viernes, 26 de septiembre de 2014

Objeciones de la Memoria / La violencia no para

 
La violencia no para
 








El asesinato del diputado federal priísta, Gabriel Gómez Michel, demuestra que Enrique Peña Nieto no ha podido frenar la violencia generada por los grupos delincuenciales.

El sexenio pasado nos dimos cuenta de la exacerbación de la violencia desde el Estado. Felipe Calderón y su guerra contra el narco se convirtieron en un lamentable ejemplo de ineficacia que cubrió de sangre prácticamente todo el territorio nacional.

A diferencia del gobierno del PAN, la administración de Peña Nieto ha optado por dar un bajo perfil mediático a las acciones policiacas y militares aunque con un bajo perfil en los medios de comunicación. Sin embargo, la violencia parece imparable.

Esto se debe a que cualquier estrategia policiaco-militar va a fracasar si no va acompañada de un cambio de modelo económico. No es casual que desde que se adoptó al neoliberalismo como dogma económico la violencia de los grupos delincuenciales haya incrementado.

Prácticamente todas las áreas abandonadas por el gobierno han sido aprovechadas por la delincuencia. Si el gobierno deja a su suerte al campo, llega el narco y rescata a los campesinos a cambio de sembrar estupefacientes. Si la falta de empleo hace que miles de mexicanos busquen el sustento fuera de las fronteras, se crean redes delincuenciales de tráfico de personas. Si el gobierno abandona a niños y jóvenes, llega el narco y les ofrece salarios a los que no podrían acceder en un trabajo lícito a cambio de matar o dejarse matar.

Ejemplos sobran en México y otros lugares del mundo. Incluso en países de primer mundo, como Italia, este fenómeno se reproduce: los ámbitos que abandona el Estado son tomados por las organizaciones de delincuentes que ya se organizan con un esquema empresarial global.

Mientras, los neoliberales mexicanos tan dados a tomar como ejemplo al extranjero se niegan a ver estas realidades que se dan incluso en países más desarrollados, y aprueban una reforma laboral que anula todos los derechos y dejará en el desamparo a millones de personas al término de su vida laboral.

La reforma energética hará que este escenario sea aún más crudo, ya que al desamparo laboral y a los salarios miserables se sumará un Estado inoperante para dar seguridad y crear bienestar, pero riguroso en el cobro de impuestos y servicios.

Quienes han gobernado al país en las últimas tres décadas se han dado a la tarea de vaciar de significado práctico conceptos como honradez y trabajo. No han creado incentivos para que esos jóvenes que hoy colaboran con la delincuencia hayan rechazado la oferta.

Al final, parece no importarles el destino de la gente, cuyo sufrimiento es para ellos sólo un daño colateral no del combate a la delincuencia, sino de la implantación a fuerza de un modelo económico que no sirve ni servirá



Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / ¿Qué pasa en el Politécnico?

 
¿Qué pasa en el Politécnico?
 








Por el paro de ayer en cuatro de sus planteles y la nutrida marcha estudiantil que concluyó con un mitin frente a las oficinas de la dirección general del Instituto en Zacatenco, hay un ánimo de protesta y efervescencia que bien podría crecer y salirse de control como en su momento ocurrió en la UNAM durante las dos largas huelgas promovidas por el Consejo Estudiantil Universitario.

Hay dos elementos centrales en el pliego petitorio de esta protesta que encabezan, sobre todo, los estudiantes de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Unidad Zacatenco (ESIA-UZ): la derogación del Plan de Estudios 2014 para la carrera de ingeniería civil y de la refirma al reglamento interno.

El desacuerdo con ambos documentos —según estudiantes y académicos— son diversas inconsistencias y riesgos que no se explican con claridad porque apenas si se conoce su contenido.

Y aunque eso le quita solidez a la protesta, también explica una de las razones de fondo: El plan de estudios y el reglamento interno fueron diseñados y acordados sin tomar en cuenta la opinión experta de la gran mayoría del personal docente que deberá aplicarlo y sin hacer un análisis exhaustivo de su viabilidad, su pertinencia social ni de sus ventajas académicas y técnicas frente al plan actual.

Además, el plan fue diseñado de manera vertical y a espaldas de los estudiantes y los docentes quienes tuvieron noticia de él hasta verlo publicado, dijo el maestro en Ciencias, Demetrio Galíndez López, profesor de la academia de Vías Terrestres ESIA UZ, quien agregó que el cambio y rediseño se hizo sin evaluar la funcionalidad del anterior y de manera vertical, es decir, entre autoridades y algunos miembros de la academia. El resultado fue que el rediseño de marras nunca se dio a conocer, ni se ha dado a conocer a la comunidad de la ESIA UZ.

Estos planteamientos no los comparte del todo, o de plano los rechaza, la directora del Politécnico, Yoloxóchitl Bustamante. En ese sentido, explica que las autoridades del IPN ya aceptaron posponer por un año (no derogar), la aplicación del nuevo plan de estudios, para que la comunidad lo conozca y lo enriquezca. Y en cuanto al nuevo reglamento, informa que apenas se aprobó ayer a las dos de la madrugada, por lo que su contenido no ha sido difundido.

La directora del Poli acepta que les faltó “socializar” el contenido de los dos documentos, pero ve “mano negra” en el movimiento, al que no considera legítimamente estudiantil, pues advierte que tiene “una fuerte injerencia externa”.

Acaso las dos partes tengan razón en sus argumentaciones, pero el problema es que ambas se han planteado de entrada como irreductibles, sobre todo la de Yoloxóchitl Bustamante al restar representatividad a quienes protestan y decir que responden a resortes ajenos a los de la institución.

Ese fue el argumento que llevó a las largas huelgas universitarias del CEU y, más atrás, a la explosión del Movimiento Estudiantil de 1968. Por eso le decía que este conflicto del Poli podría salirse de control si se mantiene cortedad de miras. ¡Aguas!

Instantáneas

1. RESPUESTAS. Dos mensajes muy fuertes, y en principio atinados, vinieron ayer desde el Ejército: la declaración del general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos de que las fuerzas armadas siempre actuarán animadas por la defensa de los derechos humanos y que quienes no lo hagan irán a juicio; y la confirmación de que un teniente y siete soldados están detenidos en el Campo Militar Número 1 por el Caso Tlatlaya.

2. DEMANDA. Un juez solicitó ayer al Instituto Nacional Electoral que de las prerrogativas del PRD embargue el equivalente a 520 millones de pesos, monto que Carlos Ahumada asegura que le prestó a ese partido y no le fue pagado.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico




El Poli marcha y dialoga





Si gratificante resulta en estos tiempos de indiferencia ver a miles de jóvenes defender una causa justa y de alto contenido patriótico (¡aunque la palabra le ponga los pelos de punta a los dogmáticos globalifílicos!), no menos gratificante es ver que el poder no se cierre a ese tipo de demandas y, obligado o convencido, baje de su pedestal a atenderlas y cumpla, así, el trabajo que le ha sido encomendado.

Cálculos conservadores estiman que unos sesenta mil estudiantes del Poli marcharon ayer del Casco de Santo Tomás a la Secretaría de Gobernación.

La víspera, un grupo no representativo del movimiento conocido como Comisión de Lucha Estudiantil Politécnica, acudió a las oficinas de Bucareli a solicitar diálogo con el secretario Osorio Chong quien, fiel a su estilo negociador, lo aceptó sin reticencia. La petición no gustó al grupo de la ESIA que ha encabezado la protesta y que se conoce como Coordinadora Estudiantil Politécnica.

Las posiciones encontradas de cara al encuentro con el titular de Gobernación, dieron lugar a que se empezará a hablar de la división del movimiento, recurso por cierto muy recurrido por el poder.

Ya frente a Gobernación se impuso la posición de la Coordinadora Estudiantil Politécnica: no venimos a que reciban una comisión, dijeron, venimos a entregar un pliego petitorio, que salga Chong a recibirlo.

Y el secretario de Gobernación se las compró, con todo y los riesgos políticos que tiene dialogar en la calle con una asamblea juvenil. Osorio Chong se trepó al templete, leyó el pliego petitorio y pidió media hora para dar una respuesta. Los jóvenes le respondieron, airados, que media hora era muy poco para hablar de un tema tan importante como una reforma educativa. Fue así que se abrió el espacio para acordar reunirse pasado mañana viernes, ahí mismo, a las tres de la tarde.

Entre las peticiones de los jóvenes destaca la dimisión de Yoloxóchitl Bustamante quien, por lo de ayer ocurrido, es claro que tiene contadas las horas al frente del Politécnico. La otra es la derogación del recientemente aprobado reglamento interno de la institución y la revisión de los pretendidos nuevos planes de estudio.

Las autoridades politécnicas han planteado esos cambios como una necesidad para mejorar la calidad educativa del Poli, pero los estudiantes se ocuparon de desenmascarar la coartada.

Y es que los cambios van en contra de la función originaria del IPN: la técnica al servicio de la Patria y no, como advierten los jóvenes que se pretende ahora, al servicio del mercado. Y es ahí donde se empieza a vislumbrar el fondo: alinear a la educación pública a los requerimientos de las reformas neoconservadoras recientemente aprobadas. ¿Cómo? Restándole énfasis científico a la educación pública para dejarla en niveles más técnicos, lo que saca a miles de jóvenes de la competencia de alto nivel, a fin de seguir abaratando la mano de obra.

Es ahí donde está el sentido de la protesta y habrá que ver cómo concilia el gobierno una solución, pues ha sido el principal promotor de las reformas, el operador del modelo de país que hoy tenemos.

Por lo pronto le salió bien a Osorio Chong cachar al vuelo esta demanda juvenil que, si no se atiende con prontitud y atingencia, sin duda crecerá y podría salirse de control.

Instantáneas

1. IMPENSABLE hasta hace muy pocos años que el Ejército se abriera a la posibilidad de que la autoridad civil suplantara al fuero militar para procesar a sus efectivos por la comisión de diversos delitos. El caso Tlatlaya arroja tantas evidencias de que ahí se presentó una ajusticiamiento extra judicial de delincuentes, que la PGR anunció ayer que consignará por homicidio calificado a tres militares involucrados con esos hechos. El procurador Jesús Murillo Karam dijo que fue posible documentar que después del enfrentamiento con un grupo de presuntos delincuentes, esos tres militares volvieron a abrir fuego contra ellos sin ninguna razón.

2. RELEVO. Gustavo Madero presentó ayer finalmente solicitud de licencia para separarse de la presidencia nacional del PAN. Va en busca de una diputación federal desde la que seguramente construirá su candidatura presidencial para 2018. Lo sustituye en el cargo su joven secretario general Ricardo Anaya. A ver si su talento político le alcanza para resolver la profunda fractura en el blanquiazul.




Raúl Rodríguez Cortés
Gran Angular

El Gráfico


Politécnico: las respuestas hoy





La cita es a las tres de la tarde en la calle de Bucareli, frente a la Secretaría de Gobernación, y el formato es el mismo del martes pasado: unos 30 mil estudiantes politécnicos en diálogo directo con Miguel Ángel Osorio Chong.

El secretario, en un tour mediático, ha reiterado que habrá respuestas, que no serán regresivas (¿?) y que algunas de las demandas tomarán tiempo porque su implementación requiere de procesos inevitables.

Veámoslo punto por punto de acuerdo con el pliego petitorio de los jóvenes del Poli:

1. Análisis y discusión del reglamento interno de manera que convenga, beneficie y no trastoque los derechos de la comunidad politécnica.

(Este es un punto central del movimiento que quién sabe si el gobierno concederá en todos sus términos. Aquí acaso quepa el señalamiento de que no habrá planteamientos regresivos. Ya lo veremos).

2. Cancelación de los planes de estudio que tecnifiquen la educación superior y reduzca la calidad educativa de las escuelas de nivel medio superior en el instituto. La comunidad politécnica propone una negociación consensuada hasta que se reestructure el nuevo plan, que cumpla con las necesidades de cada especialidad. Esta consolidación será hecha por mesas de trabajo que se conformarán por egresados y especialistas en sus respectivos campos.

(La aceptación de este punto cambiaría la pretensión de modificar la misión del Poli que fue creado para que la técnica estuviera al servicio de la Patria y no del mercado como se pretende en las referidas modificaciones al plan de estudios. Esto desalinearía el proyecto reformista del gobierno que, según se denuncia, pretende abaratar la mano de obra mexicana. ¿Lo concederá la administración?)

3. Destitución de la doctora Yoloxóchitl Bustamante Díez como directora del IPN con la correspondiente democratización del Consejo Directivo.

(Esta demanda será concedida. No podría ser de otra forma después de lo ocurrido. Menos aún si ella dijo ver en el movimiento injerencia externa y Osorio Chong dijo que nunca la vio).

4. Salida de los elementos de la Policía Bancaria de las instalaciones del IPN y que no sea sustituida por ningún otro organismo público o privado.

(Satisfacer esta demanda no parece tener problema pero sugerirá que el Poli deberá armar con su personal el área encargada de la seguridad de sus instalaciones).

5. Cese de pensiones vitalicias de ex directores del Instituto Politécnico Nacional.

(Según información solicitada vía IFAI por la revista Contralínea, nueve directores generales ya retirados, reciben del IPN un “sueldo” mensual de 95 mil 354 pesos. Éste supera en 380% el sueldo de los catedráticos mejor pagados del Instituto. Esta, al parecer, será otra de las peticiones concedidas).

6. La democratización del IPN, iniciado un proceso de representación equitativa de estudiantes, docentes, trabajadores de apoyo de todas las unidades para que tomen las decisiones en conjunto del IPN.

(Sería un cambio radical de gobierno del instituto que acaso desembocaría en la autonomía, aunque ésta no sea una demanda explícita, según señaló el propio Osorio Chong).

7. No se tomarán represalias académicas, administrativas ni legales hacia ningún miembro de la comunidad politécnica, participante o no, en dicho movimiento.

(Mal harían en no concederlo. No tendría por qué haber represalias a un movimiento que el propio gobierno reconoce como justo).

8. Aumento del presupuesto federal otorgado al IPN y a los sectores educativos y de investigación científica y tecnológica nacional con un monto mínimo del 2% del PIB.

(Esto está totalmente fuera de los proyectos presupuestales de gobiernos neoconservadores).

9. Dar a conocer todas las diferencias tanto en los planes de estudio como en la celebración de los convenios de colaboración de la técnica al servicio de la patria y no la técnica al servicio de los intereses privados nacionales y transnacionales.

10. Fuera grupos porriles del IPN.

(¿Acabarán con esas estructuras que han sido parte del control político de instituciones como el Poli?).

Las respuestas a estas y muchas otras preguntas, hoy a las tres de la tarde.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Gran Angular / La traición de Xoxocotlán

 
La traición de Xoxocotlán
 





Es tal la debilidad política del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, que tuvo que vender su alma al diablo y traicionar a los oaxaqueños.

El pasado 13 de septiembre —según documentó el semanario El Correo de Oaxaca— Cué se reunió con el ex gobernador priísta Ulises Ruiz, quien fuera blanco de todas las críticas en las que el actual mandatario sustentó sus hasta ahora incumplidas promesas de cambio verdadero.

