viernes, 25 de abril de 2014

Objeciones de la Memoria / Una nueva etapa de lucha

Una nueva etapa de lucha



Imagen






En días pasados una comisión de cinco ciudadanos encabezados por Andrés Manuel López Obrador notificó de manera formal al presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República sobre su intención de solicitar se realice una consulta popular sobre la privatización del petróleo. El hecho abre una nueva etapa en la lucha por la defensa de nuestros recursos naturales.

Para lograr que se pregunte a la ciudadanía sobre este importante tema de interés nacional, es preciso reunir las firmas de un millón 600 mil ciudadanos, que representan 2% de los inscritos en el padrón electoral. De lograrse este número de rúbricas requeridas por la Ley Federal de Consulta Popular, el Congreso de la Unión tendrá la obligación de convocar a la consulta ciudadana sobre la reforma energética.

Se trata de una tarea prioritaria para el movimiento en defensa del petróleo ya que el cúmulo de firmas debe entregarse a la Cámara de Senadores antes del 1 de septiembre de este año.

Es evidente que se tuvo que consultar a la gente antes de aprobar la llamada reforma energética. Pese a ello, es importante impulsar que se consulte la opinión de la sociedad ya que se debe recurrir a todas las formas legales y pacíficas para evitar que el petróleo sea entregado a manos privadas.

Es importante tener en cuenta que el impulso de la consulta se suma a la denuncia por traición a la patria interpuesta por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) contra Enrique Peña Nieto y el amparo que impulsa un grupo de senadores contra el procedimiento mediante el cual se aprobó la llamada reforma energética.

Con la consulta no se agotan las vías legales y pacíficas para defender la posesión del hidrocarburo.

Se tienen contempladas otras acciones para continuar esta lucha que es determinante para el futuro de la nación.

La ruta para lograr la consulta popular en materia energética es la siguiente: una vez que se reciba el formato aprobado por el Senado para recolectar las firmas, Morena se dará a esta tarea.

Cuando se reúna el número de rúbricas que pide la ley se entregarán los formatos llenos a la Cámara de Senadores, instancia que enviará los mismos al Instituto Nacional Electoral (INE), que tendrá la tarea de certificar que el número de ciudadanos que apoyen la consulta sea igual a 2% del padrón electoral.

Una vez hecho esto, el Senado consultará a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre la constitucionalidad de la pregunta.

Concluido este proceso se aprobará la realización de la consulta y en el proceso electoral de 2015, además de votar por los distintos candidatos a puestos de elección popular, la ciudadanía recibirá una boleta para emitir su opinión sobre el tema energético.

Se trata de una nueva etapa de lucha que debemos aprovechar. Apoyar con nuestra firma la celebración de la consulta popular significa también respaldar el futuro de las nuevas generaciones y la viabilidad de nuestra nación. Muy pronto los promotores de la consulta se desplegarán por todo el país.

Para respaldar esta iniciativa sólo se necesitan los datos de nuestra credencial de elector y firmar el formato. Es tiempo de hacer valer la opinión del pueblo.




Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / Juventud infeliz

 
Juventud infeliz
 









El dato es desalentador y deja muy poco espacio a la esperanza: más de la mitad de los jóvenes de la ciudad de México se reconoce infeliz y por lo menos una vez se ha sentido deprimida, según la Consulta de tendencias juveniles realizada entre 304 mil capitalinos de entre 14 y 29 años (155 mil 464 mujeres y 148 mil 536 hombres) realizada por el Instituto de la Juventud del Distrito Federal.

Cincuenta y cinco por ciento de los entrevistados dijo no ser feliz y 66% afirma haberse sentido deprimido por lo menos una vez y, en línea con esa tendencia, 26.46% reconoce tener alguna adicción: 30% de ellos al alcohol, 24% al tabaco, 11% a la mariguana, 7% a la cocaína, 6% a las anfetaminas, 5% al activo y 3% a la heroína; 32% de los encuestados trabaja y 30% no. Trabajen o no, 45% dice tener ingresos de mil pesos mensuales y sólo 3.83% 10 mil pesos o más.

No parece estar en el ánimo de la mayoría participar activamente en inducir algún cambio de su realidad económica y social, pues 53.35% dice no estar interesado en política y, acaso por razón de su naturaleza juvenil, entre los que definen una tendencia sólo 10% se identifica con la derecha, 12.58% con el centro y 23% con la izquierda.

La consulta arroja muchos otros datos de la juventud capitalina y usted la puede consultar en http://www.jovenes.df.gob.mx/Consulta.pdf. Sólo se retoman aquí los anteriormente citados porque dan sustento a una lamentable condición de desánimo juvenil, grupo social en el que están centradas las esperanzas de todo el país.

Una juventud infeliz, deprimida, sin expectativas, no es, por cierto, el mejor insumo para salir adelante como sociedad y nación. No es un país justo ni generoso aquel en el que sus jóvenes se dicen infelices. Ellos, en tal condición, no pueden, tampoco, empujar a un país hacia la felicidad.

Repetidamente se dice que el punto de partida para revertir la situación es la educación. Y es cierto, muy poco puede hacerse con jóvenes que tienen en promedio un nivel de secundaria, aun en la ciudad de México, y que prefieren oír música o ir a fiestas que leer.

Respecto a esta última actividad y a propósito del recientemente celebrado Día Internacional del Libro, el Inegi dio a conocer que los mexicanos sólo leemos dos libros al año. Si bien la cifra es lamentable, no debe perderse de vista que hace 10, leíamos menos de uno en ese lapso.

Y como ya leemos más, un poquito más, espero que esta vez me hayan leído.

Instantáneas

1. ATORÓN. El Pacto por México permitió que las reformas constitucionales promovidas por el gobierno de Enrique Peña Nieto transitaran en un tiempo récord. Roto el Pacto y confrontadas las posiciones de los principales partidos de oposición en el contexto de sus procesos políticos internos, las leyes secundarias o reglamentarias de dichas reformas nada más no avanzan y el próximo miércoles concluye el periodo ordinario de sesiones del Congreso, sin que para Peña Nieto y sus operadores políticos irse a un extraordinario para sacarlas adelante sea el mejor de los escenarios. Por eso, el propio Presidente y su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, han intensificado su línea discursiva a favor de las reformas y de la necesidad de sacar adelante leyes reglamentarias sin las que, dicen, podrían verse los resultados de los cambios constitucionales.

2. ACUERDO. Anoche, a marchas forzadas, las fracciones del PRI, el PAN y el PRD se trazaron una hoja de ruta para que antes del miércoles estén aprobadas las leyes secundarias en materia de competencia económica, política-electoral y transparencia (IFAI). Lo anterior confirma que las leyes reglamentarias en materia de telecomunicaciones y las energéticas, irán inevitablemente a un periodo extraordinario de sesiones del Congreso.

3. CASINOS. Personal de la Segob y de la Policía Federal clausuraron ayer casinos de la empresa Entretenimiento México en los estados de Quintana Roo, Puebla, Nuevo León, Morelos, Tabasco y Aguascalientes. La clausura es consecuencia de la revocación de la licencia de operación al llamado zar de los casinos, Juan José Rojas Cardona. ¿Por qué no han clausurado los llamados Big Bola, que no sólo operan con un permiso presumiblemente falsificado sino que sus dueños, los hermanos Rodríguez Borgio, son prófugos de la justicia por falsificación de documentos y su involucramiento en el fraude de Oceanografía a Banamex?



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

jueves, 24 de abril de 2014

Manual para Canallas / Como un gato planchado sobre el asfalto

 
Como un gato planchado sobre el asfalto
 









Hay hombres y mujeres que no saben o no deberían estar solos. Y se ahogan en silencios inútiles, mientras sorben amargura y fuman como desesperados. Hay sujetos, chicas, que se deterioran a solas.


Karen nació a destiempo. Sus padres se divorciaron poco antes de que ella naciera. Liliana, su madre, le confesó a su esposo que la niña no era de él, sino de su jefe y que incluso quería registrarla y reconocerla como suya. Raúl se puso como loco y sintió ganas de matar a la mujer con sus propias manos, pero sólo la cacheteó; luego empacó unas pocas cosas y se largó. Liliana inició los trámites de separación, confiada en que Rigoberto, el licenciado del despacho en que era recepcionista, dejaría a su familia para casarse con ella. Pero no, aquello no era una telenovela en el que la chava pobre se vuelve rica de la noche a la mañana. Rigo, que además era gordo y feo, sólo estaba encaprichada con la mujer guapa, así que le prometió la gloría y la encaminó al purgatorio. Nunca le dio sus apellidos a la niña, aunque sí pagaba la renta del departamento y dejaba algo de dinero para los gastos. Así pasaron varios años, hasta que el señor murió por los excesos. Liliana se quedó con una hija sin padre y un sinfín de promesas. Y Karen sólo heredó una colección de ausencias que se acentuó con el tiempo. Ella lleva los apellidos de su madre. De sus dos padres sabe muy poco: Raúl abandonó todo, se mudó a Veracruz y falleció de una congestión alcohólica, sentado en una piquera. Mientras que Rigoberto murió intestado y su herencia se la pelean tres mujeres. Karen ha encontrado su refugio en los libros y en la escuela. Le gusta la historia y los poemas. Siempre que se siente decaída, recita su parte favorita de Apelación a] solitario, de Rosario Castellanos: "¿Cómo podrás estar sola/ a la hora completa/ en que las cosas y tú hablan y hablan/ hasta el amanecer?". Y entonces se siente un poquito reconfortada. Sólo un poco, piensa mientras mira el deterioro paulatino de su madre: A sus 39 años, aún luce algo guapa y tiene un amante y un novio, pero ninguno se casará con ella. Hay mujeres que no se toman en serio ni ellas mismas. La misma Karen no sabe si sentir pena o tristeza por el corazón marchito de su jefa. Así que mejor se refugia en los libros y columpia sus insomnios imaginando que algún día sus viejos Converse la encaminarán muy lejos, donde nadie se extrañe de sus silencios ni de sus desvarios.


-O-


Hay hombres que no deberían estar solos. Y se ahogan en silencios inútiles, mientras sorben lo amargo de la poesía y fuman como desesperados. Hay sujetos que se deterioran a solas, como si los carcomiera el óxido que barniza aquella bicicleta de la infancia. Hay tipos como tú, como yo, que por lo general terminan exhaustos, con el corazón aguijoneado por los abandonos. Hay hombres comunes y corrientes que son atormentados por los perfumes ausentes y maldicen que su alma asemeje la agrietada superficie de un lago seco. En las tardes grises o en noches de lluvia, hay tipos que llegan a sentirse igual que si fueran un gato planchado sobre el asfalto o como una lagartija sin cola. Y está bien cabrón percibir escalofríos mientras caminan desnudos a cerrar la ventana, a sabiendas de que al regresar a la cama nadie los cobijará con la mirada, ni les suspirará al oído. El vacío es un país como el nuestro, sin muchas esperanzas y miseria a la vuelta de la esquina. En verdad que estar solo, caminar con la mirada en los zapatos, mirar sin sonreír, debería estar vetado. Hay hombres que no deberían estar solos. Mientras allá, en algún lado, una mujer solitaria llama a un teléfono que no deja de repetir "el número que usted marco no está disponible o se encuentra fuera del área de servicio". Hay hombres y mujeres que no saben o no deberían estar solos.


-O-


Mientras bebo otro trago de ron y mis vecinos hacen el amor como desesperados, la madrugada no me inspira nada. Hay vigilias en que trato de escribir mi vida y acabo por fotografiar los silencios. No hay nada más patético que mirar una hoja en blanco, mientras la vida te pasa la factura y el alcohol te aguijonea el hígado. Se me acaba el tiempo y no he terminado mi libro de poemas.
Como otras ocasiones, siento que no llegaré a ningún lado, al menos no a salvo. No hay nada más triste que envidiar la inspiración ajena. Digo esto mientras leo el Libro del anhelo, de Leonard Cohén, que retrata mis vacíos: "Deseo es el caballo/ Depresión el carro../ Mi página estaba demasiado blanca... / El día no escribía/ lo que la noche anotaba/ Mi animal aulla/ Mi ángel está preocupado/ pero no me permite/ queja alguna". Sin duda no hay nada más miserable que sentir autocompasión, así que me la niego. Mejor me empeño en reconocerme como un cretino, como un idiota que se aferra a su soberbia y que se emborracha para sentirse un genio. No hay lugar para la tristeza, ni para lamentos.
Elegí este camino y no quiero volver sobre mis pasos. Ya empeñé mis sueños. Mi talento se ha extinguido. Nada valen mis ideas. Y mis musas están en bancarrota. Te cuento todo esto mientras Tom Waits, con su voz áspera canta "mi corbata está dormida../ Y la alfombra necesita un corte de peloj Y el piano ha estado bebiendo/ el piano ha estado bebiendo../ Y no puedes encontrar a tu mesera/ con un detector de raidioactividad. / Y ella te odia a ti y a tus amigos/ Y los taburetes están ardiendo/ Y los ceniceros están jubilados/ Porque el piano ha estado bebiendo/ el piano ha estado bebiendo/ No yo, no yo, no yo..". Otra noche en que acabo borracho, sin mucho qué decir, con pocas probabilidades de ganar en los juegos de azar, y nulas esperanzas de que alguien en el mundo piense algo grato sobre mí.



Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico

lunes, 21 de abril de 2014

Ser Pobre

 
Ser Pobre
 








Dice una canción de Facundo Cabral pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo y hay mucho de cierto en esa idea.

El trabajador en México es pobre y lo es porque así lo ha determinado el neoliberalismo que desde 1982 se ha impuesto a los ciudadanos de este país por los diferentes gobiernos, gobiernos que atienden únicamente a sus intereses y a los de las clases privilegiadas: empresarios, comerciantes y políticos que amasan fortunas a costa de empobrecer a la población con la parte de culpa que al pueblo corresponde por no querer exigir sus derechos y sobrellevar su pobre existencia conformándose con las migajas que les dan los políticos en las campañas electorales y con las miserias salariales que sus patrones les asignan con el beneplácito del gobierno.

La mayoría de los empresarios de México solo pagan a sus trabajadores salarios mínimos que no corresponden a lo que la constitución señala como suficiente y remunerador para cubrir las necesidades básicas de una familia, es decir, alimentación, vivienda, vestido, educación y esparcimiento, para ellos el salario mínimo es simplemente lo mínimo suficiente para perpetuar la especie y así contar con la mano de obra barata que su producción requiere.
El precio de todo producto es muy superior al costo y de ese costo la parte más barata es la mano de obra, aparte, las prestaciones en muchas empresas no son siquiera las mínimas que la ley señala, muchos “empresarios” recurren al tiempo x tiempo para hacer trabajar más horas a los trabajadores o el tiempo extra no es pagado como lo señala la ley, no hay utilidad por las cifras amañadas y esos “empresarios” se van enriqueciendo solapados en las maniobras de contadores sin escrúpulos, de funcionarios corruptos y de trabajadores apáticos que han perdido no solo la voluntad de lucha sino también la capacidad de indignación y han mutado a una reacción de sobrevivencia vegetativa actuando solo por reflejo condicionado.

¿Pero hasta donde llega la ambición – logro de estos “empresarios”?, si bien es cierto que amasan fortunas, muchos de ellos no disfrutan de esas riquezas porque su cerebro también actúa por reflejo condicionado y no saben disfrutar de sus capitales sobre todo cuando el inicio de su fortuna no se logró por medios honestos, legales y leales. Hay “empresarios” que iniciaron como trabajadores y fueron haciendo dinero con maniobras o porcentajes de utilidad sobre los costos de las áreas que tenían asignadas; pero como crear una empresa no es tan sencillo buscan asociarse con gente como ellos y al carecer de principios no dudan en traicionar a esos socios para sacar provecho aliándose con quien sea hasta lograr fundar su negocio y ya después viene lo más sencillo que es comenzar a hacer dinero explotando a los trabajadores, maquillando cifras para evadir impuestos y violando cuanta ley les sea posible, y lograr hacer más dinero.

Pero por su ambición como dice Cabral “el conquistador por cuidar su conquista, se vuelve esclavo de lo que conquistó es decir, que jodiendo se jodió” y nunca puede disfrutar del dinero por cuidarlo, si bien pueden mandar a sus descendientes a escuelas particulares tratando de introducirlos a un ambiente que no es el suyo, les pueden comprar buena ropa, autos, hasta conyugues a modo, pero realmente el mismo no disfruta de ese dinero y sigue bebiendo vinos baratos y comiendo en fondas de tercera, y tiene miedo de que quienes le rodean sean iguales a él por aquello de que el ladrón cree que todos son de su condición, así que analicemos que tan “rico” es en sus miserias un personaje de esta naturaleza.


Demian.

sábado, 19 de abril de 2014

Objeciones de la Memoria / Salario mínimo de 10 mil pesos

 
Salario mínimo de 10 mil pesos
 
 








Van 30 años en que el sueldo no alcanza para satisfacer las necesidades mínimas de las familias. En 1976 el salario mínimo era cinco veces más que el que perciben los trabajadores en la actualidad. Desde que se instauró el neoliberalismo en México las percepciones de los trabajadores han perdido 79% de su poder adquisitivo.

Para que las familias trabajadoras pudieran recuperar los niveles adquisitivos que tuvieron a mediados de la década de los 70, el salario mínimo debería ser de 10 mil pesos actuales al mes. De ese tamaño es el atraso en los niveles salariales de nuestro país.

Sin embargo, en las últimas tres décadas no sólo el salario ha sido golpeado, la estabilidad en el empleo prácticamente desapareció. Los trabajadores de la actualidad ganan menos que sus padres y, por si esto fuera poco, la volatilidad del empleo hace que difícilmente puedan acceder a una pensión al término de su vida laboral o a beneficios como los créditos para vivienda.

Esto ha dado como resultado que mientras hace medio siglo se hablaba sólo de pobres y ricos, hoy se hable también de quienes son extremadamente pobres, de los 14 millones de mexicanos que sobreviven con sólo 20 pesos diarios o menos.

En tres décadas los gobiernos neoliberales sólo han logrado que quienes ya eran pobres se volvieran extremadamente pobres y los que más o menos la libraban descendieran a la pobreza.

En contraste, en las últimas tres décadas se ha dado el fenómeno de la acumulación de la riqueza en unas cuantas manos. De acuerdo con la revista Forbes, 37 mexicanos tienen una fortuna que suma 289 mil millones de dólares, cifra superior a la que generan el resto de los mexicanos juntos.

La desigualdad en nuestro país es tan grande que mientras hay mexicanos que viven con 20 pesos al día existen quienes cuentan diariamente 27 millones de dólares como ingreso personal.

Lo terrible de esta situación es que no hay soluciones en puerta. Al contrario, todas las reformas que han sido aprobadas por esta Legislatura están encaminadas a agravar la desigualdad en el país.

En unos cuantos meses, legisladores de PRI, PAN y PRD han aprobado iniciativas que borran garantías laborales, incrementan la inflación, facilitan el despido y que entregan el petróleo a manos extranjeras, con lo que se condena al país a perder su más importante palanca para el desarrollo. Ya van 30 años y el cambio es una cuestión de supervivencia para la mayoría de los mexicanos.




Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / ¡Adiós, Gabo!

 
¡Adiós, Gabo!
 









“Uno no se muere cuando quiere sino cuando puede”, solía comentar el asombroso Gabriel García Márquez, quien pudo morir ayer a los 87 años. La frase lo retrata: sencillo pero profundo, contundente y provocador, mente fantasiosa, contador de historias en su modo tan colombiano del Caribe, no muy diferente, por cierto, a los de sus célebres personajes que luchan entre el querer morir y el poder hacerlo en el fantástico universo de su obra literaria.

El periodismo —que ejerció con notable maestría— me permitió acercarme a él un poco más de lo que cualquier admirador puede. García Márquez publicó Cien años de Soledad en junio de 1967. Cinco años después yo leía la portentosa novela por exigencia académica que siempre agradeceré al inolvidable maestro Guillermo Sheridan, crítico literario y escritor que más tarde se sumaría al círculo íntimo de Octavio Paz en la revista Vuelta.

No perdí de vista su obra después de aquel primer encuentro con la familia Buendía y el legendario Macondo. La fortuna me puso en el Canal 13 bajo las órdenes de la queridísima maestra y amiga Sara Moirón, avecindada en Coyoacán cuando los García Márquez, Gabriel y Mercedes, todavía vivían por esos rumbos en los que, por cierto, fue escrita Cien años de Soledad.

Mercedes y Sara eran vecinas y amigas. La mujer de García Márquez le había exigido a su esposo que se concentrara en la novela, que ella se ocuparía de los gastos de la casa. Y así lo hizo. Mercedes recurrió a sus amigos, recordaba Sara. Ambas, junto con el poeta guatemalteco Luis Cardoza y Aragón y su esposa Lía, se ocuparon en esos meses de creación que nada faltara en la casa de Gabo.

Sintiéndome más cercano al personaje sólo por las historias que contaban esos amigos entrañables, topé personalmente por primera vez con García Márquez en el aeropuerto de la ciudad de México. Era julio de 1979 y volaríamos a Panamá en el mismo avión comercial. Antes de abordar, no tuvo empacho en conversar unos minutos.

Un tema: el miedo a volar que, en ese momento, ambos aceptamos tener. Me contó que el artista español Pablo Picasso decía: “Yo no le tengo miedo a la muerte, le tengo miedo al avión”. Otro temeroso —decía— era el escritor mexicano Carlos Fuentes. Ellos habían llegado a la conclusión de que “el verdadero temeroso del avión no es el que se niega a volar, sino el que aprende a volar con miedo”.

Otro tema, y ya que ambos íbamos a Panamá, fue el general Omar Torrijos, el liberador del Canal. Veía en él a un hombre providencial e irremplazable en la patria grande latinoamericana. De él recordó, y ahí enganchó con el tema inicial, las múltiples precauciones que tomaba para ir de un lado a otro en su bimotor De Havilland Twin Otter, a fin de asegurarse que nunca cayera. Un año después, Torrijos moriría en un misterioso accidente de aviación.

Ya en Panamá, sin saberlo de antemano, coincidimos en la casa de Torrijos. Él para tomar camino con el general a una comida en la Isla Contadora. Yo para entrevistar al traumatólogo Carlos Toledo Plata, uno de los máximos dirigentes del movimiento guerrillero colombiano M-19.

A Gabriel García Márquez le notificaron en agosto de 1982 que había ganado el Nobel de Literatura y a mí que tenía que entrevistarlo, misión complicada por el asedio periodístico que lo llevó a cancelar cualquier posibilidad. En la búsqueda me enteré que viajaría a San Luis Potosí en octubre para dar la pizarra de inicio de la película Eréndira, basada en su novela, originalmente concebida como guión cinematográfico: La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su desalmada abuela.

Se hospedó en el hotel Cid de la capital potosina. Era domingo en la noche y cenaba solo en la cafetería. Me animé a pedirle la entrevista. Dijo que no, que siempre le preguntaban lo mismo. Pidió la cuenta y se fue. A la mañana siguiente me fui a la locación. Pasado el mediodía tomó camino de regreso, me vio y me dijo que si iba al hotel me fuera con él; 50 minutos duró el trayecto. Fue una de las conversaciones más interesantes y exquisitas de las que tengo memoria. No tomé notas, no era una entrevista. Cuando me despedí y bajé del auto me dijo: recuerda que no doy aventones. Yo entendí que había cumplido mi encomienda.

Volví a saludarle en La Habana en enero de 1998. Parecía increíble: en la plaza de la Revolución asistía a la multitudinaria misa que oficiaba Juan Pablo II. Estaba a la derecha de su amigo Fidel Castro. Pareció recordar los del aventón potosino y fue él quien me adelantó que la visita papal había arrojado la liberación de algunos prisioneros políticos cubanos.




Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

domingo, 13 de abril de 2014

Objeciones de la Memoria / Inseguridad: el Edomex y el grupo Atlacomulco

Inseguridad: el Edomex y el grupo Atlacomulco 








Cuando convergen empobrecimiento y corrupción el resultado es el incremento de la delincuencia. Por eso, no sorprende que el estado de México presente los mayores índices delictivos de todo el país. Se trata de una entidad secuestrada por una de las mafias políticas más importantes, el grupo Atlacomulco, que desde su formación ha impuesto a casi todos los gobernadores.

El ideario de los de Atlacomulco se resume en la frase de Carlos Hank González: un político pobre es un pobre político. De ahí que se presenten casos de políticos de la entidad como el actual secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, quien con su salario de servidor público se da el lujo de usar relojes valuados en hasta 30 mil dólares, además de poseer casas, automóviles de lujo y múltiples cuentas bancarias, según su declaración patrimonial.

Aunado a la bonanza económica de sus políticos, en la entidad florece la corrupción. Con Peña Nieto como gobernador, en 2010, obtuvo el primer lugar de corrupción y recientemente la revista Forbes incluyó a su tío, Arturo Montiel, en la lista de los más corruptos de México.

La riqueza de los miembros de este grupo contrasta con la miseria de la inmensa mayoría de los mexiquenses. Según el Coneval, en 2010, con Peña al frente, el Edomex fue la segunda entidad que generó más pobreza extrema. Actualmente, según el organismo, ya ocupa el primer lugar.

La escalada delincuencial que afecta a ese estado no es sólo el resultado del efecto cucaracha provocado por la guerra contra el narco. Enrique Peña Nieto también es responsable. Si su gestión al frente del gobierno del estado hubiera dado buenos resultados sus efectos se mantendrían en la actualidad y no estaría floreciendo el fenómeno de la delincuencia pero la realidad es que durante su mandato los problemas se agravaron.

El grupo que ocupa el gobierno federal sabe bien del crecimiento de la delincuencia en el Edomex. Peña Nieto gobernó la entidad lo mismo que su tío, Arturo Montiel, y que Emilio Chuayffet, actual secretario de Educación, así como César Camacho Quiroz, dirigente nacional del PRI. Juntos, estos personajes suman 24 años de gobiernos en el estado de México, más de dos décadas en las que no se hizo nada para contener la pobreza, la marginación social y la corrupción, factores que impactan directamente en el crecimiento de la violencia y los índices delictivos.

Por eso, la dolorosa situación por la que atraviesa el estado de México no sorprende a nadie. Lo que asombra es que la decadencia se exhiba en televisión y radio cuando hace dos años los medios presentaban al estado de México como la tierra de la felicidad.

Los días en que el Edomex aparecía retratado en telenovelas y programas a modo para promover la figura del gobernador Peña quedaron atrás. Terminó el encanto. Llegó la hora en que el grupo Atlacomulco quiere cobrar la factura a Eruviel por no ceder la candidatura a gobernador a un peñista en el 2011. Con la campaña contra Eruviel no buscan solucionar los problemas de la entidad sino saciar el hambre de poder del grupo Atlacomulco.



Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Babylonia Forum • Catolicadas - Quinta Temporada / Capítulo 10 - Adan y Eva

Babylonia Forum • Ver Tema - Catolicadas - Quinta Temporada#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363#p8363

Manual para Canallas / El fuego en que arderá la calma

El fuego en que arderá la calma
 
 









Maldita migraña. Y malditos los celos, en todas sus presentaciones. También malditas sean las rutinas que entumen tus pasos. Seamos francos con nosotros mismos, no nos engañemos: cada día damos un paso hacia el cadalso, hacia la tumba, sin dejar huella que valga la pena. Malditos los días en que salimos a la calle con ánimos de pelea, como si alguien nos la debiera.

Siete de la mañana. Ni ganas de levantarse y planchar las alas. Para qué volar si nada más con abrir los ojos sientes la mirada fatigada. Hoy no estás de humor para soportar a la gente en el subterráneo, a tus compañeros de trabajo, a tu padre neurótico, a tu madre abnegada, a los chóferes esquizofrénicos, a toda esa gente que tiene la decepción pintada en la cara. ¿No te parece una locura salir a la calle para darte cuenta una vez más que todos quieren comprar tu alma o venderte la suya con ganas de estafarte?

Pero qué es la locura, qué la suerte, qué son esas cosas que te hacen falta para no caer a medio vuelo o, peor aún, antes de dejar el suelo?, ¿Suerte, equilibrio, pasión, un poco de calma?

¿Equilibrio? Equilibrio es graduarte como arquitecto, con mención honorífica, de tus propios miedos, para luego construir rascacielos que compiten en altura y peso con tus inseguridades.

Confianza es peinarte frente a un espejo roto, tener unos centavos en el bolsillo, desayunar café con galletas rancias, y salir a la calle con la esperanza de que esta vez será diferente, que alguien te ha extrañado o que por fin serás valorado.

Esperanza es creer que algún día los dioses te pagarán por cada obra buena que has hecho, por tantos años de soportar a los políticos corruptos, a los ex presidentes asesinos.

Suerte es seguir vivo luego de tantos años de excesos, deambulando por sitios oscuros, bailando con la más fea, engañando a la muerte, sintiéndote incompleto y tan lejos de casa, tan cerca de una frontera extraña.

Armonía es encontrar en los ojos de un niño la inocencia que has extraviado en algún lado. O reflejarte en la mirada de un anciano que ha perdido el mapa de regreso a su corazón.

Miedo es asumirte carcelero de tus bestias internas y torturarlas y hacerte el sordo y no dejarlas salir nunca, a sabiendas de que te masticarán el corazón y los sentimientos buenos mientras esbozan una sonrisa entre cínica y macabra.

Calma es dormirte bocarriba con una sonrisa en los labios después de una borrachera de dos días. Calma es lanzar una plegaria por los amigos que se quedaron en el camino, en otras ciudades, en otros destinos. Calma es ya no añorar aquel amor, esos labios que no volverás a sentir posarse sobre los tuyos. Calma es sentir el fuego en la cabeza, en las entrañas, y no entrar en pánico ni arrojarse el paso del Metro. Calma es creer, confiar, que esta madrugada lograrás aplacar a tus demonios.

Bendición es escuchar a Los Beatles, a Caifanes, a Calamaro y también a Estelares o las viejas canciones que tu madre ponía en la radio mientras cantaba con esa voz que tanto te gustaba.

Placer es reírte de los noticieros que hablan de nuestros gobernantes, que sonríen con sonrisas maquiavélicas mientras suponen que nos ven la cara de pendejos. Cada mes, cada año, cada sexenio.

¿Justicia? Justicia es una simple definición en el diccionario.

Juventud es lavarte los dientes con gasolina y luego encender con calma un cigarrillo. Y coleccionar manchas de carmín en el cuello.

Valor es darle de cachetadas al destino para luego subirte al tren de tus instintos.

¿Pasión? Pasión es besar a una mujer borracha, afeitarte con navaja, invertir en libros de poesía, gastar el tiempo en las librerías, cantar a Los Cadillacs en un bar, beber cerveza en tarro, ladrarle a los perros, patear a los autos, mirar feo a los policías, escupir los cristales de los bancos y hacer el amor fervorosamente de vez en cuando.

Sí, pasión es cargar un Zippo en el bolsillo con ganas de prenderle fuego a todas las fotos y los recuerdos de tu ex. Pasión es deletrear, entre tragos de bilis y mezcal, los poemas más feroces de Roque Dalton, Nicanor Parra y Jaime Sabines. Pasión es dormirte con los audífonos puestos y maldecir las ausencias con estrofas que recita Enjambre: “Corazón te vi, ya no me engañas. Dices que lo perdiste y no lo extrañas cambiaste tu deber por mañas,tus intenciones son de mala calaña. Corazón te vi ya no me engañas,un bisturí reveló tus entrañas y ahí en lo profundo de tu organismo lo escondes con tal cinismo”.


Pero no hay más razón para seguir que la locura. Sí, porque locura es tener fuerza para levantarte de la cama, ponerte unos jeans gastados, amarrarte las agujetas, escuchar el noticiero, conocer la cotización del dólar, rezar para que tus rutinas no te agobien demasiado. Locura es saber que las cosas serán iguales el día de mañana.



Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico

lunes, 7 de abril de 2014

Gran Angular / PAN y PRD: las fracturas

 
PAN y PRD: las fracturas
 








La fractura y el debilitamiento de sus fuerzas políticas se vislumbran en el horizonte inmediato del PAN y del PRD, lo que no necesariamente significa que el PRI esté en condiciones de frotarse las manos de cara a las elecciones federales del año próximo.

En Acción Nacional continúan las campañas de las dos fórmulas que disputarán la presidencia y la secretaría general del partido el próximo 18 de mayo: Gustavo Madero-Ricardo Anaya y Ernesto Cordero-Juan Manuel Oliva.

El PAN modificó sus estatutos para que, por primera vez, la elección se abra al voto de la militancia y no indirectamente, como antes lo hacían, con el voto de los elegidos para conformar el Consejo Político.

La votación, sin duda, reflejará la disputa de dos corrientes claramente confrontadas desde la derrota presidencial de julio de 2012: la del maderismo pactista que decidió acompañar al gobierno del PRI en la aprobación de las llamadas reformas estructurales; y la del calderonismo contestatario que, con posiciones contrarias al poder tricolor, pretende remontar el desprestigio en que dejaron al partido 12 años de ejercicio fallido del poder.

Parece que la dupla Cordero-Oliva ha entendido bien que se trata de buscar el voto de la militancia y no el respaldo de aparatos de mando y control partidista. Por eso decidieron asistir a una reunión de la militancia panista del SNTE (unos 16 mil votos), mientras que Madero-Anaya la despreció con su ausencia. Reflejan así estos últimos que le han apostado a una victoria basada en el respaldo y la garantía de votos (al más puro estilo priísta) de los gobernadores del blanquiazul.

La semana pasada se dio a conocer el resultado de una encuesta de Covarrubias y Asociados que da 13 puntos de ventaja a la fórmula Cordero-Oliva que a lo mejor no es tan amplia como lo consigna el sondeo pero que sí marca —dicen analistas— una tendencia de triunfo, siempre y cuando el aparato de los gobernadores blanquiazules no les vayan a hacer trampa.

Un fraude en el proceso interno panista terminaría en fractura expuesta y en grave debilitamiento político de ese partido.

Por su parte, el PRD decidió este fin de semana, a contrario sensu del PAN, realizar una elección interna cerrada a la militancia, sin su participación como casi siempre ha ocurrido. Ahora se hará mediante el voto de los integrantes del Consejo Político. Y aprobada la prórroga de Jesús Zambrano en la dirigencia nacional, se llevaría a cabo en el verano, probablemente a mediados de julio, de acuerdo con lo planteado por la corriente Nueva Izquierda o de Los Chuchos, liderada por Jesús Ortega, apoyada esta vez por la del Foro Nuevo Sol o Los Amalios, de la ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García, y el coordinador de los diputados federales del PRD, Silvano Aureoles.

El Consejo Político del PRD es dominado por Los Chuchos, de manera que esa corriente parece tener garantizado un periodo más al frente del partido, esta vez con Carlos Navarrete. Esto prácticamente anula la posibilidad de que encabece nuevamente al partido del sol azteca Cuauhtémoc Cárdenas, quien ha condicionado esa posibilidad a una candidatura de unidad.

En el caso del PRD esa unidad se ve comprometida no solamente por las ancestrales disputas internas, sino por el inminente registro como partido político del Morena, de Andrés Manuel López Obrador que, aunque lo nieguen sus malquerientes, ha tenido un espectacular crecimiento que Los Chuchos soslayan aunque en realidad mueran de miedo al sólo pensar la posibilidad de no poder vencer en 2015 al partido de El Peje, personaje —lo saben— al que no le jugaron limpio.

En este momento el escenario más probable es que la división del PAN y de la izquierda beneficiará al PRI en las elecciones venideras. Pero aún es imposible calcular el real tamaño que alcance el Morena. Podría ser menos que el que dicen los seguidores de AMLO, pero también podría ser más. Y por eso le decía que el PRI no está en condiciones aún de frotarse las manos.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

viernes, 4 de abril de 2014

Objeciones de la Memoria / El regreso de Porfirio Díaz

 
El regreso de Porfirio Díaz
 
 









Hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que el salario puede ser embargado por deudas de carácter civil y mercantil. Bajo la premisa de que la Constitución sólo protege de este tipo de retenciones al salario mínimo, los magistrados determinaron que los ingresos que lo superen pueden ser confiscados para saldar una deuda del trabajador.

Esta decisión de la Corte revive la lógica de las tiendas de raya de la época de Porfirio Díaz y complementa el espíritu de la reciente reforma laboral, que anula los derechos de los trabajadores a quienes, por si fuera poco, los acaban de despojar de su derecho al acceso a una vivienda con el pretexto de echar a andar el seguro del desempleo.

Se trata del regreso del porfirismo. Todas las decisiones de los gobiernos llamados neoliberales han significado una regresión a esa página de la historia, y ejemplos sobran.

Si la falta de democracia fue uno de los distintivos del porfiriato, los neoliberales no le piden nada. En 1988 cometieron un fraude electoral contra Cuauhtémoc Cárdenas. En 2006 lo hicieron para evitar que Andrés Manuel López Obrador llegara a la Presidencia de la República. En 2012 vivimos un descomunal operativo de compra del voto para que Enrique Peña Nieto se impusiera en las elecciones.

Con Díaz en la Presidencia las minas estaban en manos de extranjeros. Con los neoliberales también. Los abusos sufridos por los trabajadores mineros y la impunidad de la que gozaban los dueños de este negocio se reproduce en la actualidad sin que ninguna autoridad escuche y solucione esta problemática.

La política fiscal de los neoliberales es otro ejemplo. El dictador puso impuestos a las medicinas y a 100 productos más. Para no quedarse atrás los neoliberales insisten cada año en gravar a los medicamentos y, con la llamada reforma hacendaria lograron avanzar, al cobrar impuestos a muchos alimentos.

Los ferrocarriles eran controlados por extranjeros con Porfirio Díaz. Ernesto Zedillo se los devolvió. Qué decir del petróleo que fue expropiado por el general Cárdenas a las empresas beneficiarias del porfiriato y hoy se pretende regresárselo en charola de plata.

Lo que los últimos gobiernos han ofrecido es una vuelta al pasado con políticas que han probado su nula eficacia desde hace más de 100 años. Por este camino el progreso está cancelado, aunque digan lo contrario.



Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / Humo blanco en el INE

Humo blanco en el INE
 
 









Hoy a las dos de la tarde rendirán protesta los 11 consejeros electorales que conducirán el Instituto Nacional de Elecciones (INE), organismo que reemplazará desde ese momento al Instituto Federal Electoral (IFE).

La Cámara de Diputados los designó cinco días antes de que venciera el plazo de ley y evitó así seleccionarlos vía sorteo en San Lázaro o en la Corte. Lo hizo, además, con el voto de mucho más de las dos terceras partes de los presentes, esto es, de la mayoría calificada exigida por la Constitución.

De los 465 diputados presentes ayer en la sesión plenaria, 417 votaron a favor, 41 en contra y cuatro se abstuvieron. El voto en contra fue de una parte de la diputación del PRD, de la de Movimiento Ciudadano y de la del Partido del Trabajo. Esto quiere decir que los 11 del INE fueron elegidos con 107 votos más de los 310 requeridos para conformar una mayoría calificada.

La designación en tiempo, el evitar el azar en el proceso y la construcción de una mayoría que por mucho rebasó a la calificada, son datos que, indudablemente, dotan al Consejo General del INE de legitimidad y fuerza. Datos positivos que deberán imponerse a los negativos que también hubo: la falta de transparencia del Consejo Técnico, que hizo la primera selección de aspirantes, la existencia, inevitable por el proceso mismo de designación, de cuotas político-partidistas, y el voto en contra de un sector de la izquierda dentro de un procedimiento en el que la unanimidad es prácticamente imposible y su ausencia bienvenida.

Presidirá el INE Lorenzo Córdova Vianello, abogado constitucionalista, experto en derecho electoral y doctor en teoría política, quien hasta ayer era consejero del IFE, en vías de extinción. Su formación en la UNAM, sus trabajos en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, su posgrado en Turín y su trabajo de asesor de José Woldemberg, consejero presidente del primer IFE totalmente ciudadanizado, sin duda el mejor, le dan un perfil progresista bien visto por un sector del PRD y por el PRI mismo. A sus 42 años, Córdova tiene la preparación y la experiencia para hacer un gran papel al frente del nuevo INE.

Los otros consejeros que como Córdova estarán nueve años son: Adriana Favela Herrera, magistrada de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en la Quinta Circunscripción Plurinominal con sede en Toluca, egresada de la Universidad Juárez de Durango y ex directora Jurídica del IFE; José Roberto Ruiz Saldaña, maestro en derecho por la Universidad Iberoamericana, secretario del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, consultor en materia electoral y abogado litigante; y Ciro Murayama, doctor en economía por la UNAM y la Universidad Autónoma de Madrid, con larga trayectoria académica especializada en temas relacionados con el financiamiento del sistema político mexicano y coautor, junto con Córdova, del libro Elecciones, dinero y corrupción: Pemexgate y Amigos de Fox.

Consejeros por seis años serán: el hasta hoy consejero del IFE y abogado por la UAM, Marco Antonio Baños Martínez; el abogado por la Iberoamericana y ex coordinador de asesores en el IFE, Enrique Andrade González; la ex funcionaria del IFE Alejandra Pamela San Martín, y el doctor en ciencia política por El Colegio de México y la Universidad de Oxford, actual consejero electoral, Benito Nacif Hernández.

Y consejeros por tres años serán: la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Durango y presidenta de la Sala Civil Colegiada de dicho tribunal, Beatriz Eugenia Galindo Centeno; el sociólogo, ex director de Prerrogativas y Partidos Políticos del IFE y también consejero electoral del IFE, Arturo Sánchez Gutiérrez, y el politólogo de la UNAM, especialista en temas electorales, Javier Santiago Castillo.

Instantánea

QUE siempre no. La fracción del PAN en el Senado informó ayer que no va a votar la reglamentación secundaria del Seguro Popular y la pensión universal porque consideran que se trata de beneficios con sesgo electoral y populista. El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, el priísta Emilio Gamboa, dijo que se va a sentar con su contraparte panista, José Luis Preciado, para ver qué es lo que los inquieta.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

jueves, 3 de abril de 2014

Manual para Canallas / Las sombras que nos acechan

 
Las sombras que nos acechan
 
 








Con demasiada frecuencia dejo conectada la plancha, fumo en la cama, y eso explica que dos veces haya ardido la colcha o se incendie mi cama. Será que soy muy distraído o la depresión se anida como una plaga de ácaros en mi almohada.

Casi siempre recurro a los lugares comunes. Soy especialista en poner pretextos. Dejo todo a medias, nunca culmino los proyectos. Me enamoro de las mujeres fatales y desdeño a las chicas buenas. Le guiño el ojo a las prostitutas, le saco la lengua a las monjas. Fui educado para hacer caravanas, pero me cuesta trabajo respetar las reglas. Voy de tipo duro por la vida, pero en realidad soy un idiota sensible que suspira algunas noches y se despeina cuando duerme. Siempre dejo conectada la plancha, fumo en la cama, y eso explica que dos veces haya ardido mi recámara. En un incendio perdí el colchón, los recuerdos de mi infancia, algunas fotos, demasiados libros y lo poco que me quedaba de calma. Así que ahora duermo en el suelo, sobre una colchoneta, y siempre dejo abierta la ventana por si en algún momento tengo que saltar hacia fuera, lo cual es improbable porque vivo en un cuarto piso… aunque pensándolo bien es mejor morir desnudo que consumirme igual que un borracho. Y ya que hablamos del fuego, debo aceptar que hace mucho que no ardo en deseos. He perdido pasión, me dan weba las conquistas, los lugares comunes del “¿estudias o trabajas?”, prefiero el silencio a las frases gastadas. Detesto que el amor me convierta en un pusilánime. Es mejor levantarme tarde y no tener que rasurarme. Es preferible derrochar el dinero en trivialidades, que invertir en una mujer que tarde o temprano te arrojara al precipicio del olvido. Siempre habrá un mejor partido, nunca serás el hombre ideal, aunque así te sientas, porque las viejas son especialistas en comparaciones: el novio de fulanita tiene tal coche, el wey de mi prima gana tanto, el marido de mi hermana le regaló tal cosa, mi ex novio siempre me compraba cosas lindas. Y los etcéteras mejor me los guardo. En verdad que no es difícil sentirse enfermo, miserable o deprimido. Todo, pero absolutamente, todo, se rige por valores equivocados. A donde vayas te mirarán de arriba abajo. Si no usas corbata eres un don nadie. Si andas en fachas no consigues trabajo. Si tus pantalones están rotos eres un paria. Si andas a pie nadie te pela. Es peor, por supuesto, cuando no traes varo porque todos te hacen sentir igual que un pordiosero. Soy parte de un ejército de miserables. Y encima, heredamos un país endeudado. Los poderosos nos toman por tontos. Ojalá un buen día despertemos y dejemos de maldormir bajo las sombras acechantes del nervio, de la ansiedad, de las deudas.


-O-


Siempre he vivido extraviado. No sé hacia dónde va mi existencia. Tampoco comulgo con mi pasado. Hace tiempo no me sentía tan miserable, tan cerca de la nada, tan próximo a la locura. Mis defectos son como medallas que gané en ciertas batallas. Ayer me repetí mil mentiras frente al espejo. Hoy amanecí con resaca. Hace algunos años me titulé en desengaños. Y mi doctorado es en decepciones. Muchos apostaron por mí y los he defraudado. He desperdiciado el tiempo, he vagado en tugurios, he zarpado en proyectos que nunca llegan a buen puerto. La miseria cohabita conmigo. Mi cartera está vacía y mi currículum es un anecdotario de fracasos. A mi edad muchos han triunfado o han disfrutado infinidad de orgasmos. Yo soy un coleccionista de sinsentidos. No tengo futuro. El presente es un desperdicio. Por más que me esfuerzo, por más que trabajo, no cosecho más que frutos amargos. Los amigos de la infancia han quedado en el olvido. Estoy rodeado de cretinos. Todos quieren algo. Nadie regala nada. Hasta el aire que respiro está contaminado. El mundo parece darme la espalda. Y yo duermo acurrucado. Me espantan las responsabilidades. Nunca me comprometo, ni quiero hacerlo. El optimismo es mi enemigo. Algunas madrugadas me deprimo. Ciertas tardes me dan migraña. El sol no es solidario. El viento me susurra frases que no entiendo. Mi propia sombra me acorrala. En serio que me siento jodido y no sé qué hacer para remediarlo. Bebo más de la cuenta. Leo como desesperado. Hay ciertas verdades en los libros, pero la realidad te desengaña. Soy demasiado soñador para una vida tan huraña. Mi traspatio es una zona minada. Vivo en el sótano del infierno. O al menos así me siento. No tarda en arder, otra vez, mi recámara. Tengo que dejar el cigarro. O apagar la veladora de San Charbel de yeso. Quizá sea mejor que yo inicie el incendio. Todo lo que poseo no vale un cacahuate. No soy dueño de nada, ni siquiera de mi destino. ¿Ya te conté que me deprimo muy seguido? Ya te conté que Édel Juárez me da consejos mientras me visitan los desvelos: “Mejor la cama destendida/ que tu ausencia a mi lado,/ mejor sus besos que tu nombre en mi boca.../ Esto es un tornillo, una espiral, un ciclo:/ esto de no tenerte y buscarte en pechos desconocidos,/ en un nombre que no recuerdo,/ en un vientre al que no vuelvo./ Es un punto más a la lista de fracasos/ que guardo en el cajón, junto a tu recuerdo”.



Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico