martes, 2 de junio de 2015

Elecciones 2015

Elecciones 2015



Imagen


Antes de entrar a la adolescencia leí “La noche de Tlatelolco” de Elena Poniatowska, me llamó la atención lo que ahí se relataba y mi curiosidad me provocó buscar más información y leí otros libros del tema como T68 de Juan Miguel de Mora y por supuesto también los que justificaban e incluso glorificaban al gobierno por la represión como Tlatelolco, Historia de una infamia de Roberto Blanco Moheno o El Móndrigo.

Poco después vi la campaña para las elecciones y a un pueblo que seguía votando por el PRI a pesar de todo, ya adolescente vi la campaña que llevó al poder a José López Portillo y dos cosas me indicaron cual sería mi preferencia política, por un lado me tocó ver a una candidata del PRI que recorría algunas calles de la colonia en que vivía y desde el vehículo en que hacían el recorrido arrojando algunos paquetes de frijoles, arroz y azúcar a la gente que corría tras el vehículo y peleaba por lo que les arrojaban, el PRI como siempre buscaba el triunfo a como diera lugar y aun cuando no había oponente ya que PAN no postulo candidato y PPS y PARM postulaban también a López Portillo pude observar que llevaban a la gente a votar en grupos, que había en las casillas personas que “orientaban” a la gente en cómo votar, que los “coordinadores” organizaban desayunos después del voto de sus grupos, regalos de juguetes, despensas y lo que siempre ha acostumbrado el PRI, fue ahí que decidí jamás votar por ese partido y convencer a mis familiares, amigos y vecinos de no hacerlo, hasta hoy he cumplido.

Cuando llegué a la edad de hacerlo decidí buscar cual era la opción política para participar y me encontré con el problema de si PSUM o PMT, por fortuna no tuve que batallar mucho ya que se formó a partir de ambas fuerzas el PMS así que fui a las antiguas oficinas de Gabino Barreda y me afilié y pregunté a donde me integraba para participar, me enviaron con un coordinador en mi rumbo que militaba desde la época del PCM, al principio fue interesante ya que los relatos del pasado y la teoría de izquierda que manejaban era de sumo interés pero poco después comenzaba a ser tedioso reunirse, hablar por horas y no llevar nada a la acción, pero aquellos camaradas creían que antes de salir con la gente había que “politizarnos” sin duda eran bien intencionados pero bastante cerrados en sus ideas y métodos, incluso recuerdo que en la reunión en la que el Ing. Heberto Castillo anunciaría que declinaba en favor de Cuauhtémoc Cárdenas, me costó trabajo resistir la carcajada cuando un “cardenista” le pregunta a mi compañero si no pensaba pararse a saludar al Ingeniero y el, muy serio, le respondió “como me voy a parar a hacerle caravanas, él es quien viene a mi casa”.

Luego del fraude de 1988 Cárdenas llamó a la formación de un nuevo partido y nace el PRD, en esa época aún era hasta ”romántico” ser de la oposición de izquierda, muchas veces había que poner de la bolsa para mandar a hacer unos simples volantes denunciando tal o cual hecho, para comprar un poco de pintura o simplemente para trasladarse a algún evento o para apoyar a algún compañero que deseaba participar pero carecía de los recursos para asistir, en esa época el trabajo era totalmente voluntario y por supuesto no se recibía ningún tipo de apoyo, luego se comenzó a dar “apoyo” a quienes representaban al partido ante las autoridades electorales y comenzó la rebatinga, ahora todos querían algún puesto en el partido y lógico el cargo disputado era el de representante ante los órganos electorales, en esa época también se comenzaron a adueñar del partido las “tribus” y empezó el principio del fin, para las elecciones de 1994 de repente aparecieron personas que nunca habían participado, o que tenía años que no acudían e incluso personas que ni de la zona eran pero sus dirigentes les habían enviado con la consigna de “pescar” algo en los procesos internos, de repente me quedé ante la alternativa de unirme con los “históricos” (PCM) los “chambeadores” (organizaciones sociales) o los oportunistas, para esas elecciones viendo que se “repartirían” las candidaturas propusimos y logramos que estas fueran resultado de una elección interna y que los militantes propusieran candidatos y con base en el resultado de la posterior votación se asignaran las candidaturas, para mi sorpresa fui uno de los propuestos y recibí el mayor número de votos por lo que quedé como candidato a Diputado Federal, la dirección estatal del partido citó a algunos de nosotros y nos dijeron que para evitar problemas e impugnaciones creáramos candidaturas en donde se vieran representadas todas las “corrientes” del partido, que la candidatura a la diputación federal se me asignaba a mí por la cantidad de votos recibidos y por no ser parte de ninguna “corriente”, mi suplente era de organizaciones sociales, el candidato local de los recién “enviados” por la dirigencia y su suplente de los “históricos”, se propuso en reunión de lo que hasta entonces funcionaba como comité distrital no aceptar candidaturas ordenadas por la dirigencia estatal pero al no encontrar eco en esa propuesta y pensando en cómo dejarle el control a los “enviados” decidimos la mayoría, por consenso, participar.

No se daban los recursos en el tamaño que ahora se entregan, yo recuerdo que me dieron algo así como 18,000 pesos para gastos de campaña así que como acostumbrábamos había que “poner” de la bolsa, pero el daño estaba hecho, todo esto provocó más divisiones entre nosotros, ya no se respiraba aquel ambiente de camaradas de antes, ya los pleitos por los cargos que recibían algún apoyo económico eran más fuertes y salieron pretensos “dirigentes” hasta de debajo de las piedras.

Las organizaciones sociales, las “tribus”, se adueñaron del partido y muchos de ellos recurrieron a lo que antaño criticábamos del PRI, en las marchas del partido pude observar a dirigentes con el “pase” de lista, conocí a una dirigente de solicitantes de vivienda que tenía un padrón de más de trecientas familias en un predio en el que acaso cupieran 30 o 40 pero los trecientos daban cuota “voluntaria” y pagaban gastos de proyecto, maquetas, estudios topográficos etc., todo eso me indicó que era el momento de irme con la frustración de observar en lo que se convertía el partido y renuncié al PRD.

Pero la gente aún me identificaba como perredista en mi rumbo e incluso en 1997 que Cárdenas gano el gobierno del D.F. varios me felicitaron, para el 2000 me encontraba personas que me decían que votarían por el PRD, yo veía la descomposición del partido pero seguía siendo la opción “menos peor” y así se lo comentaba a quienes me preguntaban, con la candidatura de López Obrador recobre algo de la confianza perdida, yo fui como mucha gente a esperarlo a su entrada a la Ciudad en aquella caminata desde Tabasco como protesta por el fraude en aquella entidad y fuimos al Zócalo y puedo equivocarme pero vi el rostro de una persona honesta y luchadora, en las elecciones de 2006 nuevamente fraude, yo seguí la trasmisión de resultados por internet y me descontroló el brusco “cambio” en la madrugada, en 2012 nuevamente los medios como en las viejas épocas apoyando con todo al candidato del PRI, un pueblo mayoritariamente manipulado por la televisión, una dirección del PRD que ya manifestaba el viraje que darían más descaradamente poco más tarde, una población decepcionada por el “cambio” del 2000 y pensando que antes estaban menos peor.

El PRD se ha convertido en lo mismo que antaño se criticaba, actualmente solo es la muy leal oposición de su majestad, el PAN decepcionó a muchos, el PRI vuelve a ser predominante gracias a sus métodos de siempre, a la descomposición del PRD, a los intereses del grupo de poderosos que manipulan este país y que esperan el PRI aprendiera la lección que ellos mismos le propinaron en la docena tragicómica iniciada en el 2000, el PRI confía en engañar a los jóvenes de ahora y a la memoria deficiente de muchos mexicanos.

¿Que hacer? me preguntan familiares, amigos y algunos vecinos que me conocen de aquellas épocas, yo les digo que aun cuando he perdido la confianza en los partidos políticos le concedo el beneficio de la duda a MORENA y mantengo la confianza en la figura de Andrés Manuel López Obrador, así que el próximo 7 de junio votaremos por los candidatos de MORENA.

No hay comentarios: