viernes, 23 de enero de 2015

Objeciones de la memoria / La parcialidad del IEDF

La parcialidad del IEDF









Se ha comenzado a impulsar una campaña en los medios de desinformación sobre las actividades de los precandidatos de Morena en el Distrito Federal, la cual es realizada desde el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF).

Algunos consejeros, particularmente Pablo Lezama, aseguran que los precandidatos de Morena no pueden participar en el periodo de precampaña ya que son precandidatos únicos. Sin embargo, sus dichos no tienen respaldo legal. Por eso, en sus intervenciones en los medios de comunicación no citan la ley, artículo o jurisprudencia alguna.

No obstante, las precampañas que desarrollan los aspirantes a distintas candidaturas a cargos de elección popular por parte de Morena están en el marco de la ley e, incluso, se apoyan en la jurisprudencia electoral y se desarrollan en los tiempos legales establecidos.

La ley marca que las precampañas no pueden ir más allá del 18 de febrero y no pueden durar más de 30 días. Por eso, en Morena las precampañas no llegarán hasta el 18 de febrero, sino hasta el 11 de febrero y durarán los 30 días que marca la legislación.

Por otra parte, sí puede haber precampañas con precandidato único toda vez que la ley no lo impide. Existen jurisprudencias, tesis y acuerdos del IFE que así lo afirman. Un caso emblemático es el de Andrés Manuel López Obrador, que fue precandidato único a la Presidencia en 2012 y realizó campaña en tal condición, lo mismo que otros abanderados de distintas fuerzas políticas, porque la ley vigente así lo permite.

Apenas hace 15 días se dio una resolución judicial en la que sólo se restringe el acceso a radio y televisión para las precampañas, pero no prohíbe que los precandidatos únicos puedan hacer actividades de promoción.

Es decir, Morena actúa bajo el marco de la legalidad porque sigue al pie de la letra los lineamientos en el tema. Cabe resaltar que, aunque haya precandidaturas únicas, éstas se oficializarán hasta que haya una sanción definitiva de los órganos directivos del partido. Hasta que eso suceda, es cuando los aspirantes pueden considerarse candidatos definitivos.

En este contexto, los consejeros del IEDF, principalmente Pablo Lezama, actúan como empleados del PRD y se extralimitan en sus funciones. Al declarar que Morena no puede llevar a cabo precampañas, no respaldan sus dichos en la ley, sino en consignas de sus jefes políticos. Con estas declaraciones asumen actitudes partidistas que no son correctas ni permisibles en quienes están encargados de conducir un proceso electoral.

En consecuencia, la dirigencia de Morena solicitará formalmente la remoción del consejero Lezama toda vez que su actuación es parcial y favorece a un partido político.

¿Por qué están tan interesados en frenar a Morena en la capital? Es una pregunta obligada que deberían contestar en el IEDF.




Martí Batres Guadarrama


Objeciones de la Memoria

Gran Angular / ¿Por qué?

¿Por qué? 







El crimen de Iguala cumple el lunes cuatro meses de ocurrido y no sólo no se ha aclarado, sino que sigue atizando las expresiones de odio social y enredando cada vez más al gobierno.

Parece no haber lugar en el que la gente hable del tema y se pregunte ¿qué pasó con el gobierno?, ¿cómo explicar su pasmo?

Hubo en esto, a saber, un error de origen: o Peña Nieto y sus operadores políticos, Osorio Chong y Aurelio Nuño, no midieron correctamente las consecuencias de los hechos de Iguala o los rebasó la inexperiencia o, de plano, quedaron atrapados en medio de intereses inconfesables.

Cualquiera de esas tres razones, explicaría el desdén, primero, y la tardanza, después, con que enfrentaron la matanza y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Los hechos ocurrieron la noche del viernes 26 y la madrugada del sábado 27 de septiembre. El domingo 28 de septiembre fue la nota principal en varios periódicos locales y nacionales. Ese mismo domingo se supo de la desaparición de los estudiantes.

El martes 30 de septiembre, Peña se refiere al asunto, sin especificarlo, como uno del ámbito local respecto al cual, dijo, el gobierno de Guerrero debe asumir su responsabilidad.

El miércoles 1 de octubre, el secretario de Gobernación estaba más preocupado y ocupado en el lance mediático de la protesta politécnica: sale a la calle, en mangas de camisa, a ofrecer diálogo a los jóvenes y cosecha el aplauso del respetable.

La PGR y Murillo Karam, por su parte, se centran el jueves 2 de octubre en la detención del capo Héctor Beltrán Leyva y en el inicio de un proceso en el ámbito civil de los militares involucrados en la matanza de Tlatlaya.

Es hasta el viernes 3 de octubre cuando Osorio Chong respalda lo dicho por su jefe tres días antes: “el asunto está en el ámbito local”, dice. Y agrega que el gobierno federal sólo apoyará en la búsqueda de los desaparecidos. Para entonces ya se ha filtrado la información de que uno de los muertos en Iguala fue encontrado desollado y que el gobierno cree que fueron dos cárteles del narcotráfico.

El sábado 5 de octubre se descubren las primeras fosas clandestinas en Iguala, la PGR atrae la investigación y ‘Los Chuchos’ Zambrano y Ortega del PRD, desvinculan de responsabilidad al alcalde José Luis Abarca y al gobernador Ángel Aguirre, ambos ex priístas apoyados ahora por el partido del sol azteca.

Para entonces han cundido las protestas. No sólo en México, sino en diversas ciudades del mundo. Se ha acabado el ‘mexican moment’ de las reformas, para dar paso, dice un buen amigo columnista, al ‘mexican lapsus’.

Es hasta el jueves 9 de octubre, muy presionado por las protestas internas y externas, que Peña Nieto recibe en Los Pinos a los padres de Ayotzinapa, en una larga e inútil reunión que sólo enreda más las cosas y atiza la incredulidad de los familiares.

De ahí vino la investigación encabezada por Murillo Karam y Tomás Zerón, la acusación de Abarca, la licencia de Aguirre, la captura de los policías que detuvieron a los jóvenes y los entregaron a una banda delincuencial; y la hipótesis de que ésta los incineró en un basurero de Cocula, pulverizó sus restos y los esparció en el terreno. Los pocos despojos que se recuperaron fueron sometidos a análisis genéticos altamente especializados que sólo permitieron la identificación de uno. Imposible la de los otros 42.

Dicen los sesudos analistas que Peña Nieto debió haber dejado todo en el ámbito local. ¡Nooo! Por dejarlo ahí, empezó la complicación. A poco e francés Hollande tardó más de una hora en enfrentar el tema del atentado terrorista en París o más de dos días en liquidar a los responsables.

¿Por qué Peña Nieto no agarró ‘ipso facto’ ‘el toro por los cuernos’? ¿Por qué no atendió de inmediato a los padres de las víctimas? ¿Por qué, si había indicios de la participación de policías, no asumió la parte de responsabilidad que le correspondía como jefe del Estado? ¿Por qué no procedió, de inmediato, contra el gobernador Aguirre y el alcalde Abarca? ¿Por qué no sometió a investigación al jefe de la sección militar de Iguala? ¿Por qué no advirtió de la clase de vínculos y relaciones de los normalistas de Ayotzinapa con una guerrilla vigente y actuante y con movimientos radicales como los de la Ceteg? ¿Por qué no evidenció los tentáculos del crimen organizado?

Quizás, de haberlo hecho, otro gallo cantaría.




Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

jueves, 22 de enero de 2015

Manual para Canallas / Ya no está de moda el corazón

Ya no está de moda el corazón





 Lo decía Lawrence Durrell en una novela policiaca, "sólo hay tres cosas a las que puedes dedicar tiempo cuando estás con una chica: quererla, sufrir o hacer literatura".



Yo ESTOY LEJOS de hacer literatura y tampoco soy experto en amar y querer como José José, así que tal vez me toque dormir sobre una cama de clavos. Así ha sido siempre, así seguirá siendo. Con Elizabeth pasaba todo el tiempo. Nos necesitábamos, creíamos amarnos, nos maldeciamos, se iba, volvía y otra vez se largaba, harta del cretino que a veces suelo ser. Y casi siempre se repetían, con algunas variaciones, los rituales. Liz me llamaba unos días después de nuestra pelea. Lo primero que hacía era recordarme cuan miserable me comportaba. "No puedo creer que no te importe. Ni siquiera me has llamado", continuaba con los tugares comunes.
—¿Sólo hablaste para reclamar o debo suponer que tu vida carece de sentido?
—Roberto, ¿por qué eres tan frío, por qué eres así conmigo?
Ya sabía lo que seguía. Silencio. "Dime que me amas, por favor". Silencio mutuo. "Sabes perfectamente que no te amo. Tal vez no soy el hombre de tu vida, pero te puedo hacer sentir como la mujer más hermosa sobre la tierra" vale gorro, creo que era yo el que estaba cayendo en clichés. "Al rato paso a verte, porque sé que me amas aunque no quieras aceptarlo", sonaba emocionada. Y así de sencillo se solucionaba sus berrinches.
Elizabeth podía ser muy elemental en muchas cosas, pero era capaz de enloquecer a un hombre en la cama. Cuando vestía minifalda robaba las miradas y casi podía sentir la envidia en el ambiente, espesa como un gas tóxico, cuando ella me besaba. Hasta mis amigos serían capaces de traicionarme por ella. Y sí salíamos a beber, desde otras mesas le mandaban tragos o recados con los meseros.


-O-


Conocí a Liz en un concierto de los 8abasónicos. Lo primero que me gustó fue su cabellera larga. No, miento, antes me conmocionó su trasero. En eso sí creo ser igual a todos. "Tu forma de bailar invita a liberar los demonios de la lujuria", Le comenté tratando de impresionarla. "Ay, vengo con una amiga y si quieres te la presento, porque yo tengo novio", adivinó mis intenciones. Y sí, me presentó a su amiga, que también estaba guapa. Nos hicimos amigos y salimos en grupo un buen rato: Liza, su novio Leonardo, América y yo. Con la amiga nunca quise andar, sólo hubo algunos fajes. "No podría andar con alguien que lleva por nombre el estigma de un equipo tan odiado", aclaré a la bella América Tuve que explicarle que era una alusión al pinche nombre tan feo que sus padres le pusieron y que yo odiaba al América. Después de un tiempo, Liz se enamoró de mí, aunque ella jura que fui yo quien tuvo la culpa. No sonó a reclamo. Sólo era su justificación para evadir la culpa por dejar a su novio. Elizabeth me contó que el tipo no dejó de beber en una semana y que perdió el semestre en la escuela. Ni siquiera me sentí mal por él. No cargo con dolores ajenos, es infructuoso. Un año después Elizabeth hacía planes para mudarse a mi departamento. Puedo tener infinidad de defectos, pero he aprendido a no repetir los errores. Ya antes viví con una mujer y aquello era una sucursal del manicomio. Liz es adorable la mayor parte del tiempo. Y encima su cuerpo es una geografía poblada de ensueños. Y me encanta su placer cuando es mía. Pero cuando una mujer se muda a tu casa, lleva con ella demasiado equipaje y se adueña hasta de tus sueños. AL principio todo es maravilloso: haces el amor todos los días, soportan tus ronquidos o que no tiendas tu toalla, no te molesta que ella se ponga tus playeras y que no sepa ni freír un huevo. Luego empiezan a verse los defectos: que ella cheque tus mensajes en el celular, que dice que no soporta tu Facebook, que tú no aguantas a su mejor amiga, que ella Llena la casa de adormitas cursis, que tú dejas la recámara apestando a cigarro y así sucesivamente, hasta que la trampa de osos que han armado pacientemente se activa y te cerceno las manos, a ti o a ella. Así que, regresando a lo de Elizabeth, mientras cada quien tenía su espacio todo era soportable. Aunque, necia que era ella, se la pasaba insistiendo con eso de que "si en verdad me quisieras, me pedirías que me mudara a tu departamento". Y otra vez estábamos en problemas. Ya lo mencioné antes: "sólo hay tres cosas a Las que puedes dedicar tiempo cuando estás con una chica: quererla, sufrir o hacer literatura", según Lawrence Durrell. Yo no hago literatura y tampoco la quise tanto, así que tal vez me toca adoquinar el camino al infierno. Al final, Liz se hartó de mis muchos defectos y se marchó de manera definitiva. ¿La extraño? Sí, un poco. Sólo cuando duermo solo. No es nada personal, pero creo que corazón ya no está de moda. Lo sé yo, que nunca la amé. Lo sabe ella, que ya se está entusiasmando con alguien menos patético que yo. Y no hay retorno posible, según Comisario Pantera: "Hoy te has despertado apresurado,/ con la más certera convicción./ Es que es demasiado tiempo estar sentado,/ si jamás, si jamás piensa volver./ Hoy luces un poco descuidado./ ya no está de moda la atracción./ Es que fueron tantos años a tu lado/ que jamás, que jamás piensa volver,/ Hoy te ha abandonado, dejado solo/ y te ha cambiado por amor./ Ella conoció el amor./ Ven y abre los ojos, mira lento sus labios/ como hablan llenos de ilusión/ late fuerte el corazón./ ¡No es por ti!/ Si jamás, si jamás piensa volver".



Roberto G. Castañeda


Manual para Canallas
El Gráfico

viernes, 16 de enero de 2015

Objeciones de la memoria / Las 16 propuestas de Morena

Las 16 propuestas de Morena






Esta semana Morena hizo pública la lista de quienes competirán bajo sus siglas por las 16 delegaciones que conforman la ciudad de México. El próximo proceso electoral en la capital recibe al partido de Andrés Manuel López Obrador con grandes expectativas.

Nunca antes en la historia de la capital un partido de nueva creación había logrado tanto consenso entre la ciudadanía, de ahí la importancia de saber quienes son estas mujeres y hombres que representarán a Morena en la contienda delegacional.

En Álvaro Obregón, Martha Pérez Bejarano; en Azcapotzalco, Pablo Moctezuma Barragán; en Benito Juárez, Jesús González Schmal; en Coyoacán, Bertha Luján Uranga; en Cuajimalpa, Jenny Saltiel; en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila; en Gustavo A. Madero, Ramón Jiménez López; en Iztacalco, Jesús Martín del Campo; y en Iztapalapa, Clara Brugada Molina.

También llevarán la propuesta de Morena en Magdalena Contreras, Patricia Ortíz Couturier; en Milpa Alta, Guadalupe Chavira; en Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez; en Tlalpan, Claudia Sheinbaum Pardo; en Venustiano Carranza, Patricia Ruíz Anchondo, y en Xochimilco, Avelino Méndez.

Del triunfo de los representantes de Morena depende la ya necesaria renovación y la consolidación del proyecto de izquierda en la capital del país. Ninguno de los futuros candidatos de Morena a los gobiernos delegacionales es ajeno a la lucha ciudadana que logró la democratización de la ciudad de México en 1997. En ellas y ellos hay historia de lucha, pero también de eficiencia y eficacia al frente del gobierno.

Lo más importante es que en estas 16 propuestas de Morena hay sensibilidad hacia la gente. No son personas acostumbradas a servirse del poder ni a olvidarse del pueblo una vez obtenido el triunfo.

Este factor es importante ya que quien encabeza una jefatura delegacional tiene la obligación de solucionar gran parte de los problemas de la gente, de mantener cercanía con a la población, de escucharla y atenderla.

Morena representa algo más que un cambio de nombres y de siglas en las delegaciones. Significa la esperanza de tener gobiernos honestos y justos, que la ciudad sea la casa de todas y todos sin importar su origen social, que los programas sociales que operan las delegaciones sean universales porque en la actualidad no llegan a todos, de frenar la corrupción en las ventanillas y garantizar que la gente pueda ejercer libremente sus derechos políticos porque en la actualidad eso no sucede en todas las delegaciones, especialmente en Gustavo A. Madero.

Se trata de profundizar la ruta trazada por Andrés Manuel López Obrador de 2000 a 2006. Con Morena la gente puede lograrlo.



Martí Batres Guadarrama

Objeciones de la Memoria

Gran Angular / De cuarteles y acusaciones

 
De cuarteles y acusaciones
 






Al escrutinio de los padres de Ayotzinapa sólo se abrirá el cuartel de Iguala, precisó ayer el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, después de que el martes, durante una reunión de más de cuatro horas con familiares de los 42 normalistas desaparecidos, el gobierno abrió la posibilidad de visitar cualquier instalación militar, siempre y cuando se hiciera ordenada y respetuosamente, como señaló la PGR en un comunicado.

La apertura mostrada en esa reunión fue plausible pues desactivó, en el momento, el riesgo de desenlaces cruentos en nuevos intentos de irrupción a cuarteles, como los ocurridos el lunes en Iguala y Chilpancingo.

Más aún: fortalecía el aserto de la Segob y la PGR de que las Fuerzas Armadas no tienen nada que ver con los seis muertos de Iguala y los 42 desaparecidos. Caminaba, pues, sobre la lógica de que “el que nada debe nada teme”, decíamos aquí.

Pero el martes, después de que sesionó en Mazatlán el gabinete de seguridad, Osorio Chong equilibró el anuncio de la apertura de los cuarteles, al reiterar el no involucramiento militar en los hechos de Iguala y reprochar a quienes acusan sin sustento a las Fuerzas Armadas, a la vez que el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, argumentó que las quejas contra soldados por violación a los derechos humanos habían disminuido 62%, y dio muestras de disciplina al señalar que se acataría la decisión del gobierno de abrir los cuarteles.

Sin embargo, es difícil no suponer que la decisión debe haber calado fuerte en la cúpula militar, pues equivale a poner en duda su honorabilidad y desnudarlos, sobre todo porque es evidente que grupos ajenos a los familiares de los normalistas, han participado en la provocación, que lo fue, en los cuarteles de Iguala y Chilpancingo. La historia, desafortunadamente, consigna que fue en cuarteles donde se perdió la pista de los desaparecidos de la “guerra sucia” en la década de los setenta.

En este contexto es donde debe analizarse el anuncio de Osorio Chong de que sólo se abrirá el cuartel de Iguala y del procedimiento institucional por el que se ha optado para hacerlo: una invitación formal de la Sedena a la CNDH que, a su vez, podrá llevar a las personas que considere son las interesadas, por supuesto, los padres de Ayotzinapa.

Esto no deja de ser plausible, pero resulta limitado, pues los familiares de los normalistas y sus asesores legales ya definían una lista de instalaciones militares susceptibles de ser visitadas. El alcance de la decisión, por tanto, se reduce y no acalla las susceptibilidades de quienes acusan al Ejército, sin contar, desde luego, a aquellos que provocan y buscan la confrontación con saldos cruentos.

En medio de todo esto, Osorio Chong reveló que en la intentona de irrupción al cuartel de Iguala el lunes, hubo soldados heridos por lo que se procederá contra quienes resulten responsables. Y si, por ahí debe llevarnos la lógica de la legalidad, pero poco ayudará a crear el clima de no tensión tan necesario en estos momentos peligrosos.



Raúl Rodríguez Cortés

Gran Angular
El Gráfico

Manual para Canallas / El amor es un mensaje de whatsapp

 
El amor es un mensaje de whatsapp
 
 





Hubiera se escribe con h muda. Y también dignidad. Eso fue lo que le dije a Mayté cuando llamó para disculparse. "¡Dignidadno lleva hache!", replicó como si fuese muy lista. Carajo, hay síntomas, conceptos, actitudes que deberían llevar hache muda, contesté.


DE VERDAD que no te entiendo Roberto, no te entiendo", ya no parecía tan Lista Mayté. Nunca lo fue, en realidad. De serlo, no se involucraría con hombres casados que nunca
la tomarán en serio. Bueno, sólo los viernes de bar y motel. Pero eso no viene a cuento ahora. Lo que terminé por aclararle es que la dignidad debería llevar "h" porque es muda, igual que la palabra "hubiera". Mira, querida, si lo "hubieras" pensado mejor no me llamabas a las cuatro de la madrugada, si tuvieras dignidad ni siquiera te atreverías a preguntar si aún te amo o si regresaría contigo. En qué capítulo de la telenovela que te inventaste solté la mágica frase "te amo". Y no, aunque "hubiera" alguna mínima pósbilidad de que perdiera el sentido común, no regresaría contigo. Por eso te digo que "hubiera" se escribe con h muda. A veces es mejor ahogarse en silencios, no en alcohol. "¡Qué cruel eres, pinche Roberto!", hizo una pausa que me pareció eterna, "pero tienes razón, no te hubiera llamado. Estaba demasiado ebria y la verdad es que a veces te echo de menos". Pensé en decirle algo como: no, tú no echas de menos, tú no necesitas a alguien que te ame. Sólo quieres compañía, porque no has aprendido a estar sola, porque has perfeccionado ese Juego de ping pong que es "dime lo que quiero escuchar, dime que soy hermosa, dime que no puedes vivir sin mí", Sólo que todo eso se lo he dicho ya en un par de ocasiones, cuando terminamos y unos meses después cuando me buscó para echar unas chelas y desahogarse con aquello de que sé equivocó al creer que su amanto en turno dejaría a su esposa para instalarla a ella en un departamento de Polanco. Entonces yo aún no me cansaba de sus llamadas a deshoras, ni le recomendaba que se buscara una amiga que le creyera sus clichés o que le diera lata a un psicólogo de esos que abundan en internet Antes de despedirse, me hizo prometer que nos veríamos pronto para echar unos "tragos coquetos" y recordar viejos tiempos. Claro que sí, La próxima semana. Le mentí. Y le sugerí que ya no me llamará a deshoras, que recordara que "hubiera" lleva hache muda. Y dignidad, también. "Ashhh, me chocas, eres un bobo, ¡aburrido! Yo que te llamo para que vengas a calentar mi cama", se rió y luego colgó. Pero ya estoy curado de los lugares comunes.


-O-


Mi amigo Rubén sí que es fanático de los lugares comunes. De hecho es tan ordinario que a veces me cae bastante maL como cuando se la pasa pegado al pinche WhatsApp mandándole mensajes a alguna de sus viejas. "Creo que eres un náufrago", te sugerí, "siempre mandando mensajes en una botella". Tampoco es que vayamos a recomponer el trazado del mundo o que lograremos inventar un reloj teletransportador, pero si me reúno con mis amigos de vez en cuando es porque podemos hablar de los asuntos que hablan los hombres. Y no son viejas, coches, viejas, dinero, viejas, trabajo, viejas. Bueno, sí, pero sólo un poco. El punto es que Rubén estaba chingue y chingue con el celular, hasta que me fastidié y pedí la cuenta. "Aguanta, aguanta, nada más le mando un mensaje a Karla y ya estuvo", ni siquiera apartó la vista del celular. Luego pidió dos tragos más y me puso al tanto. "Voy a regresar con Karla", hizo como si le restara importancia Yo sabía que el wey estaba enculadísimq, "Pero hace dos meses la odiabas y te arrastrabas de dolor porque te engañó. ¿Te acuerdas o te haces pendejo?", te recordé. "Sí, wey, pero yo la engañé primero con Maribel", se escudó en Los pretextos. "Y también con Samantha y con Lorena, sólo que Karla ni se entero" le eché en cara. "Bueno, wey, cuál es tu pedo. ¿Eres mi padrote o qué Chingados?", Rubén fingió enojarse. "No, idiota, sólo soy tu amigo y me caga que seas tan pinche predecible. Te dije que ibas a regresar con ella y juraste que ni madres, que antes te tirabas a su jefa... A menos que ya lo hayas hecho", ambos reímos para aligerar el tema. Más tarde Rubén ya estaba lo suficienternente borracho para pedirme que lo llevara a casa de Karla. No. "Bueno, entonces me voy en taxi". No. "Bueno, entonces voy a llamarle, préstame mi celular*. No, no seas pendejo. *£s que la extraño un chingo", casi suplicó. "Siempre lo he dicho, eres un idiota", sabía que no sé molestaría, "ni siquiera deberías tener su número telefónico". Mi miró con ojos vidriosos, "pero la amo demasiado". Pendejo. Lo reitero, un hombre enamorado es un imbécil. Y el amor sólo es un anuncio espectacular de condones Sico. Rubén, al igual que yo, solía aferrarse a las relaciones destructivas. "Creo que me voy a casar con ella", el alcohol potenciaba sus estupideces. Solté una carcajada en su cara "¿Qué, de qué te ríes, hablo en serio", me empujó levemente. Te voy a dar cinco razones por las que no pueden; casarse: uno) te hará infeliz; dos) te harás infeliz; tres) eres un idiota; cuatro) ella es una idiota; y cinco) el amor es un corazón dibujado en una demanda de divorcio. "Aguanta, déjame comprar cigarros en ese Oxxo", se encaminó hacia allá y mis palabras quedaron en el aire. En ese momento vibró el celular, pensé que era el mío y no. Era Karla por WhatsApp, buscando a Rubén: "Cariño, ¿sabes de qué tengo ganas? Ven a mi casa y averigúalo. Ah, pero antes júrame que sí nos vamos a ir a Cancún como si fuera luna de miel". Dios mío, por qué me pones en medio de estos melodramas tan chafas. Mejor invoqué a Bukowski: "Encuentra lo que amas y deja que te mate... Siempre hay una mujer/ que te salva de otra./ Pero incluso mientras esa mujer te salva/se está preparando para destruirte".




Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico

jueves, 8 de enero de 2015

Manual para Canallas / Los canallas no van al cielo

 
Los canallas no van al cielo
 
 





"En la vida hay dos clases de hombres: los buenos y los canallas. Lo sabré yo, que tuve un gran hombre a mi lado. No como mi hermana, que se fue a enredar con un tipo que se largó para el otro lado sin decir adiós"


ES MÁS a MENOS lo que dijo aquella señora despeinada a su comadre, que estaba formada junto a ella en las tortillas. Yo, mientras tanto, me hacía un taco de sal en lo que me daban el cambio. Creo que fue la primera vez que escuché la palabra 'canalla' en directo, porque seguramente ese término me era familiar en las películas clásicas. Como sea, también me llamó la atención aquello de 'sé fue para et otro lado'. Yo era un chavito que apenas conocía una cuarta parte de mi colonia, así que me extrañó aquella expresión y me quedé intrigado: ¿Dónde diablos queda ese 'otro Lado' al que se largan los desgraciados canallas? desde luego que ese sitio no estará en él cielo.-Tampoco es qué me propusiera buscarlo en el diccionario o averiguarlo en mi próxima aventura. Pero siempre odié esa manía de los adultos de 'hablar en clave' y ser tan inmaduros en cosas demasiado serías: “la cigüeña te trajo un hermanito” o aquello de 'si te la jalas mucho te saldrán petos en la mano' y desde Luego eso dé 'si no te duermes no van a venir los Reyes'. Carajo, sí yo lo que quería era encontrarme de frente con los Reyes Magos para pedirles, no, más bien para exigirles explicaciones: si todo el año me porto bien, si Llevo buenas calificaciones, si aguanto que hasta mis hermanos me digan 'cuatrojos', sí le ayudo a mi madre con los mandados sin quedarme con el cambio, si me baño cada tercer día, por qué son así dé ingratos conmigo y no me traen la bendita bicicleta que les pedí o la autopista Scalextric con la curva de la muerte que vi en el canal 5.


-O-



En fin, creo que ya estoy divagando y revolviendo los temas: que si los canallas se van al infierno, que si los adultos inmaduros, que sí los Reyes Magos no eran tan mágicos. El punto medular es que en la cola de las tortillas te enterabas de todo, hacías nuevas amistades, podías conocer a la niña de tus sueños más imberbes, Y todo mientras te echabas un taco dé sal, nomás para entretener a la lombriz antes de la hora de la comida. Creo que no hay nada tan mexicano como formarse por un kilo de tortillas y agarrar e salero para acompañar un taco de crisis. Porque curiosamente, como cada año nuevo, avizoramos una nueva crisis al alcance del bolsillo. Ya con el PAN, ya con él PRi de regreso, las pinches cosas pintan del nabo, de la rechingada. Y lo noto en el supermercado o en el tianguis y hasta en la fila delas tortillas, porque pasan los años y me he vuelto más agrio pero sigo yendo a las tortillas, Igual que cuando era niño o adolescente. Y me siguen sorprendiendo los comentarios de los vecinos: "dicen que Peña Nieto ya vendió el Golfo de México" o "en el Internet dijeron que Los extraterrestres planean una invasión". Primero, Peña Nieto no puede vender un país que ya está regalado de antemano, por décadas y décadas. Segundo, Los extraterrestres no intentarán invadimos porque los terrícolas podemos darle en la madre a la humanidad sin ayuda de nadie. Y si no me creen, basta ver a las nuevas generaciones crecer sin educación (dije educación, no escuela): ausencia de valores, de dignidad, de sentido dela vergüenza. Eso explica que cada día haya menos universitarios y más asesinos a sueldo, cada vez más ladrones de cuello blanco y menos científicos, cada vez más políticos y menos profesores. Y eso explica también que el kilo de tortillas sea cada vez más caro y rinda menos, Somos un país en crisis, por los siglas de los siglos, amén.



-O-



Recuerdo que yo era de esa clase de chavales a los qué les encantaba ir por las tortillas. Y no porque fuera el epicentro de algún club secreto o porque me gustara la hija del tortillero, sino porque antes pasaba por casa de doña Esther o le tocaba a Cuquita para preguntar si necesitaban que les trajera sus tortillas. Así me ganaba unos pesos, en lugar de quedarme con 'el cambio' de mi jefa. Claro, a veces había que soportar en la fila a las viejas chismosas que no se cansaban de presumir qué su hija "anda con un abogado, que la trae en carro y la lleva a los mejores lugares". Ni modo que yo le rebatiera que "los moteles no son los mejores lugares para una señorita ‘decente' doña Eustolia". No, yo aún no estaba para esas cosas porque me faltaba malicia. Ahora sí lo hago, dé vez en cuando, sólo para ejercitar él músculo de la ironía, el sentido del sarcasmo. Cómo ya les he contado, soy un tipo que sigue yendo a las tortillas, qué viaja en Metro y desayuna los domingos en el tianguis; soy un tipo bastante ordinario qué desde niños colecciona pequeños tesoros: un reloj dé Mickey Mouse, estampitas del Mundial, el libro Vaquero, mis guantes de portero, un Mini Cooper miniatura, cómics de 'Mafalda' y el poster de Star Wars'. Mis vinilos, cien canciones dé Soda Stereo, mientras el país arde en llamas, mientras tas balas pasan silbando y "un hombre alado extraña la tierra". . bien ha dictado Cerati: "ya no hay fábulas/ en la ciudad dé la furia./ Me verás caer/ como un ave de presa / me verás caer/ sobre terrazas desiertas.../ México se ve/ tan susceptible.../ Sólo encuentro/ en la oscuridad/lo que me une/ con la ciudad de la furia''.




Roberto G. Castañeda

Manual para Canallas
El Gráfico

lunes, 5 de enero de 2015

Gran Angula / Días nublados en el horizonte

 
Días nublados en el horizonte
 






1 Las gasolinas subieron de golpe, el pasado primero de enero, un promedio de 3%: la Magna 39 centavos para establecerse en 13.70 pesos el litro; la Premium 42 centavos para venderse en 14.53 pesos el litro; y el Diesel 41 centavos para quedar en 14.35 pesos el litro. El anuncio vino precedido de que ya no habría más aumentos mensuales (‘gasolinazos’), pero una vez publicado, la Secretaría de Hacienda dijo que por la volatilidad financiera internacional, la ley permitía al Presidente decretar aumentos de considerarlo necesario. Después se desdijo y aseguró que en 2015 no habrá más ‘gasolinazos’, aunque ya dejó sembrada la salvedad si así lo determinan Peña Nieto y/o Videgaray.

2. El gas LP aumentó casi 2%. En el Distrito Federal y la zona centro del país el incremento fue de 27 centavos por kilogramo, al pasar de 13.97 pesos en enero de 2014, a 14.14 pesos que cuesta desde el jueves pasado. De manera que un tanque de gas LP de 20 kilos ahora nos cuesta 277.40 pesos.

3. Las tarifas eléctricas subieron 1.2% respecto al mes pasado. La tarifa industrial pasó de 1.0331 pesos el kilowatt/hora a 1.0463, en el horario de más bajo consumo en el centro del país entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana. En cambio en la hora ‘pico’ (entre las 8 y las 10 de la noche) el costo será de 1.7554 pesos por kilowatt/hora, 0.67% más. En tanto, la tarifa doméstica de alto consumo —que no tiene subsidio— pasará de 3.807 pesos a 3.822 el kilowatt/hora.

4. El precio del petróleo mexicano empezó este año a 44.81 dólares por barril, 45.67 dólares menos que el que tenía al arrancar el año pasado que era de 90.49 dólares. La actual cotización está 40 dólares por debajo del precio referencial fijado en el Presupuesto para 2014 (85 dólares) y 34 dólares menos que el referente presupuestal de 2015 (75 dólares).

5. El peso inició 2015 con una depreciación acumulada el año pasado de 11%. Su cotización frente al dólar pasó de 13.10 pesos el 2 de enero de 2014 a 15 pesos el 2 de enero de este año.

6. La economía no revierte sus signos de debilidad, pues apenas creció 1.4 % en 2013 y 1.9% en los primeros nueve meses del 2014. Acaso alcance apenas 2% en el año que recién terminó.

7. La desaparición de los normalistas de Ayotzinapa está lejos de aclararse, así como lejos está de detenerse el movimiento social que desencadenó. El gobierno ha sido incapaz de conducir una investigación contundente y verosímil. Su hipótesis de la incineración en un basurero de Cocula, Guerrero, ha sido desmontada por científicos de la UNAM y de la UAM. La PGR insiste que la detención de los jóvenes fue realizada por policías municipales que los entregaron a criminales del cártel “Guerreros Unidos” que, a su vez, los redujeron a cenizas. Pero no parece tomar en cuenta el pasado militar de muchos de los policías detenidos (que se asegura consta en las averiguaciones), ni su relación con los actuales mandos. Mientras tanto, se niega a investigar en los cuarteles de la región y en sus crematorios.

8. En el aire ha quedado el tema de la casa de Las Lomas de la señora Angélica Rivera y de la de Malinalco de Luis Videgaray, ambas adquiridas en condiciones poco verosímiles a uno de los principales contratistas del gobierno en inevitable conflicto de intereses.

9. Enrique Peña Nieto cerró el año con uno de los índices de popularidad más bajos de la historia reciente. En agosto pasado, 46% de los consultados aprobaba su gobierno y en diciembre, solamente 39%. La desaprobación es superior a 50%.

Estos son algunos datos duros con los que iniciamos 2015. Son como bofetadas. Los aumentos en luz y gasolinas incrementarán, inevitablemente, el precio de todo tipo de bienes y servicios. ¿No nos dijeron que bajaría la luz? ¿No debería bajar la gasolina si siempre se argumentó que importamos la mitad de la que consumimos y el precio internacional del petróleo ha caído casi 100%?

Los aumentos que vinieron con el año y que vendrán en los próximos días atizan la inconformidad y la protesta; todos pegan en la línea de flotación a la esperanza. Los ciudadanos hemos intentado hacer valer este fin de año aquella máxima que sugiere dar al mal tiempo buena cara. Muchos, quizás, lo habrán logrado, otros no tanto. Muchos más, incluidos los padres de Ayotzinapa, definitivamente no. Vienen días muy nublados, muy difíciles.



Raúl Rodríguez Cortés


Gran Angular
El Gráfico