Bravo Hernández, de la filial de Pemex “III Servicios” y a su asesor Juan Alberto Bravo Hernández. Ambos fueron inhabilitados 12 años por la SFP por realizar contrataciones ilegales para la Estela de Luz, según indagatoria de la PGR. Pero la justicia ha negado sus órdenes de aprehensión.

2. EN PUERTA, por cierto, lo que podría ser otro megaescándalo de corrupción en que estaría involucrado el anterior gobierno panista y, por si algo faltara, en Pemex. Podría haber acusaciones de fraude contra la paraestatal en la que saldría a relucir el nombre de César Nava Vázquez, ex secretario particular de Calderón y ex presidente del blanquiazul. Al parecer se trata de contratos de la refinería de Cadereyta en los que estaría involucrado el consorcio Conproca y empresarios como Jaime Mario Willars.

3. EL CHAPO. Al momento de cerrar esta columna se supo de un enfrentamiento entre cárteles del narcotráfico ocurrido en el guatemalteco departamento de El Petén, fronterizo con México. Se confirmó que cuatro personas habían muerto y corrió fuertemente la versión de que entre ellos estaba el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, prófugo de la justicia mexicana desde el 19 de enero de 2001. Ese día —recién iniciado el primer gobierno panista de Vicente Fox—, El Chapo Guzmán se fugó del penal de Puente Grande, Jalisco, donde purgaba una condena por su participación en el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, arzobispo de Guadalajara. La versión, sin embargo, no había sido confirmada por el Ministerio de la Defensa de Guatemala, del que se esperaba rindiera un parte informativo.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

GRAN ANGULAR / ¡Qué nivel de senadores!

¡Qué nivel de senadores!

Imagen





Jorge Emilio González Martínez cumplirá en abril 40 años. No es ya un niño ni está verde. Conserva, sin embargo, el apelativo de El Niño Verde adquirido cuando su papi, Jorge Emilio González Torres, a la sazón presidente y propietario de la franquicia política llamada Partido Verde, lo hizo asambleísta del DF, a los 18 años; después, a los 21, diputado federal, y finalmente, a los 28, senador y heredero del jugoso negocio político familiar. Ahora, otra vez senador a los 39 años, nos regala una más de sus célebres andanzas que no dejan de mostrarlo como el caprichoso, frívolo y prepotente junior que es.

González Martínez pasará a la historia como el primer senador de la República en haber sido remitido a El Torito por manejar con exceso de alcohol en la sangre. Y el asunto no tendría mayor importancia (pues a cualquiera se nos han pasado las copas y el alcoholímetro está precisamente para evitar los accidentes producto del estado de ebriedad), si el Niño Verde hubiera hecho el correcto control político de daños y no tuviera, sobre todo, la fama de corrupción, excesos y frivolidades que lo precede.

El senador de esta franquicia política que ahora en alianza con el PRI tiene con Manuel Velasco Coello el gobierno de Chiapas y con el ex diputado Juan José Guerra la Secretaría del Medio Ambiente, salió a dar la cara el lunes pasado para explicar lo ocurrido en la víspera. Dijo que en los primeros minutos del domingo salía de una cena por los rumbos de las Lomas y que en Reforma y Campos Elíseos lo detuvo un retén del alcoholímetro; que no dijo su nombre ni mostró su identificación de senador para que no se fuera a pensar que estaba echando el fuero por delante; que iba solo, sin seguridad, porque su personal había ido a cenar; que ya ni quiso hacer la prueba porque había tomado cuatro tequilas y accedió a que lo llevaran a El Torito; que ahí tramitó por 2 mil 500 pesos uno de los amparos que ofrecen los coyotes que operan en las afueras de ese centro de remisión; y que lo hizo, “porque todos lo hacen”, porque tenía frío y hambre; que estuvo ahí aproximadamente siete horas y que el próximo sábado regresará a cubrir las 13 que le faltan para cumplir la sanción que le fue impuesta.

Ése era, sí, el control de daños correcto, pero lo traicionaron lo dicho y el tono en que lo dijo (tenía hambre y frío el angelito); y la realidad, pues ahora se sabe, según declaración de Antonio Garacheo, responsable del punto de revisión, que cuando González Martínez iba a ser subido a la pick up que lo llevaría a El Torito, uno de sus guaruras apareció diciendo: “¡Es El Niño Verde, es El Niño Verde!”, y los otros, junto con los amigos del político que venían en el auto (dos mujeres entre ellos), lo arrebataron a los policías y se armó un zafarrancho que obligó a la intervención de más uniformados para hacer cumplir el traslado.

Cómo creerle a un personaje que proviene de una familia que se ha enriquecido con negocios hechos al amparo del poder (no se olvide que las farmacias similares de Víctor González Torres, el Doctor Simi, son una mina de oro familiar acaso obtenida cuando el abuelo de El Niño Verde, Emilio Martínez Manatou, era secretario de Salubridad y Asistencia) y un partido político que igual se alía al PAN que al PRI para mantener las millonarias prerrogativas que se pagan con el dinero del contribuyente.

Y cómo creerle a quienes vimos en TV (febrero de 2004) preguntando las condiciones de un soborno por 2 millones de dólares para que ayudara a la liberación de un terreno protegido cerca de Cancún, municipío entonces gobernado por esa franquicia política. Cómo creerle a alguien involucrado en noviembre de 2011 en la misteriosa muerte de la joven Galina Chankova Chaneva al caer del piso 19 de la Torre Esmeralda, durante una fiesta celebrada en ese inmueble de su propiedad y a la que negó en todo momento haber asistido, no obstante lo asegurado por varios testigos.

Y cómo creerle a quien el año pasado llamó “ninis” a quienes obligaron a salir precipitadamente de la Universidad Iberoamericana al entonces candidato Enrique Peña Nieto en lo que dio lugar al nacimiento del movimiento #YoSoy132.

Del lamentabilísimo nivel de los senadores no solamente dan fe El Niño Verde y sus andanzas. Ya se han denunciado, por ejemplo, las presuntas maniobras del panista Roberto Gil Zuarth, ex coordinador de la campaña de Josefina Vázquez Mota en la entrega de permisos a casinos, y ahora sale a relucir el antes priísta y ahora panista Javier Lozano Alarcón en el presunto ofrecimiento de sobornos para la destrucción del Sindicato Mexicano de Electricistas, del que ya le contaré.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

GRAN ANGULAR / Hambre

Hambre

Imagen





¿De vedad no lo sabían o más les convenía dar la espalda a la realidad? ¿Por qué, ahora sí, la documentan con cifras lacerantes? ¿Acaso es la vieja estrategia de reconocer un desastre para después decirnos con cifras maquilladas que gracias a ellos se revirtió?

El hambre en nuestro país ya lleva tiempo instalada. Se agravó, eso sí, con el nulo crecimiento económico de cuatro gobiernos neoliberales. No la diagnosticó, por cierto, el gobierno de Peña Nieto aunque sea éste el que nos muestre su ofensiva cara para anunciar con bombo y platillo, y el lenguaje populista de lo que el status quo hoy considera la izquierda moderna, su Cruzada Nacional contra el Hambre. Ésta, por lo menos, y con Rosario Robles como su principal operadora, ha cambiado el énfasis al sentido individualista con que el neoliberalismo ha canalizado los millonarios recursos destinados a los programas sociales, para recuperar un enfoque más regional y solidario.

Impactó, el viernes pasado, el dato revelado por Peña Nieto: 11 mil personas murieron en 2011 por desnutrición. Puso así en el debate una cifra más reveladora, más lacerante, que aquellas a las que ya nos veníamos acostumbrando: casi 50 millones de mexicanos en situación de pobreza, 7.4 millones de ellos en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Pobreza se ve en las ciudades pero al horrible rostro de la hambruna en el campo preferimos darle la espalda. Ignoramos entonces, o hacemos como que ignoramos, el hambre de la Zongolica veracruzana, de la Montaña guerrerense, de la Tarahumara chihuahuense, de la Sierra oaxaqueña y los Altos chiapanecos.

Pero ahí está y ha estado ese hambre ancestral, cobrando vidas. Y además, como imperturbable recordatorio de la irresponsabilidad social del país entero, ya se instaló en las principales zonas metropolitanas del país.

EL UNIVERSAL, en un trabajo especial de Cristina Pérez-Stadelmann, Emilio Fernández y Arturo García, nos hizo saber que 378 mil personas carecen de alimentos en Iztapalapa y otras 550 mil en Ecatepec.

Y así como esa miseria contrasta con la riqueza concentrada en las zonas boyantes de la ciudad de México, la de 62 mil juarenses en pobreza extrema lo hace pegada al país con mayor riqueza en el mundo.

Hay que reconocer el valor político de un gobierno que confiesa que sus ciudadanos tienen y mueren de hambre, pero siempre y cuando no se trate de un ardid para curarse en salud de lo mucho que por obligación deberá hacer al respecto, no como graciosa concesión o paliativo populista.

Y al esfuerzo deberíamos sumarnos todos porque vivir con la conciencia de que la gente muere de hambre en mi país, no sé a usted, pero a mí me consterna.

Instantáneas

1. INFORME. Diversas declaraciones, incluidas algunas provenientes de Gobernación, refieren que esta semana se dará a conocer el informe ampliado de lo ocurrido el 31 de enero pasado en el edificio B-2 del centro administrativo de Pemex. Nada ha dicho al respecto la PGR que es la autoridad ministerial encargada de la investigación de esta explosión que cobró la vida de 37 personas. Ella deberá precisar el tipo de gas que provocó la explosión y cuál fue la fuente de la fuga.

2. PROTECCIÓN. Cada vez son más los lugares del país desde donde nos llega información de las extorsiones que cobra la delincuencia a actividades productivas, negocios y personas. En la zona aguacatera de Michoacán, por ejemplo, esa es la razón principal de las guardias comunitarias que la gente ha creado para protegerse. En plena ciudad de México se conoció hace un par de semanas el caso del doctor que mató a dos delincuentes que habían llegado a su clínica a cobrar la extorsión. Y el viernes pasado, en plena Zona Rosa de la ciudad de México, el dueño de uno de los negocios del lugar fue asesinado mientras caminaba por la calle por razones aparentemente similares.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 15 de febrero de 2013

Objeciones de la Memoria / IVA, ¡no!

IVA, ¡no!


Imagen





El gobierno federal del PRI prepara un golpe letal a las familias mexicanas: pretende imponer un paquete de impuestos al consumo, aumentar el IVA de 16 a 19% y extenderlo a alimentos, medicinas, libros, transporte público y educación, que hoy tienen tasa cero.

El plan de los priístas es ajustar el IVA, primero a 19% hasta llegar a 22%, con el argumento de que es una tasa que existe en otros países. Este cambio impactaría negativamente a todos los sectores de la población.

Las familias de clases populares recibirían un impacto demoledor ya que 90% en su gasto cotidiano se vería afectado por esas modificaciones en el Impuesto al Valor Agregado; las clases medias verían impactado su gasto en 50% y las familias de más altos recursos también.

En síntesis tendríamos una modificación fiscal absolutamente regresiva, que acentuaría las desigualdades, produciría efectos negativos a la economía nacional, con la contracción del mercado interno y la disminución del consumo, mientras que los ingresos de empresarios, trabajadores, profesionistas, empleados y campesinos siguen a la baja.

Y si a eso agregamos la reforma laboral y la intentona del PRI de privatizar el petróleo, estamos frente a un plan de gobierno inaceptable.

Para impedir que avance el proyecto privatizador de los bienes y recursos naturales de la nación, se ha convocado a la Campaña en defensa del petróleo y la economía popular; en plazas municipales y delegacionales se llevan a cabo asambleas y actividades diversas de concientización sobre las implicaciones de la desnacionalización del hidrocarburo.

Desde hace 30 años, el PRI ha intentado privatizar la industria petrolera nacional, pero los mexicanos han dicho no.

Es una batalla difícil pero el pueblo la ha ido ganando.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria 

GRAN ANGULAR / Permisos falsos y robo de gasolina

Permisos falsos y robo de gasolina


Imagen




Esta columna denunció desde el 6 de septiembre de 2010 la falsificación de permisos de la Secretaría de Gobernación para operar casas de juego con apuestas, específicamente la licencia DGG723/1997, que autorizaba ilegalmente la operación de dos empresas formalmente constituidas: Comercial de Juegos de la Frontera (UNO), de Miguel del Río Liquidano con sede en Ciudad Juárez; y Big Bola, de Javier Rodríguez Borgio con operaciones en Boca del Río y Tlalnepantla. (http://cort.as/3Bc8).

También en este espacio, pero el 9 de marzo de 2012, le informé que uno de los clientes de la banda de robo de combustibles detenida por la PGR el 24 de febrero de ese año por sus actividades ilícitas en Querétaro y el Bajío, era Gasolineras Grupo Mexicano, de Javier Rodríguez Borgio, dueño también de la casa de juegos con apuestas Big Bola. (http://cort.as/3SKK).

La investigación AP/PGR/QRO/QRO-IV/090/2012 sobre robo de combustible (actividad que generó a Pemex pérdidas estimadas en 3 mil millones de pesos entre enero y abril del año pasado por la sustracción ilegal de 300 mil barriles de gasolina) llevó a fincar responsabilidades contra el Grupo Gasolinero de México por comercializar el combustible robado, pero también permitió a la PGR jalar la hebra de la falsificación de su licencia para operar casinos.

De manera que el pasado 5 de febrero, el juez 35 penal en el DF, Gilberto Cervantes Hernández, solicitó la intervención de la Procuraduría de Justicia capitalina para aprehender y presentar en el Reclusorio Norte a Rodríguez Borgio, Jorge Buelna Serrano y Tomás Alejandro Tarín Pérez. Los tres son probables responsables, en el carácter de coautores materiales, de los delitos de uso de documentos falsos y fraude procesal, según la investigación 324/2012.

La averiguación asienta que Rodríguez y coacusados habrían falsificado un documento en agravio del empresario estadounidense John Richard Long para intentar apoderarse de la empresa Casinos Comercial de Juegos de la Frontera y que también habrían falsificado un supuesto contrato de compra-venta (del permiso) con fecha 15 de mayo de 2003 para abrir los casinos Big Bola.

Aquí le informé aquel 6 de septiembre de 2010 que el permiso había sido expedido a favor de Miguel del Río Liquidano (socio de John Richard Long) el 18 de diciembre de 1997, pero su titularidad fue reclamada por Rodríguez Borgio mediante la falsificación del permiso, lo que llevó a un juicio civil que favoreció a este último.

El autor de esta maquinación, y no dude usted que pieza clave en los recientes escándalos de corrupción en casas de juego con apuesta, es Roberto Correa Méndez, director de Juegos y Sorteos al inicio del gobierno de Felipe Calderón, cuando el subsecretario era Abraham González Uyedea y el secretario Francisco Ramírez Acuña.

Instantáneas

1. MENONITAS. Y ya en el seguimiento de asuntos aquí denunciados, ¿recuerda el conflicto por el control del agua entre productores menonitas, ejidatarios de Chihuahua y la mina canadiense Mag Silver del que le informé el pasado 29 de octubre (http://cort.as/3SUH) y que dio lugar al asesinato de Ismael Solorio Urrutia, dirigente de El Barzón Chihuahua? Pues hoy se sabe que la PGR tiene 10 expedientes abiertos de desarrolladores menonitas, presumiblemente encabezados por Bernhard Dueck Kornelsen, que desmontaron grandes extensiones de terreno y las abrieron al cultivo sin permiso de uso de suelo. Además, perforaron pozos con títulos falsos y los arrendaron con opción a compra a familias menonitas jóvenes. La investigación revela que Kornelsen y socios constituyeron empresas inmobiliarias que vendieron los predios Santa Rita, San Germán, El Calero y otros, en el municipio de Villa Ahumada. Asegura también que clonaron pozos al abrir más de uno amparados en un solo documento, y construyeron obras hidraúlicas ilegales.

2. CONFIRMACIÓN. Tres declaraciones ha hecho el papa Benedicto XVI después del anuncio el lunes pasado de su abdicación a partir del próximo 28 de febrero: en una dijo que la decisión la tomó libremente y por el bien de la Iglesia; en otra consideró que ésta se encuentra desfigurada por la hipocresía y la división del clero; y en una más invitó a quienes lo sucedan a hacer valer las decisiones del Concilio Vaticano II para que la Iglesia realmente se transforme. Esto confirma lo dicho aquí en la anterior entrega: le faltaron fuerzas al Papa para enfrentar la gravísima crisis de la Iglesia.

3. DESCLASIFICACIÓN. Por cierto que ayer la Corte de Rhode Island, EU, ordenó abrir a quien quiera consultar los documentos que tenían calidad de clasificados de la orden mexicana de Los Legionarios de Cristo, caída en desgracia por los abusos sexuales contra niños y jóvenes cometidos por su fundador, Marcial Maciel.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico


Casinos, permisos y réplica





Se acusa recibo de la comunicación enviada por el grupo JRB, propietario de casinos, gasolineras, clubes deportivos y una productora cinematográfica y, en atención a su derecho de réplica, se consigna su petición de que la página en línea de esta casa editorial suprima de su archivo la columna titulada Permisos falsos y robo de gasolina (www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2013/02/100120.php), “bajo la clara petición (sic) de que estas notas no presentan argumentos, contamos con los oficios que comprueban la libertad de gravamen y la ausencia de actos condenatorios, mismos que pongo a su consideración en un anexo”.

El oficio adjunto es en realidad uno solo, de la Segob y la Comisión Nacional de Seguridad fechado el 10 de diciembre de 2013, dirigido al presidente del grupo JRB, Francisco Javier Rodríguez Borgio, a quien, a petición suya, se le notifica que “conforme a una búsqueda minuciosa en el archivo nacional de sentenciados de esta dependencia, no registró sentencias irrevocables condenatorias pronunciadas por órganos jurisdiccionales en su contra en el ámbito federal”.

Esa es la réplica respecto a la cual, quien eso escribió, autor de esta columna, debe precisar que jamás dijo que Rodríguez Borgio hubiera sido encarcelado y/o sentenciado.

De él le informé, eso sí, que se acusaba a una de sus empresas, el Grupo Gasolinero Mexicano, con estaciones de servicio en Querétaro y la zona del Bajío, de ser uno de los presuntos clientes de la banda de robo de combustible detenida por la PGR el 24 de febrero de 2012, según la averiguación previa AP/PGR/QRO/QRO-IV/090/2012. No fue posible corroborar en la PGR el estatus de dicha averiguación previa, tampoco si sigue vigente y, de ser así, que haya dado lugar a alguna orden de aprehensión.

Por otra parte, también se dijo que las acusaciones del combustible robado dieron lugar a que se jalara la hebra de otro asunto aquí denunciado desde septiembre de 2010 (http://www.eluniversal.com.mx/columnas/85817.html), el de la licencia, presumiblemente falsa, con la que operan sus casinos Big Bola en Boca del Río y Tlalnepantla.

Se trata de la licencia DGG723/1997, con fecha de expedición 18 de diciembre de 1997 a favor de Comercial de Juegos de la Frontera, con sede en Ciudad Juárez, comercialmente conocida como UNO y presidida por Miguel del Río Liquidano. Este último entró en conflicto con su socio Javier Rodríguez Borgio, quien finalmente ganó el juicio civil que le dio la titularidad del permiso con el que viene operando desde 2005.

¿Por qué infieren los conocedores del tema que se trata de una licencia falsa? Por lo menos por dos cosas: 1. Establece —según copia de la misma en poder de este reportero— que su vigencia es permanente, lo que no existe en la reglamentación correspondiente. No se expiden licencias indefinidas, y eso bien los sabía el hoy extinto Juan Burgos Pinto, quien aparece como firmante del documento en su calidad de director general de la Unidad de Gobierno; y 2. Cuando esa licencia se hizo valer para amparar en 2005 la operación de UNO y Big Bola, Burgos Pinto llevaba dos años muerto, por lo que hay quienes suponen que esa firma fue falsificada.

El caso es que la hebra del combustible llevó a la de los casinos y la supuesta licencia falsa, por lo que la PGJDF inició una investigación en febrero de 2012. Ojalá la Procuraduría capitalina pudiera informarnos si esa averiguación sigue vigente y la Segob decirnos qué hay de la licencia presumiblemente falsa. El secretario Miguel Ángel Osorio Chong aseguró la semana pasada que, a la fecha, todas las casas de juego con apuestas están regularizadas. Debería ser más específico, pues prometió una investigación exhaustiva. Ahí están los datos, señor secretario, de la licencia presuntamente falsa.

Y ojalá el señor Javier Rodríguez Borgio aceptara una entrevista sobre el tema. Acaso esté ya en México aunque quizá continúe en España o en Panamá donde, se asegura, la empresa Asesorías en Administración y Capacitación, de Pedro González Mateos, le ha sugerido constituir otra empresa que opere con un permiso en regla. Ya se han acercado a quien lo tiene.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

GRAN ANGULAR /La renuncia del Papa y la crisis de la Iglesia

La renuncia del Papa y la crisis de la Iglesia


Imagen





En el mar de opiniones que se han vertido sobre la renuncia del papa Benedicto XVI anunciada el lunes para entrar en vigor el próximo 28 de febrero, está la del temor de que la sorpresiva y casi inédita abdicación provoque una ruptura, un cisma, una grave crisis en la Iglesia católica. Quien esto escribe lo percibe al revés: la renuncia es expresión de una grave crisis ya presente, de tamaño tal que la declinante fuerza de Joseph Ratzinger a sus 85 años, no le alcanza para enfrentarla, si nos atenemos a las razones de la abdicación expuestas por el Pontífice. Y, en ese sentido, la dimisión sería parte de la decisión de atajar, al menos, esa crisis; o en el mejor de los casos de revertirla.

Edad y merma de la salud pesan, sin duda, en el ejercicio de una responsabilidad como la de un Papa. Aun están muy frescas en la memoria colectiva, y seguramente en la de Benedicto XVI, las imágenes del martirio de Juan Pablo II, dolorosamente enfermo, acabado y decrépito, cumpliendo hasta el final de sus días con sus obligaciones protocolarias. Difícilmente se sabrá si el de Ratzinger es tan sólo un debilitamiento por su avanzada edad, si es un problema crónico degenerativo ya detectado e incapacitante, o una enfermedad específica ya declarada. El Vaticano, a no dudarlo, seguirá con su secular opacidad. Incluso ayer apenas se supo que el Papa tiene un marcapasos desde hace 10 años y que hace tres meses fue intervenido en la clínica Pío Once de Roma para sustituirle la batería.

De cualquier forma, en esta parte del debate, si Benedicto XVI abdicó al reconocer que física, mental y espiritualmente ya no puede con la carga, debe aplaudirse su decisión y reconocerse su humilidad.

Pero ese decir “ya no tengo fuerzas para seguir” entraña también, se insiste, el tamaño de los problemas que enfrenta la Iglesia católica y de los que él no puede quitarse responsabilidad, ya que ha estado al frente de ella durante los últimos ocho años.

Y en esto hay datos duros, sobre todo en lo que toca a la dramática caída del número de católicos durante la última década, lo que tiene que ver con fallas en la pastoral y la catequesis, pero también en el severo desprestigio sufrido por la Iglesia católica con la pederastia clerical y el encubrimiento que de ella han hecho sus jerarcas. De manera que de acuerdo con datos del especialista en religiones Bernardo Barranco, el catolicismo en Brasil ha perdido a 68% de sus fieles, el de México 4% y el de Centroamérica 50%. Millones han transitado hacia el protestantismo, el budismo o el islam, o incluso han sido víctimas del abuso de verdaderas empresas multinacionales que se disfrazan de religión.

Benedicto XVI —dicen las fuentes consultadas por esta columna— pretendía desde posiciones muy conservadoras enfrentar los problemas actuales de su feligresía, nunca tuvo mucho tino (incluso llegó a ofender) en sus comentarios respecto a las otras grandes religiones (el judaísmo y el islam), acercó posiciones a los cismáticos seguidores del ultraconservador francés Marcel Lefebvre.

Durante los dos últimos pontificados el gobierno de la Iglesia ha estado en manos de los grupos más conservadores. El larguísimo de Juan Pablo II (26 años) abrió el espacio para que un bien amarrado pacto conservador llevara al alemán Joseph Ratzinger al trono.

El desgaste de ocho años parece haber roto con ese pacto conservador. Al menos eso es lo que dejan entrever los documentos confidenciales que filtró a un periodista el mayordomo papal Paolo Gabrielle. Se supo ahí de la lucha de poder que había al interior del Vaticano, de la creciente confrontación del Papa con el cardenal Tarcisio Bertone quien fuera, primero, su secretario de Estado, y desde 2007 camarlengo, el funcionario que administra los bienes terrenales de la Santa Sede y quien determina formalmente la muerte del Papa en un ritual que implica llamar al Pontífice tres veces por su nombre y luego darle un leve golpe en la cabeza. Será Bertone, a partir del 28 de febrero, cuando Benedicto XVI vuelva a ser Ratzinger, quien se encargue de gobernar el Vaticano hasta la elección del nuevo Papa, momento en que terminará el periodo llamado Sede Vacante.

Se dice que cuando Benedicto XVI supo de las filtraciones de su mayordomo, el más cercano, entró en una profunda depresión, en parte ésta, quizás, del deterioro producido por la edad avanzada.

Por eso se dice que solo y sin fuerzas, en medio de intrigas que rechazan sus más cercanos, Benedicto XVI abdicó en una decisión, que a partir de los argumentos esgrimidos, no había ocurrido desde hace más de 700 años cuando el papa Celestino V abandonó voluntariamente en 1294 el trono de San Pedro. El religioso había sido un ermitaño hasta su nombramiento como Pontífice y argumentó no tener la preparación para el cargo. Benedicto XVI la tiene, pero ya no tiene fuerzas, al menos no las suficientes para dar cara a la crisis de la Iglesia católica.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 14 de febrero de 2013

Manual para canallas / Cupido tiene cuatro ojos

Cupido tiene cuatro ojos


Imagen





Cupido es bipolar. Un día amanece de buenas y te endosa alguna flecha benévola con fecha de caducidad. Pero hay días en que el muy inestable no se toma su medicamento y te flecha con un dardo amargo que te hará la vida miserable.

Todavía recuerdo algún día, no la fecha, pero sí una mañana de esas que parecen tan comunes y corrientes. Yo era un chamaco de primer grado, con mi cabello relamido y mi uniforme impecable, formado en la fila de nuevo ingreso. No sé de qué año hablamos, eso no lo tengo muy claro, porque los días se nos transcurren como si fuera un mero trámite. Quizá era un lunes 3 de septiembre o vete tú a saber qué fecha en el calendario. Lo que sí tengo claro, habitando en mi memoria, es que yo estaba un poco tenso porque así pasa el primer día de clases y no sabes qué clase de maestr@ o de compañer@s te tocarán durante todo un ciclo escolar. No sé si repasaba mentalmente mi lista de útiles o si escuchaba las indicaciones que salían de los altavoces, pero entonces giré la vista a la derecha y vi a la chavita más linda que hasta entonces había observado en mi corta existencia. Yo que sólo me interesaba por el futbol y por las caricaturas, entonces tuve ojos por primera vez para una chica. Ella tenía el cabello largo, peinado magistralmente por una madre obsesiva (seguramente), y un perfil que a mí me pareció perfecto. Y entonces me miró un instante con sus ojos aceitunados y no pudo o no quiso sonreírme, pero esa mirada fue suficiente para hechizarme. A partir de entonces, si estaba en clase, si era el tiempo de recreo, si estábamos en los honores a la bandera, si levantaba la mano, yo no podía dejar de observarla furtivamente. Luego supe su nombre: Verónica Zúñiga. Y no sólo me gustaba, sino que la tendría cerca, porque éramos los más aplicados y gracias a eso nos tocaba hacer trabajo de equipo y tareas juntos. Y nos hicimos amigos o eso creía yo, mientras más me enamoraba de ella. Y pudimos ser todo lo que ella quisiera, lo que me pidiera, porque yo estaba seguro que estábamos hechos el uno para el otro. Y pasaron unos meses y compartíamos algunas cosas, como ciertas canciones y pláticas cortas pero gratificantes. Entonces comencé a mandarle cartas furtivas, poemitas melosos y declaraciones cursis, aunque ella ignoraba quién era su enamorado secreto. Hasta que se acercó febrero y uno que es un tonto ahí va con la mejor amiga a preguntarle esas pendejaditas que no necesita un hombre: “¿crees que tu amiga quiera andar conmigo?, ¿te ha dicho algo?, ¿le han gustado las cartas?”. Inseguro que es uno a esa edad, pues. Y entonces el pinche Cupido va y se pone en tu contra. “No, ni se te ocurra. A ella le gusta Fernando. Es más, eres un mentiroso, porque él es quien le manda las cartas. Yo misma le pregunté y él me dijo que sí”, la detesté cuando me respondió eso, en lugar de irme a escupir a Fernando por farsante. Y así supe por vez primera lo que era el maldito desamor.


-O-


Que Verónica ignorara mis cortejos o que Cupido se volviera mi enemigo, no fue tan dramático. Lo peor fue cuando me hicieron burla las amigas de ella, que de por sí me caían gordas. “Lero, lero, no te quisieron porque eres un cuatrojos, cuatrojos, cuatrojos”, se rieron en coro las muy tontas. Y yo sólo les aventé el agua de limón que llevaba en mi cantimplora. Y tuvieron más motivos para odiarme. Y yo las odié todo el tiempo, desde entonces. Así que no tuve otra opción que dejar de hablarle a Verónica y no volvimos a hacer equipo ni a compartir tareas. Si de por sí ya destetaba mis gafas de aumento, a partir de ese día soñé con unos lentes de contacto. Pero cuando no tienes opciones, es mejor que te vayas acostumbrando. Y así tuve que hacerlo. Cupido y yo nunca nos entendimos, mejor me concentré en otras cosas. Y fui un buen estudiante, futbolista promedio y un amigo leal. Aunque nunca dejé de suspirar por otras chicas. Y así fui creciendo, volviéndome un chaval algo tímido y sin mayor gracia que escribir algunos poemitas decentes para que mis amigos enamoraran más a sus novias. Hasta que tuve una novia, algo flaca y sin mayor chiste, pero con mayor experiencia que este detractor de las cosas del corazón. Y como dice Joaquín Sabina, “así crecí volando y volé tan de prisa/ que hasta mi propia sombra de vista me perdió,/ para borrar mis huellas destrocé mi camisa, confundí con estrellas las luces de neón…/ Por decir lo que pienso sin pensar lo que digo,/ más de un beso me dieron y más de un bofetón”. Y aprendí a besar con desesperación. Y hurgué debajo de algunas blusas, ocultándonos de las farolas. Y acaricié terciopelos que algunas chicas me ofrecieron. Y tuve uno que otro amor de esos que taladran, pero en general me atormentó el desconcierto, porque Cupido es un tipo caprichoso al que le encanta el bullying. En esos trances, entre besos y caricias, fui aprendiendo que las letras enamoran y que la inteligencia es un buen afrodisiaco, que la poesía atrae textualmente. Es verdad, tuve más otoños que veranos, pero las letras me han cobijado y la poesía me ha servido de resguardo en época de tormentas. No es que reniegue del amor, sería muy necio, pero ya he comprendido que Cupido es bipolar y le encanta estar chingando. Así que prefiero que el deseo sea más intenso que las cartas de amor. Todavía uso gafas, aún soy un cuatro ojos, pero esta mirada alerta ya no se entusiasma con cualquier primavera. Algo habré aprendido, porque ya no escribo poemas que rebosen optimismo y prefiero lanzar flechas que no compitan con las de Cupido.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

lunes, 11 de febrero de 2013

GRAN ANGULAR / Inseguridad, policías y tribunales populares

Inseguridad, policías y tribunales populares



Imagen






Como estrategia mediática, el gobierno federal ha dejado de hablar de la inseguridad y la violencia. De sus espots propagandísticos se ha retirado el contenido que mostraba la proclividad obsesiva del calderonismo por las capturas de capos, de matones y delincuentes de toda ralea. Y en los discursos del presidente Enrique Peña Nieto y de sus funcionarios se ha privilegiado hablar de pactos políticos, en lugar de la inseguridad y sus secuelas, tema predilecto de Felipe Calderón.

Esto ha dado lugar a que se genere la percepción de que inseguridad y violencia van a la baja aunque, por desgracia, la realidad lo desmiente.

Y aquí tiene usted hechos recientes:

1. El tiroteo entre policías acreditables (que así les llaman a los agentes de la seguridad municipal) y ministeriales que conforman la escolta del procurador de Morelos, Rosendo Dorantes. Lo que muestran las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del estado es, primero, una persecución al procurador y a su escolta cuando circulaban en las primeras horas del viernes pasado por la avenida Primero de Abril con destino al fraccionamiento Sumiya. Después el cerrón de una patrulla de los acreditables, el tiroteo con los escoltas del procurador y la huida del funcionario del lugar del enfrentamiento. Graco Ramírez, el gobernador de Morelos, asegura que informará si se trató de un error de protocolo (ya que hay audios de la línea de mando que consignan el momento en que se perdió por radio la detención del tiroteo) o de plano ese grupo de policías (ya son 10 los detenidos) iban directamente por el procurador Dorantes. Todo esto a tres días de que se anunciara en Morelos la instauración de un mando único policiaco.

2. La violación de seis turistas españolas por un grupo de hombres armados y encapuchados que irrumpieron en el bungalow que las paseantes habían rentado cerca de la playa Encantada, rumbo a Barra Vieja, en Acapulco. El asunto no sólo ha causado un enorme daño a la imagen turística del país. También ha revivido el tema de las violaciones a mujeres que, por su incidencia (la recién pasada y la actual), constituyen un grave riesgo para todas las mujeres mexicanas.

3. La conformación, también en Guerrero, pero ésto en la Costa Chica, para ser más exactos en Ayutla de los Libres, de brigadas armadas de autodefensa, porque esas comunidades, mayoritariamente pobres, viven amenazadas permanentemente por la delincuencia organizada y ya están hartas de no recibir la protección policiaca que requieren. Esos grupos de autodefensa han detenido a 54 presuntos delincuentes a los que pretendían juzgar como un tribunal popular que toma decisiones a mano alzada. En medio de las presiones de quienes exigen hacer valer el estado de Derecho, las brigadas de autodefensa liberaron a 11 de sus detenidos este fin de semana, pero reiteran que no depondrán ni armas ni actitud. El desarme, dicen, será hasta que haya paz en Guerrero, en tanto que la comunidad reitera que el tribunal popular juzgará el 22 de febrero a los presuntos delincuentes retenidos.

4. Y los casos de un hombre que al salir del banco fue asesinado porque no retiró dinero, sino que pagó deudas y lo mataron porque no traía dinero; o el del médico de la Gustavo A. Madero que forcejó con quienes le exigían el pago por seguridad para su clínica y acabó matándolos en defensa propia; o las cada vez más frecuentes denuncias en colonias depauperadas en Valle de Chalco y Nezahualcóyotl de que ahora hasta a los más pobres se les pide derecho de piso.

Ante esa contundente realidad, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha tenido que salir al paso para garantizar que la política de seguridad del gobierno federal dará resultados, aunque pidió tiempo para que puedan aplicarse todas las estrategias necesarias.

En ese contexto, se prevé que sea en marzo cuando el Senado debata la ratificación de Manuel Mondragón y Kalb, actual subsecretario de Planeación y Protección Institucional como Comisionado Nacional de Seguridad. El asunto, por cierto, no será un día de campo pues como aquí le he informado Mondragón y Kalb habría violado la ley al designar como encargado de despacho de la Policía Federal a Enrique Galindo Ceballos, hombre inhabilitado por la Función Pública a desempeñarse en cargos del gobierno.

En vía de mientras sigue la conformación de lo que será la Gendarmería Nacional que, hasta donde se sabe, contará con unos 5 mil hombres que en su mayoría provendrán de las fuerzas armadas que serán pagados por Gobernación, pero sin perder su antigüedad castrense. El proyecto contempla la creación de 14 bases de operación.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 8 de febrero de 2013

Objeciones de la Memoria / El petróleo es de todos

El petróleo es de todos


Imagen





El gobierno del PRI y Peña Nieto reafirmaron recientemente su intención de privatizar el petróleo; dicen que quieren crear un “entorno competitivo” en la refinación, petroquímica y transportación de hidrocarburos, pero lo que en verdad desean es entregar a unas cuantas compañías extranjeras los nuevos yacimientos, las nuevas refinerías y el conjunto de la cadena productiva de agregación de valor al crudo, por medio de asociaciones, contratos y concesiones.

Actualmente, extraer un barril de petróleo del subsuelo cuesta 10 dólares, pero dicho barril se vende en 100 dólares. Es un gran negocio, que el PRI quiere entregar a empresas trasnacionales.


Se trata de una verdadera traición a todos los mexicanos, y las consecuencias serían funestas para el país. Los ingresos petroleros constituyen 40% del presupuesto nacional. Es una gran fuente de recursos públicos que permite financiar educación, salud, obras, servicios y políticas sociales.


Si se privatiza el petróleo, el Estado mexicano perdería la parte más significativa de sus ingresos; para recuperar dichos recursos tendrían que aumentar los impuestos a trabajadores, profesionistas y empresarios, particularmente el IVA, que pasaría del 16 a 22% y se extendería a alimentos, medicinas, libros, educación y transporte público, todos ellos con tasa cero actualmente.


Se afectaría al sector productivo, a las empresas nacionales que consumen o proveen a Pemex; aumentarían las importaciones y disminuirían las divisas en manos de la nación, y miles de trabajadores y profesionistas serían despedidos de sus empleos.


También se irían al alza los precios de las gasolinas, el gas doméstico y las tarifas de luz, pues serían impuestos por compañías extranjeras.


Si se privatiza el petróleo aumentaría la gran corrupción, por el cabildeo, el lobby de las compañías extranjeras y los negocios de los altos funcionarios. Se reduciría el gasto social destinado a educación, salud y vivienda y la inversión destinada a obra pública.


Por eso la privatización del petróleo afectaría a México y los mexicanos.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

jueves, 7 de febrero de 2013

Manual para canallas / Nos quedan las canciones

Nos quedan las canciones


Imagen





Si la necedad fuera negocio, tendríamos varios changarros, seríamos millonarios y hasta cotizaríamos en la bolsa de valores. Siempre estamos persiguiendo quimeras, suspirando por cosas que a lo mejor ni necesitamos. No es negocio, pero ahí vamos.

Ya sea que echemos a andar con rumbo fijo o en círculos viciosos y, como ya es costumbre, sin destino alguno, llevamos algo de terquedad en la mochila. Y nos detenemos a mirar los aparadores o a observar las nubes, tal vez a estudiar un mapa o igual a descansar un poco, pero seguiremos la marcha persiguiendo sombras y con la esperanza de cruzarnos en el camino con alguna señal que nos indique que no andamos tan perdidos: Destino Paraíso. Purgatorio en venta. Los Arrecifes. Infierno en renta. Playa Ocaso. Isla Melancolía. Habitación con vista al mal. Tierra Prometida. Estación Olvido. Y es entonces que descubrimos, un poco tarde, que el pasaporte está vencido, que a la visa le falta un sello, que siempre que llegamos corriendo el autobús ya ha salido.


Y nos sentamos a pensar un poco, queriendo que la resignación nos ilumine, recordando algo del poeta Rubén Bonifaz Nuño: “Para los que miran desde afuera,/ de noche, las casas iluminadas,/ y a veces quisieran estar adentro:/ compartir con alguien mesa y cobijas,/ vivir con hijos dichosos;/ y luego comprenden que es necesario/ hacer otras cosas/ y que vale mucho más sufrir/ que ser vencido…./ Para los que quieren mover el mundo/ con su corazón solitario,/ los que por las calles se fatigan/ caminando, claros de pensamientos;/ para los que pisan sus fracasos y siguen;/ para los que sufren a conciencia / para los que no serán consolados, escribo”.


Y luego de un alto en el camino, sedientos de afecto, volvemos a la senda que ya otros han transitado. Persiguiendo promesas, con el sol a la espalda, con el fardo de los recuerdos. Y una mujer con alas es el pretexto para seguir buscando, para no detenernos. Siempre estamos en busca de algo, incompletos o ansiosos, de algo que no tenemos y ni siquiera sabemos si en verdad necesitamos: una mujer, otro trabajo, mejores amigos, nuevos rumbos, horizontes lejanos, corazones cálidos, amores furtivos, besos extinguidos, poemas sin destinatario, aquellos ojazos, las alas de repuesto, dinero en los bolsillos y esa horrible necedad de agradarle a los demás.


-O-


Y seguimos caminando, como extraviados, como si el exilio fuera el único refugio, huyendo de algo o de todo, queriendo que tus pensamientos fueran tuyos y no de quien te los ha robado. Y nada parece confortarte. Nada parece aplacar tus miedos. Pero siempre tendremos canciones para desahogarnos, para celebrar la amistad, para emborracharnos, para maldecir, para cantar en la regadera, para escuchar en el Metro con los audífonos puestos, para recordar los días de escuela y darle forma al soundtrack de aquellos momentos que irán y vendrán de tu cabeza por el resto de tu vida.

En verdad que siempre tenderemos una antología de canciones para enamorarnos de imposibles, para llorar a solas, para extrañar lo que no supimos conservar, para planear lo imposible, para amanecer de buenas, para dormir de malas, para los jodidos insomnios, para suspirar por el pasado, para celebrar los cumpleaños, para bailar bajo la lluvia, para escuchar en silencio, para jubilar el corazón, para quemar las naves, para tratar de comenzar de nuevo y entonces hacer un alto en el camino, con momentos malos y también algunos buenos.

Y sonarán los estribillos de aquella melodía que es como un dardo que pega en el sitio correcto, en tu flanco débil, en tu lado más flaco, en el talón de Aquiles. Puede ser Café Tacuba, acaso los Cadillacs o Morrisey, quizá Zoé y hasta Los Estelares, el dramatismo de Bunbury, la felicidad de Vicentico, la sensibilidad de Drexler, el filin de Silvio Rodríguez o la poesía de Joaquín Sabina. Vete tú a saber, si Enjambre le pondrá combustible a tus tardes o si Los Smiths alimentarán tu fuego interno al caer la noche. Sí, siempre habrá canciones para los momentos de introspección o para gritar mientras te acechan las jaurías de la melancolía.


Si amaneces de malas, si tu día ha sido una mierda, si una maldita jaqueca nos ataca, si tus esperanzas están embargadas, nunca falta la frescura de Los Bunkers o la solidaridad de Jaguares y el vigor de Panteón Rococó para reconfortarte un poco. Sólo un poco, porque nada sofocará el fuego de tantos sentimientos encontrados. Si te carcomen los celos, si necesitas ahogar el olvido, si te carga la fregada o te agobian las dudas, encontrarás señales en algún estribillo, en unas cuantas frases, en toda una canción. Sí, siempre tendremos canciones para aconsejarnos que es mejor dar un rodeo que saltar al abismo.



Roberto G. Castañeda
Manual para canallas

El Gráfico

lunes, 4 de febrero de 2013

De Hoy no circula, verificaciones y otros cuentos

De Hoy no circula, verificaciones y otros cuentos



Imagen






La contaminación en las grandes urbes es motivo de preocupación para los habitantes de las mismas y supuestamente para las autoridades, las cantidades de contaminantes en el ambiente dañan la salud y provocan trastornos y enfermedades, por ello es necesario tomar conciencia y utilizar vehículos no contaminantes, tener en buenas condiciones de combustión nuestros vehículos y las autoridades debieran, cosa que no hacen, brindarnos medios colectivos de transporte seguros, suficientes y limpios.


El origen

En 1985 surge una iniciativa ciudadana ante los niveles de contaminación del Valle de México llamada "Un día sin auto" esto era de carácter voluntario y fueron los ciudadanos quienes la llevaron a cabo, sin imposición gubernamental.

En 1989 inicia de manera obligatoria el programa "Hoy no circula" en la zona metropolitana del Valle de México aunque de manera parcial, solo se aplicó en época invernal.

En 1990 se establece como programa permanente e inicia el gran negocio para Verificentros, policía y autoridades.

En 1997, se establece la exención al Programa de los vehículos a gasolina de bajo nivel de emisiones contaminantes, por lo que las unidades con un máximo de 5 años de antigüedad, provistas de convertidor catalítico de tres vías en circuito cerrado fueron beneficiados con este esquema identificándolos con el holograma “0”.

En 1999 se incentivó la introducción al mercado mexicano de vehículos que
cumplieran con los niveles de emisión de estrictas normas internacionales, por lo que además de exentarlos del "Hoy no circula", también se les permitió no verificar durante sus primeros dos años de uso, identificándolos con el holograma “doble 0”.

Lógico esto beneficio a gente de mayor poder adquisitivo que son las minorías de los ciudadanos.


Realidades

Desde 1990 a la fecha los niveles de contaminación no han disminuido como dijeron en su momento a la opinión pública.

El programa no afecta a quienes tienen la capacidad económica para comprar uno o mas vehículos nuevos, tengo un amigo que es propietario de dos Mercedes Benz, un Audi y una Suburban para uso de el y una Venture y un Audi para su esposa, ah y un Jetta para que el chofer y alguien del servicio realicen las compras...

Otras personas optan por tener un vehículo desvencijado extra, para el día que su automóvil "normal" no circula y poder trasladarse todos los días en automóvil.

Los verdaderamente afectados son quienes utilizan el auto no para paseo o comodidad sino para trabajo, transportistas y muchos particulares utilizan el vehículo como herramienta de trabajo, pero por supuesto eso poco importa a nuestras autoridades por que ellos disfrutan de autos del año pagados de nuestros impuestos.



Cuentos


El programa de verificación vehicular en el valle de México, en teoría, tiene por objetivo el inducir la aplicación de mantenimiento preventivo vehicular y en su caso, obligar el mantenimiento correctivo de las unidades que han sido detectadas con altos niveles de emisiones contaminantes.

Pero la realidad es de todos conocida (¿las autoridades no lo saben?): en los Verificentros del Distrito Federal el costo de la verificación es de $ 383.00, con $ 150.00 extras nos evitamos formarnos y rechazos, en Verificentros de Edomex son $ 200.00 los que hay que entregar aparte de cubrir el costo para "pasar" sin problemas la verificación e incluso en algunos si pagamos $ 650.00 no tenemos ni siquiera que presentar el vehículo.

Aqui la pregunta es ¿cual es el porcentaje que se lleva el gobierno de los ingresos de los Verificentros?


Conclusiones

El programa Hoy no circula solo perjudica a la gente de mediano o bajo poder adquisitivo.

El programa Hoy no circula no beneficia realmente al medio ambiente de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Los beneficiados de dicho programa son las Armadoras, las agencias de autos, los vendedores, los Verificentros y las autoridades.

Si realmente pretenden nuestras autoridades disminuir los niveles de contaminación deberían restringir la circulación de vehículos pesados en el día, aparte sus propias emisiones de contaminantes, bloquean y entorpecen el tránsito en muchas vialidades ¿cuantas veces no nos ha tocado estar esperando que un trailer haga sus maniobras para estacionarse o introducirse a algún lugar? esta espera provoca emisiones, ruido y estrés, los vehículos pesados de carga tortons o trailers deberían hacer su trabajo exclusivamente en horario nocturno y las autoridades destacar policías no para extorsionarlos sino para garantizar la seguridad de estos trabajadores del volante.

Si en verdad quieren combatir las autoridades el problema de contaminación deben proporcionar transporte eficiente, limpio, eficiente y seguro para brindar a la población una alternativa de movilidad que desaliente el uso del automóvil.

Pero por supuesto esto no resultaría interesante por que lo importante para nuestras autoridades es la ganancia para sus amigos y las comisiones que de ella les correspondan.



Demian

viernes, 1 de febrero de 2013

Objeciones de la Memoria / Humor involuntario

Humor involuntario


Imagen





Tenemos enfrente una gran batalla: el gobierno del PRI y Peña Nieto van por la venta del petróleo de las y los mexicanos, con el sello de humor involuntario que le ha caracterizado en los dos primeros meses de gestión; asegura que no es privatización sino “atracción de la inversión”. ¡Claro, no van a vender los fierros viejos de la paraestatal! Lo que quieren es el negocio, la renta petrolera, ésa es la que está en peligro.

Lo dijimos en su momento y tuvimos razón, el Pacto por México es para la privatización de Pemex, en ese acuerdo está, y no con letras chiquitas, está con letras grandotas, dice: “Compromiso 57, reformas necesarias para crear un entorno de competencia en los procesos económicos de refinación, petroquímica y transporte de hidrocarburos”. Es evidente que sin privatizar las instalaciones de Pemex, tendrán las nuevas refinerías, el transporte y la exploración de los nuevos pozos petroleros.

Llevamos muchos días de humor involuntario de una clase política que es presa de su ignorancia y su descomposición. El primer día del gobierno de Peña atestiguamos el regreso de los halcones, luego asistimos a la firma de un pacto donde el PRI impuso su programa, también conocimos un plan de austeridad sellado por la compra de un avión presidencial con un valor de sólo 6 mil 500 millones de pesos, escuchamos a un funcionario acaudalado que recibe mansiones y terrenos en calidad de donación, hemos sabido de una Suprema Corte de Justicia que deja sin castigo a los secuestradores, y secuestra a los trabajadores electricistas, escuchamos sobre una cruzada contra el hambre, y al mismo tiempo que se busca imponer impuestos a los alimentos.

También tuvimos información de que el partido gobernante, una vez que pasaron las elecciones, ha reformado sus estatutos, para ahora sí estar en consonancia con lo que realmente piensa, tenemos una televisión que se acaba de dar cuenta que el señor García Luna hacía montajes televisivos, producciones extraordinarias de carácter mediático impactante. Vimos la sustitución intempestiva en un atril del IFAI, por el Instituto de información y de acceso a la opinión pública de toda la información disponible para la ciudadanía desde el gobierno, y la revelación extraordinaria de que Benito Juárez atestiguó la llegada del hombre a la luna, claro, desde la televisión.

Sin dejar de mencionar a un IFE surrealista que exonera al candidato que compró la Presidencia con miles de millones de pesos, y sanciona al que recorrió el país en camioneta, haciendo paradas en pequeños restaurantes de los poblados más humildes del país.

Ahora van sobre el petróleo, por eso el país reclama el concurso de todos los sectores de la sociedad mexicana, tenemos que defender por la vía pacífica y con inteligencia ese recurso natural. Es momento de rescatar y transformar a la nación.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

GRAN ANGULAR / La explosión de Pemex

La explosión de Pemex


Imagen





Si una explosión provoca un derrumbe, la muerte de 14 personas y heridas a otras 80, cuesta trabajo creer que sea producto de la falla de un sistema de suministro eléctrico, pero a eso se atribuyó ayer preliminarmente lo ocurrido en el edificio B2 del centro administrativo de Petróleos Mexicanos en la planta baja y el entrepiso de su famosa torre ubicada en la colonia Anzures del Distrito Federal, aunque cerca de las siete de la noche el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, declaraba que todavía se desconocían las causas del siniestro.

Hay que esperar, por supuesto, el resultado de las investigaciones que ya inició la PGR, pero el alcance del daño, el número de víctimas, la presencia en el lugar del Ejército e incluso del presidente Enrique Peña Nieto, sugieren algo más que un accidente producto de fallas en el mantenimiento. Y en esto hago eco de lo que al respecto piensa una considerable cantidad de mexicanos.

La pérdida de vidas humanas es lamentable en cualquiera de las circunstancias en que se produce, y para los familiares de las víctimas no hay nada más que ofrecerles que consuelo y solidaridad.

En términos políticos y sociales, sin embargo, no es lo mismo que se trate de un accidente o de un ataque deliberado. Gravísimo sería para el país entero que estuviéramos frente a un acto terrorista cobrando vidas inocentes, venga de donde venga el golpe. El objetivo, obvio en ese caso, aterrorizar en el mismísimo corazón de la ciudad de México y en uno de sus inmuebles más emblemáticos.

En un escenario de esa naturaleza lo primero que hay que preguntarse es: ¿quién es o quienes son los más beneficiados con un ataque así y por qué?

Mucho es lo que tendrán que deslindar las autoridades que han iniciado la investigación de este lamentable hecho y ojalá demuestren, con toda certidumbre, que fue un accidente, porque escalar mediante el terrorismo la ya de por sí dramática violencia que afecta al país, no lo merecemos como sociedad, ni como nación.

Pero es tanta la corrupción imperante, el malestar social por la crisis y la furia provocada por decisiones jurídicas que liberan a una extranjera que es culpable de secuestro en el ánimo de la sociedad o dejan en la calle a casi 16 mil trabajadores de un viejo y combativo sindicato, que el escenario es propicio para que la violencia nos devore.

Por lo pronto hay que esperar.

Instantáneas

1. PETRÓLEO. Dicen el presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que la reforma energética no privatizará Pemex. Es más, el jefe del Ejecutivo reprochó a quienes pretenden engañar con esa falsa idea privatizadora. “Nadie nunca, siquiera, ha referido o citado la expresión de privatizar”, señaló. Y no es creíble que alguien piense que Pemex dejará de ser paraestatal para convertirse en sociedad anónima; lo que no se sabe —porque aún no se conoce el contenido exacto de la reforma peñanietista— es qué tan profunda será la apertura al capital privado, no en Pemex, sino en los trabajos de la industria. Una pista nos la podría dar la iniciativa de reforma energética que presentó el PRI en junio-julio de 2008 para contraponerla a la del ex presidente Felipe Calderón. En ella, por ejemplo, se reconoce que Pemex no puede sola con la refinación, la trasportación por oleoductos y el almacenaje, por lo que propone que esas actividades las puedan llevar a cabo empresas filiales o paraestatales modernas ciento por ciento mexicanas; y que esas empresas, a su vez, puedan contratar a empresas privadas. Ya analizaremos el contenido de esa iniciativa en la próxima entrega.

2. ELECTRICISTAS. El 26 de septiembre del año pasado, al conocerse que un tribunal había amparado al Sindicato Mexicanos de Electricistas y ordenado que la CFE fuera el patrón sustituto que lo recontratara, le dije aquí que el SME ganó la partida y que Felipe Calderón y Javier Lozano estaban muy lejos de cantar victoria. Ahora que la Corte denegó al SME ese amparo, los citados Calderón y Lozano estarán felices. Quién sabe si lo estarán si esto deriva, como se vislumbra, en un conflicto social.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico




Pemex: explosión y corrupción







Han pasado cuatro días desde que explotó el edificio B2 del centro administrativo de Pemex y las autoridades no han informado, siquiera, de las causas probables. ¿Qué explotó, cuántas deflagraciones fueron, por qué no hay rastros de fuego? Son muchas las preguntas y muy pocas hasta ahora las respuestas.

Si fue atentado, muy grave. ¿Quienes son los autores, acaso grupos armados radicales como el EPR, quizás los cárteles de la delincuencia organizada? ¿Ellos lo concibieron y lo realizaron o ejecutaron un trabajo por encargo? ¿Quién lo ordenó y por qué? En cualquiera de esos escenarios, queda al desnudo la vulnerabilidad de una institución tan estratégica como Pemex, y en evidencia que los servicios de seguridad del Estado fueron agarrados fuera de base.

Si fue accidente, no menos grave. ¿Qué ocurre con los servicios generales de ese enorme complejo administrativo, incluida la torre ejecutiva, que alberga cotidianamente a 10 mil personas que ahí laboran? ¿Entran todos los días, por lo visto, a una trampa mortal? Y en esto hay un dato que revela en su edición de esta semana la revista Proceso: 2 mil 974 casos de emergencia se registraron en 2011 en los edificios del centro administrativo de Pemex, según reportes oficiales de la propia paraestatal.

No faltarán quienes digan que el escaso mantenimiento o la imposibilidad de cambiar sistemas y equipos obsoletos se deben a la insuficiencia de recursos, mismos que se obtendrían con los cambios corporativos propuestos en una reforma que, dígase lo que se diga, pretende abrir al capital privado más actividades de la industria petrolera hasta ahora reservadas por la Constitución al Estado.

Y no es cierto: esas insuficiencias son por la exacción fiscal que sufre la paraestatal para financiar el gasto del gobierno federal y por la corrupción que cotidianamente corroe a esa empresa.

En la explosión del jueves, por ejemplo, ¿vio usted alguna ambulancia de Pemex? No verdad. Y no es porque no las tenga, teniendo los centros hospitalarios que posee. Si hoy son pocas de las que dispone para atender los requerimientos de sus servicios médicos es porque hay embodegadas 93, nuevecitas, pero inutilizadas por un litigio que tiene en la corrupción su mar de fondo.

COMSA, una agencia distribuidora de Ford, de la que aquí le he contado porque también ha sido consentida proveedora de otras instituciones del gobierno, ha recibido trato preferencial de parte de Pemex. Incluso, las bases de licitación salen prácticamente dirigidas a ella. En 2008, por ejemplo, le vendió 80 ambulancias que entraron al país sin que lo autorizara la planta de Ford Motors Company de México. Ésta no tenía ese modelo, lo que implicó, por lo tanto, que no hubiera ni garantía ni disponibilidad de refacciones. Esa misma COMSA vendió ese año, pero a Pemex-Refinación, una ambulancia en 118 mil 462 dólares más IVA. Hoy es investigada en Ecuador por prácticas corruptas y aquí en México por la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación porque, a pesar de las millonadas pagadas, vehículos y equipamiento no cumplen con lo requerido.

COMSA le entró en 2012 a otra licitación para la venta de ambulancias a Pemex, pero esta vez intervino el órgano de control interno de la paraestatal, lo que obligó que la licitación LA-08T4I011-T17-2011 se abriera a otras empresas. Ganó la distribuidora de Chevrolet PROGRUEX, que vendió 93 ambulancias con puertas corredizas. Con el argumento de que las ambulancias debían tener puerta de bandera, COMSA movió sus influencias internas y externas, y consiguió que Pemex rescindiera el contrato. Las 93 ambulancias quedaron embodegadas.

Esto es nada si usted se pone a pensar en la compras de Pemex: barcos, plataformas, sofisticados equipamientos. Y los archivos que podrían documentar tales maniobras estaban en los archivos del hoy destruido edificio B2 del centro administrativo de Pemex que, por cierto, se incendió el 6 de diciembre de 1982. Las llamas, entonces, consumieron las pruebas de uno de los grandes fraudes cometidos contra el patrimonio de la empresa, relacionado con la compra de dos embarcaciones. La adquisición de los barcos Cantarell y Abkatún involucró a dos altos funcionarios, Efrén Flores Chavarría e Ignacio de León Martínez, quienes huyeron de México para refugiarse en Chile, entonces gobernado por Augusto Pinochet. A la postre, acabaría en la cárcel Jorge Díaz Serrano, ex director general de Petróleos Mexicanos.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico




Pemex, los gases y sus propiedades







Con el mayor esfuerzo posible de objetividad, contrastemos la tesis de las causas de la explosión en Pemex que dio la noche del lunes la PGR, con un análisis que hace el químico Jorge Yorch en su blog (http://cort.as/3MgM).

El procurador Jesús Murillo Karam informó:

1. La explosión fue causada por una acumulación de gas, presumiblemente metano, en los sótanos del edificio B-2, que primero impulsó hacia arriba la estructura de los pisos y después su caída, derrumbe que fue la principal causa de muerte.

2. Fue una explosión difusa, es decir, “lenta, horizontal y perfectamente definida”. No hay en el probable lugar del estallido un cráter, lo que normalmente ocurre cuando se trata de la detonación de un artefacto explosivo. Tampoco hay —confirmado por laboratorio— residuos de ningún tipo de explosivo ni rastros de fuego. Los cuerpos de las víctimas no presentan desmembramiento y sólo tienen quemaduras los tres que estuvieron en la zona de explosión de gas.

3. Cuatro trabajadores de una empresa particular (no se dijo cuál) realizaban labores de mantenimiento en la zona de pilotes, subterránea y sin zona de ventilación, donde “se encontró un tubo conductor y un regulador de gas” con restos de metano. Sin embargo, falta precisar con exactitud qué tipo de gas fue el que explotó y su punto exacto de partida.

4. Hay tres probables fuentes del gas que explotó al entrar en contacto con una fuente de calor (acaso una chispa): a) Un contenedor de gas natural inyectado en unas cisternas en un edificio que está pasando la calle de Bahía de Todos los Santos, a espalda de la entrada principal de las torres del Centro Administrativo de Pemex, conectado al edificio B-2 por un túnel (no un ducto) que llega exactamente al sitio de la explosión; b) un ducto que tiene de 30 a 40 años, que parte del referido edificio que está pasando Bahía de Todos los Santos, pero con dirección al centro de máquinas ubicado a unos metros (no se dijo cuántos) de la zona de desastre y desde el que pudo haber filtración de gas, pero que ninguno de los trabajadores pudo señalar; y c) el tubo y regulador de gas encontrado en el sitio de la explosión, sin que se sepa hasta ahora de dónde salieron.

En un recuento de las propiedades físico-químicas de los gases, el químico Jorge Yorch hace las siguientes precisiones:

1. Para que ocurra una explosión por acumulación de gases se requiere básicamente un espacio completamente cerrado, sin intercambio de materia con el exterior y un flujo continuo de gas hacia el espacio cerrado que aumente la presión del lugar. (El peritaje de la PGR habla de una zona de pilotes subterránea y sin ventilación. Si es lo suficientemente hermética para la acumulación de gas, ¿podían haber estado ahí, sin respirar, el grupo de trabajadores de la empresa particular no precisada?).

2. El gas, de acuerdo con sus propiedades y de no haber sido un sitio herméticamente cerrado, se hubiera propagado hacia otros lugares por medios físicos (ductos de aire, fisuras, ventanas), con lo que no existirá la presión suficiente para producir una explosión.

3. Otra de las propiedades de los gases es que además de difundirse puede fluir, es decir, desplazarse por conductos como los sistemas de refrigeración hacia otros lugares y llegado a otros sitios de la construcción, lo que niegan los peritajes.

4. El gas no tiene color, ni sabor ni olor. Sólo al gas LP se le adiciona “mercaptano”, que le da un olor característico. Si no hubo olor, según los testimonios, eso descarta que la fuente del gas acumulado sea la caldera que con él funciona. El gas metano —al que se refirió Murillo Karam— ciertamente no huele, pero asfixia antes de provocar una explosión. No hay reporte de víctimas mortales por asfixia y aquí cabe una pregunta: ¿los trabajadores de los pilotes hubieran podido estar sin asfixiarse en esa zona cerrada subterránea donde ocurrió la explosión?

No se trata de asumir una posición conspirativa irreductible. Se trata de dudas razonables que la autoridad deberá aclarar para darle credibilidad y certeza a su tesis.

Instantáneas

1. MEMORIA. El subprocurador de la PGR, Alfredo Castillo, hoy realizando la indagatoria de Pemex, fue quien investigó la muerte de la niña Paulette en el Edomex.

2. HUMOR. Pregunta un lector si esto del gas metano, propano y butano no será para encubrir a fulano, sutano y perengano.

3. CAMPAÑA. El director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, ex vocero de Ulises Ruiz, inició su campaña por la candidatura priísta a Oaxaca en 2016. ¿Será cierto que invitó a ocho periodistas oaxaqueños a pasar el fin de semana largo al DF con gastos pagados por Liconsa?


Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico




Huele a gas






A propósito de la columna anterior, Pemex, los gases y sus propiedades (http://cort.as/3Nzt), este reportero recibió el comentario de un lector que, por lo ahí planteado, sabe de la físico-química de los gases. Se trata del ingeniero Miguel Ángel García Lara quien, refiere en el correo enviado, trabajó en el edificio B-2 del centro administrativo de la paraestatal desde su inauguración (1968).

Se recuperará en esta entrega la parte sustancial de sus aclaraciones. Dice el ingeniero García Lara:

“Sobre los puntos uno y dos (en la parte de la argumentación del procurador Murillo Karam), no tengo comentario, están bien. En el punto tres se menciona (y aquí recuerdo que lo hizo el titular de la PGR) que ‘se encontró un tubo conductor y un regulador de gas con restos de metano’. Luego menciona que falta precisar qué tipo de gas fue el que explotó. En el punto uno ya se mencionaba que podría haber sido metano. Es el que comercialmente se denomina gas natural. Efectivamente hay que buscar y determinar con exactitud el lugar donde empezó y continuó la fuga.

“En el punto cuatro —sigue el ingeniero— las tres probables fuentes que usted menciona (le recuerdo que fue Murillo Karam el que las puntualizó), dan lugar a confusión: a. ‘Un contenedor de gas natural’. Un tanque en el que pueda almacenarse gas natural (de un átomo de carbono) debe resistir muy altas presiones, aproximadamente 25 veces la presión del gas licuado de petróleo, que es una mezcla de propano y butano (gases de tres y cuatro átomos de carbono, respectivamente). “No tiene explicación (y qué bueno que se lo dice a Murillo) la probabilidad de que el gas natural haya sido ‘inyectado a unas cisternas’. La pregunta inmediata es ¿para qué guardar gas natural en cisternas?

“La probable causa b. Un ducto que no se sabe de dónde parte y a dónde llega ‘desde el que pudo haber filtración de gas, probabilidad que sólo confunde. Y probable causa c. El tubo y el regulador de presión (y aquí le recuerdo que la columna dice regulador de gas, aclaración que le hago al ingeniero García Lara para evitar más confusiones sin dejar de inferir que puede tratarse de lo mismo), pueden ser elementos valiosos si se relacionan con el punto de origen de la fuga, pero así como dato aislado no aporta nada.

“La opinión del químico Jorge Yorch demuestra su total ignorancia técnica de una explosión de gas. Una explosión de cualquier hidrocarburo ligero como el gas natural o el gas licuado de petróleo y aún de pentano o isopentano, ocurre solamente cuando se llega a una concentración tal que se forma mezcla explosiva de aire y gas y se tiene un elemento detonador. Antes de alcanzar esa mezcla explosiva puede ocurrir un incendio. Es decir, se combina el oxígeno del aire con el hidrocarburo en una reacción fuertemente exotérmica. En palabras más simples, se quema. A ese fenómeno se le llama deflagración, como ocurrió en Reynosa recientemente. Si la concentración de hidrocarburos en el aire es mayor que la necesaria para formar mezcla explosiva, no ocurre nada, a menos que sea inducida la combustión.

“El punto dos de los comentarios de Yorch da a entender que para que ocurra una explosión se necesita cierta presión, lo cual es erróneo (pues) lo que se necesita es una concentración determinada para formar la mezcla explosiva. Cuántas veces hemos sabido de explosiones y hasta en películas se aprecia que una cocina, por ejemplo, estalla cuando se enciende la luz en la estancia que ya tiene formada la mezcla explosiva.

“Del punto cuatro sólo puedo decir que el odorante que se adiciona tanto al gas natural como al gas licuado de petróleo por norma internacional de seguridad, es el de los mercaptanos, así en plural, porque pueden ser varios compuestos que tienen como factor común que son compuestos de azufre, con el olor característico que usted con seguridad ha oído: huele a gas”.

Gracias a esta explicación del ingeniero García Lara se infiere que si la explosión fue por metano o LP, se hubiera olido el hidrocarburo al momento de concentrarse y habría la probabilidad de un incendio considerable.

Expertos de la UAM como Guillermo Garduño explican, por su parte, que el gas metano es resultado de un proceso de descomposición de materia orgánica que no tiene olor ni color, pero que cuando se emplea comercialmente se exige añadir cierto hedor (los famosos mercaptanos). Este académico, además, consideró que si el gas metano hubiera sido la causa, se hubiera producido un incendio monumental.

No obstante, peritos de una empresa de EU que participó en el peritaje, SGS, insisten que la explosión fue por metano acumulado en pequeñas cantidades que se pegan a las losas de cimentación. Brian Dunagan, de SGS, pregunta: ¿por qué no se ve el residuo de una explosión? Y se contesta: porque una explosión por metano es una explosión limpia. Falta saber de dónde vino el gas que se acumuló, pero subsiste una pregunta: ¿a quién darle la razón?



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular

El Gráfico