viernes, 28 de febrero de 2014

Objeciones de la Memoria / El show de El Chapo

 
El show de El Chapo
 
 









Desde el sábado pasado, día en que ocurrió la aprehensión de Joaquín El Chapo Guzmán, el hecho se ha convertido en el eje de la estrategia de comunicación del gobierno de Enrique Peña Nieto. Como si no ocurriera otra cosa en el país, la estructura de comunicación social del gobierno federal se ha dedicado día y noche a difundir, desde distintos ángulos, la detención del capo.

El hecho tiene varias aristas y revela que la administración de Peña Nieto no tienen nada bueno qué informar a la sociedad. También, la estrategia seguida por el poder respecto a El Chapo nos permite apreciar que se trata de una cortina de humo para evitar que se vea lo verdaderamente importante.

Aprehendieron a El Chapo de la misma forma en que en el sexenio de Felipe Calderón detuvieron a otros capos de la droga y, a pesar de la desmedida difusión de estas acciones policiacas, el problema sigue creciendo. La explotación del morbo y la sobreexposición de las imágenes de los jefes de los cárteles de la droga aprehendidos en los últimos sexenios no le han permitido a la sociedad conocer el fondo del problema, y es que una parte importante de la economía nacional se ha narcotizado.

Medio millón de mexicanos vive permanentemente del negocio del narcotráfico, que se ha convertido en la quinta fuente de empleo en nuestro país. Eso es lo que debe preocuparnos y son esos datos los que se pretende ocultar con el show montado en torno a El Chapo por parte del gobierno federal.

¿Por qué el narcotráfico se ha convertido en una opción de empleo para medio millón de mexicanos? Porque desde que hace 30 años se implantó el neoliberalismo en México, el gobierno ha dejado de hacer su trabajo y se ha dedicado a implementar políticas como las privatizaciones, que han provocado que crezca el desempleo y el salario disminuya su poder de compra.

Desde que los neoliberales pisaron Los Pinos los sueldos de los trabajadores mexicanos se han devaluado 79%, la inmigración de campesinos a las ciudades o a EU ha crecido de manera exponencial y muchos agricultores han visto como alternativa de supervivencia integrarse a actividades ilícitas.

Al respecto, quienes han detentado el poder en las últimas tres décadas se han negado rotundamente a incrementar los salarios con el argumento de combatir la inflación que, por cierto, no han logrado frenar, y posibilitaron la privatización del campo al tiempo que se niegan a apoyar verdaderamente a los productores agrícolas con el pretexto de evitar el proteccionismo.

La crisis de inseguridad y violencia que vivimos en la actualidad se la debemos al neoliberalismo y en lugar de rectificar, Peña Nieto responde con sus llamadas reformas estructurales y privatizaciones que harán que problemas como el desempleo y la pobreza crezcan aún más. Es decir, las políticas de Peña Nieto fortalecen el caldo de cultivo de la delincuencia organizada, y para que nadie lo note lanzan una abrumadora campaña mediática que ha provocado que, un día sí y otro también, lo único que se conozca sea la aprehensión de El Chapo.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Gran Angular / Consulta popular descafeinada

 
Consulta popular descafeinada
 
 









La reglamentación del derecho ciudadano a ser consultado en asuntos de trascendencia nacional parece construida para limitar al máximo ese instrumento de la democracia directa y para impedir, a toda costa y en un tema específico, que se someta a él la reforma energética.

La consulta popular es uno de los derechos ciudadanos establecidos en el artículo 35 de la Constitución. Puede ser convocada por el Presidente, el 33% de los diputados o el 33% de los senadores. También pueden convocar los ciudadanos si la petición la hace al menos 2% de los inscritos en la lista nominal electoral.

Esa lista es de 76 millones 402 mil 105 ciudadanos (actualizada al 21 de febrero de 2014), por lo que 2% equivale a un millón 528 mil 42 ciudadanos. Esos son los mínimos necesarios para convocar a consulta y, hasta donde se sabe, Cuauhtémoc Cárdenas y el PRD, por su lado, y AMLO y Morena por el suyo, han recabado las firmas suficientes de ciudadanos convocantes.

La Constitución prevé, además, que si en una consulta participa por lo menos 40% de la lista nominal, es decir, 30 millones 560 mil 842 ciudadanos, el resultado será vinculatorio, es decir, de aplicación obligatoria.

Sobre la base de esos criterios era viable una consulta popular sobre la reforma energética. Sin embargo, el paquete de reformas estructurales acordado en el Pacto por México incluía en el tema político-electoral lo relativo a las figuras de democracia directa y, en paralelo a la reforma constitucional en materia energética, se hizo otra en materia de consulta popular. De manera tal que desde el pasado 10 de febrero, el artículo 35 de la Constitución tiene agregados que establecen los temas que no podrían quedar sujetos a una consulta popular, entre ellos, los ingresos y gastos del Estado, asunto en el que encuadran a la perfección las modificaciones en materia energética. Vamos, desde la Constitución se está limitando la viabilidad de una consulta sobre la materia.

La oposición, sobre todo la de izquierda, estimó que la viabilidad de una consulta sobre la reforma energética podría recuperarse en la construcción de la ley reglamentaria correspondiente, dictamen que a finales del año pasado aprobó la Cámara de Diputados y apenas el miércoles el Senado.

Pero en la Cámara alta se intensificó de tal manera la presión opositora, que tuvo que apersonarse el consejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos, y hacer algunas concesiones. Entre otras:

Que la Suprema Corte sea la que determine, caso por caso, qué asunto de trascendencia nacional puede ser sometido a consulta popular, y si la pregunta a formular se apega a la constitucionalidad del proceso; y para evitar que en procesos electorales no se violente la equidad, se desechó la posibilidad de que convocantes y consultados pudieran hacer uso de los tiempos oficiales en los medios de comunicación para fijar posiciones, de manera que será el nuevo Instituto Electoral el que pacte tiempos de radio y televisión para que convocantes y participantes en la consulta fijen sus posiciones al respecto.

Por otra parte, el Senado añadió que los ciudadanos podrán respaldar más de una consulta popular, pero no procederá el trámite de las consultas que sean respaldadas por los mismos ciudadanos, cuando éstos rebasen 20% de las firmas de apoyo, en cuyo caso solamente procederá la primera solicitud.

¿Por qué si la reforma energética es a juicio de sus promotores y apoyadores lo mejor que le pudo haber pasado a México, no dejan que la opinión de la gente al respecto se exprese libremente y tenga peso en una decisión de tal trascendencia?

Los argumentos son los mismos que desde siempre ha esgrimido y seguirá esgrimiendo el poder: 1. México es una democracia representativa y las decisiones las toman los representantes electos por el pueblo (en los que, por cierto, cada día menos creen); y 2. No se pueden dejar en manos del pueblo ignorante asuntos que, según dicen, ni siquiera entienden, de manera que consultarlo sobre ellos llevaría a la anarquía.

Así es como piensan nuestros demócratas.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

jueves, 27 de febrero de 2014

Manual para Canallas / Los que pensamos con el corazón

 
Los que pensamos con el corazón
 
 









Me cansé de perseguir imposibles. Hubo un tiempo en que me interesaba una chica a la que le interesaba otro tipo. Ella iba y venía de él. Cuando la dejaban, se refugiaba un poco conmigo. Ni ella era feliz, como tampoco yo. Hasta que me harté de pensarla con el corazón.

Los que pensamos con el corazón ni nos damos cuenta que un maldito cuervo nos picotea las arterias. Y así andamos a todas horas, con algo de incertidumbre, como cuenta Dante Guerra: “Tengo un maltrecho corazón/ que no sabe de horas hábiles,/ que se niega a entrar en razón./ Y te echa de menos en el almuerzo,/ cuando deambulo por la calle,/ o si hago mi declaración de impuestos./ Tengo un maldito corazón/ que se hace el ciego o el sordo,/ que me tira de a loco,/ que no tiene horario/ ni alguna restricción./ Tengo un corazón blando/ que es alimento de los cuervos/ que me vigilan los desvelos./ Sí, la parvada de cuervos/ que pasaste a dejarme/ aquella tarde que te largaste/ sin advertirme que tu recuerdo/ no tiene fecha de caducidad”.

Los que pensamos con el corazón somos unos tontos, persiguiendo imposibles, hurgando en las sobras como si fuéramos vagabundos. Los que pensamos con el corazón nos enamoramos de mujeres que se enamoran de otros más cretinos. Y algunas noches, mientras viajamos en Metro o caminamos como si nada, escuchamos en el iPod las canciones que nos recuerdan algo. Y suspiramos como idiotas y renegamos de todo por cualquier cosa. Es curioso, pero las canciones te han enseñado más sobre la vida que muchos maestros. Todas las canciones nos dicen algo, el chiste radica en buscar relámpagos que te iluminen, ciertas frases que te hagan mejor. Es curioso, pero acabo de retomar un disco que me marcó en momentos de confusión. Y la letra de “Romper la voz” fue un himno durante mucho tiempo: “Esta noche no tengo ganas de callar. Esta noche puede pasar todo en este bar. Esta noche estoy a punto de estallar. No creo ya lo que hay pintado en la pared. No creo ya el mismo rollo otra vez. No estoy para sonrisas de salón. Déjame gritar mi rabia, déjame”. Y sí, cuando eres joven, soñador y estúpido, buscas señales que te salven aunque sea temporalmente. Quizá no podrás escapar por siempre, pero te habrás salvado de los peores momentos. Cuando has crecido en la miseria, te rodean jaurías de miedos, manadas (dije manadas) de incertidumbres, así que buscas las armas que te ayuden a sobrevivir a los malos tiempos, a tus enemigos más recurrentes, al abandono en que te han dejado, a la indiferencia de tus padres, al desamor de las que se enamoran de otros. Y sí, crecerás incompleto, carente de afectos, pero intentarás no volverte un idiota, un permanente fracaso o un triste derrotado. Y esta noche no tienes ganas de callar, como dice Patrick Bruel.


-O-


“Los amigos se van, los otros se quedan. Me he dejado juzgar por los comemierda. Encuentros fallidos, tiempo que se quema. Jóvenes cansados, viejos que esperan. Flashes que nos ciegan desde el televisor, bufones que imponen el color del amor. Vagar por la ciudad sin sentirse mejor y ese miedo sin fin y ese puto dolor”, canta Bruel. La confusión puede vivir contigo mucho tiempo y nadie tiene un instructivo que te ayude a construir una mejor versión de ti mismo. Tienes que arreglártelas para sentirte vivo, para no crecer como un zombi sin voluntad propia, sin ideas que valgan la pena. Los amigos te pueden influenciar de la mejor o la peor manera, ya tú sabrás elegir lo que más te convenga. Y te equivocarás mil veces, tropezarás más de lo que deseas, pero es la única forma de comprender que el mundo no está en tu contra, que tu destino no está trazado por un dios mezquino o arrogante. Sí, es verdad que en ocasiones te sentirás abandonado en el traspatio, igual que la bicicleta de tu infancia, pero tú eres mucho más que fierros retorcidos u oxidados. Tienes un corazón en el que habita el fuego interno, el coraje que no te dejará darte por vencido. Y tomarás la guitarra, postergarás las lágrimas, te aferrarás a ese sentimiento que lucha por ser valorado, aunque haya gente que se empeñe en manipularte. Lo relevante es desgarrarse la voz, levantar la mano, no quedarse callado, defender tus ideas, atesorar tus principios, ser honesto contigo mismo y el crítico más duro de tus defectos: “Chicas de la noche, las que huyen del sol, y un revolcón con ellas lo llamamos amor. La vergüenza maldita que el espejo devuelve, reflejando el vacío y un perdón urgente. Ver a un niño sufrir, a un hombre llorar y tener que admitir tanta mediocridad. Canciones que nacen como un grito feroz desgarran mi garganta hasta romper la voz”.


-O-


Los que pensamos con el corazón dejaremos amigos en el camino, algunos amores imposibles, muchos recuerdos que un día se extinguirán, un álbum de fotos que no querremos volver a mirar, pero guardaremos las canciones, los libros que han sido como faros. Quizá no habrá muchas victorias por celebrar, pero un día llegaremos a tierra firme con la convicción de haber sobrevivido. Y los poemas nos hablarán al oído y las musas se rebelarán ante nuestros desvaríos. Y no, seguramente no seremos los mejores tipos del mundo, pero de menos seremos coherentes con nosotros mismos. Y tendremos derecho a mirar a los ojos y odiar a los corruptos y maldecir a los cretinos. Y seremos solidarios con los desprotegidos y críticos con los poderosos. Y no volverán a engañarnos más porque habremos crecido a la sombra de falsas esperanzas y discursos podridos de los presidentes más grises o los políticos sin escrúpulos. Y cada mañana nos levantaremos con ganas de que este país encuentre un revulsivo, pero convencidos de que la mejor revolución empieza por uno mismo. Y sí, como dictan los himnos verdaderos, hay que desgarrarse la voz y gritar que tú no estás podrido. Ya lo decía Joaquín Sabina: “hay que ser un rojazo, no un rojillo con diminutivos…”. Y sí, los que pensamos con el corazón estamos más cerca de las barricadas, somos solidarios, juzgamos a los corruptos, maldecimos a los deshonestos y levantamos el puño en las marchas. Los que pensamos con el corazón, que está a la izquierda, no simpatizamos con los gobiernos de derecha. Los que pensamos con el corazón nos enamoramos de imposibles y nuestras ideas y nuestras letras no son como una parvada de palomas, sino como un revolotear de cuervos.



Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico

viernes, 21 de febrero de 2014

Objeciones de la Memoria / Veinte años...

Veinte años...


Imagen





Hace 20 años entró en vigor el Tratado de Libre Comercio (TLC). La firma de este acuerdo fue publicitada por el gobierno de Carlos Salinas como la entrada de México al primer mundo. Dos décadas son suficientes para evaluar un proyecto, y para saber si la apertura comercial fue exitosa para el país, basta con contestar preguntas muy simples: ¿usted que lee este texto vive mejor que hace 20 años?, ¿su salario le alcanza más?, ¿goza de un mejor empleo?, ¿quienes eran niños o adolescentes en 1994 hoy viven mejor que sus padres? Evidentemente la respuesta es no.

Todas las ofertas que Carlos Salinas hizo hace dos décadas a los mexicanos no sólo no se cumplieron sino que la crisis se profundizó y en lugar de mejorar las condiciones de vida, los mexicanos ahora se ven empobrecidos y con expectativas más bajas.

Salinas dijo que se crearían más empleos y mejor pagados mediante la instalación de maquiladoras. Para ello, se aseguraba, era imperativo castigar los salarios para hacernos competitivos frente a otros países. Las maquiladoras no fueron la panacea. No crearon los empleos que se necesitan, y la indefensión de las y los trabajadores de la maquila creó el caldo de cultivo para fenómenos como el de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Hoy el tema del desempleo sigue siendo una de las principales preocupaciones de las familias.

Los salinistas aseguraron que con el TLC y la privatización del ejido, el campo florecería y se convertiría en un eje fundamental de la economía nacional. Hoy el campo está quebrado, los campesinos abandonaron sus parcelas para emigrar a Estados Unidos ya que no pudieron competir con los granjeros norteamericanos que gozan de apoyos por parte del gobierno de su país que en México ni soñando podrían recibir nuestros productores agrícolas, ya que para los gobernantes nacionales es pecado apoyar a los agricultores porque éso “es proteccionismo”.

El campo es posiblemente donde más se han resentido los efectos del libre comercio ya que ante el abandono y la quiebra, el narcotráfico sentó sus reales en muchas regiones como Michoacán, que hoy viven una violencia inaudita.

Tal vez el único logro que pueden presumir Salinas y su grupo es el incremento de las exportaciones. Sin embargo, ese logro está por verse, ya que las importaciones se incrementaron en la misma medida que las exportaciones. Es decir que seguimos comprando más artículos al extranjero que los que le vendemos. Aún más, ramas importantes de la producción nacional, como la industria juguetera, prácticamente han desaparecido.

En suma, todos los argumentos a favor del TLC fueron pura demagogia. La economía de mercado fue creada para fortalecer a los países de economías fuertes, no para sacar del atolladero a las naciones pobres. Con la privatización del petróleo Peña Nieto busca, como lo hizo Carlos Salinas, vendernos espejitos a cambio de oro.

Su discurso es idéntico al de Salinas y sus resultados serán los mismos. A 20 años del TLC se refuerza la idea de que para tener resultados distintos hay que hacer las cosas de otra forma. El cambio verdadero es la única opción viable que le queda a México.




Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Gran Angular / El prófugo Gastón Azcárraga


El prófugo Gastón Azcárraga





El 11 de agosto de 2010 le contaba en este espacio: “Gastón Azcárraga Andrade celebró 50 años de vida en noviembre de 2005 con un regalo al que muy pocos podrían aspirar: el gobierno de Vicente Fox le vendió a precio de ganga la Compañía Mexicana de Aviación y su flota de 70 aviones. Para pagar, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) le dio un crédito que el también dueño de la cadena hotelera Grupo Posadas habría de liquidar con dinero que saldría meses después del flujo de caja de la propia aerolínea.

“Antes de esa operación, cuando Mexicana estaba con Aeroméxico en manos del gobierno (ambas controladas por Cintra), el valor de las dos aerolíneas era de 2 mil 500 millones de dólares. Cuando la administración Fox decidió venderlas por separado, su precio cayó, cierto. Pero de ahí, a casi regalar Mexicana en 165 millones de dólares (y a Aeroméxico, años después, en los 240 millones de dólares que pagó el grupo Banamex y 14 socios encabezados por el empresario procalderonista José Luis Barraza, ya en el gobierno de Felipe Calderón, hay un abismo de diferencia. Y es que al menos 2 mil millones de dólares, muy probablemente transferidos a la panza del Fobaproa, los estamos pagando todos los mexicanos.

“La Compañía Mexicana de Aviación sufre hoy una severa crisis financiera que bien podría ser un fraude maquinado. La aerolínea registra un monto de deuda 28% superior al del total de sus activos. Entre 2005 y 2010 el número de pasajeros transportados cayó de 954 mil 900 a 508 mil 106, es decir, 47.1%, incluidos los transportados en sus servicios de bajo costo Mexicana Link y Click.

“Azcárraga Andrade argumenta que el problema de Mexicana es y ha sido su elevado pasivo laboral, es decir, salarios y prestaciones de sobrecargos, pilotos y trabajadores de tierra incluidos en sus respectivos contratos colectivos. Cuando adquirió la empresa, debemos suponer que sabía de dichas condiciones laborales pero, al parecer, siempre le apostó a plantear ante sus sindicatos lo que se denomina un conflicto colectivo de naturaleza económica, esto es, la ruptura en lugar de la conciliación, para reducir los beneficios contractuales de su planta laboral.

“Su planteamiento de hecho, al estallar esta crisis, fue el de reducir salarios entre 40 y 50%, y cancelar 70% de las cláusulas de los contratos colectivos o la quiebra. Ésta se planteó ante los tribunales y la presión contra los trabajadores —por lo visto respaldada por el gobierno de Calderón, de cuyo talante antisindicalista ha dado sobradas muestras su secretario del Trabajo, Javier Lozano, y en este caso, mediante un desinterés ni siquiera ocultado, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas— se intensificó con la suspensión de la venta de boletos y del pago de la nómina.

“Nada explica este gobierno, por ejemplo, del crédito por mil millones de pesos que le concedió el Banco Nacional de Comercio Exterior a Mexicana, no obstante estar en vías de quiebra, lo que impedía, a todas luces, saldar el préstamo. Ése, más otro que le otorgó Banorte por 2 mil millones de pesos, constituyen la gran presión que ha llevado a la aerolínea a su actual crisis financiera. El empréstito concedido por Banorte estará seguramente ajustado a políticas y riesgos de esa institución financiera, pero lo de Bancomext, parte de una banca de desarrollo como Banobras, que opera con recursos públicos, podría constituir un fraude maquinado”.

Diecisiete días después de publicado lo anterior, es decir, el sábado 28 de agosto de 2010, Mexicana dejó de volar. Poco más de 2 mil 500 trabajadores se quedaron sin trabajo y así siguen. Han pasado cuatro años sin que prosperen varias ofertas de compra y sin que concluya su concurso mercantil.

Cuatro años después, y ya cometido el daño, un juez federal ordena la aprehensión de Azcárraga Andrade porque la PGR lo acusa de manejo irregular de recursos, al utilizar fondos de la aerolínea sin autorización ni notificación a las autoridades. Y es que al parecer solicitaba préstamos (acaso los referidos de Banorte y Bancomext) que decía serían invertidos en Mexicana, pero los destinaba a otros fines.

El ex dueño de Mexicana es buscado ahora por la Interpol en 189 países y su captura podría sacar a relucir el deliberado encubrimiento que de él hizo el gobierno de Calderón y el aprovechamiento que hizo de esa coyuntura para beneficiar a aerolíneas en manos empresariales afines a su gobierno como Aeroméxico, Volaris e Interjet.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

jueves, 20 de febrero de 2014

Catolicadas / Quinta temporada / Capítulo 3

Capítulo 3

Una nueva católica




Manual para Canallas / Los locos no usamos peine


Los locos no usamos peine



Imagen





Suena extraño, más bien poco común, pero los jueves amanezco más despeinado que cualquier otro día. “Pareces uno de esos científicos locos que salen en Canal Once”, me comentó Valeria alguna vez.

“Se llama Beakman”, le sonreí, “y en ese caso tú serías Lester, mi rata de laboratorio”. Valeria se me aventó encima y rió divertida. “¡Te digo que se te bota la canica!”, ella se recostó en mi pecho mientras yo acomodaba mi cabeza en la almohada. “Obvio que no me refiero a Beakman, porque él es muy divertido y tú no, tú estás amargado”, siguió riéndose a mis costillas. Luego me besó con desenfado y me miró a los ojos antes de decir que “respecto a lo de Lester, en todo caso soy tu conejillo de indias y no una rata de laboratorio”. Hice un gesto de ¿me-lo-puedes-deletrear? Y Val me explicó a grandes rasgos: “Sí, nunca habías andado con alguien tan joven como yo”, hizo una pausa para besarme de nuevo, “y no sabes bien a dónde llegará todo esto. No te comprometes, aunque tampoco lo tomas a la ligera, pero siento que vas experimentado sobre la marcha”. Vaya, otra mujer complicada. Chiste local. “Ahora eres tú a la que se le zafó un tornillo”, respondí. Ella intentó ponerse seria: “No, no te hagas el loquito, estoy hablando en serio. Tú estás improvisando conmigo, no sabes qué es lo que realmente quieres”. Vale madres, en qué momento empecé a andar con mujeres que actúan como si la vida fuera una jodida película de Martha Higareda. “Wey, ya no veas tantas comedias románticas en Netflix”, le recriminé con suavidad aunque yo sabía lo que venía a continuación. “¿Ves? Contigo no se puede hablar en serio”, se levantó para luego recriminar que “de verdad, Roberto, parece que tú nunca me vas a tomar en serio”. Salió de la recámara, escuché cómo se encerró en el baño y la imaginé encendiendo un cigarrillo. Luego soltaría algunas lágrimas, yo tocaría en la puerta comentando que no se molestara, ella fingiría serenarse y saldría con los ojos irritados para decir algo como “es que tú no sabes cómo me siento” o “no te preocupes, ya me estoy acostumbrando”. Así que no hice mayor caso, yo no fui educado por las telenovelas de la tarde en casa de mi abuela. Pero como es lógico, poco a poco fui perdiendo el interés en Valeria. Y tampoco es que ella estuviera locamente enamorada de mí. De hecho, el loco en este caso era yo. Y seguía amaneciendo más despeinado los jueves. Lo que pasa también es que los locos como yo, parece que no conocemos los peines. De hecho, los lunáticos nos acomodamos el cabello con las manos.


-O-


Pero yo debía estar más zafado que los locos normales. Porque me aferraba a Valeria como si fuera un náufrago, como si temiera caminar en la oscuridad. Sí, era guapa y joven pero también demasiado inestable. De buenas a primeras se desaparecía. “Necesito tiempo para pensar algunas cosas”, era su pretexto más común. No es que tuviéramos una relación sólida, ni nada parecido, pero se suponía que nos debíamos algo de lealtad o al menos un poco de honestidad. Una noche se emborrachó más que de costumbre y me confesó que su ex la buscaba cuando se le daba la gana. Y ella seguía enamorada de él. “Puedes tomarte el tiempo necesario”, le contesté como en una canción de Café Tacuba. “Pero es que en verdad no sé lo que quiero”, sollozó. “No puedo olvidarlo, pero no quiero perderte a ti”, algo así me comentó. Y yo no estaba dispuesto a pelear esas batallas. Aquella noche hicimos el amor como nunca. Tuvimos algunos meses de calma. Y la seguí perdiendo poco a poco. Se fue difuminando. Tuvimos altibajos, noches de sexo desenfrenado, discusiones por tonterías, rutinas cotidianas, despedidas y más reencuentros. Hasta que nos hartamos el uno del otro. Y dejamos de vernos mucho tiempo. Se reconcilió con su ex novio. Supuse que era feliz, seguro me enteré por el Facebook. Y justo cuando yo estaba más tranquilo, con mi locura a solas y amaneciendo tan despeinado como cada jueves, Valeria volvió a buscarme. Algo era seguro: estaba sola de nueva cuenta. Nos vimos para tomar un café, aunque ella sugirió que le invitara unas chelas. Yo sabía que nos embriagaríamos y otra vez a caminar en círculos, así que lo evité. Aquella noche la abracé por última vez y le dije con toda calma que sus ojos ya no vigilaban mis desvelos. “Los locos como yo no usamos peine y poco a poco acabamos por olvidar los nombres de la ausencia”, fue mi despedida. Tarde o temprano ella terminaría regresando con Daniel, una y otra vez, porque las locas como ella siempre caminan con desesperación, con las ansias de quienes vuelven al punto de partida una y otra vez. Así fue y así seguirá siendo. Yo por eso soy un lunático fuera de lo común, de esos que no cuidan las apariencias ni se perfuman cuando van a terapia. Ya lo ha explicado muy bien Dante Guerra: “Los locos no sabemos de días de pago,/ no tenemos conciencia de las quincenas/ ni las docenas o los equipos de futbol./ Los locos sólo pateamos latas en vez de balón./ Los lunáticos como nosotros/ no nos preocupamos por el peinado,/ ni por lustrar los zapatos./ Los locos como todos nosotros/ no usamos peine en las mañanas,/ no sabemos de ausencias ni presencias, no./ Los benditos locos como yo/ hace mucho que dejamos de soñar/ con mujeres de esas imposibles/ que sólo vinieron a revolvernos la cabeza”. Y así irán pasando mis lunes y martes, miércoles y jueves, con la cabeza hecha un torbellino, firmando con la zurda, con la sonrisa de los lunáticos, peinándome con los dedos, durmiendo de costado, usando Converse desgastados, sin más nombres en la bitácora, sin ojos que desvelen mis madrugadas. ¿Ya te dije que los locos no usamos peine ni lustramos los zapatos? Entonces no me hagas mucho caso.



Roberto G. Castañeda
Manual para Canallas

El Gráfico

lunes, 17 de febrero de 2014

Gran Angular / CFE: condonación millonaria

 
CFE: condonación millonaria
 
 




Se duplicó lo que hay que pagar de luz en el condominio que habita quien esto escribe: del bimestre noviembre-diciembre de 2013, que fue de 2 mil 993 pesos, aumentó a 5 mil 644 pesos en el bimestre enero-febrero de 2014, 100% de incremento mientras se nos bombardea con spots de radio y televisión que insisten que el costo de la luz bajará por obra y gracia de la reforma energética.

Seguramente usted y muchos otros lectores estén en un caso similar y es que, por lo visto, la CFE determina el monto a pagar a ojo de buen cubero. No podría ser de otra forma: solamente tiene 287 lectores de medidores para atender a la mitad de la ciudad de México. Imagínese usted, le tocan como 16 mil medidores a cada uno.

Estos aumentos, en cualquier caso, no tienen una explicación lógica, ni reclamación que se atienda y valga, ni refinanciación posible. La CFE, sin embargo, sí hace condonaciones de deudas multimillonarias como recientemente lo acordó con el gobierno del Distrito Federal.

Información pública entregada vía IFAI a un ciudadano documenta la condonación al gobierno capitalino de mil 800 millones de pesos. Está respaldada en dos convenios firmados el 11 de julio de 2013 y avalados por la Junta de Gobierno de la Comisión Federal de Electricidad.

Un primer convenio firmado por Édgar Abraham Amador Zamora y Luis Alberto Rábago Martínez, secretarios de Finanzas y de Obras del GDF, respectivamente; con Guillermo Narváez Elizondo y Rafael Mateu Lazcano, subdirector de Distribución y coordinador Comercial de la CFE, respectivamente, reconoce un adeudo del consumo de energía eléctrica del gobierno capitalino de 2 mil 756 millones 24 mil 581 pesos durante los ejercicios fiscales 2009, 2010, 2011 y hasta el 31 de julio de 2012.

Respecto a ese adeudo, las partes acordaron que por cada peso que el GDF pagara, la CFE disminuiría otro peso. Con este concepto denominado en el convenio “pagos corrientes”, la CFE condona al gobierno capitalino mil 878 millones 12 mil 290 pesos.

Un segundo convenio, con los mismos firmantes, reconoce que del 1 de agosto de 2012 al 31 de mayo de 2013 el GDF acumuló un adeudo a la CFE de mil 898 millones 851 mil 597 pesos. Llama la atención que en el lapso de nueve meses se haya acumulado un adeudo de la mitad que se acumuló en el lapso de tres años y medio.

En este caso no está la cláusula de los “pagos corrientes”, por lo que no hay condonación de adeudo. Lo que sí queda establecido es un calendario de pagos para el resto de 2013: julio, 307 millones 837 mil 78 pesos; agosto, 298 millones 766 mil 82 pesos; septiembre, 283 millones 765 mil 873 pesos; octubre, 318 millones 604 mil 814 pesos; noviembre, 338 millones 974 mil 438 pesos, y diciembre 350 millones 903 mil 311 pesos.

Es cierto que muchas veces hay que ceder y recuperar de lo perdido lo que aparezca. Lo que no es correcto es que sea información que ocultan y que se saca a tirabuzón mediante las instancias de transparencia, y que no sean medidas de aplicación general.

Instantáneas

1. CONFIRMACIÓN. Lo denunciado aquí desde hace dos años en el sentido de que las investigaciones de compra de combustible robado señalan al Grupo Rodríguez Borgio, dueño de gasolineras y casinos en Querétaro, lo confirmó la PGR el viernes pasado. Los hermanos Francisco Javier y Óscar Rodríguez Borgio son sujetos de investigación como indiciados, es decir, que hay indicios de su presunta participación en el delito de lavado de dinero. Los Rodríguez Borgio (que se asegura operan sus casinos Big Bola con una licencia falsificada) son socios de Martín Díaz Álvarez, presidente de la Caja Libertad de Servicios Financieros y accionista de Oceanografía, empresa propietaria del equipo de futbol Gallos Blancos. Los tres empresarios son buscados hoy por la PGR pues se supone blanqueaban dinero de la venta de hidrocarburos robados a Pemex.

2. EL PELACAS. Por cierto que la PGR informó ayer que Daniel Fernández, El Pelacas, presunto participante en el secuestro de Diego Fernández, ya fue ingresado al penal de máxima de seguridad de El Altiplano. Fue consignado por delincuencia organizada.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

viernes, 14 de febrero de 2014

Objeciones de la Memoria / Pacto vergonzante

Pacto vergonzante


Imagen






Aunque de manera vergonzante, el Pacto por México sigue vivo. Hay un pacto bajo el agua que se ejerce pero ya no se presume, porque lo que hicieron PAN, PRI y PRD es dañar a México con las reformas que aprobaron el año pasado. La alianza entre estos tres partidos dañó a los maestros, dañó a los trabajadores, dañó a los contribuyentes, dañó a los mexicanos que viven en las fronteras y posibilitó la entrega de los recursos naturales del país a las compañías extranjeras.

Por eso, ahora nadie presume el pacto. Tanto PAN como PRI y PRD cargan con la mala conciencia de haber perjudicado a la gente, de engañarla.

Dijeron que la reforma educativa era para elevar el nivel académico de los alumnos y hasta ahora sólo hemos visto el despido de cientos de maestros.

Presumieron que la reforma hacendaria, votada por PRI y PRD, era progresiva, que lograría captar recursos para impulsar el bienestar. Sin embargo, el aumento de impuestos sólo generó una ola de aumento de precios en productos básicos que afecta principalmente a quienes ganan menos. También gracias a esta reforma se logró que diversos alimentos que no pueden ser catalogados como chatarra paguen impuestos y hundieron a los mexicanos que viven en las fronteras, a quienes les aumentaron el IVA.

El PRI y el PAN repitieron hasta el hartazgo que si se aprobaba la privatización del petróleo bajaría el precio de las gasolinas y los aumentos mensuales conocidos como gasolinazos siguen y aún falta recibir el verdadero impacto de la llamada reforma energética.

Por si fuera poco, en medio de estas decisiones que afectan la economía de la población, los legisladores del Pacto por México decidieron dar un premio a las cúpulas políticas y aprobaron la reelección legislativa disfrazándola ni más ni menos que de avance democrático.

Es evidente que luego de tantos agravios, de tantas decisiones contrarias al interés de la sociedad, nadie en su sano juicio presumiría en público su pertenencia al Pacto por México, que sólo comprobó que cuando los políticos tradicionales se ponen de acuerdo es para perjudicar a la ciudadanía.

Sin embargo, no nos engañemos, en la discusión de las llamadas leyes secundarias derivadas de las reformas no habrá nada nuevo bajo el sol. Serán el tiro de gracia para la gente, y los partidos del pacto sólo ratificarán sus votos anteriores porque, aunque por abajo del agua, el Pacto por México sigue vivo.




Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Gran Angular / El Pelacas y El Jefe Diego

 
El Pelacas y El Jefe Diego
 
 










Cuando Diego Fernández de Cevallos desapareció la noche del sábado 15 de mayo de 2010 se especuló, en un primer momento, que fue secuestrado por la guerrilla: un plagio de alto impacto político y de muy buenos dividendos económicos para el grupo subversivo que lo habría llevado a cabo. Pero al día siguiente del secuestro se deslindó el EPR, la guerrilla mejor articulada de las que operan en el país y con capacidad para planear y realizar un secuestro de esta naturaleza.

Entonces, ¿quién secuestró a El Jefe Diego? Otro probable responsable —se decía aquellos días— era el narcotráfico y/o la delincuencia organizada. Pero todo quedó en el aire: la familia del emblemático político panista pidió al gobierno federal desentenderse de investigar el secuestro (delito que, por cierto, se persigue de oficio), para dar paso a una negociación directa con los secuestradores que no pusiera en riesgo la vida del secuestrado.

Cuando Fernández de Cevallos fue liberado la mañana del 20 de diciembre de 2010 y esa misma noche se dejó ver y fotografiar, lucía una barba larguísima aunque perfectamente acicalada. Ni su rostro ni su lenguaje corporal acusaban el desgaste físico, el abatimiento y acaso el dolor de quien ha estado plagiado siete meses, quizás atado y maltratado. De ahí que la gente empezara a especular con un autosecuestro con, sabrá Dios con qué fines, pero seguramente aviesos en el imaginario popular, de un personaje beneficiario sin igual del tráfico de influencias.

A casi cuatro años de aquel secuestro, y en medio de una severa crisis de inseguridad e ingobernabilidad en Michoacán y otros estados como Guerrero, el gobierno captura y muestra a un criminal al que presenta como presunto secuestrador de El Jefe Diego, personaje que, además, según se asegura, tenía niveles de mando en cárteles de la droga y el secuestro.

¿Qué incrimina a Daniel Fernández de la Vega, alias El Pelacas. Ninguna prueba o evidencia que se sepa provenga de una investigación criminal. ¿Quién, entonces? Otro delincuente: Óscar Osvaldo García Montoya, alias La Mano con Ojos o El Compayito, detenido en 2011 en el estado de México. En una entrevista ministerial aseguró que El Pelacas habría sido el secuestrador de Fernández de Cevallos. Y cuando se le preguntó que cómo lo sabía, simplemente contestó que quienes están en la maña se enteran de todas esas cosas. Nada más.

¿Este Pelacas es uno más de los muchísimos lugartenientes, manos derechas, operadores o sicarios mayores de los que ya desde hace años se nos informa a diario que han caído en manos de la justicia ciega?

De acuerdo con información de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Daniel Fernández de la Vega o Daniel Fernández Luna o Daniel Fernández Domínguez o Daniel Fernández Barraza estuvo asociado con Los Zetas al inicio de su carrera criminal. Después se incorporó al cártel de de Sinaloa de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, cuando los hermanos Beltrán Leyva eran sus aliados. Ahí alcanzó un nivel de mando similar al de Sergio Villarreal, El Grande, detenido el 12 de diciembre de 2010.

Con los Beltrán Leyva (ya separados de El Chapo), Daniel Fernández fue muy cercano a su líder Arturo, hasta que éste, apodado el Jefe de Jefes, murió en un tiroteo el 16 de diciembre de 2009 en un exclusivo fraccionamiento de Cuernavaca.

El Pelacas se trasladó entonces a Huixquilucan, estado de México, donde formó la organización criminal La Oficina, dedicada al secuestro, y estableció ahí su centro de operaciones.

El 29 de enero de 2010, la modelo brasileña y estudiante de odontología Pollyanna Melo Viera fue ejecutada dentro de un vehículo en esa localidad mexiquense. La investigación condujo hacia El Pelacas, pareja de Pollyanna. El de ella es sólo uno de los 800 homicidios que se le imputan.

Informes de inteligencia señalan a Fernández de la Vega como un objetivo prioritario por considerarlo un importante interlocutor entre cárteles. Se le relaciona directamente con Rubén Oseguera Cervantes Mencho, líder del cártel de Jalisco Nueva Generación; Héctor Beltrán Leyva, El Ingeniero, e Ismael El Mayo Zambada, del cártel de Sinaloa. Esas tareas de interlocución también las llevó a cabo, en su momento, con El Chango Méndez, líder y fundador de La Familia Michoacana, antecedente de Los Caballeros Templarios.

¡Ufff! De esos mexicanos se habla hoy. ¡Qué rabia! ¡Qué tristeza!




Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

jueves, 13 de febrero de 2014

Manual para Canallas / Como un oso de circo en dos ruedas

 
Como un oso de circo en dos ruedas
 
 









Volví a ser niño por un rato. Tuve una regresión: Y me gustaba andar en bicicleta, sentir el viento despeinando mi cabeza. Me miré emocionado, en cuclillas, con una canica en el dedo gordo de mi mano derecha. Volví a ser niño por un buen rato y me reí como no lo hacía desde hace años.


Allí estaba yo, de un lado a otro, como un niño inquieto en el salón de clases. De aquí para allá, sonriendo, mirando las caras que me rodeaban y me preguntaban tantas cosas. "¿Cómo eras cuando eras niño?" Yo antes no era así de feo, respondí, "antes era más feo y más chistoso". Y es en serio, cuando era un chiquillo estaba muy cajetoso. Era flaco como un fideo y me costaba trabajo peinar mi cabello lacio. Cuando contesté, todos los niños rieron quizá porque pensaban que estaba bromeando o porque me imaginaron con mi uniforme de la escuela y el suéter que me quedaba como si fuera de mi hermano más grande. Y es que mi madre me compraba la ropa de una talla extra, para que me durara más mientras iba creciendo. ¿Cómo era de niño? Era inquieto y travieso, muy preguntón y demasiado flaco, malo para las matemáticas y bueno para el recreo. Tenía pocos juguetes y un montón de amigos. Yo era un chamaquito travieso, pero al mismo tiempo siempre estaba callado. Me hacía cuate de todos los perros del vecindario y no me gustaban los gatos. Me apasionaba el fútbol, batallaba con las tareas y jugaba a ser Blue Demon o Batman meintras combatía a monstruos y villanos imaginarios. Cuando era un mocoso, me enfermaba a cada rato porque saiía a chapotear bajo la lluvia. Cuando era un chiquillo corretear un balón era mi alegría. Cuando era un escuincle peleaba por todo con mis hermanas y les escondía sus muñecas y me pateaban mis carritos y yo las acusaba con mi madre. Sí, yo era un chamaco que reía por todo y perdía los lentes y rompía los pantalones en las rodillas porque me gustaba atrapar todos los disparos a la portería. En verdad que ya no recordaba lo feliz que era cuando iba en la primaria y tenía tantas preguntas y me sobraba alegría.



-O-



Hace unos días volvía ser niño por un rato. Los niños del 4-A me hicieron reír y recordar los años que pasé en los salones de clase. Allí estaba yo, rodeado de chavitos preguntones y emocionados que me cuestionaban las cosas más inusuales: Que si conocía al Chicharito, que cuál era mi trabajo, que si era aplicado, que si tenía hijos, que si había estudiado muchos años, que si mi maestra era buena, que si tuve novia cuando era un chiquillo, que si era feliz, que cuál era mi próximo sueño, que dónde había nacido, que cuál era mi equipo favorito. Y respondí todas sus inquietudes y nos reímos un buen rato. Yo nunca imaginé que sería divertido, ni que volvería sentirme como un niño en un salón de clases. Allí estaba yo, en la primaria Julio S. Hernández, caminando de un lado a otro y mirando la inocencia en tantos ojos, en tantas sonrisas, en tantas preguntas. Y Pilar, Hugo, Nury, Jesús, Sebastián, Azucena, Aníbal, Vanessa, Tonatiuh y todos ellos parecían sorprendidos con tantas cosas que yo les contaba. Yo no sé si de algo les servirá todo lo que platicamos como buenos amigos, en aquella aula matutina, pero me gustaría mucho que un buen día cuando estén en prepa o la universidad de acuerden de este lunático, este adulto que volvió a ser niño, que un día les dijo que para hacer realidad los sueños hay que estudiar mucho y trabajar el doble y nunca dejar de ser niños. Yo espero que de vez en cuando se acuerden de este hombre que volvió a ser chiquillo por un rato y que se sintió feliz con tantos dibujos que le regalaron, con esos abrazos de alegría que le obsequiaron. Y me fui contento por haberme dado la oportunidad de convivir con el cariño espontáneo, con el afecto sincero que tienen los niños cuando te regalan sus sonrisas. Eso, en definitiva, es el amor que vale la pena, el amor que perdemos de vista, el amor que todo el tiempo estamos olvidando. En tiempos de odio, el afecto espontáneo debería ser revalorado. En épocas difíciles deberías olvidar el rencor y volver a ser niño aunque sea un rato.



-O-



A mí todos los alumnos de la maestra Lorelei me cayeron muy bien y me causó gracia que muchos me dibujaron sin cabello o con un balón a los pies, pero hubo una chiquilla que me conmovió con sus lágrimas. Se llama Azucena y tiene 9 años y me preguntó que si yo ayudaba a mis padres cuando era pequeño. Sí, le conté, cuando yo era chamaquito le ayudaba a mi madre a vender quesadillas y no me avergüenza porque gracias a eso pudimos salir adelante y seguir estudiando. "Es que yo también les ayudo a mis papas", me confesó acongojada. Y eso está muy bien, le animé, porque es algo de lo que debes sentirte orgullosa. Traté de explicarle que no todos los padres tienen la suerte de un trabajo bien pagado o de una vida cómoda, así que es mejor luchar unidos para salir adelante. Entonces la abracé y le sugería que le echara más ganas a la escuela, para que un día pudiera ir a la universidad y tener una carrera que le diera la posibilidad de comprarle una casa a su madre o regalarse todo lo que ella quisiera. De inmediato otra pequeñita y otro cha-varillo añadieron que ellos también ayudaban a sus papas con algo de trabajo. "Aunque sea a tender su cama o a levantar su plato de la mesa, pero deben ayudar en casa, porque el trabajo de su mami es el más pesado", sugerí a toda la clase. Y estuvieron de acuerdo conmigo. Yo no sé si Azucena sea buena estudiante, si batalla con las multiplicaciones o el inglés, pero sé que tiene espíritu de guerrera, que no se dejará vencer y que habrá días tristes y noches con miedo, pero algún dios bondadoso o su ángel de la guarda le cuidarán los pasos. Yo no sé que será de Azucena, no puedo adivinarlo, pero me gusta pensar que en unos años se titulará de abogada o será una gran doctora o escribirá poemas o grabará un disco o se graduará en la universidad mientras sus padres se sentirán orgullosos de ella. Yo no sé que será de Azucena, de sus compañeros, de Vanessa o de Hugo, de esos chamaquitos de 4-A, pero algo tengo seguro: todos ellos son niños, hijos, hermanos, que alguna vez serán adultos con sonrisas bonitas y un montón de sueños. Yo, por lo pronto, me iré a dar unas vueltas en bicicleta para volver a sentirme un poco niño mientras el viento me despeina, aunque parezca un oso de circo sobre ruedas.



Roberto G. Castañeda
Manual para Canallas

El Gráfico

sábado, 8 de febrero de 2014

Objeciones de la Memoria / Traición a la patria

Traición a la patria


Imagen





La traición a la patria es el único delito por el que se puede enjuiciar a un Presidente mexicano en la actualidad. El Código Penal Federal lo define, en su artículo 123, como la realización de “actos contra la independencia, la soberanía o integridad de la nación mexicana con la finalidad de someterla a persona, grupo, o gobierno extranjero (...)”.

Eso es lo que sucede con la privatización del petróleo: se atenta contra la independencia, la soberanía y la integridad de México en beneficio de las transnacionales petroleras, y Enrique Peña Nieto promovió esto durante todo el 2013.

Prácticamente todo el año pasado fuimos testigos de cómo, quien se supone está obligado a proteger los intereses del país y sus habitantes, se dedicó a ofrecer la más grande riqueza nacional a empresarios extranjeros, alineó a los partidos del Pacto por México para votar reformas constitucionales que facilitaran y finalmente lograran la privatización del petróleo y, aun ahora, no descansa en su intención de convencer a la ciudadanía de que atentar contra la soberanía, la independencia y la integridad de México es por el bien del país.

Todas las consecuencias que traerá la privatización atentan contra la viabilidad de la nación. El boquete financiero que se abrirá al ceder las ganancias petroleras afecta a México, como es perjudicial para el país que se sobreexploten las reservas del hidrocarburo en beneficio no de los mexicanos, sino de intereses de otros países. Y, por supuesto, también será un agravio la desgracia ecológica que resulte del trabajo devastador de las transnacionales.

El petróleo es un bien no renovable, y mientras más se extraiga, más rápido nos quedaremos sin él. Cuando eso ocurra, México perderá su soberanía energética y estaremos obligados a comprar a las transnacionales el petróleo que hayan extraído de nuestro territorio y que tengan almacenado. Es decir, más temprano que tarde las grandes petroleras pasarán de ser “nuestras socias” para convertirse en nuestras acreedoras.

No se trata, como los voceros gubernamentales intentan hacerle creer a la gente, de una disputa ideológica. Se trata de una cuestión muy práctica que es asegurar la viabilidad de México.

Si, en lugar de ser el titular de la Presidencia, Peña se desempeñara como gerente de una empresa y centrara sus esfuerzos en favorecer a la competencia, como en este caso, también estaría actuando de manera desleal y estaría faltando a la ley.

La privatización del petróleo mexicano es un acto similar al que cometiera el gerente de Coca-Cola si propusiera que esta empresa vendiera o compartiera la fórmula de su popular bebida con Pepsi, que es su competidor histórico, ¿verdad que sería absurdo?, ¿verdad que ese gerente pondría en riesgo su trabajo al proponer un “negocio” de ese tipo?, ¿verdad que los socios de esa firma podrían acusarlo de traición?

Entonces, Morena tiene elementos para haber presentado una denuncia por traición a la patria contra Enrique Peña Nieto porque su intentona por privatizar el petróleo atenta contra los principios de la Constitución de 1917, va en contra de nuestra historia, pero principalmente porque la privatización va en contra de nuestro futuro.



Martí Batres Guadarrama
Objeciones de la Memoria

Gran Angular / Medrar con los jodidos

Medrar con los jodidos



Imagen






La CNDH ordenó el miércoles 29 de enero pasado al gobierno de Oaxaca la reparación del daño causado a la mujer mazateca de 28 años Irma López Aurelio, quien se vio obligada a parir en el patio del Centro de Salud Rural del municipio de San Felipe Jalapa de Díaz porque, se le dijo, no había médicos que la atendieran.

De lo acontecido el 2 de octubre del año pasado a las siete y media de la mañana se supo, porque el parto fue grabado por un teléfono móvil y difundido a través de las redes sociales. La irritante negligencia puso en evidencia la muy elevada frecuencia con que ocurren casos como ese y el desorden, la burocracia, el descuido y las enormes limitaciones de los servicios de salud, particularmente en zonas de alta marginación.

La investigación concluyó que sólo una enfermera cubría regularmente la guardia nocturna, que no contaba con la capacitación necesaria para atender una emergencia obstétrica y que esa fue la razón por lo que su respuesta a Irma López Aurelio fue que esperara afuera, hasta las ocho de la mañana, a que llegara un médico. Madre e hijo, además, corrieron un enorme riesgo toda vez que se trataba de un parto ocurrido días antes de la fecha pronosticada por los doctores.

De tales desórdenes operativos y administrativos es responsable el director de ese Centro de Salud, Adrián René Cruz Cabrera, quien fue separado del cargo días después de ocurridos estos hechos que, según la afectada, también le significaron el desembolso de 400 pesos para medicamentos, tratándose de servicios gratuitos, lo que no corrobora la investigación de la CNDH.

Oaxaca, cierto, es uno de los estados con más alto grado de marginación. No obstante, destina poco más de 3 mil millones de pesos anuales a su sistema de Salud. ¿Por qué entonces se argumenta que son muchas las necesidades y pocos los recursos? Porque se los roban. Se van a un barril sin fondo, por ejemplo, con el Seguro Popular. Ha habido denuncias periodísticas de que su director en el estado, Salvador Monroy, hace grandes negocios con el secretario del ramo, Germán Tenorio Vasconcelos.

Pero esto se remonta a anteriores gobiernos. Aquí le he informado y documentado que quien fuera su secretario de Salud en el gobierno de Ulises Ruiz, el hoy diputado federal Martín Vázquez Villanueva, ha sido investigado por desviar dinero destinado a la compra de equipamiento y a la construcción de hospitales que quedaron en el cascarón o, de plano, no se hicieron.

Así es como medran con la pobreza y ellos se enriquecen.

Instantáneas

1. PERDÓN. Los Legionarios de Cristo difundieron ayer un comunicado en el que informan la terminación de su proceso de purificación y el nombramiento del sacerdote mexicano Eduardo Robles Gil como su nuevo superior. Piden perdón y, por primera vez, hacen abiertamente una severa crítica a su fundador, Marcial Maciel. Su comportamiento lo califican de gravísimo e inmoral, y expresan su “hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de sus bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentados como propios escritos publicados por terceros”. La difusión de este comunicado coincide con la severa acusación hecha al Vaticano por el Comité de Defensa del Niño de la ONU, de que protege y encubre a curas pederastas. Estos hechos no pueden quedar en el ofrecimiento de una disculpa. La justicia civil debe castigar a los victimarios.

2. PARADOJA. Moody’s, una de las poderosas e influyentes calificadoras (¿quién las califica a ellas?) dio a México la calificación más alta de su historia en cuanto a riesgo crediticio. Lo que eso le dice al capital internacional es que puede invertir en bonos que emite el gobierno mexicano para financiar su deuda, porque existe la seguridad de que pagará en tiempo y forma principal e intereses. Atribuye esa garantía a las reformas estructurales del actual gobierno. Paradójicamente, el Inegi da cuenta de una fuerte caída en la confianza del consumidor mexicano en la economía, atribuible sobre todo al aumento de los precios que son, por cierto, consecuencia del incremento de impuestos (reforma fiscal). El Inegi dará a conocer hoy el dato de la inflación de enero que Banamex Citi estima tendrá un fuerte incremento mensual. Su pronóstico es de 0.98% mensual y 4.57% anual. La estimación anual en diciembre pasado era de 3.97%.



Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico

Catolicadas Quinta Temporada

Inicia la Quinta Temporada de Catolicadas...reflexionemos.



Capítulo 1
Dos Papas, un solo santo



jueves, 6 de febrero de 2014

Manual para Canallas / Cuando pronuncias otro nombre

Cuando pronuncias otro nombre



Imagen






Para la mujer de mi vida... ¡arrooozzzz!

“¿Quién es Sylvia?”, me interrogó Julieta apenas desperté. Mis lagañas se confundieron con la extrañeza en la mirada. Hice un gesto de “nofrieguestantemprano”. Un rayo de villana escapó de sus ojos. Luego me leyó la cartilla con voz firme.

Le expliqué a Juls que así se llamaba el personaje de Monica Bellucci en Pacto de lobos, la película que estuvimos viendo antes de dormir. “¿Sí? Pues así se llama tu hermana y no parecía que estuvieras soñando con ella”, insistió como suelen hacerlo las mujeres en estos casos extremos. “En verdad, no te estoy mintiendo, seguro soñé con la Bellucci, ya sabes que siempre me ha gustado”, me sinceré con tono relajado. El almohadazo me sorprendió. “Pues entonces lárgate a Italia y cásate con ella”, Juls se refugió en el baño. Por tanto, no pude bañarme de inmediato y desayunamos demasiado tarde para ser sábado. Al poco rato se le pasó el enojo, pero seguro que iba a revisar mi celular y los créditos de la película en cuanto yo me descuidara. En verdad no tenía nada que esconder, pero sí he de ser franco: es de la rechingada que tu pareja pronuncie otro nombre cuando se supone que tendría que estar soñando contigo. Te entran dudas, no andas tranquilo, te cortas al rasurar o te peinas sin estilo, así como esos científicos distraídos. No, en verdad que no es fácil lidiar con otros nombres que se cuelan como la humedad en las paredes. Así que ten cuidado si eres de los que hablan dormidos.


-O-


A mí los viernes me saben a resaca. Y los lunes a hastío. Los martes te echo mucho de menos. Mientras los viernes no me alcanzan para demostrarte cuánto te quiero. Los miércoles trato de evitarlo, pero a veces me da por escribir con desatino. Yo no quiero miércoles sin tu espalda en mi pecho mientras dormimos. Yo no quiero amanecer si no es contigo. Yo no sueño con otros nombres, ni me despierto como ido. Yo no tengo otras miradas cuando te miro. Yo no deseo otra cosa que descansar mi mano en tu vientre y hurgar un poco más abajo y que sean míos tus gemidos. Yo no anhelo escaparme del embrujo de tu ombligo, ni esconderme de la tormenta de tu vientre, ni del trópico de tu sexo iracundo. Y no, yo no quiero sonar a Paulo Coelho si te describo. Lo que yo quiero es que repitas mi nombre hasta cuando no estás conmigo. Y que vayas por ahí, caminando con desenfado y sonrías de la nada cuando recuerdes mi aliento en tu oído. Lo que más quiero es quererte sin reparos, como en un poema de Benedetti, como si habitáramos en una canción de Sabina o como si bailáramos burlándonos del abismo. Sí, lo que más quiero es tenerte, cotidiana y radiante, como si te definiera Dante Guerra: “Tú nombre que es alba de mis delirios,/ tu cintura que es mi principio y destino,/ tu sexo que es trópico húmedo,/ tu cabello largo entre mis manos./ Te quiero toda, con virtudes y defectos,/ pronunciando mi nombre mientras sueñas./ Tu piel que es alba de mis delirios/ tiene un hechizo incontestable./ Tus senos como frutos maduros/ saben a todas las noches/ que quiero pasar contigo”.

Yo no quiero extrañarte más de lo debido, ni caminar como si no tuviera rumbo, mucho menos sentarme a fumar desvaríos. Yo no quiero perderte sin haberme rendido. No, estoy convencido, yo no quiero morirme si no es contigo. No, yo no quiero sonar a Paulo Coelho si te describo. Y pensándolo bien, tampoco ser un personaje de Sabina. Yo sólo quiero que pronuncies mi nombre en cada gemido. Yo sólo anhelo que digas mi nombre cuando duermes y cuando amaneces conmigo.


-O-


La mujer que yo amo, diría Pablito Milanés, “no es perfecta más se acerca a lo que yo simplemente soñé”. Ella tiene un discreto lunar junto a la boca y una sonrisa que me arrebata. Ella me ilumina en los desvelos en la desnudez de las madrugadas. Y es inquilina de mi vida y cuando no está conmigo es cuando menos me encuentro. Pero cuando está a mi lado nunca me siento extraviado. Como ya decía antes, yo no quiero días sin su mirada, ni noches sin el fuego de sus caricias. Yo no quiero perderme más de la poesía contenida en su manera de andar, en esas formas tan suyas que me hacen delirar. Yo no quiero perder más tiempo sin valorarla, sin decirle cuánto la amo, sin besarla con arrebato y mucho menos sin estar en definitiva a su lado. Lo que quiero es aceptar sin reparos que soy afortunado. Lo que yo quiero, mujer de mi vida, es que sólo digas mi nombre cuando sueñas, que todas mis caricias te provoquen y que todo tu fuego me esté reservado. Y que sigamos al pie de la letra los consejos de Benedetti: “La caricia es un lenguaje./ Si tus caricias me hablan/ no quisiera que se callen./ La caricia no es la copia/ de otra caricia lejana,/ es una nueva versión/ casi siempre mejorada./ Es la fiesta de la piel/ la caricia mientras dura/ y cuando se aleja deja/ sin amparo a la lujuria./ Las caricias de los sueños/ que son prodigio y encanto/ adolecen de un defecto:/ no tiene tacto…/ Es claro que lo mejor/ no es la caricia en sí misma/ sino su continuación”. Lo que yo quiero es pronunciar tu nombre hasta cuando estoy dormido y saber que en cada una de tus letras habita algo mío.



Roberto G. Castañeda
Manual para Canallas

El Gráfico