Si los oaxaqueños votaron por Cué fue porque (apuntalado por López Obrador) le compraron la idea de que ahora sí cambiaría Oaxaca, limpiaría al gobierno de la corrupción de Ulises y castigaría a quienes con él, encabezaron la más reciente expresión de una guerra sucia contra opositores y la abierta represión de una rebelión social.

Por eso, el reciente y largo encuentro que terminó cuando Cué dejó a Ruiz en el aeropuerto de Xoxocotlán, según consta en la fotografía publicada por el referido semanario, es una traición al pueblo oaxaqueño y la entrega del actual gobierno a lo peor del priísmo local.

El encuentro es considerado por los que saben de la política oaxaqueña como un pacto de cara a las elecciones federales del año próximo y a la renovación de poderes en el estado en 2016.

Los cercanos a Cué para sucederlo con cualquiera de las siglas de la alianza contra natura que los llevó al poder son el líder del Consejo Coordinador, Gerardo Gutiérrez Candiani, con las siglas del PAN, y el senador Benjamín Robles Montoya, por el PRD. La inoperancia política del gobierno de Gabino ha arrastrado a ambos, los ha desinflado. El círculo más cercano incluso duda que los dos partidos quisieran abanderarlos.

La conjetura es entonces que Gabino y Ulises, con las siglas del PRI, apoyarían a un cercanísimo del ex gobernador, el actual director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga. Y es que, se dice, Ulises no le ve mucho futuro a su amigo y suspirante, el senador priísta Eviel Pérez Magaña, quien en 2010 fuera el contrincante tricolor del hoy gobernador. Y si a él no le ven posibilidades, pues menos a otros integrantes de la flaquísima caballada: Samuel Gurrión Matías y el eterno suspirante José Antonio Hernández Fraguas.

Tanto Gabino como Ulises tienen enfrente a un enemigo político común contra el que de hecho se alían: el también ex gobernador José Murat que, se asegura, operaría la posible candidatura priísta de su hijo Alejandro, actual director del Infonavit.

Pero el conjeturado salvamento político de Cué por Ruiz, tendría por lo pronto un costo inmediato: el freno de los procesos penales abiertos contra los corruptos colaboradores de Ulises.

Un testigo del encuentro asegura que Ulises Ruiz pidió abiertamente a Gabino Cué la liberación de su amigo y socio Bulmaro Rito Salinas, encarcelado y procesado por acusaciones de peculado. Solicitó, además, “detener la persecución” de otros de sus ex colaboradores que desde el gobierno robaron a manos llenas: Miguel Ángel Ortega Habib, Esdras Cruz y Cruz, Raúl Castellanos Hernández, Soledad Rojas, Armando González Bernabé, Neftalí García Arango y Alejandro Figueroa, entre otros.

Tal es a grandes rasgos el pacto o la traición de Xoxocotlán.

Instantáneas

IMPUNIDAD. Hace un año un lector denunció aquí los graves problemas de contaminación que provoca a al menos diez mil personas de la colonia San Juan Bosco, en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, la empresa DMX Friction Tech que fabrica pasta para embragues automotrices. Esa comunidad sufre constantemente de dolores de cabeza, irritación de la garganta y ojos, náuseas y escozor en la piel. Han solicitado la intervención de las autoridades estatales. Durante seis meses ha sostenido reuniones con directores de área y con el presidente municipal, Pedro Rodríguez V. La empresa presentó la licencia de uso de suelo estatal No. A-100-642-1992 expedida el 23 de marzo de 1992 y una licencia de funcionamiento municipal con número de folio 0153 expedida el 18 de marzo del 2013, pero resulta que el 1 de octubre del 2013, el ayuntamiento, a través de Infomex, emitió un escrito con numero TM/SN/5095/2013 donde asegura que ellos no expidieron ningún tipo de licencia a esta empresa. El caso es que, nada, ellos siguen muriendo lentamente.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

viernes, 19 de septiembre de 2014

Objeciones de la Memoria / Política sin servilismo

Política sin servilismo




Imagen






El pasado 15 de septiembre se llevó a cabo el Congreso Nacional Extraordinario de Morena. El objetivo fue dar cumplimiento a las adecuaciones solicitadas por el Instituto Nacional Electoral en su sesión del pasado 9 de julio. Con estas reformas se culmina con el proceso de registro de este nuevo partido.

No obstante, el registro de Morena no es sólo un asunto de trámites, es un proceso histórico de lucha social, un logro del pueblo, de la organización popular, de la organización. Este registro simboliza el resurgimiento de la izquierda mexicana. Morena nace cuando prácticamente todas las fuerzas políticas tradicionales han sucumbido compradas, cooptadas y controladas por el poder político en México.

Ahí están, por ejemplo, en cientos de fotografías en los periódicos los dirigentes, representantes legislativos que se dicen de oposición, pero están felices a un lado de Enrique Peña Nieto, de Gamboa Patrón, de Manlio Fabio Beltrones.

A todos ellos les gusta mucho la cortesía entre los poderosos, pero jamás han tenido la cortesía de acercarse al pueblo y de consultarlo para saber por dónde quiere que marche el rumbo del país.

Morena es distinta, Morena es la oposición, Morena es la izquierda, Morena es del pueblo mexicano. Se trata de hacer un partido de nuevo tipo que rompa con las nefastas tradiciones de los partidos satélites, paleros, al servicio del régimen, de los monolíticos partidos de Estado o de los partidos clientelares y corporativos.

Se puede hacer política sin servilismo con el poder político, se puede hacer política sin regalar nada, simplemente ofreciendo un proyecto de transformación nacional.

El registro de Morena es para que exista oposición en México, para que resurja la izquierda mexicana, para que el pueblo tenga un instrumento que lo defienda de los golpes del poder, para apoyar las luchas y los movimientos sociales y, sobre todo, para transformar a México por la vía pacífica, electoral y constitucional.

Morena lucha para echar abajo las reformas neoliberales, especialmente la llamada reforma energética. Por eso se movilizó en los municipios el 5 de febrero de 2013, en las capitales de los estados el 18 de marzo de 2013, en la ciudad de México con grandes convocatorias el 8 de septiembre, 22 de septiembre, 6 de octubre, el 27 de octubre al Zócalo, el primero de diciembre de 2013 al Zócalo y luego el cerco al Senado, el cerco a San Lázaro y los congresos locales; en el 2014 la denuncia por traición a la patria contra Peña Nieto, el amparo contra el procedimiento de aprobación de la reforma energética, y trabajó en la recolección de firmas para realizar la consulta sobre la reforma energética.

Todavía el 15 de septiembre, en su Congreso Nacional Extraordinario, los brigadistas de todos los rincones del país llegaron con firmas. Ese día se concentraron más de 110 mil rúbricas que fueron entregadas al Senado de la República. Con este esfuerzo Morena juntó casi tres millones de firmas, con lo que cumple sobradamente con los requisitos legales para que haya consulta.



Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / Pillaje y necesidad


Pillaje y necesidad



Imagen




Miguel de la Madrid no fue el responsable del terremoto ni de las devastadoras y trágicas consecuencias que dejó hace exactamente 29 años, como tampoco lo es Enrique Peña Nieto del huracán Odile, que destruyó una buena parte de Los Cabos y La Paz, en Baja California Sur, y mantiene a pobladores y turistas aislados, con muy poca comida y nada de agua potable, luz, ni teléfono.

De lo que sí fue responsable De la Madrid aquel 19 de septiembre de 1985 y días subsecuentes, fue de la lenta, acobardada y caótica reacción de su gobierno, ante el tamaño de la tragedia y la emergencia. Incluso, su titubeante proceder dio paso a uno de los movimientos sociales más sólidos y articulados de los últimos tiempos, el de los reclamantes de vivienda, que dio base al fortalecimiento de la oposición de izquierda, a la victoria de Cuauhtémoc Cárdenas en la elección presidencial de 1986 (desconocida por el fraude de Carlos Salinas de Gortari) y al triunfo del PRD en la ciudad de México desde 1994.

Aunque desde hace 29 años no sacude al país un desastre de tal magnitud, aquellos acontecimientos sirvieron de ejemplo a los gobiernos para reaccionar ante las desgracias naturales a tiempo y con inmediata presencia. Así lo hicieron, unos con más agilidad y efectividad que otros, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón.

Hace un año con Manuel en Acapulco y hoy con Odile en Baja California Sur, el gobierno de Peña Nieto reaccionó y se movió rápido. Desde el domingo 14 de septiembre en la mañana, la Conagua convocó a una conferencia de prensa urgente en la que confirmó que el huracán venía fuerte y pegaría directo en Los Cabos. Abrió así un espacio de más de 12 horas que permitió a la gente ponerse a buen resguardo. La mortandad, por el desastre natural fue casi nula, un muerto y un desaparecido hasta anoche. El 15 de septiembre se empezó a movilizar la ayuda a los afectados y al día siguiente, después del desfile, Peña Nieto hizo su primera visita a la zona afectada. Vamos, se siguieron los protocolos.

Sin embargo, la situación se descompuso en el transcurso de las horas. El huracán le había causado daño a un cuarto de millón de personas en Los Cabos, La Paz y otros municipios sudcalifornianos. Aunque el envío de ayuda se hacía lo más pronto que permitían las limitaciones de distancia y tiempo, mucha gente se vio de pronto sin agua potable, sin teléfonos, ni techo; sin trabajo ni un lugar a dónde poder acudir para la atención de alguna herida, debido a la falta de luz; y finalmente, con muy poca comida.

Y entonces empezó el saqueo. ¿Si usted no tuviera agua y comida, y una de las opciones para obtenerlas fuera robarlas, lo haría? Es ahí donde aparece por primera vez una palabra que está en el fondo de todo esto: necesidad.

Muchas imágenes documentan, en efecto, a señores y señoras saliendo de las tienditas y de los almacenes con garrafones de agua, pan, latas, comida. Pero de pronto se empezó a ver a otras que salían con pantallas, lavadoras, refrigeradores. ¿Esto último les iba a ayudar a solucionar una emergencia como la que viven? Por supuesto que no. Y supongo que si le preguntara a usted si lo haría, la respuesta, esta vez, sería un no.

Pero ahí está otra vez esa palabra del fondo: necesidad. Muchos de los responsables de ese pillaje no están en condiciones de aspirar, ni en sus sueños más salvajes, de adquirir ese tipo de equipamiento. Es más, ni siquiera creo que vayan a conservarlo. Más bien van a venderlo para obtener un dinero que complemente sus magros ingresos y que ayude a solventar los difíciles días que vienen. Por eso le digo, es la necesidad.

Y mientras soldados, marinos y federales se concentraban en las zonas más afectadas y en evitar el pillaje, grupos de delincuentes robaban los grandes hoteles del lugar y las residencias de quienes tuvieron tiempo y recursos para alejarse lo más posible del golpe del meteoro. Estos últimos no se pueden remitir, desde luego, al concepto de la necesidad, pero sí son producto de otra de las razones que están en el fondo de la explicación de estos fenómenos sociales: la absoluta ruptura del tejido social.

Por eso, en lugar de la inmediata solidaridad de aquel trágico 1985, hoy, 29 años después, se imponen el pillaje y el saqueo, haciendo a un lado el sentido de comunidad, después de años y años de necesidad, carencias, sueños postergados. Por eso, cansados, jalan cada quien para su santo.

No es por tanto la causa una ausencia institucional o reacción titubeante de gobierno. Es la devastación de la naturaleza de un día a día ya devastado por la crisis, la falta de empleos, los salarios de miseria. ¿Cambiarán eso las reformas?



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico